Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

El Senado es un “manicomio” en el juicio contra Dilma Rousseff

En este artículo: Brasil, Dilma Rousseff, Michel Temer
| 15 |
Vista general del Senado brasileño.

Vista general del Senado brasileño.

El juicio político contra la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, continuó hoy con una creciente tensión, continuas descalificaciones e insultos, que llevaron al presidente del Senado, Renán Calheiros, a decir que se sentía en un “manicomio”.

Los ánimos de los senadores se volvieron a caldear este viernes en la recta final del proceso de destitución de Rousseff, que han motivado airadas protestas en el Senado.

El enfrentamiento subió de tono y el propio presidente del Senado llegó a perder hoy la compostura que ha mantenido a lo largo del proceso cuando se enzarzó en una discusión con la senadora Gleisi Hoffmann, defensora de Rousseff.

Hoffmann declaró abiertamente que el Senado “no tiene ninguna moral para juzgar” a la mandataria, suspendida de sus funciones desde el pasado 12 de mayo por unas irregularidades en las cuentas públicas.

La declaración de Hoffmann cayó como un jarro de agua fría en el Senado y el propio Calheiros la rebatió y consideró “el colmo”, tras lo cual hizo uno de los más duros pronunciamientos vistos desde que, este jueves, comenzó la fase final del proceso.

El senador Lindbergh Farias, quien tachó de “rastrero” el comportamiento del presidente del Senado.

“No sirven las discusiones verbales. No podemos entrar en el terreno de las agresiones”, dijo a periodistas Farias, del Partido de los Trabajadores (PT), de Rousseff y el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Los adversarios de Rousseff, por su parte, atribuyeron la bronca a la “agresividad” de Farias y sus colegas.

En tono irónico, Edison Lobao, también del PMDB, de Temer, aseguró que la sesión del próximo lunes será todavía “más animada”, ya que será cuando la propia Rousseff presentará su defensa personalmente por primera vez en todo el proceso.

Consciente del aumento de la tensión en el pleno y también de su repercusión, Calheiros tomó un tono conciliador e instó a los senadores “a ponerle seriedad a este tumultuoso proceso”.

“Esto es una demostración de la estupidez infinita”, comentó el presidente del Senado, quien llegó a afirmar que la sucesión de descalificativos e insultos escuchados en el Senado en los últimos dos días transmite la idea de que la cámara “es un hospicio”.

Las continuas agresiones verbales entre los senadores, que casi llegaron a las manos en alguna ocasión, llevaron hoy al presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lewandowski, que dirige las sesiones finales del proceso, a interrumpir la sesión durante una hora.

Pasado ese lapso, y con los ánimos aparentemente más calmados, el trámite fue reiniciado y el pleno del Senado comenzó a escuchar a los seis testigos presentados por la defensa, una etapa que deberá concluir entrada la madrugada del sábado.

Luego habrá un receso hasta el lunes, cuando Rousseff presentará sus alegatos de manera presencial y, tras un posterior debate, se realizará la votación final sobre su destitución, que tendrá lugar entre el martes y el miércoles de la próxima semana.

En caso de ser destituida, Rousseff será sustituida de manera definitiva por Temer, quien concluirá el mandato que culmina el 1 de enero de 2019.

(Con información de agencias)

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Verónica dijo:

    La injusticia a su aire. Lo triste es que nada pasará, aacarán a Dilma que no ha robado un kilo y los corruptos ahí, cogiendo fuerza.
    Sugiero que la noticia sea mas profunda. A Dilma, si la sacan, la llevarán a la justicia. Ver para creer! Ojalá no sea así pero eso ya está cocinado.

    • Pedro dijo:

      Pero Verónica, ¿eres Dios?

      Te lo pregunto porque yo no estaba espiando en el despacho de Dilma para saber que no hacía nada malo.

  • Eduardo dijo:

    La senadora tiene razón. Con varios senadores acusados en procesos judiciales, con qué moral van a juzgar a Dilma ?

  • hele dijo:

    Ojalá se haga justicia y gane Dilma, pero lo veo dificil entre buitres e inmorales cualquier cosa sucede, pero ojalá la justicia verdadera

  • KFT dijo:

    En todos los senados del mundao hay discusiones asperas entre una y otra fuerza politica.

    • Pedro dijo:

      Menos en Cuba donde solo hay una fuerza política.

  • ERNESTO dijo:

    MIENTRAS EL PUEBLO SUFRE , ESTO SERA HISTORIA

  • DoCarmo dijo:

    “¡Que Paísss!” diría Resóplez…
    Un senado manipulado contra la mayoría del pueblo…!!! Imagen de lo que están haciendo, destruyendo al gigante latino.

  • alfredopc dijo:

    Los senadores y Temer solo cumplen con los designios del amo del norte, que no tolera ningún gobierno ni siquiera moderadamente progresista. De los 81 senadores 35 están acusados de corrupción, incluyendo a Temer y su esbirro Eduardo Cunha, son un grupúsculo ante 54 millones de brasileños.
    Esa es la “democracia” que el premio nobel de la paz pretende implantar en todo el planeta?

  • Carmen. dijo:

    A mí ésto de Brasil, y admito q carezco de información detallada, me parece 1 patético teatrillo q deja a la Democracia a la altura del betún, a la Prensa ignorada y sin el rigor informativo q le corresponde para seguir siendo Prensa y el resultado, sea el q sea, nefasto para Brasil x falta d inconsistencia y seriedad, no se puede falsear la vida política impunemente

  • Carmen. dijo:

    Espero que la verdad se imponga, estoy segura de que la Presidenta es inocente de las acusaciones, nótese q ninguna hay fundada en Derecho, en su contra y q por tanto pueda continuar su mandato hasta que la Democracia quiera, a través de las Urnas electorales

  • ciudad industrial dijo:

    Increíble que una gobernante que, en continuidad a lo iniciado por Lula, ha llevado a este país al reconocimiento internacional, a formar parte del BRICS, con unas Olimpiadas que fueron un éxito para el mundo y que esté pasando por estas cosas. Que repugnancia da mirarle la cara al señor Temer!!

  • Carlos dijo:

    No es un proceso justo, no es juzgar a la mandataria, es la única opción que tienen los desplazados del poder para colocarse un corto tiempo en la cúspide, con eso le vasta para echar por tierra lo que con tantos sacrificios a logrado la izquierda latinoamericana en el aspecto social; nada la dinámica de estos tiempos trae los para adelantes y para atrás, los pueblos se encargarán de juzgar a los que hoy apoyados en las grandes corporaciones de comunicación manipular una parte importante de las masas que no perciben el riesgo de alinearse a ellos. Aunque Dilma haga una defensa impecable ellos son mayoría y la decisión esta tomada desde hace rato todo es mero trámite ojalá esté equivocado

  • Pedro dijo:

    Eso que el autor llama un manicomio es el ruido de la libertad, un ruido que no existe en las tiranías donde en los parlamentos impera el silencio de los cementerios.

  • daniel dijo:

    No señor Pedro eso no es ruido de libertad eso es escandalo de fraude y golpe de estado, cuando usted tiene la verdad en la mano no tiene que llegar a los insultos y escandalos. Eso es falta de educación y etica.
    a su indirecta nuestro parlamento no sera perfecto, pero es el nuestro lo que nos toca es ir pereccionando como eligiendo a los diputados con mejores condiciones y con la responsabilidad de representar a nuestro pueblo y trabajar en mejorar nuestro sistema.
    al pueblo brasileño que no se deje engañar por las grandes trasnasionales de los medios de comunicación que imperan en su país que vean lo que ha echo en estos años el partido de los trabajadores y salgan a las calles a defender su democracia y a la presidenta Dilma.

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también