Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

La historia de Martín Ogando Montesano, el nieto número 118 (+ Fotos)

| 41 |
Nieto 118-2

Delia Giovanola entró en la sala y estallaron los aplausos. Foto: Kaloian.

Martín Ogando Montesano, el nieto 118, nació hace 38 años en el Pozo de Banfield, un centro clandestino regenteado por el general Ramón Camps, cuyo juicio empezará en poco tiempo. Los sobrevivientes contaron cómo su madre lo dio a luz en esa brigada de la policía de Buenos Aires. En octubre de ese año, una patota de militares y policías entró a su casa y se llevó a Stella Maris Montesano, embarazada de ocho meses, y a Jorge Oscar Ogando, empleado bancario.

Ambos militaban en el PRT-ERP. Victoria Ogando, la hija de tres años, fue rescatada por una vecina la noche del secuestro. Quedó al cuidado de la abuela paterna, Delia Giovanola de Califano, quien la crió. Delia fue una de las primeras Madres en marchar en la plaza. Fue después una de las fundadoras de Abuelas.

Después del parto Stella Maris fue trasladada al Pozo de Quilmes. Los dos siguen desaparecidos.

Delia y el resto de la familia se enteró por un sobreviviente que había compartido el cautiverio con Stella, que ella les enviaba el mensaje de que se encontraba a punto de dar a luz y que si su hijo era varón lo llamaría Martín. Según el testimonio de Alicia Carminati, una sobrevivienrte, se supo que Stella estuvo detenida junto a su esposo Jorge en el Pozo de Banfield. Estuvieron en un pasillo de ese centro clandestino hasta que Stella fue trasladada a la celda donde estaba Alicia. Fue el 5 de diciembre de 1976, tres semanas después del traslado a esa celda, cuando Stella comenzó con el trabajo de parto. Después de que sus compañeros pidieron asistencia, fue trasladada a otro lugar del centro clandestino, no saben cuál, junto con la estudiante de Medicina Graciela Gladys Pujol, que también estaba detenida ilegalmente en Banfield.

El 15 de diciembre, Stella volvió a la celda que compartía con Alicia. Le describió el lugar precario donde había nacido Martín: apenas contaba con una cama y un colchón. No recordaba que hubiera habido médicos, pero sí que la había asistido su compañera de cautiverio, Graciela Pujol. Stella dio a luz a su hijo con los ojos vendados. Un militar lo arrancó inmediatamente de sus brazos para siempre. La madre de Martín conservó el cordón umbilical de su bebé, que sirvió como un recuerdo que pudo compartir con Jorge: se lo hizo llegar de mano en mano como prueba de su nacimiento.

Ahora, además de empezar a recorrer el largo camino para procesar su historia, Martín deberá enfrentar otra verdad pesada: en agosto de 2011, después de buscarlo sin respiro durante toda su vida, su hermana Virginia se suicidó en la ciudad de Mar del Plata. Tenía 38 años, la edad que ahora tiene su hermano. En la carta de despedida que dejó dijo que esperaba reunirse con sus padres.

“Ni el afecto de su abuela y demás familiares, compañeros y amigos, ni la asistencia psicológica pudieron en su caso contra las huellas imborrables de aquel descenso a los infiernos del terrorismo de Estado”, lamentaron durante esos días de tristeza desde la Secretaría de Derechos Humanos: “Su muerte es también un crimen imputable a los genocidas”. Virginia dejó dos hijos.

Se había unido a la búsqueda institucional de Abuelas desde los primeros años. Había militado en HIJOS y en Abuelas, y su abuela Delia fue durante largos años una de las referencias indispensables de Abuelas en La Plata. Regularmente, Vicky llegaba a la filial platense de la institución, en un sexto piso, para preguntar por las novedades o contar las pistas que llegaban hasta ella y luego se esfumaban sobre el destino de Martín. Se desvivía por encontrarlo: en sus últimos años, organizó una campaña de difusión en el Banco de la Provincia de Buenos Aires, donde había trabajado su padre. Logró que los salones frescos del edificio central, en pleno centro de la capital de la provincia, estuvieran sus fotos y la vida mutilada de sus padres; la búsqueda, o las búsquedas: la de Abuelas —que siempre acompañó— y la suya propia, asfixiante, incondicional, que trascendió a la otra. Hizo un blog y un perfil de Facebook para potenciar la búsqueda.

“Duele su ausencia, pero el dolor cede cuando miro a la abuela a los ojos y, al hacerlo, me envuelve su ternura y veo en sus pupilas sus sonrisas y en ellas me veo y, por ese milagro del amor, te presiento y te siento. Sé que estamos tan cerca que pronto, en esos mismos ojos, los veremos juntos y compartiremos esa ternura que tornará en felicidad”, escribió en mayo de 2010. Llegó a participar del programa “Gente que busca gente”, de Franco Bagnato, y contó su historia en el documental “Hermanos de sangre, la búsqueda continúa”, producido por área audiovisual de la Universidad Nacional de La Plata.

“Lo único que falta para que este contacto virtual se haga real, es que coincidamos en tiempo y espacio frente al monitor y que, entonces, aquel sentimiento de duda se haga realidad y el camino del encuentro se inicie”, había escrito Virginia. “Pronto –agregó– nos vamos a reunir en un abrazo cada vez más impostergable”. Una cita de Eduardo Galeano, en el blog, ayudaba a comprender la intensidad del deseo: “Hay un único lugar donde ayer y hoy se encuentran y se reconocen y se abrazan. Ese lugar es mañana”.

“Mi hermano fue una persona concebida con amor, querida por la familia, y que la realidad le hizo vivir otra historia. La consecuencia de la dictadura hizo que Martín no tuviera una crianza como la mía, y poder compartirla”, dijo ante las cámaras, al borde del llanto.

Hoy, Abuelas informó que encontraron al nieto 118: Martín Ogando Montesano, el hermano de Virginia, el nieto de Delia, el hijo que Stella dio a luz con los ojos vendados.

Nieto 118-7

“No me cabe la sonrisa”, bromeó Delia Giovanola. Foto: Kaloian.

Nieto 118-8

Estela de Carlotto, titular de las Abuelas de Plaza de Mayo, anunció hoy en la sede de Abuelas el hallazgo del nieto número 118: Martín, el hijo de Jorge Ogando y Stella Maris Montesano, nieto de una de las 12 fundadoras del organismo, Delia Giovanola. Foto: Kaloian.

Nieto 118-11

Delia Giovanola: “Cumplí con mi hijo. Cuando se lo llevaron, hice la promesa de buscar a su hijo, y cuando se fue mi nieta le prometí buscar a su hermano. Hoy me siento realizada”. Foto: Kaloian.

Nieto 118-12

Manuel Gonçalves, Horacio Pietragalla y otros nietos recuperados sostiene la foto de Stella Maris Montesano, aún desaparecida y madre de Martín, el nieto recuperado número 118. Foto: Kaloian.

Nieto 118-16

Delia Giovanola. Detrás las fotos de su hijo Jorge Ogando y su nuera Stella Maris Montesano, aún desaparecidos. Foto: Kaloian.

Nieto 118-22

“No tengo más que palabra de agradecimiento y emoción, de verme rodeada. Se me vino la familia encima. Fue muy grato. No soy así siempre. Es emoción y llanto. Parezco una abuela babosa, y es real”, dijo Delia. Foto: Kaloian.

Nieto 118-25

“¡30 mil detenidos desaparecidos, presentes. Ahora y siempre!”, vitorearon nietos y abuelas. Foto: Kaloian.

Nieto 118-28

Delia Giovanola y Taty Almeida, integrante de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. Foto: Kaloian.

Nieto 118-29

Dos símbolo de la lucha por los derechos humanos: Estela de Carlotto, titular de las Abuelas de Plaza de Mayo y Taty Almeida, integrante de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. Foto: Kaloian.

Nieto 118-32

Un de los nietos recuperados fotografía a Delia Giovanola. Foto: Kaloian.

Nieto 118-35

Detalle de una de las manos de Delia Giovanola junto a las fotos de su hijo y una de ella en su lucha en la Plaza de Mayo en la década del ochenta. Foto: Kaloian.

(Con información de Infojus Noticias)

Se han publicado 41 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • rccc dijo:

    Cuanta alegria, carajo. De todo corazón, para uds., las abuelas y toda Argentina, muchas felicidades. De parte de este cubano que también va para viejo y se emociona desde aquí, desde su casa, con cada nuevo hallazago. Que bien coño. Pero que bien.

  • Virginia dijo:

    No hay palabras!,.. No tengo palabras para tremendo acto de horror.

    • Aroldo dijo:

      Y fueron más de 500 bebés y madres y padres los que tuvieron similar historia, ya van 118 recuperados.

  • Kopihue Libertad Ekdahl dijo:

    HERMOSO, MARAVILLOSO, BESOS Y ABRAZOS PARA LAS GUERRERAS ABUELA DE PLAZA DE MAYO….HLVS!!!

  • estrella fermin dijo:

    EMOCIONES , TRISTESAS Y OTRA VEZ EMOCIONES COSAS DE LA MISMITA
    VIDA QUE AYUDAN A VIVIR. FELICIDADESD A TODAS LAS ABUELAS DE PLAZA
    DE MAYO.

  • lucho mena dijo:

    Ahora, además de empezar a recorrer el largo camino para procesar su historia, Martín deberá enfrentar otra verdad pesada: en agosto de 2011, después de buscarlo sin respiro durante toda su vida, su hermana Virginia se suicidó en la ciudad de Mar del Plata. Tenía 38 años, la edad que ahora tiene su hermano. En la carta de despedida que dejó dijo que esperaba reunirse con sus padres.

    “Ni el afecto de su abuela y demás familiares, compañeros y amigos, ni la asistencia psicológica pudieron en su caso contra las huellas imborrables de aquel descenso a los infiernos del terrorismo de Estado”, lamentaron durante esos días de tristeza desde la Secretaría de Derechos Humanos: “Su muerte es también un crimen imputable a los genocidas”. Virginia dejó dos hijos.

  • María Juana dijo:

    ¡Qué felicidad! Aquí en Paraguay estamos muy lejos de está organización tan linda que palia el horror con estas alegría. Aquí todavía hay trogloditas que festejan el cumpleaños del dictador Alfredo Stroessner…y hasta el presidente reivindica esta figura de horror

    • Aroldo dijo:

      Lamentablemente así es.

  • Henry dijo:

    Felicidades a las abuelas de toda latinoamerica

  • Marino dijo:

    Que pena, solo dos comentarios. ¿Será porque esta es una noticia “sin comentarios”? ¿Será que estamos perdiendo la sensibilidad ante noticias como esta, que recuerdan las páginas imborrables de una dictadura atroz y que enaltecen el sacrificio, la tenacidad y la labor de ese grupo de madres y abuelas que todavía buscan y a veces encuentran a sus hijos y nietos? Para esos y todos aquellos que causan tanto dolor a la humanidad, estén donde estén, no puede haber perdón, que los perdone Dios, si es que puede.

  • niurka dijo:

    Me uno a las madres de la plaza de mayo ,desde que era chiquita estoy viendo en la TV ,como luchan en la búsqueda de hijos, nietos y familiares desaparecidos por la dictadura, !que horror! es triste saber de esa historia, pero la lucha vale la pena,FELICIDADES MADRES.

  • Arquímedes dijo:

    ¿Señores, realmente existirá algún tipo de jusricia que pueda retribuir a los que han sufrido tanto dolor?. FELICIDADES a las familias que se han podido reencontrar, y a las que no, que la esperanza NUNCA se les vaya del corazón.

  • Silvia dijo:

    Emocionada alegría ! Que grandes son y serán siempre estas abuelas ! No hay consejos para vos, Martín, tu abuela sabe………

  • isael dijo:

    Felicidades abuela de la Plaza de Mayo. Que alegría compartir la noticia de que otra abuela puede reunirse con su nieto.
    Que la lucha continue sin descanso, para lograr restituir a los nietos a sus queridos familiares.
    Agradecimiento a las abuelas de la Plaza de Mayo y castigo infinito para los culpables de los asesinatos y desapariciones.

    • dayre dijo:

      FELICIDADES DE TODO CORAZON ,SE LO MERECEN ,Y Q APARESCAN MAS NIETOS!!!!!!!

  • Juan Leonardo Alvarenga dijo:

    Los chacales militares argentinos, los cuales muchos frecuentaban los templos católicos y tomaban la hostia, se olvidaron de lo que Jesus dejo plasmado en su predica liberadora. Por eso cada día se hace mas realidad la sentencia del evangelista Lucas que dice: que no hay nada tan secreto o escondido que no llegue a saberse o descubrirse.

  • karle dijo:

    Queridas luchadoras incansables,fieles defensoras de una causa tan justa y humana,les deseo éxitos en esta dura batalla por hallar a los nietos que faltan,tengo la plena convicción que la vida premiará todo ese esfuerzo que realizan y podrán llegar hasta el nieto 500,hoy suman 118,las personas de buena fe,la acompañamos,tienen nuestro respaldo y nuestros buenos deseos,”no pedimos venganza,sino justicia ante tanta maldad” .

  • Andrea dijo:

    FELICIDADES ABUELAS!! CUANTA ALEGRIA!! VALE LA PENA SU LUCHA!!

  • diana dijo:

    …que historia tan triste…no cuentan como fue que encontraron a martin…

  • Adianet dijo:

    Cuanta alegría y dolor a la vez debe sentir el pueblo argentino ante un acontecimiento tan hermoso, me emocionan de corazón estas historias. Adelante Abuelas y Madres!!!!!!! encuentren a sus hijos y nietos.

  • Amilcar dijo:

    Brillante la cobertura del suceso..felicitaciones varias..inmejorables las fotos

  • granito de arena dijo:

    Vidas que se vivieron llenas de horror y dolor las de estas abuelas. Cada hallazgo de un nieto es un oasis, un bálsamo para las heridas que ni así podrán sanar. Felicidades para las abuelas de la Plaza de Mayo por esta alegría que compartimos los cubanos, solidarios con todas las causas justas. Disfrutamos la aparición de este nieto y no dudamos que encontrarán muchos más con ese tesón que muestran en su búsqueda.

  • elodia jerez hernandez dijo:

    Mire el pueblo de argentina como han sufrido esas madres por esos presidente y los malechores que han desaparecido sus hijos nietos vean a ver por quien votan el dia
    22 que sean igual que Cristina de sentimiento de una buena dirigente humana sacrificada por el vienestar del pueblo

Se han publicado 41 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Kaloian Santos Cabrera

Kaloian Santos Cabrera

Kaloian Santos Cabrera es fotorreportero, colaborador de Cubadebate. Trabaja en Juventud Rebelde.

Vea también