Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Tras la reacción de Trump frente a los sucesos de Charlottesville, renuncia Comisión de las Artes

| 6 |
Tras la reacción del presidente frente a los sucesos de Charlottesville, dicen que Trump no muestra valores estadounidenses.

Tras la reacción del presidente frente a los sucesos de Charlottesville, dicen que Trump no muestra valores estadounidenses.

Una carta fechada el viernes y firmada por 16 de los 17 miembros cita como motivo la “falsa equivalencia” en las declaraciones del presidente Donald Trump sobre la manifestación “Unamos a la Derecha” realizada el fin de semana pasado en Charlottesville, Virginia. Trump atribuyó a “muchas partes” la violencia que se desató en la ciudad y causó la muerte de una activista contra el racismo.

“Si ignoráramos su retórica de odio seríamos cómplices de sus palabras y actos“, dice la carta. “La supremacía, la discriminación y la hostilidad no son valores estadounidenses. Los valores que tiene usted no son valores estadounidenses. Debemos ser superiores a esto. Somos superiores a esto. Si no le resulta claro, entonces le exhortamos a renunciar a su puesto“.

El único miembro cuyo nombre no aparecía en la misiva era el del director de Broadway George C. Wolfe. Representantes de Wolfe en la agencia Creative Arts dijeron el viernes que también renunciaría y que su nombre sería agregado a la carta.

Esta semana dos comisiones de asesores sobre asuntos empresariales fueron disueltas pues muchos de sus miembros renunciaron como protesta.

La comisión de Artes y Humanidades fue creada en 1982 por el presidente Ronald Reagan y tiene a la primera dama como su presidenta honoraria. Trabaja con organizaciones públicas y privadas para promover las artes. Sus miembros actuales habían sido nombrados por el presidente Barack Obama.

Otros firmantes de la renuncia fueron la escritora galardonada con el Pulitzer Jhumpa Lahiri y Vicki Kennedy, viuda del difunto senador Edward M. Kennedy.

La Casa Blanca no respondió a los pedidos de declaraciones.

(Con información de Clarín)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R Oro dijo:

    La situación social en los EE.UU. se sigue agravando. La renuncia de la Comisión de las Artes, y del asesor de Comercio Carl Icahn. Este ultimo, un empresario, inversor y estratega comercial, fundador y accionista mayoritario de Icahn Enterprises, hólding de compañías con sede en la ciudad de Nueva York. Su patrimonio asciende a 16,600 millones de dólares (febrero 2017), y una persona de extremada influencia en el establishment estadounidense.
    Tambien este sábado fueron arrestados en Boston ocho manifestantes antirracistas por elementos de la policía, que escoltaban a miembros de la llamada “derecha alternativa” que organizaron un “mitin en defensa de la libertad de expresión” en otras opalabras que el racismo, el fascismo y el supremacismo blanco puedan ser libremente “expresados”
    Fuerzas tácticas de la policía establecieron un cerco alrededor de las camionetas que transportaban a los derechistas y replegaron a la multitud que se aproximaba a los vehículos.
    “Ni odio, ni miedo”, Los nazis no son bienvenidos aquí”, coreaban los manifestantes antirracistas, así como las consignas: “Ni Trump, ni el KKK, ni un fascista en Estados Unidos”, en repudio al presidente Donald Trump y el grupo supremacista blanco Ku Klux Klan.
    Por su parte, el llamado “Mitin de la Libertad de Expresión” reunió a decenas de seguidores de Trump, conservadores, libertarios, tradicionalistas, así como a miembros de la derecha alternativa, que se identifican con el nacionalismo económico y la xenofobia.
    Aunque el mitin estaba previsto para durar dos horas, debió ser acortado ante la llegada de una multitudinaria manifestación de unos 15 mil antirracistas que abarrotaron algunas de las principales avenidas de la ciudad.
    Para evitar altercados como los ocurridos la semana pasada durante una manifestación supremacista en Charlottesville, en el estado de Virginia, la policía decidió escoltar a los derechistas y sacarlos de la zona en camionetas policiales.

  • Carlos Alzugaray dijo:

    La noticia no es clara sobre todo para el público cubano. ¿Qué es la Comisión de las Artes? ¿Qué papel juega en el sistema político norteamericano? ¿Quiénes son el resto de los miembros que renunciaron? Sería bueno que Cubadebate hiciera un poco de investigación y diera más detalles.

  • Carlos Alzugaray dijo:

    Una rápida búsqueda en fuentes disponibles para el que escribe esta nota, quien no tiene acceso a Internet, me permitió comprobar que el título oficial de esta institución es Comité Presidencial para las Artes y Humanidades (President’s Committee on the Arts and the Humanities – PCAH por sus siglas en inglés). Su función es asesora pero forman parte del mismo los principales funcionarios ejecutivos del Fondo Nacional para las Artes (National Endowment for the Arts), del Fondo Nacional para las Humanidades (National Endowment for the Humanities) y el Instituto de Servicios de Museos y Bibliotecas (Institute of Museum and Library Services). Todos estas instituciones forman parte del Poder Ejecutivo. Al no existir en Estados Unidos un Ministerio de Cultura como sucede en otros países, es fácil colegir de que el PCAH tiene una importancia vital en el desarrollo de la política cultural de la nación. Los 17 miembros que han renunciado son ciudadanos privados procedentes de empresas y de la sociedad civil. Todos fueron nombrados por el Presidente Obama. Aunque George C. Wolfe no está entre los firmantes originales, debe caber poca duda sobre su posición. Es afronorteamericano y abiertamente homosexual. Creo que éstos y otros elementos de contexto debieron ser reflejados en esta noticia por el equipo periodístico de Cubadebate.

  • Andrés dijo:

    Es importante tomar en cuenta la noción de “la falsa equivalencia”. Con todo lo que ha ocurrido en Los Estados Unidos, y a pesar de que su democracia anda de capa muy caída, todavía quedan claras ciertas cosas que, en mi opinión, diferencian de modo meridiano a este país de otros países europeos desarrollados.

    Cuando se trata de asuntos cardinales como el racismo, la sociedad norteamericana se posiciona en el lugar que es, incluso cuando su presidente abiertamente simpatiza con grupos racistas. Esto es admirable de los Estados Unidos, en comparación con sus socios europeos que siempre han tenido un ojo ciego en este asunto. Es difícil encontrarse una postura tan categórica y tan crítica de las falsas equivalencias en países como Alemania, Gran Bretaña o los países nórdicos. En estos sitios, a pesar de la retórica y los esfuerzos de relaciones públicas, se continúan empleando las falsas equivalencias en temas como este. La cuestión de la diversidad nunca ha pertenecido al ADN europeo. En Estados Unidos, a pesar de todo, y de todos, la cosa es distinta.

    Esto es importante pues el fenómeno de la “tercera vía”, o mal llamado centrismo político, que se puso de moda durante las últimas décadas en el mundo desarrollado, y que amenaza con contaminarlo todo, fue pródigo en falsas equivalencias. Según esta doctrina, el lobo tiene derecho a arrancarle un pedazo a la liebre de vez en cuando… en nombre del equilibrio. En realidad, una verdadera democracia debería proscribir a los lobos y a sus costumbre, como decidió hacer Abraham Lincoln, en lugar de equipararlos a la liebre. Esta es la tradición americana que el mundo admira, y que es mayoritaria en los Estados Unidos.

    Por su parte, el fenómeno del centrismo, con sus falsas equivalencias y otras ambivalencias morales ha dejado peores secuelas en Europa porque, históricamente, siempre ha cojeado en estos temas. Aunque los KKKamericanos también tienen tradición, estos siempre fueron seguidores de las matrices europeas (aristocráticas y excluyentes de nacimiento). Fue en Europa donde surgieron el racismo pseudocientífico, el antisemitismo, y dónde la islamofobia ha echado fácilmente raíces. De momento los nazis de Ucrania y de los países bálticos se hicieron héroes, aceptados por el mainstream europeo. Es aquí dónde partidos de corte abiertamente racista tienen derecho a sentarse en el parlamento europeo, donde incluso son menos sometidos a escrutinios que las iniciativas de izquierda.

    Lo que sucede en los Estados Unidos es triste, y muestra que el tema racial sigue sin ser un tema del pasado. Pero en comparación con Europa, que es el punto de mi comentario, siguen siendo una cultura de tradiciones mucho más progresistas. Una reacción como esta que vemos frente al racismo de Trump no hubiera sucedido en una sociedad europea. Y si hubiera sucedido, habría tenido un carácter mucho más matizado y conciliador, mucho más lleno de “falsos equivalentes”.

  • Edy Monzón Morúa dijo:

    Por favor, Taladrid, aclaranos todo esto, pleaseeeeeeeeeeeeeeeeee

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también