Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Viejos vs jóvenes: ¿La lógica del brexit?

| 6
 Los británicos han decidido con un 51,9% de los votos marcharse de la UE: el 48,1% restante quiere quedarse. EFE

Los británicos han decidido con un 51,9% de los votos marcharse de la UE: el 48,1% restante quiere quedarse. EFE

Los señores politólogos están enfadados. Los señores progresistas están enfadados también. ¡La gente no vota lo que debería! Tanto el Brexit como el resultado de las elecciones presidenciales en España han producido en los medios y en las redes un torrente de reacciones emocionales y desasosegadas.

Mucho paper, mucha encuesta y mucha “evidencia científica” antes de las elecciones, para llegar a la profundísima conclusión de que el problema es que el pueblo europeo es reaccionario, conservador, egoísta, ciego y ¡viejo! Sobre todo viejo. Los viejos, seres taimados donde los haya, se estarían comiendo el futuro de los jóvenes, los viejos habrían votado en masa para sostener sus privilegios a costa de un porvenir que no les pertenece.

Viejos contra jóvenes: Swift

Esta es la lógica primaria que rige la mayoría las interpretaciones a estas elecciones. El argumento intergeneracional es atractivo porque es simplificador y emocional: nos permite señalar culpables (los viejos están por todas partes) y perseguirlos (aunque sea sólo simbólicamente). Si la cuestión es ser o no ser viejo, todo el complejo debate ideológico queda relegado a favor de emociones primarias.

El argumento intergeneracional es atractivo porque es simplificador y emocional: nos permite señalar culpables (los viejos están por todas partes) y perseguirlos (simbólicamente)

Si el contenido emocional del argumento “viejos contra jóvenes” es tan intenso, quizás nos sea mucho más útil la literatura que la ciencia social para comprender su lógica. No sé si los politólogos progresistas han leído a Jonathan Swift, pero en su reducción del resultado del Brexit a “viejos comiéndose el futuro de los jóvenes” parecen estar inspirados en la gran sátira de 1729, A modest proposal. El título completo de la obra satírica era Una modesta proposición para prevenir que los niños de los pobres de Irlanda sean una carga para sus padres o el país, y para hacerlos útiles al público. Este texto corto y brillante responde a la situación de pobreza extrema y hambruna en la Irlanda de la época, en la que los terratenientes Ingleses ahogaban a los jornaleros locales cobrándoles unas rentas imposibles de asumir.

Frente a la imposibilidad de alimentar a las familias numerosas, Swift propone una solución irónica y cruel con un tono de total seriedad: que los jornaleros puedan entregar a sus hijos como parte de pago de los impuestos a los terratenientes. Estos se verían beneficiados con un alimento de primera calidad, mucho mejor que la carne de cerdo y los padres pobres se ahorrarían tener que dar de comer a otra boca, además de la ganancia directa por la “venta” de sus hijos. El texto de Swift está lleno de cálculos numéricos que demuestran la conveniencia irrefutable de su propuesta. Se trata de una crítica a la crueldad ciega del cálculo racional económico que ya hacía mella en su época. No parece difícil, en la interpretación de “viejos contra jóvenes” del Brexit, ver una realización de la sátira de Swift.

Jóvenes contra viejos: Bioy

Pero la propia idea de leer el resultado del referéndum británico y de las elecciones españolas de esta manera, podría mostrar que, efectivamente, hay una “guerra generacional” en marcha, pero en el sentido contrario: pueden ser los jóvenes que dominan el discurso público (los periodistas, los politólogos, los tuiteros), los que están enfadados con el resultado, porque en el fondo consideran que esos viejos ignorantes no tienen derecho a defender sus derechos, que en realidad habría que bajarles las pensiones y tirarlos por la borda como lastre. Esta idea de los jóvenes a la ofensiva contra los viejos también tiene una encarnación literaria notable.

Si los jóvenes que dominan el discurso público (los periodistas, los politólogos, los tuiteros) están enfadados con el resultado es porque en el fondo consideran que esos viejos ignorantes no tienen derecho a defender sus derechos

En 1969 Adolfo Bioy Casares publicó la novela Diario de la guerra del cerdo, una narración en la que sale a relucir el odio a la vejez en una dimensión no ya económica sino metafísica. “Se acabó la dictadura del proletariado para dar lugar a la dictadura de los viejos”. Lo viejo es la sede de todo lo desagradable y se anticipa que si no se toman medidas, la vejez acabará derrochando los recursos de la sociedad: antes se vivía hasta los 50, en el momento en el que se desarrolla la narración eso había ascendido a los 80 y era esperable, piensan lo personajes de la novela, que pronto se llegaría a los 100. La sociedad está dominada por la vejez, a menos que los jóvenes se organicen en células para perseguir a los viejos, las vejez habría ganado la batalla.

¿Cuál de los dos puntos de vista es el correcto?

Por supuesto ninguno. Swift y Bioy lo sabían con una sabiduría mucho mayor que los contendientes retóricos que pueblan hoy los periódicos. Que todos los viejos han sido jóvenes y todos los jóvenes serán viejos es casi una identidad contable. Que una vejez cada vez más larga es un problema económico, es un resultado aritmético y una incógnita filosófica. Quizás lo mejor que los científicos sociales pueden hacer es dejar pudorosamente paso a los Swift y a los Bioy, a la sátira y a la novela de ciencia ficción. No resolveremos nada pero nos divertiremos más.

(Con información de El español)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Eduardo, Camaguey dijo:

    Es curioso como esta misma dinámica han tratado de imponerla como idea para lograr dividir a nuestra sociedad.

    • manolo dijo:

      Hay categorías filosóficas que explican el problema de los conflictos generacionales tal y cómo sale en el artículo. Eso no es modificable aunque lo quieran o impongan.

  • EFRAIN PARDO COLÓN dijo:

    En el Articulo anterior me refiero únicamente a la lucha de clases, al paso de un tipo de sociedad a otra, mas esto no niega ni tiene nada que ver con la lucha de clases a muerte en cada fase social de nuestra historia entre esclavistas y esclavos; entre siervos, artesanos, mercantilistas, contra los Señores FEUDALES y la lucha actual entre la clase proletaria, el campesinado y todas las demás clases trabajadoras del pueblo, contra los burgueses imperialistas y sus lacayos serviles criollos de nuestros pueblos. La humanidad no ha dejado de estar ni una milésima parte de un segundo de su existencia, inmiscuida en la lucha de clases. La lucha de clases ha sido hasta hoy, el orden del día, en la historia de la existencia de la humanidad.

  • ARTZ dijo:

    A los viejos les recomeindo no ceder poder , mientras las fuerzas permitan sostenerlo ohasta llegue el momento del retiro
    Soy medio tiempo 57 años y trabajo en sector dinamico de la economía donde laboran fundamentalmente jovenes, lo imponen jornadas prolongadasde e intensas jornadas de trabajo durante largas horas , incluido fines de semana y dias festivos , en muchos caso de pie
    Despues de los 50 con los achaques , los que logran resitir y segurir se nos hace dificil , algunos jovenes con mas influencia no se percatan que un dia tambien seran viejos

  • Mi País dijo:

    Eduardo, Camagûey:

    Ojo, no todo es blanco y negro. Somos seres sociales, jóvenes y viejos, por lo que decir que, según sus propias palabras: ….Es curioso como esta misma dinámica han tratado de imponerla como idea para lograr dividir a nuestra sociedad”, es una mirada al problema real desde un solo punto de vista.

    Nuestra juventud es de su época, mis hijos son de su época y en consecuencia piensan, y no piensan mal, piensan bien, porque miran los fenómenos sociales, económicos, políticos o de cualquier índole, desde su tiempo, no del nuestro.

    Mis hijos son excelentes, seguramente como los suyos, pero no piensan como yo, y eso es bueno.

  • EFRAIN PARDO COLÓN dijo:

    Blancos contra negros, musulmanes contra católicos, católicos contra protestantes, judíos contra palestinos, nazis contra judíos, hombres contra mujeres, guerras con armas de destrucción masiva contra guerras con armas convencionales. Ahora jóvenes contra viejos De toda esta parafernalia, se han gestado e inventado guerras y ocupaciones imperialistas capitalistas. Que no han permitido dejar ver el verdadero carácter CLASISTA de las GUERRAS imperialistas y la confrontación ideológica y política, entre sociedades divididas en CLASES.

    En un principio enfrentado en lucha de clases, fue entre ESCLAVISTAS y FEUDALES, los esclavos dejaron de llamarse como tales y pasaron a ser “siervos de la gleba”. En otra época de lucha de clases estas se dieron entre FEUDALES y burgueses capitalistas (la revolución industrial y la revolución francesa). Y en nuestros tiempos, la lucha de clases, se da entre proletarios y burgueses (clases trabajadoras asalariadas explotadas, contra la clase burguesa dominante explotadora) y su contradicción o confrontación ideológica y política, capitalismo imperialista fascista sionista, contra socialismo científico, modo de producción capitalista contra modo de producción socialista. Esta es la verdad sobre el verdadero carácter de las actuales guerras de ocupación imperialista, que al mismo tiempo reviste un carácter ideológico y político FASCISTA SIONISTA.

    La dominación imperialista ha sustituido, la explotación de la mano de obra asalariada nacionales, de los monopolios empresariales imperialistas; por la sobre explotación de los monopolios corporativos de la mano de obra internacional sobre la base de la ocupación directa imperialista en los nuevos pueblos colonizados, que ellos denominan “internacionalización o globalización de la economía” (DICTADURA ECONÓMICA NEOLIBERAL).

    Sin embargo, dentro de la LUCHA DE CLASES, en la FASE SUPERIOR DEL CAPITALISMO, EL IMPERIALISMO.

    En la fase de transición, entre los monopolios empresariales imperialistas y los monopolios corporativos imperialistas. Las clases trabajadoras (proletarios, campesinos, trabajadores independientes e informales, empleados públicos, soldados, jornaleros, amas de casa, trabajadores de clase media de intelectuales burócratas, entre otra clases sociales de nuestros pueblos). Las clases trabajadoras, han dado una gran batalla por reivindicaciones en sus condiciones sociales y económicas de vida (una jornada laboral de 8 horas diarias, mejoras salariales, negociación de pliegos de petición, contratación laboral no tercerizada, seguridad social, salud, educación, pensiones para los trabajadores jubilados, ingresos extras, vacaciones, nivelaciones con respecta a la media del salario universal, entre otras reivindicaciones. Cuyas reivindicaciones sociales y económicas, los trabajadores las han ido perdiendo en la medida en que han entrado en vigencia, los monopolios corporativos fascistas sionistas, por ejemplo: UE. Expresión viva de la política de la dictadura doctrinaria neoliberal imperialista, la internacionalización o globalización monopólica corporativa de la doctrina económica NEOLIBERAL, han sido puestas en vigencia, en las economías de las nuevas colonias de los monopolios corporativos imperialistas.

    A ese logro de REIVINDICACIONES sociales y económicas gestados en una lucha de clases a muerte por las clases trabajadoras en el periodo de dominio de los monopolios imperialistas empresariales. Y a pérdida paulatina de esos logros REIVINDICATIVOS, por las clases trabajadoras en el periodo de los monopolios imperialistas corporativos. Es lo que los nuevos amos del poder imperialista le quieren atribuir como derechos a la JUVENTUD moderna (clase media de intelectuales parásitos burócratas), que se retroalimentan de ingresos nominales ostentosos. Pero pierden derechos de pensión de seguridad social y de una salud y educación, gratuitas, para sus futuras generaciones ancestrales. Eso son los derechos que los nuevos amos corporativos imperialistas le quieren endosar a la JUVENTUD moderna y ponerlos en contra de los logros alcanzados por los trabajadores jubilados y contra las generaciones de VIEJOS tirados al sexto inhumano de la indigencia.

    Nada de esas supuestas contradicciones racistas, religiosas, de edades, entre otras que los imperialistas nos quieren hacer creer; pueden simular o esconder la contradicción real en que siempre se ha debatido la humanidad desde la época del ESCLAVISMO, hasta nuestros días, que es la LUCHA de clases entre sociedades desiguales.

    Miremos esta propuesta desalmada de las teorías sociales de los imperialistas. Bueno esta propuesta carece totalmente de sentido común, o de racionalidad de un ser humano. “Frente a la imposibilidad de alimentar a las familias numerosas, SWIFT propone una solución irónica y cruel con un tono de total seriedad: que los jornaleros puedan entregar a sus hijos como parte de pago de los impuestos a los terratenientes. Estos se verían beneficiados con un alimento de primera calidad, mucho mejor que la carne de cerdo y los padres pobres se ahorrarían tener que dar de comer a otra boca, además de la ganancia directa por la “venta” de sus hijos”. Extraído del texto del artículo. ¿Quién será ese SWIFT?

    En el Artículo anterior me refiero únicamente a la lucha de clases, al paso de un tipo de sociedad a otra, mas esto no niega ni tiene nada que ver con la lucha de clases a muerte en cada fase social de nuestra historia entre esclavistas y esclavos; entre siervos, artesanos, mercantilistas, contra los Señores FEUDALES y la lucha actual entre la clase proletaria, el campesinado y todas las demás clases trabajadoras del pueblo, contra los burgueses imperialistas y sus lacayos serviles criollos de nuestros pueblos. La humanidad no ha dejado de estar ni una milésima parte de un segundo de su existencia, inmiscuida en la lucha de clases. La lucha de clases ha sido hasta hoy, el orden del día, en la historia de la existencia de la humanidad.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también