Imprimir
Inicio » Noticias, Historia  »

Presentan libro “Ahí viene Fidel”, crónicas del homenaje póstumo del pueblo de Cuba al Comandante en Jefe

| 20 |
Lanzamiento del Libro Ahi viene Fidel. Foto: Roberto Garaicoa Martinez / Cubadebate

Lanzamiento del libro “Ahí viene Fidel”. Foto: Roberto Garaicoa Martínez / Cubadebate

El libro Ahí viene Fidel, crónicas sobre el paso por Cuba del cortejo fúnebre del Comandante en Jefe, se presentó este miércoles 29 de noviembre a las dos de la tarde en el Memorial José Martí de La Habana.

De la autoría de los jóvenes periodistas Yunet López Ricardo y Wilmer Rodríguez Fernández y publicado por la Casa Editorial Verde Olivo, cuenta desde las historias de muchos cubanos, el homenaje póstumo que recibió el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz durante los nueve días de Duelo Nacional.

Los autores, en las 17 crónicas que conforman el volumen, narran sus recuerdos y los de decenas de cubanos sobre el paso por ciudades, poblados y bateyes del cortejo fúnebre desde La Habana hasta Santiago de Cuba, a la vez que muestra más de un centenar de fotografías a color sobre el triste suceso, donde se aprecia los honores de una nación a su líder.

De esta manera somos capaces de darle continuidad a la vida y obra de Fidel. Que las próximas generaciones y los más jóvenes lo conozcan y no permitan que sus ideas se pierdan.

Lanzamiento del Libro Ahi viene Fidel. Foto: Roberto Garaicoa Martinez / Cubadebate

Lanzamiento del libro “Ahí viene Fidel”. Foto: Roberto Garaicoa Martínez / Cubadebate

Lanzamiento del Libro Ahi viene Fidel. Foto: Roberto Garaicoa Martinez / Cubadebate

Lanzamiento del libro “Ahí viene Fidel”. Foto: Roberto Garaicoa Martínez / Cubadebate

 

Lanzamiento del Libro Ahi viene Fidel. Foto: Roberto Garaicoa Martinez / Cubadebate

Lanzamiento del libro “Ahí viene Fidel”. Foto: Roberto Garaicoa Martínez / Cubadebate

Lanzamiento del Libro Ahi viene Fidel. Foto: Roberto Garaicoa Martinez / Cubadebate

Lanzamiento del libro “Ahí viene Fidel”. Foto: Roberto Garaicoa Martínez / Cubadebate

Lanzamiento del Libro Ahi viene Fidel. Foto: Roberto Garaicoa Martinez / Cubadebate

Lanzamiento del libro “Ahí viene Fidel”. Foto: Roberto Garaicoa Martínez / Cubadebate

Lanzamiento del Libro Ahi viene Fidel. Foto: Roberto Garaicoa Martinez / Cubadebate

Lanzamiento del libro “Ahí viene Fidel”. Foto: Roberto Garaicoa Martínez / Cubadebate

Se han publicado 20 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Pedro dijo:

    Me podrían decir si saben si se podrá adquirir el libro fuera de Cuba o si es posible conseguirlo por internet. Graciad

  • ela2017 dijo:

    Que orgullo sentí que dos jóvenes periodista q forman parte de la nueva generación hayan escrito un libro cuyo contenido quedara para lsla historia como el momento mas duro y triste que hemos tenido los cubanos.

  • EDILBERTO SOSA REY dijo:

    Gracias jovenes,nada mas lindo que escribir sobre nuestro padre,EL COMANDANTE EN JEFE FIDEL CASTRO RUZ,FIDEL ESTA PRESENTE POR SIEMPRE,GRACIAS DE TODO CORAZN,EL FUTURO EN USTEDES ESTA GARANTISADO.
    ETERNAMENTE GRACIAS.

  • Titi dijo:

    Y cuando y donde se puede comprar el libro? Por favor, que la edicion alcance para todos. Nos pueden informar esto YA, antes que se agoten? Gracias.

    • Yamira López Chinea dijo:

      Deseo saber donde se puede descargar el libro. Gracias

  • Isnery Ruiz Otero dijo:

    Soy estudiante de 11 grado del IPU Saúl Deldago, todo lo bello que hagamos por nuestro comandante es poco, nosotros debemos horrar su memoria y llevarlo siempre en nuestra vida diaria.

  • Alexis Parra González dijo:

    @cubadebate donde se puede descargar el libro … Gracias

  • Leslie dijo:

    Felicidades a esos jovenes periodistas por tan valioso material, cuando estara a la venta.

  • claribel dijo:

    que alegria senti cuando vi por la televisión quie dos jovenes hayan escrito sobre el memento ma´s duro y dificil que hemos tenedo los cubano, la partida fisica del comandante, se que el esta entre nosotros, donde podemos adquirir este libro.

  • Nirza García Valdés dijo:

    Para los que allí compartimos, sin dudas entre lágrimas, porque haya que decir que la presentación fue tan emotiva como el libro mismo, nos queda el deseo de compartir todo lo que allí escuchamos, creo que debe pensarse en el futuro cercano, de un espacio, tal vez la mesa redonda, en que la mayoría de los cubanos puedan escuchar de Wilmer y Yunet, tanto sentimiento, tanta fibra, contando sus crónicas y sobre todo movilizando de la manera en que sólo ellos supieron hacerlo, las conciencias de cada cubano que a su manera tuvo su propia historia con Fidel…porque como dijo en aquel enero del 59…y luego lo cumplió ….nunca defraudó a su pueblo…SEAMOS CONSECUENTES…no lo defraudemos a él…

  • olga dijo:

    emotivo el que dos jóvenes comprometidos y agradecidos hayan escrito este libro, el cual muchos quisiéramos tener, felicidades a ellos y a todos los que de una forma u otra apoyaron el trabajo realizado. Nuestro Comandante se merece esto y mucho más.

  • yadire dijo:

    Excelente material, cuando y donde seria el lanzamiento del libro, felicitaciones a los periodistas Yunet y Wilmer

  • Alfredo G. Cuba P. dijo:

    ¿Cuándo estará en las librerías y cuántos ejemplares fueron impresos? Este un libro que muchos cubanos queremos tener, es una manera más de homenajear a nuestro querido Comandante en Jefe, gracias Yunet y Wilmer.

  • gladys regina dijo:

    Por supuesto que no he leído el libro aún así que no sé si en él aparece la experiencia narrada por Enrique Lusson cuando al paso del cortejo los campesinos a caballo paraban sus bestias y con el sombrero en el pecho en señal de respeto saludaban el último paso de nuestro Comandante por la Isla, fué emocionante , sincero y espontáneo gesto.

  • Bonita dijo:

    cundo se podra descargar

  • yadire dijo:

    Excelente material, felicitaciones a Yunet López y Wilmer Rodríguez, cuando y donde seria el lanzamiento del libro

  • Rosa dijo:

    Felicidades, periodistas por escribir ese libro de nuestro Comandante en Jefe que es y será nuestro Fomandante en Jefe, cuando se podrá adquirir el libro.

  • Juan Carlos Subiaut Suárez dijo:

    Momentos después del regreso a mi centro de trabajo, junto a los compañeros que habían compartido conmigo la despedida al cortejo fúnebre, escribí estas líneas. Sin pretender que acompañen a las crónicas, sin duda mejores y más sentidas que integran el libro que se presenta, ojalá algún día pueda leerlo, se las ofrezco a los lectores de Cubadebate como mi pequeño homenaje a nuestro invicto Comandante, más vivo que nunca a un año de su partida física,
    Crónica de mi: ¡Hasta Siempre!
    Estamos desplegados a lo largo de la carretera que une al poblado de Coliseo con Cárdenas. Algunos están siguiendo por sus celulares las noticias del paso de la caravana y las nuevas se repiten de boca en boca. Nos tiramos unos a otros fotos con la bandera o sosteniendo una de sus imágenes más conocidas, la misma que ha presidido los múltiples lugares habilitados desde días antes para que reafirmemos nuestro compromiso, la que lo muestra de pie sobre la montaña, fusil y mochila al hombro, victorioso. Todos estamos expectantes. Será la última vez de tenerlo cerca, tener el honor de vivir este momento, del paso de la Historia frente a nosotros. Alguien divisa al helicóptero que precede y acompaña por aire al cortejo. Todos lo vemos. Retrocedo mentalmente casi medio siglo en el tiempo…
    Unos niños del barrio juegan conmigo a las bolas. Nos disputamos las esferas de vidrio en cada juego, probando suerte y puntería. Un ruido a lo lejos en el cielo nos interrumpe. Es un helicóptero. No sabemos ni siquiera su rumbo ni que tripulantes alberga en su vuelo, sin embargo, como siempre, hacemos lo mismo: Dejamos a un lado los juegos y nos ponemos a saludar al helicóptero y vocear lo más alto que pueden nuestras voces infantiles: – ¡Fidel!, ¡Fidel!, ¡Adiós, Fidel!
    El helicóptero describe un semicírculo y después retrocede, casi paralelo a la carretera, sobre nuestras cabezas, rumbo a Coliseo. Pasa una patrulla indicando bajar a la cuneta de la carretera. La gente se ordena en una línea que serpentea a ambos lados del camino. Nadie quiera estar en segunda fila. Preparan sus móviles para grabar el momento. Para ellos. Para los que no pudieron venir o tuvieron que quedarse asegurando las tareas en sus puestos. Para sus hijos. Para el futuro.
    El niño que fui yo crece. Ya para él el nombre no es sólo una referencia en labios de los mayores. Comienza a identificar Su imagen, a oír Su voz en sus discursos, a escuchar anécdotas de los privilegiados que lo han visto personalmente (en su pueblo viven varios combatientes de Girón). Más tarde, en la escuela, comienza a entender la relación del Hombre y la Historia. Pide y encuentra explicaciones. Bebe de sus primeros libros.
    Ya se acerca el cortejo. El silencio es total. Respetuosamente, no se agitan las banderas ni se gritan consignas. Las cabezas descubiertas, los pechos henchidos en la mezcla de emociones de agradecimiento, dolor y coraje, las manos sujetando una bandera. Pasan los primeros vehículos, el jeep con los generales y detrás, el armón con la caja de cedro cubierta con la bandera. Sencillamente, un nombre: Fidel Castro Ruz. Seguimos el cortejo con la vista hasta que se pierde.
    El niño se hace joven. Ya conoce lo suficiente para saber de la grandeza del Hombre, del nombre que repiten plazas y naranjales, aquí y allá, también en Jagüey, donde está becado. Un día, se entera que se ha cosechado un millón de quintales de cítricos y, como les ha sido habitual a sus compatriotas, lo mismo ante cada desafío, del enemigo o de la naturaleza, ante cada hazaña, ante cada conmemoración, ahí está Fidel. Y va, como todos sus condiscípulos, al acto en la Vilo Acuña. Lo ve de muy cerca y reafirma, para siempre, su fidelidad.
    Se había anunciado que tendríamos la oportunidad de presenciar la caravana de regreso de Cárdenas. Todos queremos volver a verlo. Algunos, para precisar detalles no clarificados la primera vez. Es un momento para grabar en lo más íntimo con la mayor precisión, para poder recordarlo después, con todos sus pormenores. Poder decir, contar: ¡Yo estuve allí! Ante la demora, surgen los comentarios. No se ve el helicóptero. Al fin, anuncian que regresa el cortejo. Poco a poco, nos volvemos a alinear al borde de la carretera.
    El joven es ya adulto. Se gradúa de profesional. Conoce de ejército y de movilizaciones, de cortes y siembra de caña, de papa y de nuevo, de naranjas. Por doquier acrisola la obra del Hombre. No solo conoce la historia, en su pequeño espacio participativo, la vive. Conoce de Angola y de Etiopía, se enorgullece de su tiempo y de la participación de su generación, que sigue con firmeza las huellas de sus mayores. Acrecienta su admiración, respeto y comprometimiento con la obra mayor del Hombre. La Revolución. Recibe emocionado un carnet con Su firma. Llega el Periodo Especial y Baraguá revive en Si se puede. La Batalla de Ideas y Elián. El retorno del Ché y su siembra final en Santa Clara. Las Marchas Combatientes y Los Cinco. Una de las Tribunas Abiertas coincide con un aniversario de Girón. Allá en el Central Australia lo ve y escucha, a solo unos metros. Es la tercera vez que lo ve en persona. El Hombre, al frente de cada combate. Cada vez más universal. Cada vez más preocupado por el futuro de la Humanidad. Una luz entre las tinieblas que crece y crece. Chávez, Petrocaribe y el Alba. La unidad latinoamericana, al fin. Un primer contratiempo y Cagüairán muestra la firmeza de Su obra y de su pueblo. Después el Hombre entrega los cargos públicos, pero no la primera línea. Continúa su labor formadora, esta vez a través de la pluma. El adulto que fue joven y niño una vez devora con avidez cada Reflexión, sigue con apetencia cada aparición en la prensa o las referencias de quienes tienen la suerte de visitarlo. Se emociona hasta las lágrimas con su última comparecencia en el Congreso.
    Nos pasa la caravana por delante. Se repite el silencio y las muestras de respeto. Se nos antoja que esta vez va más rápido. Nos cuesta pensar que todo termina. Se va perdiendo en el camino. Sin embargo, la imagen de la urna con su nombre permanece en la retina, aún después de que ya no se divisa siquiera el cortejo. La gente va rompiendo la alineación y se dirige hacia los ómnibus apartados en un entronque lateral.
    El ómnibus atraviesa la ciudad de Cárdenas. Como en todo el país en estos luctuosos días, impera el silencio. Pasan algunos jóvenes y otros no tan jóvenes, apenas hablan, sobrecogidos por el impacto y la solemnidad del tributo en que han participado momentos antes. En una esquina juegan niños. Vuelvo a retroceder mentalmente medio siglo atrás y me veo con ellos, jugando. No, no es juego. Repiten entre ellos algo que han recién gritado y que quizás apenas aquilatan en todo su significado: – ¡Yo soy Fidel!, ¡Yo soy Fidel!, ¡Yo soy Fidel!
    30 de noviembre del 2016.

  • Fidel Lopez Galan dijo:

    Gracias un millón a los ejecutores de este libro sera muy útil para los que no pudimos darle el ultimo adiós a nuestro querido comandante ojala pueda tenerlo en próximo viaje a patria querida. Esfuerzo de de esa juventud que no hará que sus ideas perduren por siempre.

  • Noraida Galloso dijo:

    La frase de Ahí viene Fidel se quedará para siempre en nuestros corazones, no solo en su despedida porque nunca se irá de entre nosotros, pues lo mismo en una obra de la construcción, en un trabajo voluntario, en una fabrica, Fidel se aparecía sin previo aviso, solo para conocer directamente cómo avanzaban las tareas, y ahí estaba la frase y se repetía una y otra vez, son momentos imprescindibles en nuestras vidas.

Se han publicado 20 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Roberto Garaycoa Martínez

Roberto Garaycoa Martínez

Fotorreportero. Colabora con Cubadebate y el sitio de la Mesa Redonda

Vea también