Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Biden también quiere cerrar la cárcel de Guantánamo

| 5 |
1 Joe Biden

Biden esperar cerrar la cárcel de Guantánamo antes del próximo enero.

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, declaró que espera que la prisión militar de Guantánamo esté cerrada antes del fin del mandato del presidente Barack Obama, en enero.

“Esa es mi esperanza y mi expectativa”, afirmó Biden en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro sueco, Stefan Löfven, celebrada ayer en Estocolmo. El cierre de esa prisión, creada en la base naval estadounidense en 2002 por George W. Bush, es una de las promesas hechas por Obama desde su campaña. Su gobierno anunció hace una semana la mayor transferencia de presos de Guantánamo, en un día. Trasladaron quince prisioneros (doce yemeníes y tres afganos) hacia los Emiratos Árabes, para dejar en 61 el número de internos en el penal.

Sin embargo, la decisión de liberar a esos hombres fue descrita como “temeraria” por los republicanos, que argumentan que pone en riesgo la seguridad nacional. El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, criticó a Obama ayer mediante un correo electrónico relacionado con la recaudación de fondos.

Lo que se debate entre el gobierno y el Congreso de los Estados Unidos es la posibilidad de cerrar la cárcel ubicada dentro de la Base Naval. Sin embargo, pese a los reclamos de Cuba, los EEUU continúan negando la devolución del territorio ocupado ilegalmente en la bahía de Guantánamo.

Sobre el tema, Trump señaló que él como presidente se negará a cerrar la prisión de Gitmo (como le dicen los estadounidenses a Guantánamo) y a tener terroristas radicales islámicos extranjeros que sean juzgados en los sistemas judiciales regulares de los Estados Unidos. “Los estadounidenses se oponen al cierre de Guantánamo y a la liberación de terroristas en nuestras costas. Esto tiene que terminar y tiene que terminar ahora”, escribió Trump, que anteriormente había dicho que Estados Unidos necesita un lugar muy seguro para mantener a los terroristas.

Por su parte, el senador Kelly Ayotte, de Nueva Hampshire, aseguró en un comunicado: “El informe no clasificado que obtuve del Departamento de Defensa demuestra que estos detenidos recientemente liberados son los peores terroristas que podrían poner en riesgo nuestra seguridad nacional y la vida de nuestras tropas”.

Con las transferencias de la semana pasada, quedan sólo una veintena de presos en Guantánamo sin cargos en su contra y que recibieron el visto bueno para ser transferidos a un tercer país, ya que el Congreso mantiene su moratoria en las transferencias a territorio estadounidense. De los 41 restantes, siete tienen cargos en su contra, 17 son los llamados “prisioneros eternos”, que son considerados peligrosos, pero sus testimonios están tan marcados por torturas que sus casos no avanzarían en la Justicia ordinaria, y otros 17 que esperan que su caso sea revisado o enviado a las comisiones militares.

En relación con el cierre, es justamente el Congreso el que tendrá la última palabra. Obama, que en lo que va del año redujo la población carcelaria de Guantánamo por debajo del centenar, aún debe convencer a los representantes, de mayoría republicana, de que el cierre de esa prisión es una buena medida para la estrategia de seguridad nacional.

El Congreso estadounidense sigue oponiéndose a que los sospechosos de “terrorismo”, algunos acusados por participar intelectual o materialmente en los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos u otros ataques con víctimas de ese país, viajen a territorio estadounidense, así sea para pasar el resto de sus días entre rejas o para ser puestos en un corredor de la muerte. La mayoría de los presos de la prisión en la isla no están acusados de ningún delito y languidecen en un limbo de detención indefinida sin apenas derechos y que se justifica en la ley militar contra los llamados combatientes enemigos.

Pese al impulso que tomaron los traslados, cerrar el penal de Guantánamo se ha convertido en una de las promesas de Obama más difíciles de cumplir, como muestra el hecho que seis de los quince transferidos recientemente llevaban más de seis años con el visto bueno para ser enviados a un tercer país y completar su liberación.

Los prisioneros de la cárcel, ubicada en la ilegal base Naval de Guantánamo. Foto: Archivo.

Los prisioneros de la cárcel, ubicada en la ilegal base Naval de Guantánamo. Foto: Archivo.

(Tomado de Página 12)

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Krly dijo:

    serán deseos…o solo palabras?a mi me parece una farsa más para simpatizar entre los del pueblo americano

    • Roberto dijo:

      No creo que sean solo palabras, Obama ha echo todo lo que esta a su alcance por hacer para cerrar esta prision,a reducido el numero de prisioneros, lo que pasa que esa decision le compete al congreso de su pais de mayoria republicana que se opone a darle el visto bueno , lo que provoca intensos debates en el congreso en torno a este tema.

  • Raulito dijo:

    Acaben de cerrar la ilegal base que los terroristas los crean ustedes mismos y los mantienen también. “Ustedes sí son unos terroristas”. Les estamos ganando la guerra a estos HP con mucha inteligencia. Por eso sigo siendo leal a mis dirigentes. Muy buen artículo periodista. Gracias.

  • Rolando dijo:

    Por lo menos ya los máximos dirigentes del poderoso imperio, están hablando de grandes esperanzas y expectativas para el cierre de la base naval de guantánamo, tengamos Fé que así sea…

  • caruso dijo:

    QUIERE CERRAR LA CARCEL NO ENTREGAR LA BASE QUE ES DISTINTO

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también