Imprimir
Inicio » Noticias, Economía  »

El Vapor a todo vapor: Potencialidades de la ganadería cubana en Holguín

| 4

Los premios de El Vapor son frecuentes en las ferias agropecuarias. Foto: Carlos Rafael.

Que no se recuerde la última vez que ocurrió un hecho de hurto y sacrificio allí, o que la mortalidad de terneros y reses adultas sea casi nula, habla a las claras del serio trabajo acometido en la vaquería gibareña El Vapor, del poblado de Floro Pérez, en la provincia de Holguín.

Son 23 caballerías de tierra destinadas a cubrir el ciclo de vida del animal, con cifras de entrega de leche a la industria de respeto, como los 170 mil litros del pasado año. Al esfuerzo del colectivo y la conspiración beneficiosa de las lluvias del año en curso le atribuye Francisco Pérez, administrador de la entidad, la aspiración en 2018 de acumular 290 mil litros, algo nada remoto, pues desde el 16 de julio cumplieron el plan anual.

“Para mantener bajo o en cero el número de muertes de animales hay que vivir con ellos, desde que amanece hasta que anochece. El ternero es igual que el muchacho chiquito, hay que voltearlo a toda hora, porque una diarrea le da en cualquier momento y, un descuido, y al otro día está grave. A las vacas hay que mirarlas, verlas cómo están, si comieron, si bebieron, no se les puede perder un ojo. Hay que preocuparse por el estado de ellas siempre, estar al tanto hasta de si rumean”, expresa Pérez.

En la vaquería, emplean el CT-115 (variedad de forraje tolerante a la sequía), y cultivan el girasolillo –planta proteica– y áreas de silvopastoreo; además, son partidarios del pastoreo limitado por cerca eléctrica. Tienen el 50 por ciento del terreno cercado eléctricamente, utilizan la cría artificial y el ordeño mecanizado, este último instalado en los setenta, pero conservado con esmero.

La ganadería cubana tiene potencialidades. Foto: Carlos Rafael.

El Jefe de El Vapor asegura que “otra tecnología de que disponemos es la inseminación articial, método para gestar las vacas. Hemos aumentado las reses en ordeño, pues queremos llegar a las 300 y mantener 150 como promedio, que deben dar 10 litros de leche, después 12 y tratar de arribar a los 15 por animal, a diario”.

En lo que va de año, los trabajadores sobrepasan los 2 mil pesos de salario promedio. Solo dos de ellos cuidan la vaquería en funciones de seguridad y par de mujeres están en oficina, ocupadas en Recursos Humanos y Economía. El resto del personal tiene que ver directamente con las reses: el que no se ocupa del alimento de estas, está al tanto del cercado, el agua, de la limpieza de los potreros o en otras funciones.

“Aquí todo el mundo trabaja para las vacas. Lo primero que se les garantiza es comida y agua estables. Para que tengan buen confort, tanto en las naves, como en los pastoreos”, afirma Pérez, quien es de los más experimentados en trajines ganaderos, porque desde 2001 labora en El Vapor. Él y sus compañeros se enorgullecen de la cantidad de premios de sus ejemplares en cuanta feria agropecuaria participan, incluyendo la habanera de Rancho Boyeros, la de Granma y la holguinera, pues sobresalen por el fenotipo y otros valores.

Las 460 cabezas de ganado de ese lugar están a buen resguardo y reportan, igualmente, carne para fines industriales. Recientemente, vendieron en la finca gibareña 14 futuros sementales (cinco aptos para la reproducción), valorados en conjunto en 117 mil pesos, algo que repercutió en el volumen de producción y las ganancias económicas.

Esta vaquería, adscripta a la Empresa Agroindustrial de Granos Gibara, creada en 1946 y que en la década del sesenta pasó a manos del pueblo, muestra que la ganadería cubana tiene potencialidades. Con el empujón del clima y la consagración, El Vapor cerrará este año y muchos más a todo vapor.

Francisco Pérez es veterinario desde 1984. Foto: Carlos Rafael.

Lea además:

El último encargo de Fidel a los ganaderos

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R Oro dijo:

    Quien dijo que en Cuba no puede haber una ganaderia prospera? Demuestran lo contrario los trabajadores de El Vapor, magnificamente reportado por Nelson Rodríguez Roque. Hay que leer este documento y ver las muchas aristas de como triunfar. Los 2,000 pesos como promedio para los trabajadores no debe ser obviado!

  • Albert dijo:

    Muy bien por el vapor. Lo importante para la ganadería es que siga lloviendo de forma regular y habrá muchos pastos frescos que es lo que necesitan, lo demás es garantizarle agua limpia y fresca y todo los cuidados de la salud que requiere con mucho amor y dedicación y para esto último es importante también los del salario promedio de 2000 pesos e incluso debiera ser 2500.

  • senelio ceballos dijo:

    Saludos Lic.Nelson!! Buen articulo, lindas fotos!!!…..Saludos Link-J. de ORO!! Le apoyo su comentario…..Solo ver las estadisticas ganaderas de los censos 1958-60, Teniamos el Segundo lugar despues de las pampas Arggentina-Uruguayas….En mi pueblo natal [ prov-camagueyana teniamos 2,5 – 3 vacas / habitants ]….HOY tres personas / por una vaquita flaca..CLARO, que la ganderia tiene potencial!!!!…LEER las entrevistas del GANADERO MAYOR de la prov-camagueyana [ Familia FUNJUL]..Vive desde 1960 en EU y por primera vez volvio a visitar su tierra natal el anno pasado[ 2016 ]….Ver las muertes y desaparicion de vacas de las prov.Villaclara, ciego-camaguey etc…ESTOS ULTIMOS ANNOS…12 -13 MIL bajas / anuales!!,,Eso no lo digo yo guajiro de MAYAJIGUA…esos son estadistcas oficiales del MINAGRI…. Asi claro no hay perspectivas con esas estadisticas………PERO POTENCIAL es y se lo aseguro como ex-vaquero!!!! jajajaja

  • TM.61 dijo:

    Desde hace 5 años, por mi trabajo se me asignó la responsabilidad de promover en la provincia de Holguín la aplicación de Inmunicen Gavac, (inmunógeno de uso veterinario para el control de las infestaciones por garrapatas de genero Bophilus en el Ganado bovino, logro de la ciencia cubana). Por las limitaciones en el combustible y los medios de transporte en cada visita a la provincia se hacía difícil lograr pasar por Gibara.
    Hace dos años, haciendo trabajo de promoción en la Feria de La Habana, supe que había una unidad de Holguín exhibiendo animales. Indagué en que stand estaban ubicados los ganaderos holguineros y fue una agradable sorpresa conocer así a Francisco. El típico campesino cubano de hablar pausado y mirada inteligente. Solo el observar los animales que había traído a la feria daba fe de la dedicación que había detrás de esos resultados. Por supuesto, le hablé de Gavac y de sus bondades y me interrumpe para decirme que la conocía, que la habían aplicado años atrás con muy buenos resultados pero que un día, de repente, (por alguna mala decisión de un directivo), se les dejó de vender. Que estaría muy dispuesto a reiniciar el programa de vacunación si se le garantizaba la permanencia del producto. Le di la garantía y quedamos para mi próximo viaje a la provincial visitar El Vapor y darles una conferencia sobre el producto y la forma de aplicación.
    Un mes después, previa coordinación con el Mv. Alberto Cuesta, funcionario del Departamento de Salud Animal, responsable del Programa de Control Integral de la Garrapata, en la Delegación de la Agricultura, Alberto Cuesta, logramos finalmente llegar a los predios de Francisco. Solo con ver los rostros de los que allí trabajaban, la limpieza, y la salud que mostraban todos los animales uno se percataba de que la ganadería en Cuba si es posible, que si hombres como Francisco y el colectivo bajo su mando lo logran, lo que queda es que los directivos del ramo conozcan de cerca esta experiencias y busquen aplicarlas en todo el país. Por suerte Francisco no es el único, sé que hay más. Y demás decir que con la ciencia cubana podrán contra.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Nelson Rodríguez Roque

Nelson Rodríguez Roque

Holguín, 1982. Graduado de Estudios Socioculturales (2006) en la Universidad de Holguín y periodista del semanario ¡ahora! En twitter: @Narr1982

Vea también