Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Declaran estado de emergencia en capital iraquí tras toma de parlamento

| + |
Foto: AFP

Foto: AFP

El gobierno iraquí decretó hoy el estado de emergencia en Bagdad luego de que cientos de manifestantes, en su mayoría chiitas, tomaron la sede del parlamento para demandar reformas y el combate a la corrupción.

Cientos de efectivos de las fuerzas de seguridad y del Ejército fueron incapaces de contener a una multitud de seguidores del clérigo chiita Muqtada Al-Sadr que irrumpieron en la fortificada Zona Verde de Bagdad, donde se localiza la sede del Gobierno, del parlamento y embajadas occidentales.

Según testigos, los protestantes se concentraron fuera de ese distrito fuertemente vigilado antes de cruzar un puente sobre el río Tigris coreando a una sola voz “los cobardes huyeron”, en aparente alusión a la salida precipitada de los diputados concentrados en la sede de la cámara.

De hecho, la demostración popular fue la respuesta al aplazamiento de la sesión parlamentaria que estaba programada para este sábado bajo el argumento de falta de quórum y en la cual se esperaba que el primer ministro Haider Al-Abadi presentara nuevos  ministros como parte de una promesa de reformas.

Al-Abadi desea reemplazar la mayoría de sus ministros, nombrados en el cargo sobre bases de afiliación partidista y pertenencia a sectas y tribus, por un equipo de tecnócratas desvinculado de fuerzas políticas y, supuestamente, capaz de revertir la galopante corrupción.

En la sesión del martes pasado, el mandatario consiguió que los diputados aprobaran a cinco nuevos ministros, después de una protesta protagonizada por legisladores de la oposición que pedían su dimisión y le lanzaron botellas de agua cuando se disponía a hablar al plenario.

Los inconformes, que portaban banderas iraquíes y gritaban consignas contra los corruptos, derribaron fotos de las paredes, destruyeron muebles y se concentraron en el hemiciclo en reclamo de que los diputados aceleran el proceso de reformas que también avala la jerarquía islámica del país.

Según mostraron canales de televisión nacionales, el Comando de Operaciones de Bagdad desplegó hombres en los puestos de control militar en las entradas de la capital y los mantuvo cerrados, al tiempo que anunciaba el estado de emergencia indefinido.

Para muchos iraquíes que vivieron bajo el gobierno de Saddam Hussein, fueron testigos de la invasión militar norteamericana en 2003 y de la corrupción y el caos político actual, la Zona Verde es considerada un símbolo de tiranía, ocupación y corrupción, señalaron varios comentaristas.

Incluso, algunos llegan a describirla como una señal de la separación entre iraquíes ordinarios y una élite gobernante ajena a las aspiraciones de los ciudadanos, de ahí que acceder a ella fue un desafío de los manifestantes al actual poder político.

Los seguidores de Al-Sadr exigieron a los diputados que pongan fin a la parálisis política del país y voten la lista de candidatos a ministros presentada por el jefe del gobierno para poner en marcha parte del paquete de reformas anunciado el pasado año.

(Con información de Prensa Latina)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también