Imprimir
Inicio » Noticias, Salud  »

El dengue fue introducido deliberadamente en Cuba en 1981: La ciencia confirma un crimen de EEUU

| 43
Investigadores del laboratorio de arbovirus del IPK ahondan en el estudio de las cepas cubanas aisladas durante las epidemias de dengue en busca de nuevas respuestas. Foto: LEYVA BENITEZ/ Bohemia

Investigadores del laboratorio de arbovirus del IPK ahondan en el estudio de las cepas cubanas aisladas durante las epidemias de dengue en busca de nuevas respuestas. Foto: LEYVA BENITEZ/ Bohemia

Por Marieta Cabrera

Era el año 1983 y el científico cubano Gustavo Kourí asistía como invitado a un congreso de medicina tropical realizado en Calgary, Canadá, donde ofrecería datos sobre la epidemia de dengue hemorrágico ocurrida en Cuba en 1981, la cual ocasionó 158 fallecidos, de ellos 101 niños.

Entre los participantes en la cita estaba también la doctora en Ciencias Guadalupe Guzmán. Ella contó a esta redactora en una ocasión que ambos presentaron sus trabajos acerca del tema y, de inmediato, en aquel salón repleto de gente el profesor Kourí leyó una declaración en la que denunciaba públicamente que ese virus había sido introducido en Cuba, de forma deliberada, por Estados Unidos.

“Era un escrito breve, pero de mucha fuerza”, relató la investigadora, y agregó: “Se hizo un gran silencio; todos quedaron impactados. Después hubo aplausos, y algunos se levantaron de sus asientos y se fueron”.

Unos años después de esa revelación, en 1995, científicos cubanos mostraron evidencias sobre la similitud de la cepa circulante en 1981 en Cuba, con la primera de dengue 2 aislada en el mundo, conocida como de referencia o prototipo. Tras aquel suceso inusual, aparecieron textos en publicaciones científicas internacionales que cuestionaban estos resultados. Pero la verdad terminaría por imponerse de manera rotunda. Solo era cuestión de tiempo.

virology archives

En agosto de 2014 –tres décadas después de la declaración del profesor Kourí–, la revista Archives of Virology, órgano oficial de la sección de Virología de la Unión Internacional de Sociedades Microbiológicas, incluyó en sus páginas el artículo titulado Primera epidemia de dengue hemorrágico en las Américas, 1981: nuevos conocimientos sobre el agente causal. Su autora principal es la doctora en Ciencias Rosmari Rodríguez Roche, investigadora del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kouri (IPK), galardonada por ese resultado con el Gran Premio en el Concurso Anual de Salud 2015.

El estudio ofrece evidencias científicas irrefutables que corroboran la acusación hecha por Cuba. Para comprender cómo fueron atados los hilos de esta indagación minuciosa, con visos detectivescos, la doctora Rosmari Rodríguez hace un poco de historia.

“En la década de los años 90, el IPK, en colaboración con instituciones afines de otros países, realizó estudios para caracterizar la cepa causante de la epidemia de dengue hemorrágico de 1981. Esas investigaciones permitieron obtener la secuencia de unos 300 pares de bases, de los casi 11 mil que tiene el genoma viral completo, con la utilización de metodologías de secuenciación manual y herramientas bioinformáticas muy simples, las cuales eran las que estaban disponibles entonces.

“Sin embargo, este pequeño fragmento resultó suficientemente informativo para demostrar que la cepa causante de la epidemia de 1981 tenía gran similitud con la de laboratorio Nueva Guinea C, aislada en 1944 (primera vez que se aisló el dengue 2 en el mundo)”, explica la doctora Rosmari Rodríguez.

Recuerda la científica que este hallazgo fue muy controvertido tanto por la semejanza de la cepa cubana con aquellas antiguas del sudeste asiático, como por los limitados datos de secuencia disponibles. Quienes lo impugnaron atribuían el resultado a una contaminación ocurrida en el laboratorio durante el procesamiento de las muestras.

“La Nueva Guinea C del 44 es la cepa prototipo de dengue 2, y existe en casi todas las instituciones donde se trabaja en la temática de dengue. Teniendo en cuenta que los sistemas de amplificación y secuenciación del genoma son muy sensibles, ellos alegaron que debió ocurrir la amplificación de un virus no deseado como consecuencia de la inadecuada manipulación de los aislamientos virales”, detalla la experta.

“Además, como los virus mutan –acumulan cambios en su genoma año tras año durante el proceso de replicación en humanos y mosquitos, con una frecuencia conocida–, estudiosos de la evolución dijeron que si el virus circulante en Cuba en 1981 se parecía tanto al aislado en 1944, es decir, tenía muy pocas mutaciones, se trataba entonces de una contaminación con la cepa de laboratorio.

“Plantearon que durante la circulación de esta cepa en la naturaleza, por un período de casi 40 años, debía esperarse que se acumulara un número importante de mutaciones. Por tanto la de 1981 debía tener diferencias notables con respecto a la de 1944”.

Para demostrar que no se trataba de una contaminación de laboratorio era preciso secuenciar el genoma completo de cepas virales colectadas en diferentes momentos de la epidemia. Y eso fue lo que hizo Rosmari Rodríguez, quien se había preparado para la ocasión durante años.

Hallazgos inequívocos

Poco después de la epidemia de dengue ocurrida en 1997 en el municipio de Santiago de Cuba, la joven Licenciada en Radioquímica lideró un estudio sobre la evolución del virus durante ese brote.

Había llegado al IPK cinco años antes, recién graduada y luego de un adiestramiento en el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, donde realizó su trabajo de diploma sobre caracterización de proteínas. Sin embargo, “muchas cosas de la microbiología eran para mí un mundo totalmente desconocido”, confiesa Rosmari.

Desde sus inicios en el IPK se vinculó a los estudios sobre dengue y cursó la maestría en virología. “Fue como iniciar una nueva carrera”, declara.

Armada de esos conocimientos viajó al Reino Unido, a principios de los años 2000, para trabajar en un proyecto de investigación relacionado con las causas de la reemergencia del dengue hemorrágico en Cuba en 1997. Allí analizó virus colectados durante la epidemia de Santiago de Cuba con el objetivo de entrenarse en la amplificación y secuenciación de genomas virales completos.

Portada del número de la revista donde fue publicado el artículo acerca de la investigación liderada por la profesora Rosmari Rodríguez.
Portada del número de la revista donde fue publicado el artículo acerca de la investigación liderada por la profesora Rosmari Rodríguez. (Foto: link.springer.com)
A finales de 2006 e inicios de 2007, participó en un proyecto que investigó los cuatro serotipos del dengue durante un período epidémico en Venezuela. Como parte de ese estudio, la científica se adiestró en el uso de las tecnologías de avanzada en el campo de la secuenciación durante su estancia en el Instituto del Genoma de Singapur. Después, recibió un entrenamiento para el análisis de secuencias con el empleo de herramientas bioinformáticas de alta resolución, en el Museo de Historia Natural de Londres.

Tras concluir ese proceso de aprendizaje, el siguiente paso fue la adquisición por parte del IPK, en 2008, de una tecnología moderna de secuenciación automática. Era el momento justo para retomar aquellas cepas de 1981, conservadas durante más de 30 años en una nevera a -80 °C, y realizar todo el proceso por primera vez en Cuba.

“Logramos amplificar y secuenciar el genoma completo de las cepas originales obtenidas en diferentes momentos de la epidemia de 1981. Luego, empleamos herramientas bioinformáticas que nos permitieron definir con elevada certeza la relación genética de las cepas cubanas del 81 con la Nueva Guinea C. Es decir, nuestro estudio demostró que efectivamente eran muy similares”, expresa Rosmari.

“Ahora –continúa–, cuando analizamos las secuencias de cepas de distintos momentos de la epidemia notamos que, si bien todas eran similares a la de Nueva Guinea de 1944, había diferencias entre las cepas cubanas, o sea, que el virus había sufrido cambios durante el período epidémico.

“Probablemente este es el hecho más trascendental de la investigación desde el punto de vista científico, ya que, por una parte, rechaza la hipótesis de contaminación de laboratorio, pues si se tratara de esto todas las cepas analizadas debían tener la misma secuencia. Un contaminante no muta, sería un virus existente en el laboratorio, presente en el ambiente o en los reactivos utilizados debido a malas prácticas de laboratorio.

“Por otra parte, luego de constatar la gran semejanza de las cepas cubanas del 81 con la de referencia antes mencionada, se demostró que como las primeras no tenían suficientes mutaciones en relación con la segunda, no se trataba efectivamente de un virus que estaba circulando en la naturaleza, sino de una cepa de laboratorio”, revela la profesora. Era la confirmación del crimen: la ponzoña había sido plantada en Cuba.

También sustentaron esta certeza otros elementos. Por ejemplo, el hecho de que la epidemia se desató en tres puntos del país al mismo tiempo: oriente, centro y occidente. “Eso no suele ocurrir con mucha frecuencia, y fue expresado en su momento por el profesor Kourí”, afirma la doctora Rodríguez Roche.

“Los brotes epidémicos de dengue se detectan usualmente a partir de un caso índice, en un área determinada, alrededor del cual aparecen nuevos enfermos. Luego comienzan a expandirse a otros territorios con el movimiento de personas infectadas, y se observa un aumento paulatino del número de estas hasta alcanzar picos epidémicos. Este incremento depende en gran medida de la densidad de mosquitos”, agrega.

El estudio dirigido por la especialista reveló, además, que Cuba no exportó el dengue hemorrágico a las Américas como se había especulado, pues las epidemias sucesivas en la región fueron causadas por cepas de dengue 2 de un genotipo muy diferente al que agrupa a las cepas viejas del sudeste asiático.

Nuevas interrogantes

Seguir paso a paso la evolución de los virus del dengue en las epidemias cubanas resulta apasionante para la doctora Rosmari Rodríguez. Relata que en 1981 al profesor Gustavo Kourí le llamó la atención que en el transcurso de la epidemia, cuando el número de casos disminuía ostensiblemente, la proporción de individuos graves y fallecidos aumentaba, es decir, la severidad era mayor al final. Esa observación epidemiológica se reiteró en el citado brote de Santiago de Cuba, y en el de 2001 en La Habana.

Al explicar las causas de ese incremento de la severidad en el tiempo, la entrevistada refiere que podría relacionarse con los cambios que sufre el virus, durante su interacción con el mosquito y el hombre, a lo largo de la epidemia. Ello sugiere –dice– que al final de esta podría surgir una cepa con mayor potencial virulento, capaz de producir dengue grave, lo que depende estrechamente del contexto epidemiológico donde circule.

Para esclarecer esto último, la profesora señala que en las pesquisas sobre la epidemia del 81 se comprobó que más del 98 por ciento de quienes agravaron presentaban anticuerpos de una infección anterior con dengue 1 (serotipo que circuló en Cuba en 1977). Por eso los niños que contrajeron el virus y tenían de uno a tres años de edad no mostraron cuadros clínicos graves, pues no habían nacido cuando ocurrió el brote de finales de los setenta.

“Haber descubierto cambios en el virus durante la epidemia nos permite formular nuevas hipótesis respecto al papel de este en el incremento de la severidad de la enfermedad en el tiempo. Se trata de estudios nuevos para los cuales es preciso buscar un modelo donde coloquemos al virus con las mutaciones encontradas y sin estas, en presencia o no de anticuerpos a un serotipo diferente, y veamos cómo puede influir cada mutación en la replicación viral.

“La mayor dificultad es que no existe un modelo animal ideal que reproduzca la enfermedad que se observa en el humano. Son investigaciones complejas, pero nuestros objetivos presentes y futuros están enfocados en esa línea”, asegura la especialista.

En noviembre último, a propósito del premio que recibió por el impacto científico y político de su investigación, la joven agradeció en el portal de Infomed a Fidel, a sus colegas y, sobre todo, a los profesores Gustavo Kourí Flores y Pedro Más Lago, “quienes nos dejaron como mayor legado la modestia, la honestidad y una dedicación sin límites a la ciencia”.

Al evocar a Pedro Más Lago, con quien tuvo la suerte de trabajar muy de cerca, recuerda que solía conversar mucho con los jóvenes sobre sus aventuras científicas. “Él postuló, a la par del doctor Kourí, la hipótesis de que la epidemia del 81 era una agresión biológica. Nunca conocí a alguien más humilde y sencillo, pero dotado de una inteligencia natural, que quizá venía de los campos de Guaracabuya donde nació, allá en la sierra del Escambray”.

Conocido como el padre de la Virología en Cuba, Pedro Más Lago fue quien aisló la cepa de dengue 1 que circuló en la epidemia cubana de 1977. Parte de ese caudal en manos hábiles, como las de Rosmari Rodríguez Roche, sigue aportando respuestas.

(Tomado de Bohemia)

Se han publicado 43 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Heriberto dijo:

    Excelente, humano y profundo artículo científico. Nos conmueve tener tantos cientíticos con valores y amplios niveles de conocimientos como soñó Fidel.
    Les sugiero y no es una instrucción , que este artículo sea divulgado por todas las redes de comunición. Mucho ha sido el peso letal que sufrimos en etapas que se hablaba mal de Cuba en todos los medjios internacionales. Incluso nos decían en redes y directamente que nos comiamos a los niños y,,lo vivimos en conferencias en el exterior y poco se hablaba de la tenaz defensa nuestra y aberrante guerra bacteriológica.- hacian..-
    pensando que todavia eramos in indios con levita

  • Revolucionario dijo:

    Y de quien fue la culpa en el 77, 97, 2001

    • TonyM. dijo:

      “Revolucionario”, de lo que trata el artículo es de reconocer el trabajo realizado por la Dra. Rosmari Rodríguez y de todos los científicos que consagraron y consagran su vida por preservar la salud de nuestro pueblo. Para responder tu pregunta creo que es bueno primero recordar que Cuba es un país tropical, y por ende posee una fauna tica de esas condiciones, los mosquitos, incluidos los Aedes, forman parte de esa fauna. Lo que se busca el control de estos vectores, no su erradicación pues ocupan un nicho en el equilibrio natural del medio. Ahora bien, que ha comportamientos humanos que atentan contra ese control, ya es otro problema. Problema que no podrán resolver las Dras. como Rosmari pues no atañen a la virología ni a ninguna otra ciencia biológica, en todo caso a las ciencias sociales, (aunque yo diría que se resolvería mas rápido y eficientemente si aplicaran las leyes de manera mucho más rigurosa). Cubanos que tiramos la basura en cualquier sitio, aunque existan los depósitos para hacerlo, otros cubanos que, responsabilizados con ubicar los depósitos, no lo hacen, inspectores de Salud Pública que no cumplen a cabalidad sus funciones.
      Y si, muchas deficiencias se podrán achacar al muy real Bloqueo, pero otras tantas se producen a nivel del “bloqueo” mental. Esas son las causas de las otras epidemias, ahí están los culpables de las epidemias del 77, 97, 2001. Ahora, todo lo anterior, no exonera de ser culpables de homicidio, o asesinato, (no sé si legalmente son sinónimos) al gobierno de los EEUU.
      De mi parte, un saludo a la Dra. Rosmari y felicitaciones por el reconocimiento. Honrado de saber que pasó por mi Centro.

      • Aroldo dijo:

        Exactamente, no son sinónimos legalmente hablándo, homicidio es una cosa, y asesinato es otra, aunque sean similares en el resultado final del acto.

    • José Antonio Quintana Veiga dijo:

      Si tu no lo dices, es porque no tienes suficientes conocimientos del asunto y prefieres actuar con la intriga.

  • Ismaelillo dijo:

    Muy interesantes las investigaciones realizadas por la Dra. Rosmari Rodríguez sobre la secuencia de genes de las cepas del virus del dengue que circularon en nuestro país en 1981, 1997 y 2001, pero esos estudios no demuestran que alguna de esas cepas fueran introducidas intencionalmente en nuestro país. El dengue, al igual que ahora el Zica, es trasmitido por el mosquito Aedes aegypti y mientras tengamos altos niveles de infestación por esa variedad de mosquitos seguiremos padeciendo brotes epidémicos de esas enfermedades. Si en 1902 se logró erradicar la fiebre amarilla de nuestro país y en los inicios de la década del 60 del siglo pasado se logró erradicar el paludismo, endémico en varias provincias del país, fue porque se logró controlar al mosquito vector y se aislaron adecuadamente los enfermos. Considero que lo más importante para nuestro pueblo es poder erradicar al mosquito transmisor para poder erradicar tan peligrosas enfermedades.

    • Eduardo González S. dijo:

      Cierto. Pero si a Ismaelillo no le huele a queso que la aparición del brote fuera simultánea en tres lugares del pais al mismo tiempo, es que quiere obviar lo evidente. Los argumentos científico de la Dra. Rosmari además, son irrebatibles. Reconforta saber que tenemos científicos con ese calibre.

    • filho dijo:

      Los estudios no lo demuestran, pero indican en la dirección de que así fue. En el 2150 cuando el gobierno de EEUU o la CIA, o el organismo encargado de hacerlo desclasifique un grupo de documentos, pues ahí estarán las pruebas definitivas que usted desea. Lástima que ninguno de los vivos hoy lo estaremos en ese momento. En lo demás que plantea coincido plenamente con usted, añadiéndole un estricto control sanitario en las vías de entrada al país. Hace poco leí un estudio sobre como el uso de biolarvicidas contribuye grandemente a la reducción del Aegypti (hasta 90%), y por ende a la eliminación de brotes de los virus que transmite. No entiendo entonces por qué no se promueve su uso en el país, y todo se reduce a eliminar los criaderos y fumigar con permetrina. Saludos.

    • alexander dijo:

      Ismaelillo, tal vez no leyó bien, que sus conocimientos sobre genética y epidemiología son muy pocos o simplemente no quiere ver. El estudio SÍ demuestra que fue introducido deliberadamente en el año 1981. En otros momentos no ha sido así.

      • Carlos Rosabals dijo:

        De que forma fue introducido, porque via?. Es muy facil acusar. Si mal no recuerdo en Cuba se fumigaba periodicamente y la poblacion trataba de evitar el estancamiento de agua para evitar la proliferacion de ese insecto. Soy neofito en el tema por lo que no puedo argumentar, si es la misma cepa de que manera la intrudujeron al pais por tres puntos muy distantes entre si.

  • Jesus dijo:

    Excelente articulo periodistico. Y que ademas nos muestra el profundo nivel de conocimientos de nuestros especialistas cubanos. Felicidades a todos.

  • pepetropical dijo:

    Genial articulo, y aun hay quienes en Cuba defienden a los vecinos del norte. Verguenza tiene que darle semejante crimen. Solo les queda reconocerlo y pedir perdon.

    • RAFAEL/MATANZAS dijo:

      PEPETROPICAL SI EXISTEN EVIDENCIAS DE LA INTRODUCCION INDUCIDA DEL DENGUE EN CUBA DA IGUAL QUE EL IMPERIO LO RECONOZCA O NO LAS PRUEBAS DICEN MAS QUE MIL PALABRAS, PERDON PARA QUE, ACASO CON EL PERDON RESUCITARAN NESTROS MUERTOS QUE SE AHORREN ESA HIPOCRECIA, NO CREO EN EL PERDON CUANDO LOS HECHOS LE QUITEN LA VIDA A SESES HUMANOS Y MENOS CUANDO HAY NIÑOS

  • Jorge Luis 951. dijo:

    Siempre,han hecho estas cosas terribles. Recuerdo que mataron a Su presidents Para dar un golpe de estado .

    Lo triste son Los mercenarios que tenemos.adentro.

    • Toni58 dijo:

      Tiene prueba usted que permita acusar a alguien en específico del asesinato de Kennedy y que el mismo fue aprobado por el vicepresidente Lyndon Baines Johnson? Ya que si fue un golpe de estado el que tomo el cargo fue Johnson, así que él tenía que haber sido el promotor del asesinato según sus palabras. Por otra parte, me resultó interesante el artículo en cuestión, de confirmarse todo lo que se menciona en él como tal hace indicar con todas las pruebas y evidencias que se muestran en el mismo, indicaría que alguien introdujo deliberadamente el dengue en Cuba en ese momento, pero tampoco se puede acusar a EU sin pruebas, y si fe por ejemplo, un mismo grupo de Miami que se oponía al gobierno cubano? Hay que tener pruebas, por mucho que se sospeche, siempre se debe ser inocente hasta que se demuestre lo contrario.

      • TonyM. dijo:

        A Tony58 de Tony61:
        Paisano asumo que tu reticencia a creer este dada por desconocimiento y buena fe pues de otro modo tendría que irme por la vía de los malos pensamientos.
        Si la posibilidad que planteas fuese real, cosa que no dudaría para nada, igualmente el máximo responsable sería el gobierno de los EEUU. Si de algo está lleno el prontuario de los gobiernos de nuestros recientes vecinos en el último medio siglo ha sido de acciones contra el pueblo cubano. Podría tratar de enumerar algunas como la Fiebre Porcina, el Moho Azul, las plagas en los cítricos, por solo mentar dos o tres de las que afectaron a la agricultura directamente, sin mencionar los secuestros de naves, y la voladura de un avión civil en pleno vuelo y otro logros de los que el mismísimo Diablo se avergonzaría y que ponen en crisis la creencia en la existencia de un Dios, toda vez que sus autores morirán en “santa paz” en su domicilios sin haber sido juzgados jamás por los tribunales de.. caramba, que casualidad, los EEUU. Como bien dijo otro comentarista, muchos de estas acciones, al pasar de los años, son cínicamente desclasificadas y… no pasa nada. Entonces Tocayo, en que sustentas tus dudas?

  • Ventura Carballido Pupo dijo:

    Eso no es ningún secreto para los que peinamos cana. Cuantas cosas los enemigos han hecho para tratar de destruir a la Revolución y afectar al Pueblo Cubano, y no han podido, y no podrán. Los desorientados o poco informado que apuestan por el Capitalismo, deben conocer toda estas cosas, par a que sepan amar más a este proyecto revolucionario que es la mejor opción para la humanidad.

  • Vaieria dijo:

    Muy interesante el artículo, demuestra que realmente es hermosa la ciencia.

  • arturo dijo:

    Y el cólera?? chikungunya?? etc.

  • laverdad dijo:

    de la mafia de miami seguro

  • Henry. dijo:

    Hoy mas que nunca debemos combatirlo, en la provincia de Matanzas en los últimos años han habido varios muertos a causa del dengue

  • cadillac dijo:

    y los casos que hay ahora??????……

  • José Antonio Quintana Veiga dijo:

    Ese que se llama a sí mismo revolucionario, está tan lleno de dudas, que apenas le queda voz para preguntar.

  • rosario dijo:

    Muy interesante el articulo, pero es una pena que en Cuba el dengue circule como el pan, que seamos capaces de salir a otros países a combatir epidemias y que en Cuba el dengue este acabando.

  • Luna llena dijo:

    Muy buen articulo, si todos nos unimos y hacemos los que nos toca acbaremos con el mosquito trasmisor del dengue, fiebre amarilla y otras enfermedades, no es solo responsabilidad de Salud Publica, muchos organismos son responsables de eliminar de uan vez y por toda este vector.

  • Fernández dijo:

    Son unos HPsssssss!, pero nosotros tenemos que mejorar la hygiene de nuestro país, eliminar los vertederos que están por todas partes, los montones de basura que están en todas las esquinas de cualquierrrr municipio… ya ellos hicieron el trabajo sucio hace mucho tiempo, tenemos que acabar con los vertederos para eliminar al mosquito!!! es un tema realmente preocupante, y con el zika dando vueltas!!!!!

  • Enrique Suárez Marrero dijo:

    ¿Y todavía hay quien duda hoy sobre la guerra biológica de EEUU contra Cuba? Hay que ser muy muy ingenuo, muy desinformado o muy mal intencionado para negar eso. Se me unen tres sentimientos por este tipo de personas: Lástima, Repulsión y Asco. Un crimen como ese de lesa humanidad debería cobrársele por igual a quien lo comete y a quien lo justifica.

  • Robert dijo:

    Tony
    Muy buena respuesta para Revolucionario que no me parece tanto con esas preguntas capciosas sin hacer una reflexión o análisis del asunto como si omitiera la revelación de que los únicos culpables de introducir esa enfermedad mortal fuesen los enemigos de siempre.
    Debemos tomar más conciencia sobre el asunto y tomar las medidas de protección con un mayor nivel por nuestra parte como deber de ciudadano, que a veces es la verdadera culpabilidad que no permite la erradicación de la enfermedad.
    El descubrimiento puso de nuevo en alto el nivel de nuestra ciencia y demostró materialmente la causa, además de avalar que no mentimos cuando decimos algo al mundo.

  • Tacuara dijo:

    Pero no solo fue el dengue hemorrágico de 1981: fueron también, la fiebre porcina africana, el moho azul del tabaco, la roya de la caña y el tris palmy entre otras. Que nadie vaya a pretender cubrir el sol con un dedo todos los casos de agresión biológica y de otra índole están contenidos en la Demanda por crímenes terroristas planteada por el pueblo de Cuba al Gobierno yanqui y para que nadie ande poniendo en duda las acusaciones formuladas por nuestro pueblo deben saber que en primer lugar, las víctimas y los familiares de las víctimas merecen RESPETO así que dejen a un lado las ironías y las preguntitas capciosas y los comentarios de doble sentido. En segundo lugar el Gobierno que patrocinó esos crímenes si se ha tomado muy en serio las aseveraciones nuestras sobre el tema y el mismo es objeto de discusión durante las rondas de negociaciones que tienen lugar periódicamente entre ambos gobiernos. Finalmente conozco un caso en mi ciudad de Holguín de un padre de familia que no pudo superar el trauma de la muerte de su pequeño hijo por causa de la epidemia de 1981 y días después de la dura pérdida cometió suicidio lanzándose al vació desde una azotea. Por eso les digo a los aprendices de mercenarios que andan aquí cantándole loas al Tío Sam: que respeten y que tengan el pudor de respetar a las personas que todavía le duele la agresión y la barbarie. yo estoy de acuerdo con normalizar las relaciones y admiro muchos valores y logros de la sociedad estadounidense, pero la verdad se dice sin cortapisas a amigos, vecinos y a adversarios. Por lo tanto respeten y si se atreven salgan del cómodo anonimato de las redes y en cualquier plaza pública de este país viertan su ponzoña lacayezca y servil, No faltará cubano digno que no les de cumplida respuesta.

    • Luis dijo:

      Justa respuesta a quienes se ofenden por señalar al/los culpable(s) de tanto daño sufrido por el pueblo cubano.

      Las acusaciones en contra del imperio tienen sustento ámplio alrededor del mundo; un ejemplo es lo que hicieron en Vietnam esparciendo el agente naranja y otros productos dañinos.

  • jayku dijo:

    Los del norte en su afan de lograr objetivos hacen cosas que despues no miden las consecuencias…A pesar del tiempo la ciencia descubre al criminal…pero con lo que hay que acabar es con el mosquito.

Se han publicado 43 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también