Imprimir
Inicio » Opinión  »

Otro record de Fidel

| +

José Martí lo había advertido: gobernante, en un pueblo nuevo, quiere decir creador. Y creador sin  descanso ha sido el más martiano de los gobernantes, que trabaja a las horas en que los otros duermen y por lo que se ve, ni siquiera duerme a las horas en que otros descansan.

A punto de cumplir de 79 años, Fidel Castro  no solo posee el récord mundial de sobrevivencia a (más de 600) planes de atentado. Sus colaboradores más cercanos, entre los cuales siempre ha habido y hay gente muy joven, lo reconocen como vencedor absoluto de todas las pruebas de resistencia que se impone a sí mismo y por extensión a todo el que trabaja en su entorno  desde que hace más de medio siglo emprendió el oficio de político con dedicación de misionero.

Fidel pasa por las horas y los días como si solo fueran segundos de un tiempo enorme. Sin embargo, a cada uno de esos instantes es capaz de sacarle el provecho de semanas, meses y hasta años. Quizás por eso se nota más la distancia entre él y el resto. Mientras la mayoría corre y se tensa para cumplir, ya él  ha marcado la próxima meta y sobre ella trazó otra línea de arrancada.

Alguna gente, que solo conocen las dimensiones del tiempo encerrado en relojes y almanaques, insisten en contar las horas que Fidel puede permanecer de pie ante una multitud o ante una sola persona, casi siempre hablando, aunque también escuchando. Por supuesto que en esos ejercicios de comunicación social y humana, el Comandante es dueño de otras marcas que difícilmente serán superadas en una época  hambrienta de diálogo entre líderes y gente común…pero, quién dice que no hay otro modo de medir el suceso.

Lo aprendí hace varios años en un círculo de nobles y reputados intelectuales latinoamericanos, convocados a La Habana para evaluar los saldos de eso que llamamos la globalización.  La primera edición del evento había terminado y todos ellos, en uno u otro momento, habían sido las estrellas de un debate de cinco días que Fidel había seguido con el interés y la disciplina de un aplicado estudiante. Al final, cuando todos esperaban un largo discurso conclusivo, el Comandante habló solo diez minutos para argumentar una breve pregunta: ¿qué hacer?

Ese día, el récord no lo puso el tiempo, lo puso la sorpresa. Y una frase de Atilio Borón, dicha en la intimidad del círculo de intelectuales amigos como un resumen no calculado de lo que muchos sentían: “Me pregunto -dijo Atilio- qué nos haríamos sin los oídos de Fidel. Es el único líder político que nos escucha y definitivamente el único que cree que hablar con los intelectuales no es perder el tiempo.”

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Arleen Rodríguez Derivet

Arleen Rodríguez Derivet

Periodista cubana y conductora del programa de la televisión cubana “Mesa Redonda”, que transmite una emisión especial para Telesur. Es coautora del libro “El Camaján”.