Imprimir
Inicio » Noticias, Deportes  »

Barcelona derrota al Olympiacos 3-1 y mantiene invicto en la Champions (+ Fotos)

| 57 |
Iniesta fue el capitán del conjunto culé hoy. Foto: @FCBarcelona_es.

Iniesta fue el capitán del conjunto culé hoy. Foto: @FCBarcelona_es.

Messi fue uno de los hombres que anotó hoy por el Barcelona en el triunfo de 3-1 ante Olympiacos. Digne marcó el tercero y Nikolau adelantó al club catalán con un gol en contra. Cerca del final, el mismo central griego descontó por los visitantes.

La crónica del partido

Messi no defrauda nunca. Se esperaba que firmara su gol 100 en competición europea y cumplió escrupulosamente con las previsiones. En una noche desapacible, con el Barça en inferioridad antes del descanso, Leo animó un partido soso y sin rival. Olympiacos fue una caricatura que jamás tuvo opción de hacer cosquillas siquiera a los azulgranas.

El agua que faltó en el césped del Metropolitano sobró en la noche de Champions, y eso restó color. En la grada y en el verde. Se esperaba una reivindicación masiva que quedó deslucida por la mayoría del cemento en las gradas. Ya saben, más de la mitad. Y en el césped, el Barça lo vio tan fácil que no forzó la máquina hasta el filo del descanso, cuando la expulsión de Piqué cambió el decorado.

Con Deulofeu sobre la derecha, Messi se liberó para aparecer por donde le viniera en gana. Participó más el catalán, que se hartó de desbordar a Koutris. Quien más se benefició de la movilidad de los puntas azulgranas fue Paulinho, que detecta como nadie los huecos para el remate. Le anularon un gol por fuera de juego previo de Iniesta y estrelló un cabezazo en el larguero. Lo suyo es robar y rematar.

Olympiacos no engañó. Se plantó con diez futbolistas en defensa y abandonó a Oudjidja a su suerte. El belga apenas pisó el área, pero su corpachón le dio para forzar la primera amarilla de Piqué al agarrarle en una contra.

Es cierto que Olympiacos se empleó con firmeza y mereció alguna cartulina más de la que vio Romao, pero la doble amonestación del 3 es indiscutible. Metió la mano para marcar y le cazó el colegiado. En otras circunstancias, con un resultado tan ajustado, el panorama podría parecer preocupante.

Valverde aseguró con la entrada de Mascherano y los griegos arrancaron el segundo tiempo sin dar ni un paso adelante. Tenía su explicación. Porque cuando metió un delantero más, Djurdjevic, el equipo se descosió de forma lastimosa. Pareció que quien jugaba en inferioridad era el equipo griego.

Una entrada destemplada sobre Leo de Nikolau, noche horrorosa la suya, sirvió la pelota perfecta para Messi. Cerca de la frontal, ligeramente ladeada a la derecha… Un caramelo, vamos. Metió la rosquita, suave, no muy angulada, y Proto hizo el resto. 2-0. El 100 del 10 en competición europea. Lo lógico

Animado por el tanto, el argentino protagonizó lo mejor de la noche. Recibió la pelota sobre el costado derecho del área, esperó a que acudiera el lateral y le sorteó con una croqueta rapidísima. Se fue por línea de fondo y sirvió atrás para Suárez, pero no logró que marcara su socio. Sí que embocó Digne, que apareció en segunda línea y cruzó con eficacia, confirmando una vez más que ataca mejor que defiende.

La goleada pudo ser más amplia, pero entre que Luis Suárez no remata con comodidad por culpa de la rodilla y que Nikolau se enmendó algo con un buen cabezazo sobre la hora. Lo que cuenta es que el Barça firma el pleno de puntos y tiene pie y medio en la siguiente fase.

En el resto de partidos de la jornada, Qarabağ y Atlético de Madrid empataron a cero, PSG goleó 4-0 al Anderlecht, la Juve venció 2-1 al Sporting de Lisboa, Chelsea y Roma empataron a 3, el Manchester United ganó 1-0 al Benfica, Bayern goleó 3-0 al Celtic y Basel se llevaba los tres puntos al CSKA de Moscú después de un 2-0.

Deulofeu tuvo una ocasión que atajó el portero rival. Foto: @FCBarcelona_es.

Deulofeu tuvo una ocasión que atajó el portero rival. Foto: @FCBarcelona_es.

Messi marcó de libre directo. Foto: @FCBarcelona_es.

Messi marcó de libre directo. Foto: @FCBarcelona_es.

(Tomado de Marca)

Se han publicado 57 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • TNT dijo:

    Viste Arturo con quien empato. 0-0 Qarabağ y Atlético de Madrid, al igual que la Roma y el Chelsea 3-3. Sigo igual.
    Saludos

    • Arturo dijo:

      Bueno, en nada contradice lo que te dije, el empate del modesto QARABAG, corroborá que es el grupo más equilibrado, por lo tanto, es el verdadero GRUPO de la MUERTE. Viste, ya vas razonando mejor,,,, pero no hay que esperar los RESULTADOS para dar un criterio.

      • Lulú dijo:

        Insisto, espero que Cubadebate deje que te lleguen estos, mis regalos.
        ——————————

        Todos esos penaltis se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia

        lA gAlerna-
        20 octubre, 2017

        Van a tener que perdonarme. Les ruego que me disculpen desde ahora mismo. A duras penas he podido comenzar a escribir. He sentido como un temblor al despertar y entonces he caído. He caído de verdad en la cuenta de lo que ese temblor significaba. Era Mascherano traspasando victorioso las puertas de Babilonia. Era Mascherano regresando triunfal a Roma aclamado por sus conciudadanos. Era Napoléon Mascherano siendo coronado emperador del penalti, del penalti presunto, del penalti fantasma, del penalti no señalado.

        Perdónenme. Lo siento. He de hacer un receso. Las lágrimas me nublan la vista. Los sollozos me incapacitan. Ya voy. Cinco años se cumplen hoy del último penalti pitado al jefecito. Si yo me siento así de compungido, ¿cómo debe de sentirse Javier, defensa central, después de un lustro sin cometer ni siquiera un lindo penal? Cuánta grandeza. Yo erigiría un monumento en su honor, un monumento discreto y solemne, quizá con una llama que nunca se apague y que reze: “Al penalti desconocido”, donde cada año se celebre un homenaje de esos por los que el barcelonismo catalán es tan sentido en los últimos tiempos./

        Claro que yo estoy suponiendo que Mascherano sabe lo que es un penalti. De ahí mi enternecimiento. ¿Cómo es posible que un defensa central no cometa ni un solo penalti en cinco años? Qué proeza inigualable. Inigualable y fantástica como si en esos cinco años hubieran pasado delante de nuestros ojos, en lugar de penaltis, unicornios blancos y duendes y princesas. Yo he de confesar, con lágrimas en la lluvia, que en todo ese tiempo he visto cosas que no creerían. Atacar naves en llamas más allá de Orión, y también Rayos C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser.

        Pero, ¿y si Mascherano no sabe lo que es un penalti? Entonces no habría razón para mi desasosiego ni para la emoción. Mascherano en ese caso viviría como el príncipe Siddharta dentro de los límites de su palacio sin conocer los males del mundo. En Barcelonia es así. Y desde luego cabe esa posibilidad. En Barcelonia no conocen la enfermedad ni la vejez ni el penalti. Bueno, el penalti sí lo conocen pero sólo el penalti a favor. Ese lo conocen mejor que nadie porque lo han visto más que nadie en el mundo. Cualquier barcelonista puede dar clases magistrales de penalti a favor. Es algo inherente, consustancial.

        Cómo debe ser asistir a una conferencia de Suárez, por ejemplo, sobre el penalti a favor. Escalofríos de regusto me vienen. O de Jordi Alba… mejor voy a parar que hasta me viene la calentura. El penalba debería estar escrito en el Kamasutra. El penalti a favor del Barsa es una cosa ligera, suelta, promiscua, multiforme y definitivamente erótica. Lo malo es que cuando no aparece es como el otoño; es como si faltase esa pastillita de vitalidad arbitral, tan conocida, sobre todo, por aquella sobredosis (al final inocua) en los octavos contra el PSG, quienes, por cierto, al final le devolvieron la jugada con pornografía.

        Pero no quiero desviarme de la pasmosa efemérides. Decía que Mascherano es posible que desconozca qué es un penalti en contra después de tantos años de domicilio en Barcelonia. Aunque también puede ser que lo haya olvidado. Yo lo comprendería después de tanto tiempo. Debe de ser científicamente comprobable que un defensa central pierda ese conocimiento tras ¡cinco años! sin contacto, ni