Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Raúl Álzaga: “Querían derrotarnos y no lo lograron”

| 3
Raúl Álzaga (izquierda) y Silvio Rodríguez. Foto: José A. Delgado/ El Nuevo Dia

Raúl Álzaga (izquierda) y Silvio Rodríguez. Foto: José A. Delgado/ El Nuevo Dia

Por José A. Delgado

Recostado contra la verja de la recién reinaugurada embajada de Estados Unidos en Washington, el cubano Raúl Alzaga Manresa, con lágrimas de emoción, pensó en los muertos del movimiento a favor del reencuentro del exilio cubano con su país.

Por cuatro décadas, primero como estudiante y luego como empresario – a través de la agencia Viajes Varadero-, ha estado al frente de los esfuerzos en Puerto Rico para fortalecer los contactos entre Cuba y su diáspora.

Las abismales diferencias históricas con la extrema derecha cubana generó enfrentamientos que tuvieron como primera víctima a Carlos Muñiz Varela, asesinado el 28 de abril de 1979 – cuando recién habían fundado, junto a Ricardo Fraga, Viajes Varadero – un crimen que aún el gobierno de Puerto Rico busca esclarecer.

Alzaga Manresa pudo ser el único residente de Puerto Rico en la reapertura de la embajada, donde se reencontraron decenas de cubanos del exilio con la oficialidad del gobierno de Raúl Castro, incluyendo funcionarios, artistas, trabajadores y campesinos que viajaron desde Cuba para el histórico evento. En las afueras de la oficina diplomática, saludó al excanciller Ricardo Alarcón y al cantautor Silvio Rodríguez (arriba en la foto con él), entre otros.

Dentro de la embajada, pudo conversar brevemente con el canciller cubano, Bruno Rodríguez, al que le recordó el caso de Muñiz Varela,  un asesinato que el propio FBI ha vinculado a una organización sombrilla de la derecha cubana, denominada Coordinadora de Organizaciones Revolucionarias Unidas (CORU). El canciller Rodríguez le respondió que “a Carlos Muñiz Varela lo llevamos en el corazón”.

Muñiz Varela fue el primero. Pero, luego la extrema derecha cubana, sostuvo Alzaga Manresa, también reclamó la autoría de los asesinatos del activista José Eulalio Negrín, en Nueva Jersey (en noviembre de 1979) y el diplomático Félix García, en Nueva York (en septiembre de 1980)

Alzaga Manresa, además, trajo al embajador cubano, José Ramón Cabañas, una petición especial del Colegio de Abogados de Puerto Rico sobre “uno de los asuntos” que más logran consenso político en la Isla.

¿Qué sintió cuando izaron la bandera cubana?
-Lágrimas se sueltan. Fue un momento muy emotivo, no solo por uno, sino también por los que no pudieron estar, incluidos los que como Carlos fueron víctimas del asesinato político. Por todo lo demás, una gran satisfacción. Por haber llegado con vida. Por haber sido parte de un proceso que ha costado vidas y muchos sacrificios. Es la culminación de un proceso.

¿A qué edad salió de Cuba?
El 15 de diciembre de 1960, a los 11 años. Primero me mudé a Miami (EEUU), después a Brasil. Llegué a ser activista contrarrevolucionario en los años de escuela superior.

¿Cuándo cambia su visión?
-En la Universidad de Florida, en Gainesville, donde fui a cumplir mi tercer año en estudios de economía. Me encontré a un grupo de jóvenes de mi edad. Eran los años de las luchas por derechos civiles, contra la guerra de Vietnam. Ese proceso culmina en que algunos de nosotros nos mudamos a Puerto Rico pensando en contribuir a la lucha por la independencia. Lo veíamos como la vía para regresar a Cuba, en la medida en que se conociera nuestra práctica política. Más adelante se determinó que esa no era la mejor opción.

¿Qué hacen entonces?
-Fui el único de aquel grupo que me quedé en Puerto Rico. Pero, en 1974 fundamos la revista Areito con compañeros de Estados Unidos y Puerto Rico. Fue el primer proyecto político para tratar de canalizar nuestras inquietudes con relación a Cuba. El rechazo de la comunidad cubana a un acercamiento con Cuba nos radicalizó, pues empezaron los primeros atentados terroristas en contra de nuestros compañeros en Nueva York.

De Areito sale la brigada Antonio Maceo, primer grupo del exilio que viaja a Cuba.
-55 personas que fuimos a Cuba el 22 de diciembre de 1977, por vía del acercamiento que hace la administración del presidente  Jimmy Carter. (Entre otras cosas esas conversaciones dieron pie al establecimiento de oficinas de intereses de Cuba y EEUU en sus respectivas capitales, desde ayer embajadas).

Por vez primera entonces el gobierno de Cuba invita al exilio a un diálogo formal.
“En noviembre de 1978 se da una primera conferencia con los cubanos del exterior, que lo que hizo fue, además de buscar un acercamiento, permitir que los cubanos pudieran comenzar a viajar a Cuba y que se liberara a una serie de presos. Comienzan los viajes no solo por razones políticas, sino por razones familiares, un proceso que grupos contrarrevolucionarios no entendieron y empezaron a poner bombas y a matar gente.

¿Cuándo fundan Viajes Varadero?
-Entre el Festival de la Juventud y los Estudiantes de 1978 y las reuniones de noviembre de ese año con la comunidad cubana en el exterior, se me preguntó si conocía a alguien que pudiera comenzar a organizar viajes de cubanos a Cuba en caso de que en la reunión con la comunidad del exterior se aprobara, como ocurrió, permitir los viajes de cubanos del exilio a Cuba. Carlos Muñiz Varela y Ricardo Fraga, mucho más que yo en ese momento, comenzaron a contactar cubanos. Una vez en noviembre de 1978 se decide que los cubanos pueden entrar a Cuba, teníamos organizados más de 80 cubanos dispuestos a viajar, incluidos empresarios, amas de casa y jóvenes.

Un día como (ayer) inevitable pensar en Muñiz Varela.
-El asesinato de Carlos Muñiz Varela no fue un suceso aislado, pero sí fue el primer crimen relacionado a esos acercamientos. En cierta medida, con el reinicio de relaciones diplomáticas nos podemos dar el lujo de retirarnos, porque ya cumplimos. Querían derrotarnos y no lograron.

 ¿Avanza la investigación?
– Por esfuerzos del secretario de Justicia, César Miranda, y los fiscales del Departamento de Justicia, y nuestros esfuerzos, estamos en espera de que Estados Unidos, como un gesto de buena voluntad  dentro del proceso de negociación con Cuba, decida desclasificar y entregar al gobierno de Puerto Rico toda la información que creemos tiene el FBI que permita ayudar a esclarecer en su totalidad el asesinato de Carlos.

¿Cómo ayuda el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba?
– El asesinato de Carlos es producto de un acercamiento parecido a éste durante la administración de Carter. Ahora que se repite esa experiencia, Estados Unidos tiene que tener el compromiso de subsanar los errores y desclasificar la información que esclarezca el crimen.

(Tomado de El Nuevo Día)

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • nopasarán dijo:

    Excelente artículo y que ayuda a querer a muchos de los nuestros que están allá.

  • cejudo dijo:

    todavia hay cubanos como yo que perdimos familiares por sus crimenes que odiamos al estado yankee opresor.cuba debera defenderse de ellos siempre

  • Antonio R Navales Coll dijo:

    Conozco personalmente a Raúl y les puedo asegurar que es un gran Ciudadano y Hombre, (si con mayúscula) pues fue de los pioneros que tuvieron una visión distinta a la de los testaferros de Batista que pululaban por estos lares, es verdad que mataron a Carlitos, pero no mataron el ideal, ahí esta el resultado, bravo por Raúl y muchos otros que compartían las mismas ideas.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también