Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

La Berlinale apunta a la felicidad

En este artículo: Berlín, Cine, Cultura, Meryl Streep
| + |
El director del festival, Dieter Kosslick. Foto: Jens Kalaene / EFE

El director del festival, Dieter Kosslick. Foto: Jens Kalaene / EFE

Un jurado presidido por Meryl Streep decidirá a partir del próximo día 11 quiénes se llevan los Osos de la edición número 66 de la Berlinale, por los que compiten 18 de los 23 títulos de la sección oficial. El denominador común de muchas de las producciones a concurso este año es “la búsqueda de la felicidad, o mejor dicho, el derecho a la felicidad”, según dijo hoy el director del certamen, Dieter Kosslick, en la presentación oficial de esta edición.

La felicidad es lo que busca por ejemplo el muchacho de 19 años que atraviesa el desierto para llegar a Estados Unidos en la producción germano-franco-mexicana Soy Nero, dirigida por el iraní Rafi Pitts. O los inmigrantes varados en la isla italiana de Lampedusa que el director Gianfraco Rossi ha retratado, a medio camino entre el documental y la ficción, en Fuocoammare. “Es una película dura, con imágenes que no querríamos ver, pero que podríamos encontrarnos no solo en el cine, sino como turistas en cualquiera de nuestras playas”, anticipó Kosslick.

Búsqueda de la felicidad, pues, colectiva, pero también personal, como sucede en el drama de una cabaretista que se plantea abortar cuando descubre que su hijo nacería con síndrome de Down y un fallo cardíaco. Es la historia de 24 Wochen (“24 semanas”), la aportación alemana a la competición de este año, dirigida por Anne Zohra Berrached y protagonizada por Julie Jentsch, conocida también fuera de Alemania desde que intrerpretó en 2005 a la estudiante antinazi Sophie Scholl. “Es un relato muy intenso”, en palabras de Kosslick.

La felicidad personal era también lo que buscaba el escritor portugués António Lobo Antunes cuando estaba destacado como alférez en Angola. Aquella época será el tema de la película Cartas da guerra, de Ivo M. Ferreira.

Esta Berlinale también batirá curiosas marcas que nadie le ha pedido batir, como la de la película más larga jamás presentada a concurso. El director filipino Lav Diaz cuenta en A Lullaby to the sorrowful mystery la lucha de su pueblo contra las autoridades españolas, con todo el detalle que tiene cabida en sus ocho horas y dos minutos de duración (se exhibe con una hora de pausa).

Pero más allá de los dramas del pasado y del presente, el festival abrirá sus puertas con Hail, Caesar! de los hermanos Joel y Ethan Coen. Presentada fuera de concurso, es una comedia sobre la época dorada de los grandes estudios de Hollywood. Un elenco de estrellas como Josh Brolin, George Clooney y Tilda Swinton llenan la cuota de purpurina con su presencia en Berlín. Otro título, esta vez a concurso, que trae más estrellas de Hollywood al festival es Genius, de Michael Grandage, con Nicole Kidman y Jude Law.

El encanto europeo llegará con Isabelle Huppert, protagonista de L’avenir, de la directora Mia Hansen-Løve, una de las tres producciones francesas a concurso. Las otras dos son Quand on a 17 ans, una historia de salida del armario dirigida por el veterano André Téchiné, y la coproducción franco-tunecina Hedi, de Mohammed Ben Attia. Kosslick atribuyó al cine francés actual “una encomiable ligereza” y una gran capacidad “para tomar el pulso de la época”.

El Oso de Oro honorífico se entregará este año al alemán Michael Ballhaus, uno de los más reconocidos directores de fotografía de Hollywood. Pero no será el único homenaje del certamen. Kosslick se ha sacado de la chistera en el último momento tres proyecciones en memoria de artistas fallecidos a lo largo del año pasado. El festival recordará así a David Bowie con El hombre que vino de las estrellas (1976), al actor Alan Rickman con Sentido y sensibilidad (1995) y al director Ettore Scola con Le bal (1983), producciones que se presentaron en su momento en Berlín. El estadounidense Tim Robbins recibirá además la Cámara de la Berlinale, una distinción otorgada desde 1996 a personalidades con un vínculo especial con el festival. El discurso de homenaje a Robbins correrá a cargo de Isabel Coixet.

(Tomado de El Mundo)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también