Imprimir
Inicio » Noticias, Historia  »

Rememoran en Cuba explosión del acorazado Maine (+ Video)

| 4 |

Rememoran voladura del Maine en el litoral habanero. Foto: Jorge Luis Sánchez/ Cubadebate

A 120 años de la explosión del acorazado estadunidense USS Maine, autoridades y representantes del pueblo cubano recordaron este jueves en La Habana el hecho que sirvió de pretexto de a Estados Unidos para declararle la guerra a España.

Durante las palabras centrales del acto, realizado en el monumento al Maine (en el litoral habanero), el presidente del Instituto de Historia de Cuba, René González, relató cómo a partir de ese incidente en la historia de Estados Unidos proliferó la fabricación de excusas para provocar confrontaciones armadas.

Según el historiador, en tiempos recientes los pretextos para agredir a la Revolución cubana son muchos y solo la cultura de resistencia del pueblo y el magisterio diplomático de su líder histórico, Fidel Castro, han impedido la consumación de una agresión armada directa.

El ejemplo de nuestro pueblo soberano e indoblegable no lo perdonará jamás el imperialismo; de ahí los nuevos pretextos de supuestos ataques sónicos contra sus diplomáticos, a los que se unirán en un futuro otros tan imaginativos y difíciles de comprobar y creer, dijo.

Al respecto de esa acusación, investigadores de varios países insisten en la ausencia de un basamento científico sólido, amén de que desde la propia nación norteña se reconoce la insuficiencia de pruebas para afirmar la responsabilidad directa o indirecta de Cuba en los alegados ataques.

Del mismo modo, tanto personalidades de diferentes sectores como turistas y hombres de negocios norteamericanos y de otras regiones del planeta afirman que viajar a la isla caribeña y permanecer en ella es completamente seguro.

Al decir de González, la pista sobre la sospechosa explosión del Maine viene de mucho antes. Desde finales de 1897 la gran prensa estadounidense, aparentemente solidaria con la causa independentistas del pueblo cubano, satanizaba al capitán general Valeriano Weyler y clamaba por la intervención militar directa de Estados Unidos en la Guerra entre Cuba y España.

El Maine estuvo fondeado en el puerto de La Habana durante tres semanas, hasta que el 15 de febrero de 1898, a las 21:40 horas, una violenta explosión lo hizo hundirse con rapidez.

Al ocurrir la detonación, la mayor parte de la tripulación estaba durmiendo o descansando, pero la alta oficialidad del acorazado se encontraba en tierra.

El gobierno de Estados Unidos utilizó el suceso como argumento para declarar la guerra a España e inmiscuirse en una contienda cuya balanza se inclinaba a favor de la parte cubana.

Desde entonces hasta la fecha se realizaron múltiples investigaciones, sin que ninguna pudiera despejar por completo las dudas en torno a las sospechosas causas del incidente.

En video, rememoran explosión del Maine en La Habana:

(Con información de Prensa Latina)

Rememoran 120 aniversario de la voladura del Maine en el litoral habanero.Foto: Jorge Luis Sánchez/ Cubadebate

Rememoran 120 aniversario de la voladura del Maine en el litoral habanero.Foto: Jorge Luis Sánchez/ Cubadebate

 

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Roilán Rodríguez Barbán dijo:

    La explosión del Maine y los pretextos del imperio.
    por: Roilán Rodríguez Barbán

    Hoy 15 de febrero de 2018, se conmemoran 120 años de la explosión del acorazado Maine. Como se sabe, este trágico acontecimiento sirvió como el pretexto ideal para que Estados Unidos interviniera en Cuba, declarándole la guerra a la metrópoli española y frustrando el ansiado sueño de la independencia patria, por la cual habían derramado su sangre miles de cubanos durante más de 30 años. Cuánto hizo Martí, hasta el final de su fecunda vida, fue para eso, de impedir que los Estados Unidos cayeran con esa fuerza más sobre nuestras tierras.
    Muchas veces la hipocresía, el ocultamiento de la verdad y los dobles raseros han formado parte de las estrategias del imperialismo yanqui. La explosión del Maine, no fue más que uno de los tantos pretextos del imperio para lograr sus siniestros propósitos. En aquel barco no perecieron grandes oficiales, ni políticos norteamericanos, ni personas de clases pudientes. Murieron hombres sencillos, la inmenesa mayoría eran extranjeros. Cuántas veces hoy hemos visto similares escenas en distintas latitudes. Pretextos, por ejemplo, el imperio ha fabricado en Panamá, Nicaragua, Ecuador, Bolivia y de manera más reciente en la hermana Venezuela. Pretextos se han construido siempre para bombardear ciudades milenarias, destruir culturas y valores ancestrales y atacar al corazón de las civilizaciones.
    Cuba, ante nuevos pretextos increíbles para el mundo contemporáneo, como el inventado de los supuestos ataques sónicos, responde, una vez más, proclamando como el Poeta: No Mr. No señores yanquis. Ustedes jamás tendrán a Cuba. En una lápida al pie del monumento a las víctimas del Maine reza la esencia de esta historia: “A las víctimas de El Maine que fueron sacrificados por la voracidad imperialista en su afán de apoderarse de la Isla de Cuba”.
    Esa es la gran verdad, que demuestra la actitud del podrido imperio frente a la dignidad de una isla independiente.
    La Historia, como la gran maestra de la vida, no se puede olvidar.

  • Víctor Angel Fernández dijo:

    Con todo el respeto, no entiendo la conmemoración de un hechop terrorista e injerencista que sirvió como pretexto para la entrada de EE.UU. en la guerra casi ganada por los cubanos, con todo lo que trajo despues en consecuencia.
    Un hecho por demás sobre el que los EE.UU. han metido y solapado información y todavía mucho smenos en el lugar donde estuvo enclavada un águila representativa del imperio.
    No le veo nada a un taller de estudio a una confernecia internacional, pero a un acto de ese tipo, no le veo ni pies ni cabeza.

  • Manuel dijo:

    Los pies, la cabeza, troncos, estimades y etc: Conmemorar y recordar un hecho como este y rendir respeto y tributo a las personas sacrificadas por su propio pais ante intereses hegemonicos, las cuales fueron victimas de intereses espurios, no es solo historia y recordación, sino una forma de mantener en vigilia y alerta que hechos como ese pueden repetirse y deben ser condenados. En un mundo donde se busca que los pueblos y naciones olviden la historia, es necesario e imprescindible acciones como estas para que las generaciones presentes y futuras sepan que existen y existiran “Maines” en todos los ambitos. Y contra Cuba, siempre ha sido ha existido esta carta en el juego de nuestros enemigos

  • wicho dijo:

    ? Esto se habia celebrado antes?

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jorge Luis Sánchez Rivera

Jorge Luis Sánchez Rivera

Vea también