Imprimir
Inicio » Noticias  »

El grito de Kaliema en Bakú

| 3 |

Bakú.—Cuando a los 13 segundos de iniciado el combate la británica Katiejemima Yeatsbrown proyectó a Kaliema Antomarchi en el tatami 2 de la Sala Deportiva Nacional de Gimnástica se escuchó un grito de dolor y estremecedor de la antillana: ¡Noooooo! Y así podía haber terminado la nota periodística sobre el hecho, con una escueta descripción de la derrota de la medallista de bronce del pasado campeonato mundial de judo en los 78 kilogramos.

Sin embargo, siempre se ha dicho que para hablar de victorias aparece, como arte de inspiración, la gran crónica o entrevista, mientras que las derrotas son huérfanas o en el mejor de los casos se les reservan las líneas necesarias para criticar o justificar, de acuerdo a la envergadura del hecho. Pero el grito de Kaliema fue muy fuerte para todos.

Al salir del tatami ni siquiera saludó a su entrenador, el judoguis blanco iba ya a mitad de mano y quien la cruzara para darle un aliento en medio del tormentoso e inesperado revés podía correr el riesgo, como mínimo, de no ser ni escuchado. Hubo silencio total en el ómnibus que la regresó al hotel junto a todos los judocas, quienes sabían de sobra cuánto duele perder un año o más de preparación, de distancia familiar, de amores sin besar, de comidas ricas o de fiestas entre amigos en 13 segundos.

El significado de aquel ¡Noooooooo! sentada sobre el tatami era para toda una defensa de Kaliema ante lo incomprensible, lo inaudito, lo que ni la misma rival hubiera soñado la noche antes cuando estudiaba el sorteo. Era también la asunción de que no tendría más explicación para sus seguidores, detractores, familias, entrenadores y amigos que decirles: “perdí, increíblemente perdí”.

Ya en su cuarto del hotel, comenzó de nuevo el llanto cuando vio al periodista asomarse para preguntarle si estaba dispuesta al menos a conversar, no a declarar lo que había pasado, pues la sorpresa, lo inesperado y el fracaso lo vieron todos, algunos en directo otros en repetición. “Los únicos que no pierden en el deporte son los que no lo practican”, atinó a aconsejarle conociendo cuánta vergüenza hay en un deportista cubano en momentos como estos.

Pero Kaliema logró controlarse y conversó, se desahogó sin muchas palabras. “El grito que di lo resumía todo. Porque no solo perdí sin justificación ante una judoca que conocía de sobra sus agarres y táctica de combate, sino que se me alejaron los Juegos Olímpicos deTokío porque los puntos de aquí eran fundamentales y no hay seguridad de que podamos ir a muchos eventos punteables.

“Ayer le decía que pocas veces me han entrevistado porque no he sido la más destacada de una generación de judocas que ha hecho historia, pero todos los deportistas nos sacrificamos igual, y para que unos pocos ganen tienen que perder o trabajar para ellos muchos otros…”

A medida que Kaliema soltaba sus ideas, volvía la imagen del único grito que pudo silenciar por unos segundos ese martes la actividad en los tres tatamis. Una de las medallas esperadas por todos era ya solo historia de revés en la quinta participación mundialista de su protagonista, la misma que estuvo a punto de retirarse el pasado año si no agarraba un podio en la lid universal de Budapest; la quien por mucho tiempo ayudó a las titulares de su división a crecerse y encumbrarse con una sana rivalidad (en especial, la subcampeona olímpica Yalennis Castillo); la santiaguera que esperó pacientemente su ciclo olímpico y siente que se le fue un pedazo importante entre sus manos.

¿Quién dice que los perdedores merecen una nota escueta? El sacrificio de ellos es igual al de los ganadores, a veces más. El grito de Kaliema lo recordará ella y todos quienes fuimos testigos de cómo la vergüenza deportiva no está reñida con la derrota, aunque esta duela más que el primer ippón que recibiera ella cuando aprendió judo con seis años.

Resultados del 25 de septiembre

División 78 kg

1.- Shori Hamada (JPN)

2.- Guusje Steenhuis  (NED)

3.- Aleksandra Babintseva   (RUS)

3.- Marhinde Verkerk (NED)

División 100 kg

1.- Guham Cho (KOR)

2.- Varlam Lipartelian (GEO)

3.- Niyaz Ilzyasov (RUS)

3.- Otgonbaatar Lkhagvasuren (MGL)

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • yordanka dijo:

    Precioso comentario, magnífico punto de vista. Saludos Joel

  • Agustín Navarro dijo:

    Desgarrador el grito impresionante, creo que esta Atleta si de verdad la comisión de judo quiere que ella vaya a los Olímpicos deben aunque sea a ella buscarles competencias que punteen pienso que esta muchacha tiene calidad para una medalla Olimpica debende ayudarla

  • Raysa dijo:

    Me he emocionado hasta las lágrimas porque comprendo el dolor y la vergüenza de ella, solo le digo, el hombre verdadero es el que cae, se levanta y crece sin nunca desanimarse. Su vergüenza deportiva y ciudadana emergen de ese revés. Adelante, confianza y fe en tus posibilidades reales.
    Gracias, periodista, hermoso y ético trabajo.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Joel García

Joel García

Periodista Cubano. Editor-jefe de la Redacción Deportiva del periódico Trabajadores desde 2007.

Vea también