Imprimir
Inicio » Noticias, Historia  »

Los Malagones, 12 hombres de montaña

| 6 |

Juan Paz Camacho. Foto: Ivón Deulofeu.

En la casa de Juan Paz Camacho, uno de los 12 milicianos conocidos como Los Malagones, siempre hay alguna noticia. Y es que la historia es presente en la pluma de escritores, investigadores e historiadores. Su nieta, Yaremi, se sabe los vericuetos del Moncada y de Pons, en Pinar del Río, como la palma de su mano, parece que heredó del abuelo la devoción por la aventura.

Junto a ella se conocen sitios que pocos saben de su existencia. Le encanta andar. La llamo de vez en vez para acompañarla y de paso, escribo. Casi siempre de regreso, converso con Juanito quien esta vez me pone al corriente del último libro que narra la historia de los doce campesinos al mando de Leandro Malagón.

El título, de ediciones Loynaz, escrito por José Alfonso Carabeo e Iraida Camacho Mayor, relata de manera detallada, la historia de los doce campesinos que integraron las primeras milicias en Cuba. Leí algo, porque Juanito aún no lo presta, y afirmo que está escrito para la comprensión de todos los que entren a sus páginas.

A vista rápida, leí que Juanito forma parte del grupo gestor del proyecto histórico-cultural: Hay milicias; habrá milicias, que lidera Iraida Camacho y su hijo Reinaldo García Camacho. También la periodista Blanchie Sartorio y el escritor José Alfonso Carabeo.

No cuento más sobre el libro porque debo explorarlo. Lo anuncio como lectura pendiente para los interesados en la historia local y por supuesto es un tema de trascendencia universal.

Los autores del libro dedican capítulos a cada uno de los doce campesinos que, bajo la creación y orientación de Fidel Castro, enfrentaron las conocidas bandas de alzados, grupos irregulares que perseguían y asesinaban a los lugareños meses después del triunfo de la Revolución cubana en 1959. Una de las misiones que cumplieron fue la captura del Cabo Lara, quien con solo 21 años había cometido 23 asesinatos, me cuenta Juanito.

Luis Lara Crespo fue un ex-cabo de la tiranía batistiana, que organizó un grupo de prófugos para operar en las zonas de Luis Lazo; Viñales, Pons, Minas de Matahambre, Sierra Derrumbada, Sumidero, Pan de Azúcar, el Aguacatal y otros sitios de la Sierra de los Órganos. En este último fueron abastecidos de armas desde uno de los cinco paracaídas lanzados de una aeronave. La logística provenía de EEUU.

Los Malagones capturaron la banda en 18 días, el plazo dado por Fidel fue de 90. Y su frase: “si ustedes triunfan habrá milicias en Cuba” se hizo realidad. Posteriormente el Ejército Rebelde organiza las Milicias Serranas en la Sierra de los Órganos.

El 18 de octubre es reconocido como el día del combatiente de la lucha Contra Bandidos, en homenaje a los primeros campesinos, que, bajo la guía de Fidel, capturaron una banda terrorista. Juan Paz Camacho es el único que sobrevive, está muy lúcido, viste de verde olivo. Siempre tiene las botas puestas y la pistola en la cintura. Ha sido y es un hombre valiente, también sensible a la música y a los animales.

Yaremi, nieta de Juanito, le pide que toque el acordeón. En una próxima entrega usted sabrá del artista Juanito Paz Camacho, uno de los doce campesinos conocidos como Los Malagones doce hombres de Montaña, libro de la editora Loynaz.

Juan Paz Camacho. Foto: Ivón Deulofeu.

Los Malagones. Foto: Ivón Deulofeu.

Juan Paz Camacho. Foto: Ivón Deulofeu.

Juan Paz Camacho. Foto: Ivón Deulofeu.

(Tomado de Radio Guamá)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • FT 79 dijo:

    Genial idea del comandante invicto, eterno y por siempre nuestro FIDEL. Ahí si había coj... Disculpe CUBADEBATE el vocabulario pero es q esos pasajes de la historia, de nuestra historia, son dignos de expresiones cubanisimas como esta. VIVA CUBA

  • Rafa dijo:

    El genio político de Fidel creó las milicias y con ellas se acabaron los bandidos.! Quién mejor que esos guajiros conocedores de la zona para abatir a esos asesinos? Fidel es el maestro del que siempre tendremos que aprender.! Gracias al caballo, al uno al jefe, al mejor, al comandante en jefe del pueblo!

  • Joaquína dijo:

    Cuando estuve en Viñales en el 2013 visite el lugar donde están los nichos de cada uno de ellos, es algo muy interesante, recuerdo que en el lugar había un especialista que nos explicaba toda esa Historia de los Malagones. Fueron muy valientes, esa zona es montañosa y en el lugar hay muchas cuevas, debió haber sido muy peligrosa la acción que ellos libraron por allí. Un homenaje eterno a esos valerosos hombres. Lindas palabras de FT 79 Y Rafa.

  • Elio dijo:

    Una persona excelente a quien tuve la oportunidad de conocer y con la que tengo una foto que guardo. Recuerdo como el bromeaba sobre su tumba, cuando fuimos al monumento donde descansan los restos de los otros 11 malagones y mostró su tumba abierta, la única. También de como fue que capturaron al ex-cabo. Pues nada más y nada menos que con una broma. ejjejejej

  • Tauriel dijo:

    Grandes hombres! Valientes! estamos en deuda no solo en publicar mas literatura para que las nuevas generaciones sepan y aprecien, sino con series, películas. Mi Cuba tiene una historia riquísima y a veces pienso que no se aprovecha toda. Gracias Cubadebate por acercarnos a uno de los legendarios Malagones!!!

  • Luis E dijo:

    La pregunta es¿donde comprar ese libro? Porque no lo encuentras en ningu lugar. Como tampoca se encuentra El caballo de mayaguara y asi una serie de libros historicos de personajes de la revolucion cubana que llaman la atencion de mucha gente.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también