Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

De Carahatas a Playa La Panchita: “Estamos vivos para hacer la historia”

| 16 |
Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Una coraza de cayos resguardó a Carahatas. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Al salir de “Isabela” una pregunta nos martillaba la cabeza: ¿Cómo estarán Carahatas y “La Panchita”? Amenazaba diluvio, pero íbamos en una camionetica roja con atribuciones de alfombra mágica, entonces, valía la pena intentar buscar un puerto seguro.

‘Carahatas primero’, coincidimos, aquella bahía intrainsular que el Padre Las Casas rebautizó como “Cazaharta”, cuando a orillas del Río Majá los indígenas lo agasajaron con abundante caza, cientos de papagayos cubanos.

Llegamos preguntando por las historias que “Irma” había dejado en el pueblo de pescadores de Quemado de Güines. “Busquen a Robertico, que él les cuente”, nos redireccionaban los marinos. ‘Definitivamente tenemos que ver a Roberto, el cacique de Carahatas’, pensé. “Vayan a la Cooperativa Pesquera”, gritaron desde un portal.

Al llegar a la UEB Ambrosio Francia León, en cuyas oficinas radica el Consejo de Defensa de la Zona, nos recibe su presidente, antes de preguntarle por los daños, los materiales y la recuperación, le digo: ‘¿Quién es Robertico?’. La autoridad contesta de un tajo: “Un servidor”.

Carahatas blindada

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

En este pueblo villaclareño las casas nunca se cierran. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Roberto Vivero Abreu asegura que una coraza de cayos resguardó a Carahatas de “Irma”. “Esto es una bahía de bolsa, cerrada, como le decimos nosotros, la cayería que tenemos al frente nos protegió muchísimo, incluso de las penetraciones del mar, la altura de las olas no fue considerable, además, aquí la costa no es tan baja”, explica el patrón de barco.

“Robertico conoce los ajetreos de una Zona de Defensa desde 1985”, comenta José Martínez, el carpintero del puerto que se pone camisa a cuadros para hablar con una visita: “Lo mío es suave, dos planchas, tres tablas y unas puntillas. Robertico, mijo, ¿cuándo me vas a traer las puntillitas?”, reclama el ebanista.

La casa de José ha resistido tres huracanes —Kate, Michelle e Irma—. “Pero cuando el río suena yo me voy y me llevo todo lo que pueda. En una carretilla fue todo para ‘La Llamará’ —así le dicen a las biplantas, 58 casas que fueron construidas a una distancia prudencial de la línea de costa después del huracán Michelle—. Ah!, eso sí, en cuanto pasa el fenómeno yo cabeceo y vengo echando pa´ mi casa, a ver qué me dejó”, asegura Martínez.

“Mira pa´ allá —señala José—, esa casa azul es de Cari y Juan, ellos cuando comienza la temporada ciclónica se van y regresan el 30 de noviembre. Aquí todo el mundo toma sus providencias, aprendimos a palos, con el Michelle”.

“Aquí se evacuó todo el mundo, después que evacuaron todos los equipos electrodomésticos y las pertenencias. La costa se quedó desolá, todo se llevó para la nueva comunidad, que se hizo después del Michelle, el último ciclón que arrasó con nosotros.

“Muchacha, aquello fue desastroso, el nivel del agua subió a 1.70 metros, ahora no, quizás un poco más de 80 centímetros. No está científicamente medido, pero lo hemos sacado por las marcas de agua que dejó Irma en las paredes. Aunque esta vez, las rachas sí fueron fuertes, un ‘vientazo’ de 200 a 250 km/h”, cuenta Roberto Vivero, presidente del Consejo de Defensa de Carahatas.

Después del 9 de septiembre de 2017, el día que el huracán Irma azotó con rabia la costa norte villaclareña, “se movilizó todo el mundo. Los escombros se desaparecieron del pobladito, en una carreta, en carretillas”, afirma Liset Pérez, la esposa de Heidi, un pescador escamero cuya casa tiene como patio el mar.

“El ciclón desmanteló el frente, los laterales, el baño. Ya la comisión vino y certificó, pero nosotros no podíamos sentarnos a esperar, porque tenemos dos niños, uno de 4 años y otro de 9, y ellos necesitan tener un hogar seguro para dormir, una estabilidad. Entonces, nos prestaron unas tablas y ya forramos todo el frente de la casa. Así vamos resolviendo. Entra para que veas”, invita Liset.

La madre quita el gancho de la puerta y comprobamos que, aunque todavía la brisa dialoga con la posible arquitectura, sus hijos tendrán una casa fuerte, porque el hogar ya se lo han construido sus padres.

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Aunque todavía la brisa dialoga con la posible arquitectura, los hijos de Liset y Heidi tendrán una casa fuerte, junto a ellos, Roberto Vivero, “el cacique de Carahatas”. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

La mar no entiende

A Roberto Vivero Abreu no le hace ninguna gracia que los huracanes se empeñen con su pueblo y que los vecinos pierdan — una y otra vez— sus bienes: “Pretendemos que la gente que permanece viviendo en el litoral, vaya reubicándose en la comunidad, porque antes un ciclón fuerte era cada 20 años, ahora no. Analice cuántos hemos tenido en los últimos 10 años. La gente me lo dice, sobre todo los que perdieron sus casas completamente, ‘ahora voy a levantar mi casita de sus cimientos, voy a invertir lo que tengo y lo que no tengo, viene otro y me lo vuelve a tumbar, pues me voy, a construir más pa´ allá, que es más seguro’. La mar no entiende”.

Carahatas tiene 676 habitantes. “Todos somos familia, los que viven en la costa y quienes residen en las biplantas. Eso facilita la evacuación, porque las casas de las familias siempre están abiertas, y los que no son familia también, porque todos somos gente de mar y hemos vivido experiencias similares, cada cual aquí tiene su propia historia”, asevera Roberto.

Refrendan los lugareños que las biplantas de este poblado costero de Quemado de Güines se construyeron en la zona más alta, que están fuertes y sus moradores se sienten seguros. “Además, mi alma, no está tan lejos de la costa, los pescados llegan frescos a casa”, reconoce el carpintero José, aunque a él no hay quien lo arranque del litoral. La comunidad posee 376 casas, incluyendo las 58 biplantas.

“Tuvimos 66 derrumbes parciales y 4 totales, además se afectaron 69 techos en parte y 3 completamente. Estamos trabajando en la entrega de materiales, priorizando las afectaciones en los techos, para que la gente se pueda guarecer, que pongan sus dos o tres planchitas rápido para que puedan ayudar a los que tardarán más en levantarse, que son los derrumbes parciales o totales”, explica su método de organización el presidente.

“Traemos los materiales según la cantidad de expedientes que atendamos en el día, por ejemplo, hoy tenemos listos 31 casos de techos parciales, pues ahí tenemos los materiales que ellos necesitan, no más. Solo tiene que venir a recoger sus planchas el que se le avisó, aunque tengamos todos los insumos, ellos saben que unos van a coger primero y otros después, entonces, hay que organizarse. Aquí todo el mundo me conoce. Mañana en la tarde definimos 10 expedientes más, pues pedimos los recursos y al otro día ya los entregamos”, asegura Roberto.

En Carahatas también perdieron los techos la Escuela Primaria Ciro Redondo, la Sala de Lectura Enrique Núñez Rodríguez y la Casa de Cultura Fabio A. Landa, así como el muelle y el Centro Recreativo, situados a orillas del mar.

Da la impresión que en este pueblo villaclareño las casas nunca se cierran, las puertas permanecen abiertas y a través de ellas se abre el paisaje: un barco entra en el puerto, los pescadores regresan a casa y el pueblo recobra su semblante.

“Ayer, un pescador salió a dar una vuelta en el barco y encontró en la cayería que está al frente un tanque que es de su casa, dice que vio con los prismáticos un tanque y pensó ‘déjame ir allá’. Increíblemente era su tanque, se lo estaban poniendo delante para que lo fuera a buscar. La mar se lleva muchas cosas, pero poco a poco te las te devuelve también”, afirma Roberto, “el cacique de Carahatas”.

“La Panchita”, sin nervios

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

En Playa La Panchita, las biplantas de madera permanecen en pie, resistiendo el vendaval. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Al final de la tarde entramos en Playa La Panchita, Corralillo, uno de los destinos de vacacionistas más populares de la provincia de Villa Clara. Esquivando un enjambre de mosquitos encontramos a Claribel Conte.

A esta señora con cara de buena gente le pregunto por qué permanece allí un asentamiento poblacional, a sabiendas de estar expuesto a todos los fenómenos climatológicos que despiertan la furia del mar. “Hija, los ‘playistas’ no tenemos nervios”, afirma sosegada.

“He pasado por muchos, pero nunca como este. Loca estoy por irme de la costa, y parece que lo voy a lograr. Antes del paso del ciclón ya me habían aprobado un subsidio y voy a construir más allá, cerca de los edificios del ‘Kate’, por las casitas del ‘Michelle’ —después del paso de estos huracanes el asentamiento fue desplazándose más allá de la franja de riesgo—. Ayer con tres horas de lluvia se volvió a inundar toda esta zona, es muy baja, no se puede vivir en ese sobresalto”, refiere Claribel.

Esta criolla perdió todo el techo de su casita. “Entre mi esposo, mi hijo y yo recuperamos algunas tejas, pero está lloviendo mucho y ahí no podemos estar, el vecino me prestó su casa”, dice Conte en un suspiro.

¿Quién es tu vecino?, pregunto. “Emilio García se llama, es temporadista —propietario de una casa de veraneo—, vino a revisar su casa y todo estaba bien. Al ver cómo había quedado la nuestra, nos dijo que no nos preocupáramos, que él nos iba a prestar la suya hasta que llegaran las vacaciones. Tengo miedo que no pueda terminar antes la mía, pero todavía falta”, cuenta Claribel.

En Playa La Panchita, la embestida del mar avanzó casi un kilómetro hacia dentro. De las 135 viviendas del asentamiento, 71 están dentro de la zona costera de riesgo y “la gran mayoría de ellas fueron afectadas”, resume Ángel Ernesto Sánchez, presidente en funciones del Consejo de Defensa de Zona.

“La Defensa Civil trabajó casa a casa, se repartieron las guías familiares para que la gente se preparara, se evacuó todo el asentamiento, incluidos los 19 viejitos del Hogar de Ancianos, no me lo vas a creer pero los playistas salieron hasta con sus puercos y gallinas para el Centro de Evacuación en Rancho Veloz”, rememora el joven.

Claribel asiente y dice: “Pero yo me puse fatal. Soy auxiliar de limpieza en la Escuela Primaria Carlos Casanova Reinoso y después que pusimos a buen recaudo los materiales y medios decidí llevar mis equipos para allí, nunca pude imaginar que aquellos canelones fueran a volar, pues sí, la escuelita perdió todo el techo y mis equipos se destruyeron. Por suerte habíamos recogido la base material de estudio de los niños que viven en las casas en riesgo y no se perdió ni un lápiz”.

“La escuelita está reubicada en dos casas de temporadistas, hasta que la arreglemos, pero pronto tendrá su techo nuevamente”, apunta Yipssi Dayamí Bravo, la vicepresidenta del Consejo de la Administración de Corralillo, quien desde el 4 de septiembre, cinco días antes que “Irma” llegó a “La Panchita”.

Junto a Yipssi recorremos parte del poblado, que aún conserva sus biplantas de madera en pie, vemos cómo las luces se van prendiendo y el patio de materiales de la construcción va llenándose de planchas de fibrocen y bloques, “mañana se espera que entre el cemento”.

Claribel continúa en el portal de Emilio, soñando con el suyo en Playa La Panchita, pero lejos de las olas, esas que a veces odia y a veces ama: “Aquí nací, formé mi familia y, si me siguen ayudando, construiré mi casita. Perdimos los colchones, los ventiladores, la casa, pero estamos vivos para hacer la historia”.

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Claribel Conte, en el portal de su casita. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

El muelle de la Cooperativa Pesquera de Carahatas. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

“La mar se lleva muchas cosas, pero poco a poco te las te devuelve también”. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Después del huracán Michelle, en Carahatas se construyeron 58 casas a una distancia prudencial de la línea de costa para los que lo habían perdido todo. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

José Martínez, el carpintero del puerto de Carahatas. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

“Entra para que veas”, invitó Liset en Carahatas. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Roberto Vivero, presidente del Consejo de Defensa de Carahatas, y Osmel Corso Pérez, jefe del Grupo de Trabajo Político Ideológico de Quemado de Güines. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

La casa de José ha resistido tres huracanes: Kate, Michelle e Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

La Cooperativa Pesquera de Carahatas recuperó la parte principal del puente a 20 días del paso de “Irma”. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Claribel Conte, residente de Playa La Panchita. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

La Escuela Primaria Carlos Casanova Reinoso perdió el techo, pero resguardó todos los materiales y medios de enseñanza. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

En Playa La Panchita, la escuelita fue reubicada en dos casas de temporadistas. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Escuela Primaria Carlos Casanova Reinoso, poblado Playa La Panchita. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • cristina franco dijo:

    Que pobreza antes y despues del ciclon !!

  • Penoso dijo:

    Que pena ver estas imagenes despues de 50 años de revolucion vs bloqueo.

    • fermin dijo:

      PENOSO,que linda te quedo la ultima palabra de tu comentario{BLOQUEO],son buenas esas imagenes despues de irma,para que muchas personas vean que la habana no es cuba y que piensan que el bloqueo es una mentira,esa es una dura realidad,que hay que acabar de solucionar como dijera hace algunos años nuestro querido fidel,los huracanes seran mas frecuentes y cada años no podemos seguir derrochandorecursos susceptibles al embaste de los fuertes vientos.O sea hacer construcciones mas segura,concreto y cabilla.Que vean el ejemplo del hermano pueblo de puerto rico,que los eeuu lo han dejado a su suerte,sin ayuda,eso mismo harian con cuba,solamente se llevarian nuestra riqueza y el pueblo que se la arregle como pueda,ese mensaje es paralo que desean que seamos la siguiente colonia.

  • Javier dijo:

    Gracias a Irma tenemos estos reportajes para conocer nuestra cuba y sus pueblos como viven y buscan su felicidad dentro las necesidades muy bien peridista esa que usted describe es mi cuba gracias.

  • yonger villafañe fernadez dijo:

    Yo Yonger Villafañes Fernández CI: 83052025308 vecino del 8 oeste # 1360 / 3 y 4 sur gtmo sobrino, nieto y bisnieto de combatiente de este país por medio del presente escrito tengo a bien de comunicar en primer momento que me siento inconforme con la decisión tomada por las fuerzas policiales y del Ministerio de tránsito, en Guantánamo obviando la idiosincrasia de nosotros los cubanos que somos innovadores y gracias a eso hemos sobrevivido momentos malos, ya como lo expreso mi comandante Fidel Castro Ruz cuando hizo la pronunciación del concepto de revolución el 1 de mayo del 2000, que especifica muy claro cuando refiere (que debemos emanciparnos por nosotros mismo y con nuestro propio esfuerzo y que cambiar todo lo que debe ser cambiado ) ahora explico mi queja antes los órganos u organismos pertinentes:

    Hace un promedio de 3 años y medio que poseo un ciclo motor armado por partes y piezas (nombrado rikimbili) el cual esta compuesto con un buen confor imagínese que peso 125 Kg. Modelo: Jally Baby Mini con sus luces trasera y delantera perfecta, intermitente ,pulmón de freno ,corneta y su espejo sus freno delantero y trasero como motor poseo una planta eléctrica procedencia venezolana de 850w de gasolina con sus documento la cual la desarme y le elimine la parte del dinamo y use el motor como tal ,siempre he circulado normalmente con el mismo de muy gran necesidad tengo 3 niños uno de 5 años niña, 9 y 12 años varones ,mi abuela que padece de demencia senil y gracias a mi humilde trasporte cuando no aparece un medicamento que tengo que recorrer varias farmacias cuanto me ahorro es mi única forma de transportación segura, cuando he tenido unos mis niños o a mi abuela ingresada con sospecha de Sica o dengue o e etc. cuanto he gastando solamente en trasportación, por favor no estoy molestando ni obstaculizando a nadie solamente necesito resolver mi transportación en mi país socialista y libre y en cuanto a las leyes por favor no solamente piensen como mayorales recuerden que somos ciudadano que amamos nuestra patria y merecemos ayuda no solamente que siempre salgan leyes a favor del gobierno al paso que vamos que esta sucediendo al final todo esto conlleva a que cada revolucionario pierda sus sentimientos patrióticos. Que será de nosotros los cubanos que tanto hemos luchado por los derechos nuestros y del mundo.

    En cuanto a la construcción todos los motores particulares Suzuki, taeko, linfan realizado por proyecto todos los cuadros o sea el sostén y fortaleza del motor muy bien hechos y fuertísimo hasta mas que lo originales son hecho en casa también o sea cual es la situación (nosotros tenemos en la sangre el invento, innovación y las ideas, características de un cubano puro).Cuantos equipo están trabajando en todo el país con buen rendimiento en hospitales, fabricas etc. gracias a todos los innovadores e inventores que somos. Y valorar que no todos tenemos las misma posición económicas para comprarnos una Suzuki etc. Por favor somos seres humanos más humilde pero 100 % millonario en ideas y sentimiento patriótico si me dirijo a usted es por que un verdadero revolucionario siente que algo esta mal sin miedo ninguno dirigirse al órgano pertinentes y aclarar su duda por que el que calla, apaña, miente y comenta donde no debe es el verdadero contra revolucionario (LA VERDAD AUNQUE TE MATEN).

    Yo no me incomodo si me exigen licencia, si hay que inspeccionarlo para poder circular, si violo que me multen, pero si me incomodaría que una persona sin valoración ninguna que somos un país bloqueado y de un nivel económico bajo, sentado en una oficina y con varios transporte a su disposición solo y sin respetar mi naturaleza de ser ciudadano cubano a mucha honra, me pisoteen de esa forma. Y no solo inventar resoluciones sentado con aire acondicionado o de un Jeet l nuevo, ya yo me siento atemorizado que salga una ley que los gordo no pueden salir a La calle .Favor valore detenidamente esta inquietud y que sean mas comunicativo en cuanto a las decisiones tomadas por que no te lo dicen en la RADIO, TV, PRENSA ni por auto parlante (POR QUE ES EN SECRETO). Espero su respuesta revolucionaria

    telefono: 21320378

    Revolucionariamente:

    • yoannia dijo:

      Apretaste, nada que ver.

  • saoul dijo:

    Habrá crecimiento económico este año viendo el gasto que ha tenido que hacer el estado para socorrer a los damnificados del huracán Irma? Es duro, como se viene dando todo nada parece indicar que repuntaremos.

  • Eduardo dijo:

    ¿aguantaron las biplantas sobre rieles en la panchita? ¿pero hace unos años no salio un reporte sobre las casas de la panchita que se estaban contruyendo ilegalmente con kilometros de rieles robados del ferrocarril? ¿legalizaron esas casas ahora o pagaron los rieles?

    • CARMEN dijo:

      MUY BUEN REPORTAJE que bueno nos dedicaran a los que amamos LA PANCHITA un reportaje pues siempre queda en Isabela y cdo mas Carahatas les cuento que en Pachita no existen mas rieles ellos despues de autorizados en un momento fueron retirados y en su lugar se pusieron tubos los rieles pasaron a coger agua sol y sereno en el central cercano desde luego hay que revisar la procedencia pero seria bueno tomar experiencias de algunas construcciones q se mantienen firmes en zonas costeras aun con huracan de categoria 5 los temporadistas como yo q tenemos vivienda en dicha playa desde 1933 nos vemos atormentados por mandatos desconocidos de diferentes prohibiciones tales como construccion unicamente de madera en algunos casos pago del terreno y ni se cuantas cosas mas entonces caen sobre nosotros dos huracanes el de la naturaleza y el del burocratismo como bien dice la periodista en estos lugares no se cierran las puertas es un ambiente sano los invito pasen por ahi en el mes de agosto .

    • elvis dijo:

      eres malo…

  • Felix Mendoza dijo:

    Muy buen trabajo , gracias a los periodistas y fotógrafos de Cubadebate por contarnos cómo se encuentran los pobladores de los lugares por donde pasó el “Irma” . El trabajo cuenta historias de liderazgo, optimismo y solidaridad un reflejo de la Cuba que no debemos perder nunca.

  • Eda dijo:

    Me emocionó mucho leer este trabajo y las historias que cuenta. Una oración preciosa y que tiene un peso inmenso en su sentir:
    “todavía la brisa dialoga con la posible arquitectura,”.

  • mailex dijo:

    Que malo la reprentaciòn de estas imagenes en verdad el paso del huracan desvastador , que realmente hizo tanto daño y ya estamos en fase recuperativa, ya la escuelita de La Panchita la inaguramos ahora esta semana , para que los niños esten todos unidos en su escuelitas. Sentimos pena por esas personas que el ciclon le tumbo el techo a las casas y realmente las demolio. Esperamos su recuperaciòn y que dios las ayude.

  • mabel dijo:

    Hace falta que pase otro ciclion pero que nada mas pase por mi casa a ver si de unas vez por todas la acaban de areglar ya que lleva años en mal estado y siempre es un babeo y al final pasa otro año y yo sigo en estado de derrumbe mis solidaridad para los vecinos d ela playa panchita.

  • Ana Maria perez Aday dijo:

    Les estoy muy agradecida a ese equipo q realizo el treportaje pues son muy profecinales en su trabajo llos felicito pues gracias a ellos pude ver y saber d mi familia y los efectos del ciclon asi el mundo conce como se trabaja en nuestra Patria ante una catastrofe felicidades comp saludos desde Haiti

  • Daniel dijo:

    Conocí playa la Panchita en 1981 y en aquella época la visitaba mucho ,me gustaba quedarme, tenía una compañera de trabajo que vivía allí,las casas no estaban buenas pero si eran personas todas muy sociables al igual que en el Salto y uno se sentía bien,hoy esas imagines que se muestran da la idea de que si es necesario que se comprenda que deben alejarse las viviendas de la playa, el cambio climático hace que existan más pèligros de ciclones y penetraciones del mar. Un saludo para todas y todos los que viven en la playa LA PANCHITA.

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Dianet Doimeadios Guerrero

Dianet Doimeadios Guerrero

Holguín, 1988. Graduada de Periodismo (2010) en la Universidad de Oriente. En twitter: @islabril

Ismael Francisco

Ismael Francisco

Fotorreportero de Cubadebate. Ha trabajado en Granma, Prensa Latina y la AIN. Ha realizado la cobertura gráfica de importantes acontecimientos políticos, deportivos y sociales en Cuba y otras partes el mundo. Posee varios premios y reconocimientos periodísticos.

Vea también