Imprimir
Inicio » Noticias, Ciencia y Tecnología  »

Silicon Valley se alía con las farmacéuticas

| 13

sillicon-valley_PLYIMA20Dos acuerdos recientes acaban de revelar que la industria tecnológica y la farmacéutica hacen buenas migas. Y esto, según Evgeny Morozov, intelectual y autor del libro El desengaño de Internet, podría acarrear más peligros que buenas intenciones. Cubadebate reproduce el artículo que el investigador ha publicado en The Guardian:

Las posibilidades de que, en unos pocos años, la gente sería capaz de recibir asistencia sanitaria básica sin interactuar con una compañía de tecnología, se hicieron considerablemente más pequeñas después de los recientes anuncios de dos asociaciones interesantes, pero no del todo impredecibles.

Una es entre Alphabet, la compañía matriz de Google, y el gigante farmacéutico GlaxoSmithKline. Los dos se han puesto de acuerdo para formar una compañía a un costo de 715 millones de dólares para centrarse en el nuevo campo de la bioelectrónica, lo que implica el desarrollo de implantes eléctricos en miniatura capaces de tratar una serie de enfermedades crónicas.

El otro anuncio fue el resultado de un importante estudio de marcadores genéticos asociados con la depresión. Fue el producto de la colaboración entre 23andme, una empresa para el estudio de la genética respaldada por Google, y Pfizer, un gigante de los productos farmacéuticos. Se trata del mayor estudio de este tipo, sobre la base de datos de ADN de más de 450.000 clientes de 23andMe, una escala muy útil para empresas como Pfizer.

Ambas colaboraciones se basan en una lógica aparentemente sólida: las empresas de tecnología tienen grandes cantidades de datos personales nuestros, pero saben muy poco acerca de la salud y no tienen mucha credibilidad en esa industria – con el público o con los reguladores.

Esta tranquila – no contradictoria – coexistencia de lo viejo y lo nuevo en la industria farmacéutica describe un compromiso tácito que pronto podría surgir en otros lugares, desafiando a las renegadas credenciales de las empresas de tecnología. Después de todo, Silicon Valley construyó su legitimidad al proclamar un ataque frontal contra el viejo capitalismo, dominado por empresas moribundas que han llegado a ser demasiado complacientes para ser capaces de innovar y beneficiar a sus clientes. Estas empresas debían ser “disrumpidas”, y un nuevo, más amigable tipo de capitalismo estaría mucho más cerca de servir al consumidor – y a las tarifas que estarían fuertemente subvencionadas por la recolección de datos de carácter personal.

De hecho, pocos han encontrado maneras inteligentes de obtener valor de los datos – en especial como Google y Facebook, pero todos lo han dividido con el mercado de la publicidad online. En general, esta obsesión con la publicidad se deriva de la incapacidad de las empresas de alta tecnología para competir en los mercados como energía, alimentación, agricultura o seguros, que tienden a ser mucho más complicados que la publicidad y conllevan altos costos.

En retrospectiva, parece obvio que los jugadores mejor posicionados para tomar ventaja de todo lo de los datos son precisamente los guardianes del viejo capitalismo, como GSK y Pfizer. El relato de Silicon Valley de la disrupción permanente y omnipresente ya no es muy creíble – hemos visto la reciente capitulación de Yahoo, alguna vez el niño mimado de la revolución digital, ante Verizon, una firma establecida que se asocia comúnmente con empresas del viejo e ineficaz capitalismo que Silicon Valley estaba destinado a disrumpir (por si acaso, Verizon también es propietaria de AOL, otra estrella caída de la industria de Internet).

El error cometido, hace una década, por muchos observadores de la industria de la tecnología era pensar que las empresas de Silicon Valley disrumpirían a cualquier otra industria con la misma facilidad con que habían disrumpido el negocio de la venta de música, de la publicidad, o de las noticias. Esto no sucedió: entrar en industrias altamente reguladas, tales como la salud, las finanzas o la energía les resultó difícil a las empresas conocidas por su arrogancia, desobediencia y el desconocimiento de la especialización de esa industria.

La estrategia habitual de las empresas de tecnología de “movimiento rápido y con capacidad para disrumpir cosas”, como dijo Mark Zuckerberg, podría tener consecuencias triviales en la publicidad; en otros campos, sin embargo, una estrategia de este tipo podría ser letal. La caída espectacular de Theranos – una de las favoritas de Silicon Valley para hacer pruebas de sangre y que cayó en el descrédito a pesar de su cotización en 9 mil millones de dólares – es una prueba de que las promesas de innovación no se traducen fácilmente en innovación.

El transporte es, quizás, una zona donde la industria de la tecnología todavía puede dar una buena pelea – sobre todo porque las empresas descubrieron que la grandes cantidades de datos que habían acumulado podrían ser utilizadas para desarrollar vehículos auto-conducidos. Pero incluso allí las firmas tecnológicas hacen alianzas sorprendentes con jugadores establecidos. Google, que ha desarrollado las tecnologías más avanzadas, se ha vinculado con Fiat Chrysler para el desarrollo de las minivans auto-conducidas.

Los grandes actores de la industria del automóvil también están invirtiendo fuertemente en inteligencia artificial. Toyota anunció que invertirá mil millones de dólares en los coches autoconducidos durante los próximos cinco años. Y un consorcio de fabricantes de automóviles alemanes, después de haber pasado unos años durmiendo al volante, ha reconocido la importancia de los datos y adquirió lo que quedaba del negocio de mapas de Nokia .

Teniendo en cuenta el número de veces que las empresas de Silicon Valley han dejado de cumplir su promesa de disrumpir a una industria, no es difícil ver por qué todavía se cubren con su manto revolucionario. Google se alzó con la promesa de ser una revolución de energía y vida inteligente, pero sus fantasías con el diseño y el uso intensivo de datos no han logrado convencer a los consumidores.

Una vez que estalla el relato de la disrupción,  Silicon Valley se despierta a una verdad desagradable: en lugar de marcar el comienzo de un nuevo tipo de capitalismo flexible que nos libraría de las empresas gigantes, derrochadoras y jerárquicas, pueden estar haciendo que el tipo de capitalismo que afirman despreciar sea mucho más resistente, dinámico y – una última ironía – difícil de disrumpir.

Las empresas de tecnología son las puertas de entrada a través de las cuales, con una apariencia inocente, el capitalismo “amigable” está penetrando en aquellas partes de nuestras vidas – y cuerpos – que, por razones éticas o políticas, anteriormente estaban fuera de sus límites. Podríamos resistirnos a tragarnos sensores de acaparamiento de datos electrónicos entregados a nosotros por las empresas farmacéuticas o de seguros, pero si Google nos los da – ¡gratis! –, ¿por qué no? Para meterse en la cama con el mundo de los datos, el capitalismo se puso en una posición en la que cualquier persona que se opone a esto, parecería que está en contra del camino del progreso científico y tecnológico.

En el mejor de los casos, los empresarios de tecnología son cínicos racionales que están a punto de hacer dinero sin importarles cómo el resto del mundo vive y trabaja. No les haría ninguna diferencia que el mundo esté dirigido por JP Morgan y Goldman Sachs o por bancos locales cooperativos, siempre y cuando utilicen los datos de Silicon Valley y la infraestructura de la red.

En el peor de los casos, sin embargo, son idiotas útiles que simplemente, habiendo llegado a creer en su misma elevada retórica, realmente creen que están socavando a las estructuras de poder arraigadas y empoderando al individuo. Podrían dejarlos dormir bien de noche, pero a las estructuras de poder arraigadas no les importa en realidad la vida de la gente.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • h3nr7r4u1 dijo:

    Nada nuevo bajo el sol, en las universidades cubanas se imparte en enfoque CTS y cualquiera que lo reciba sabe que ni la ciencia, ni la tecnología ni la sociedad andan por caminos separados. Allá el que crea otra cosa.

    Lo peor de eso es que dentro de un tiempo será obligatorio tener estos sensores para poder optar por un seguro o atención médica, ver para creer.

    En una sociedad socialista estos problemas serían una ventaja ya que el estado no hace negocios con la salud de las personas, todo lo contrario. Sin embargo, nos falta un largo camino por llegar allí.

  • Andrés dijo:

    Muy buen artículo. Efectivamente, no hay tal disrupción. La llamada “new economy” fue la ilusión de que empresas descentralizadas de servicios podían competir con, y superar a fabricantes manufactureros verticalmente integrados. Durante los 1990s se habló incluso de una época de transición de productos industriales a los de servicios. Esta filosofía, torcida diría yo, ha tenido una influencia nefasta incluso en muchos países en desarrollo, los cuales creyeron que ya no había necesidad de hacer “cosas” y que podrían desarrollar sus economías a partir de los servicios (India el caso paradigmático). El resultado ha sido desindustrialización y baja productividad.

    Todo este entorno estuvo también muy vinculado a la financiarización de la economía, evidenciada por el surgimiento de bolsas tecnológicas, como NASDAQ, a través de todo el mundo industrializado, y también de algunos países en desarrollo (India, Brasil, por ejem). Fue la época del outsourcing (deslocalización), de los option buyback, y de otras prácticas que han contribuido a crear un ambiente económico volátil e insostenible en muchas de las mayores economías del mundo. Los famosos “ventures capitals” (prestamistas de riesgo) se presentaron como los nuevos ángeles financieros de los innovadores, cuando en realidad sólo trataron de crear empresas fantasmas (sin producto) y crear expectativas para lanzarlas en la bolsa y obtener réditos. producir pasó a un segundo plano. Esta fiebre de especulación creó una ilusión de prosperidad y de novedad que no fue cierta. Lo nuevo no es siempre sinónimo de mejor.

    La vida ha ido demostrando cuan iluso fue todo esto. La crisis dot.com (1998-2002), que causó la quiebra de casi todas las nuevas empresas de la revolución de Internet, mostró cuan irracional había sido la exuberancia, dejando sin trabajo a montones de programadores y destruyendo sumas innombrables de recursos. Los sobrevivientes como Google o Amazon (con un record ético similar al de Monsanto) entendieron porqué las empresas del “viejo capitalismo” estaban integradas y porqué las manufacturas industriales de alta tecnología son realmente la base de los servicios (y no al revés).

    El resultado es que ahora, el accionar y la estructura de las llamadas “empresas revolucionarias” es muy similar al de las empresas tradicionales del viejo capitalismo. La industria se ha terminado consolidando y empresas como Google han entrado de lleno a tratar de producir cosas de verdad. Esto último fue, por cierto, la base del triunfo de las empresas de Sillicon Valley de primera generación (Fairchild, AMD, Intel, etc), el cual llevó al auge de la microelectrónica y de las computadoras personales.

  • Evaristo dijo:

    Articulo extremadamente confuso y vago este de Morozov.Que nos esta diciendo? Que silicon Valley a roto con una especie de “compromiso” de no tratar con las viejas empresas capitalistas (transnacionales)?De donde ha sacado Marozov tan peregrina idea? En primer lugar, Silicon Valley es ante todo un lugar donde se desarrollan elementos de hardware, donde se busca por métodos científicos el desarrollo de esos elementos, sean procesadores o memorias.. no creo para nada que las companias alli instaladas tengan algún tipo de prejuicio en quien , en ultima instancia,se beneficiara de sus avances tecnológicos.Es evidente que el proceso de Globalización, que es imparable y es mejor que nos acostumbremos a esa idea aunque no nos guste, la utilización de la internet, el procesamiento de datos y la informática juega un papel primordial.Marozov parece que se ha despertado ahora con la noticia, pero ya son una realidad las visitas “virtuales” a un medico sin siquiera visitar su consultorio.
    Yo veo este articulo, como otros escritos por ciertos ignorantes que escriben sobre lo que no saben, como otro fallido intento de demonizar a la informática y en particular a Internet.
    La Internet vino para quedarse, y esta es otra verdad de “perogrullo”. Dicen que los malagradecidos solo hablan de las manchas del sol (JM) ,ese sol que hoy esta a la cabeza de la nueva revolución industrial, científica, técnica y social que ocurre delante de nuestros propios ojos. Hay que enfrentar los problemas de internet, a saber la eventual divulgación de aquello que las sociedades no quisieran ver allí, pero no luchar CONTRA la Internet.Eso equivaldría a la famosa quema de libros del fascismo (por los mismos motivos, por cierto), a un retroceso e impedimento al desarrollo humano. Internet es hoy una gigantesca biblioteca que atesora casi todos los conocimientos de la humanidad, que posibilita la interconexión bancaria,financiera, empresarial,la reducción de gastos po cualquier tipo de gestión,la disminución significativa del utilizo del papel lo cual tiene un efecto directo en la tala de bosques y el mejoramiento del clima..quienes impiden la masificación de internet son generalmente personas que no tiene la mas minima idea de sus beneficios,o ponen por encima intereses mezquinos amenazados por temores infundados. Lo cierto es que si se sigue demonizando al desarrollo lo que nos espera es la Edad de Piedra.

    • Andrés dijo:

      Evaristo, no se demoniza a la Internet o a la tecnología por ningún lado. En mi opinión, el artículo se refiere al modo en que la última generación de empresas creadas en Sillicon Valley, inicialmente portadoras de un mensaje transformador en términos de la empresa y su relación con el mercado, han tenido que terminar recurriendo a los mismos mecanismos empleados por las empresas tradicionales, contradiciendo su propio discurso.

      No hay crítica a la tecnología en el artículo, sino a la gestión de los productores de tecnología. Existió a principios de los 2000 un debate muy importante sobre la “new economy”, que es como se denominó al escenario, fundamentalmente basado en servicios y no en productos, que dominó el ambiente de Sillicon Valley durante esa etapa. Esta etapa difiere de la etapa de las empresas fundadoras de Sillicon Valley (Fairchild o Intel), las cuales si tenían los pies puestos en la tierra y crearon uno de los circuitos empresariales y tecnológicos más innovadores del mundo durante los 60 y 70. Si le echas un vistazo a este debate, quizás te cierre mejor el contexto al cual se refiere el artículo.

      Los Google, Facebook & Co. siguieron una lógica distinta a la primera generación de Sillicon Valley, y han terminado mordiéndose la cola y mostrando que no pueden ser muy distintos de aquello que intentan combatir: la jerarquización, el autoritarismo, y el desdén por los consumidores, etc. Los servicios (y últimamente productos) que brindan no se ponen en tela de juicio, sino la forma en que están dispuestos a producirlos y proveerlos.

    • Fidel dijo:

      Evaristo, en lugar de sorprendernos con su “inteligencia” y “conocimientos” llamando a otros ignorantes, le recomiendo que vuelva a leer el artículo.

    • sariol jose dijo:

      De que sueño se desperto el autor del articulo?. A pesar de la quiebra de muchas dotcom, trajo como positivo que se in invirtieron miles de millones en la infraestructura de redes y telecomunicaciones, que sirvieron de base a lo que es internet hoy. Paso lo mismo con el ferrocarril en su surgimiento que muchas firmas quebraron, pero la infraestructura quedo. Pobre del que le de la espalda internet, al final del dia le aseguro que perdera el juego

    • ecología dijo:

      Evaristo es que realmente es un demonio camuflado, usted a analizado alguna vez cuantos desechos se lanzan al mar diariamente, cuantos árboles son talados, cuantas especies de animales endémicas desaparecen por la llamada industrialización, dígame eso es un demonio. Dígame si usted puede andar sin ropa libremente exponiendo a su piel a las radiaciones solares,dígame si se puede bañar en un río contaminado por desechos tóxicos e ingerir su agua, dígame si usted puede ir Iroshima y sonreírse del avance tecnológico realizado (Bomba Nucleares), ni Albert Einstein se sintió satisfecho cuando se dió cuenta de su creación y de los posibles beneficios, pues si te pones a pensar no son muchos, ignorantes son lo que gastan millones de dolares en tecnologías que no le resuelven el problema a los realmente necesitados , recibiendo grandes sumas de dinero contaminando el Medio Ambiente que a la vez esto no beneficia a ninguno.
      ni a los más ni a los menos

      De que serviría ser un ciborg si no puedo ver un pájaro volando porque se estinguió, de que serviría ser ciborg si viviría 200 años hablando con máquinas o semimáquinas, de que serviría ser ciborg si esa tecnología no estaría a la merced de todos y ahora pregunta : ¿Cuál es precio de cada una de las tecnologías que tienen pensados innovar?
      ¿Cuál es el riesgo beneficio?¿Dónde está el catálogo de fármacos ? ¿Dígame el precio de un biosensor ?
      ¿Por qué no gastan esa misma cantidad de millones de dólares en crear sistemas para energía renovable?

      Creo si estuviéramos en la edad de piedra veríamos menos problemas no tendríamos que comunicarnos con las personas de otros continentes, y tan poco habría tiempo para contaminarle su territorio, explotar sus recursos naturales e imponerles una tecnología que no necesita.
      globalización = 0;

      • Evaristo dijo:

        Ecología : El Progreso es siempre mejor que el Retroceso. Al tiempo que soy solidario con usted sobre los problemas de la contaminación, no puedo estar desacuerdo con vivir en la Edad de Piedra solo porque algunos (pocos,por cierto) demonizan a la Internet y frenan IRRESPONSABLEMENTE el desarrollo . En mi comentario hablo de Internet y la Informática, y usted se rasga las ropas hablando de otra cosa:la industrialización. Pero lo hace también de una manera dogmática, con preguntas retóricas y poco constructivas para el debate.El desarrollo sin lugar a dudas presenta desafíos que la humanidad tendrá que resolver. El efecto invernadero y la contaminación son problemas que necesitan atención y mas inversiones de quienes son los mayores contaminantes.China y USA acaban de adherirse a los acuerdos de Paris y este es un proceso que continuara implementándose.El propio desarrollo va poniendo en las manos del hombre nuevas herramientas para luchar contra estas consecuencias del propio desarrollo.Hiroshima y Nagasaki no son consecuencias de las investigaciones y éxito de las aplicaciones de la energía atómica, sino el resultado de decisiones políticas en un contexto absurdo de la lógica de la guerra.Desafortunadamente, las armas “convencionales” han causado muchísima mas muertes que aquellas dos bombas, y en armas convencionales incluyo el arco y la flecha.
        No se puede justificar el subdesarrollo con la justificación de que es mejor vivir en la Edad de Piedra. Hay algunos países en el mundo donde algunas comunidades aun viven en esa relación primaria entre el hombre y la naturaleza. Alli no se muere por las aguas contaminadas por las industrias, sino por las amebas y multitud de otros parasitos mortales.Alli no se vive mas de cincuenta anos , pero el virus mas mortífero que se sufre es la ignorancia. Siguiendo su lógica, la Campana de Alfabetización fue un ejercicio inútil y pernicioso: por suerte, los demás no pensamos de esa manera. La luz siempre sera mejor que las tinieblas.

  • Sergio dijo:

    Yo siempre uso una FRASE que me aprendí hace muchos años,

    Quien inventó la RUEDA no sabía que habría tantos muertos por accidentes, sin embargo, a nadie se le ocurre decir que que la RUEDA no ha sido uno de los grandes inventos del ser humano.

    A buen entendedor,

    Saludos,

  • Evolution dijo:

    Articulo describiendo muchísimos mas contras que pros (si es que se menciona alguno). Este es un articulo para leer con un solo ojo, porque esta es la mitad de la historia, digamos que aunque cierta, la parte mala de la historia. Si por casualidad ese ojo que lee es el único que esta conectado a la parte del cerebro que toma decisiones, pues bye bye tecnologías de la información!!!

  • yani dijo:

    Creo que es necesario es que se haga algo con respecto a la posibilidad de que sea obligatorio el uso de algun sistema o dispositivo para recibir alguna necesidad del ser humano , esta en riesgo la libertad del futuro de nuestros descendientes .
    Esperemos que seamos cautelosos con todo aquello que creamos ,para que las consecuencias no sean peores q sus beneficios .
    Aceptemos los cambios y seamos positivos , pero siempre cautelosos y precavidos teniendo siempre una responsabilidad para con la humanidad .

  • maikelm dijo:

    Excelente artículo para polemizar un rato.

  • Alberton dijo:

    La Cumbre del Grupo de los 20 (G20) bajo el liderazgo de China, presidente chino Xi Jinping, expresó ….\

    Consideró que la innovación es la clave para dar rienda suelta al potencial de crecimiento, e indicó que la nueva ronda de la revolución científica e industrial con internet como el núcleo está ganando impulso.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Evgeny Morozov

Evgeny Morozov

Es profesor visitante en la Universidad de Stanford y profesor en la New America Foundation.

Vea también