Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

A tres meses de Matthew: Recuperación sin pausa en Guantánamo

Por: Jorge Luis Merencio Cautín
| 3 |
El edificio renacido es hoy símbolo del aire nuevo de Baracoa después de Matthew. Foto: Rodney Alcolea Oliveras / Facebook.

Este edificio renacido es hoy símbolo del aire nuevo de Baracoa después de Matthew. Foto: Rodney Alcolea Oliveras / Facebook.

El proceso de recuperación de los cuantiosos daños ocasionados por el huracán Matthew a la población, la economía y la infraestructura general de la provincia de Guantánamo, avanza a paso firme, sin pausa y ordenadamente.

Así lo corrobora el resarcimiento de los diferentes sectores, con primacía en el de las viviendas, el más perjudicado y consecuentemente el de más lenta redención.

El fenómeno hidrometeorológico dañó 42 mil 338 moradas, las cuales representan el 72 por ciento del fondo habitacional de los cinco municipios azotados por el meteoro: Baracoa, Maisí, Imías, San Antonio del Sur y Yateras.

Del total de viviendas perjudicadas, 8 mil 413 corresponden a derrumbes totales y 6 mil 552 a parciales; 15 mil 235 sufrieron la pérdida total de su cubierta y 12 mil 138 de parte de ella.

Según un reciente análisis del Consejo de Defensa Provincial, hasta el pasado día 28 de diciembre se habían recuperado 19 mil 451 moradas en el territorio, cantidad a la que de sumársele los más de 2 mil módulos de casas entregados a familias que viven en sitios recónditos, representaría el 54 por ciento de las viviendas recuperadas.

Otras 4 mil 803 familias han adquirido recursos constructivos, pero aún no han restablecido su morada; también se han entregado 6 mil 403 módulos de facilidad temporal y en el municipio de Baracoa, además, se labora en la impermeabilización, pintura y otras tareas de rehabilitación de los edificios multifamiliares.

Hasta la mencionada fecha se han aprobado 6 mil 631 créditos bancarios para construir o reparar viviendas damnificadas, los que totalizan 31,8 millones de pesos. A la vez fueron aprobados 1 092 subsidios, por valor de 47,6 millones de pesos, mientras que por concepto de bonificaciones especiales concedidas por las direcciones de trabajo a familias que no poseen recursos financieros para asumir el pago total del crédito o el pago en efectivo de los materiales, se ha pagado 1 millón 180 mil pesos.

Si bien es cierto que el fenómeno hidrometeorológico destruyó en pocas horas el trabajo de muchos años, también lo es que el titánico esfuerzo desarrollado por el pueblo guantanamero, con el apoyo del país, del resto de las provincias y la colaboración internacional, ha posibilitado, además, restablecer 1 993 de las 2 168 instalaciones estatales dañadas, es decir, el 88,4 por ciento, muchas de las cuales exhiben ahora mejoras incorporadas.

En ese empeño resaltan la Agricultura, Educación, Comercio, Salud Pública, Industria Alimentaria, Deportes, Cultura, Acueducto y Alcantarillado, Transporte, Comunales y Turismo, entre organismos, todos por encima del 85 % de resarcimiento de sus instituciones y algunos de ellos con la totalidad recuperada.

La Agricultura, además de haber rehabilitado 582 centros de los 674 afectados, también labora tesoneramente en la recuperación de sus cultivos principales. De las 70 353 hectáreas de plantaciones forestales, coco, café, cacao, frutales y plátano dañadas, el sector ya recuperó 12 472. Dicho avance está acompañado con la siembra de 3 543 hectáreas de cultivos varios de rápida cosecha, como calabaza, boniato y variadas hortalizas.

Matthew dejó sin servicio eléctrico a 51 517 clientes, destruyendo kilómetros de cables, circuitos, postes y 1 771 transformadores. En apenas 20 días de arduo trabajo, protagonizado por electricistas guantanameros y de todas las provincias del país, el servicio fue restablecido en su totalidad.

Poco tiempo después también se restituyeron los servicios de telecomunicaciones y de abasto de agua a la población, sometidos igualmente a fuertes afectaciones.

Asimismo la labor mancomunada de las diferentes empresas constructoras de la provincia, con el apoyo de otros territorios del país, posibilitó la recuperación de la totalidad de las vías de interés nacional afectadas, así como de la gran mayoría de los puentes y alcantarillas. En la actualidad continúan afectados los tramos de caminos entre Los Calderos-Explanada de Duaba (Imías) y Alto de La Zona-Viento Frío (San Antonio del Sur).

Como parte del proceso de recuperación, recientemente fue concluido un puente a paso nivel o en estiaje sobre el río Toa, próximo al destruido por Matthew, el cual posibilitó restablecer la comunicación entre Baracoa y Moa. Del mismo modo se trabaja en la construcción de los viales de montaña Neblina-Cayo Güín y Yumurí-Jobo Claro, este último para evitar el paso por La Boruga, una de las lomas más peligrosas del país.

Desde el punto de vista constructivo destaca a la vez el montaje de un molino de áridos en Maisí, la remodelación del existente en Cajobabo y en Baracoa, y la instalación prevista de dos plantas para producir hormigón, una en Baracoa y la otra en Maisí.

Por otra parte continúa la creación o el acondicionamiento de una treintena de minindustrias, la gran mayoría de ellas destinadas a la producción local de materiales de construcción y una minoría a la prestación de algunos servicios básicos a la población y a la elaboración de la madera.

Varias de esas instalaciones ya funcionan, siendo hasta el presente la producción de bloques la actividad principal, aunque algunas, como la de Santa Martha, en Maisí, también elaboran colchonetas y prestan otros servicios.

Para contribuir a restañar los daños del huracán la provincia ha recibido 98 donativos, de ellos 86 corresponden a otras provincias del país, cinco a organismos internacionales, tres de empresas y uno, respectivamente, de gobierno, de una ONG internacional, de colaboradores médicos cubanos en Bahamas y de la embajada de Venezuela en Cuba. Entre ellos destacan los del pueblo cubano, los del Programa Mundial de Alimentos, los del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el hermano gobierno de Venezuela.

Colosales fueron las afectaciones ocasionadas por el huracán Matthew a Guantánamo, enormes fueron los destrozos, fundamentalmente en los municipios de Maisí y Baracoa. Pero ante ese desastre no hubo que lamentar la pérdida de una sola persona. Tampoco hubo actos de saqueo ni de vandalismo, ni brotes epidemiológicos relevantes, como casi siempre hay en otros países azotados por un ciclón, todo gracias al sistema de Defensa Civil existente en Cuba, que concede máxima prioridad a la protección de la vida del ser humano.

Molino de áridos montado en Maisí. Foto: Jorge Luis Merencio/ Venceremos.

Molino de áridos montado en Maisí. Foto: Jorge Luis Merencio/ Venceremos.

Continúa la adquisición de materiales de construcción en los puntos de venta. Foto: Jorge Luis Merencio/ Venceremos.

Continúa la adquisición de materiales de construcción en los puntos de venta. Foto: Jorge Luis Merencio/ Venceremos.

(Tomado de Venceremos)

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Eduardo González S. dijo:

    La recuperación ha sido de primera y no puedo menos que sentirme orgulloso de nuestra capacidad de resiliencia. Debo repetir que cuando al cubano promedio le preguntan sobre los principales logros de la Revolución seguramente mencionará la educación, la asistencia médica universal, la cultura, la masividad del deporte, la cultura y más. Lo raro es que se acuerde de sacar a colación nuestra Defensa Civil con lo cual cometemos una soberana injusticia porque me atrevo a afirmar que es la mejor del mundo y no estoy siendo “ultracubano”. Parte de la ayuda que se iba a necesitar estaba viajando en tren hacia Oriente ANTES DEL IMPACTO DEL HURACÁN. Un presidente que estuvo allí con algunos de sus ministros apenas se pudo llegar. Decisiones in situ más rápidas que nunca. ¿Qué otro país del mundo puede exhibir eso? Y lo más significativo: el silencio de los medios internacionales de prensa por una muy importante razón: habrían tenido que decir al mundo que no perdimos una sola vida humana a diferencia de los otros paises que azotó Mattweu. Como igual callaron en 2005 los 1560 médicos que estuvieron listos para partir y conformaron la Henry Reeve para “invadir” a la Nueva Orleans inundada.

  • Madelin Hernández dijo:

    Esto es increible, si se trata del edificio que todos vimos destrozados por la furia del mar y de los vientos lo único que me queda es decir Felicidades a los constructores porque la calidad del los trabajos se ve a la legua y los más impresionante es el tiempor record en el que hicieron el trabajo, solo les deseo a los vecinos que puedan difrutarlo mucho. Felicidades al pueblo de Baracoa que se levanta y se levanta bien.

  • Jorge dijo:

    Felicidades a los guantanameros, cubanos de otras regiones y organizaciones internacionales que han contribuido a la recuperación y reconstrucción. Espero que las nuevas edificaciones se hallan ubicado alejadas de las costas para que no vuelvan a sufrir el embate del mar. Igualmente se debe construir siguiendo las normas vigentes, no solo teniendo en cuenta el peligro que representan los huracanes y las penetraciones del mar sino otros fenómenos, por ejemplo los sismos, para que no se reproduzca el desastre.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jorge Luis Merencio Cautín

Periodista del semanario Venceremos, Guantánamo.

Vea también