Imprimir
Inicio » Noticias, Salud  »

Cada tres minutos una niña se infecta con VIH, según Unicef

En este artículo: Salud, SIDA, UNICEF, VIH
| 2 |

Las niñas son las más amenazadas por el VIHÂ y el sida: cada tres minutos una de ellas se infecta con el virus, según recoge un informe de Unicef presentado hoy en la Conferencia Internacional sobre el Sida que se celebra en Ámsterdam.

Pese a los avances en la lucha contra la enfermedad, la epidemia mundial de sida todavía no ha pasado y “tampoco está bajo control”, alertó el Fondo de las Naciones Unidas para la infancia.

De acuerdo con el informe, hay unos tres millones de niños y jóvenes infectados con VIH en todo el mundo. Dos tercios de los adolescentes contagiados son niñas.

Las niñas son especialmente vulnerables por la discriminación sistemática, señaló la directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore. “En la mayoría de los países las niñas y mujeres tienen un peor acceso a informaciones, servicios sanitarios o simplemente no tienen el suficiente poder para decir ‘no’ al sexo sin protección”, explicó. A ello se añade la violencia sexual y la pobreza que obligan a las niñas a ejercer la prostitución.

Unicef documenta las devastadoras consecuencias de la epidemia de sida para los jóvenes. En 2017 murieron 130.000 niños y jóvenes menores de 19 años en todo el mundo a causa de la enfermedad y 430.000 se infectaron con el VIH. Lo positivo es que la cifra de nuevos infectados se ha reducido casi a la mitad desde el año 2000.

Asimismo, la organización insiste en que es necesario centrar la prevención y ayuda en las jóvenes generaciones, ya que la proporción de niños y jóvenes infectados aumenta sobre todo en los países en vías de desarrollo. Actualmente nueve de cada diez niños contagiados en el mundo viven en África.

(Con información de DPA)

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Isabel María Calvo Sánchez dijo:

    La humanidad debe conmocionarse ante estas escalofriantes cifras de niñas infestadas con el VIH-SIDA.Las sociedades de consumo que exhiben con orgullo su opulencia han de detenerse por un instante ante tal tragedia humana que ameza al futuro de todos.Las organizaciones internacionales tendrán que trazar acciones tácticas y estratégias más efectivas.Los cubanos siempre estraremos dispuestos a cooperar para aliviar esa dramática realidad que afecta especialmente al continente negro.Cuenten con Cuba para ayudar a disminuir esas elevadas incidencias de VIH-SIDA entre las niñas.

    • María la jabá dijo:

      Con todo respeto, aquí no se dice que un porcentaje deriva del sexo de varones adultos infectados ( violencia) porque existe la creencia de que se curarán si cohabitan con una mujer virgen, por creencias culturales. En los últimos años, incluso meses, se ha recrudecido la violencia sexual en India, donde las mujeres son asaltadas cuando van al baño ya que están fuera de las viviendas y son comunitarios para una barriada; en los autobuses también se han dado violaciones múltiples. En países musulmanes por la ablación con instrumentos infectados y así nos va. Las autoridades son laxas al aplicar la ley y las familias venden a sus hijas por una vaca. Ésto sigue existiendo y no tiene nada que ver con la opulencia del desarrollo, es más se están llevando a cabo muchos proyectos sociales para cambiar la mentalidad atrasada de éstas personas pero es muy difícil cambiar tradiciones ancestrales. Mucha gente trabaja en sociedades de consumo para acabar con ésta lacra. No se puede meter a todo el mundo en el mismo saco. Gracias.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también