Imprimir
Inicio » Noticias, Deportes  »

Esteban Bellán, el primogénito

| 2
Esteban Bellán

Esteban Bellán

Por Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

La pelota del siglo XIX tuvo figuras que engrandecen su historia. La mayoría de ellos eran hijos de aristócratas o de la pequeña y mediana burguesía. Solo así podían sus padres darse el lujo de enviarlos a estudiar a renombrados colegios norteamericanos, a la metrópoli española, u otros países de avanzada como Inglaterra o Francia, nación esta última donde estudió el gran espadista cubano Ramón Fonst, nuestro primer y mayor conquistador de títulos en Juegos de las Olimpiadas.

Para la segunda mitad de aquella centuria, había crecido de manera formidable la influencia del poderoso vecino del norte en la economía, la cultura y la vida social cubana. Además, la cercanía ahorraba recursos en los estudios de sus muchachos, a las familias menos pudientes.

Más del setenta por ciento de los jóvenes que jugaron en los primeros desafíos cubanos, habían cursado estudios en aquellos lares. Fue el caso de los hermanos Ernesto y Nemesio Guilló. Este último, según declaraciones propias, introdujo los primeros implementos beisboleros en la Isla.

Uno de los tres mozalbetes (sic) traía en su baúl de colegial un bate y una pelota, objetos completamente desconocidos en Cuba, y bien poco conocidos aún en los Estados Unidos donde el ball town, que después había de llamarse base ball, estaba en sus rudimentos. El que traía los preciosos adminículos era Nemesio, el de menor edad de los dos hermanos Guilló. Al siguiente día de haber pasado por la machina el bate y la pelota, ya estaban los tres muchachos jugando en el Vedado frente a los baños de mar de don Ramón Miguel. Lo único que hacían era fonguear; tres pelotas cogidas de aire, o al primer bote eran tres outs y daban derecho a su vez para hacer uso del bate.

Algunos sobresalieron en los primeros torneos amateurs, que se convertirían en semiprofesionales alrededor de la campaña de 1886-1887 y definitivamente profesionales a inicios de los noventa. Por los campeonatos que se iniciaron el 29 de diciembre de 1878, desfilaron peloteros insignes como Antonio María García, conocido por el Inglés, un joven de la Acera del Louvre, Alfredo Arcaño, entre los mejores de siempre, cuya piel un tanto tostada le permitió pasar inadvertido por la férrea discriminación racial, padre de Antonio, el creador de la orquesta de danzones Arcaño y sus maravillas; el lanzador Adolfo Guzmán, patriotas como Emilio Sabourín y José María Pastoriza…

Ahora bien, entre todos destaca Esteban Bellán, una figura que si bien no impuso récords con el bate, el guante o el brazo de lanzar, se convertiría en el avanzado del béisbol cubano, pues alternó sus estudios en Norteamérica con el juego de pelota, deporte al cual dedicó sus esfuerzos.

Mucho antes de que alcanzáramos la independencia de los españoles, Bellán se había convertido en el primer pelotero extranjero en los Estados Unidos, junto al matancero Rafael de la Rúa, un lanzador poco reconocido que siguió sus pasos en esa misma temporada de 1868. El pobre reconocimiento a este último, quizás sea porque arrastra el peso histórico de no competir, oficialmente, en su país de origen.

Esteban B. Bellán Enrique, destacado receptor, jugador de cuadro y jardinero, nació el 1ro. de octubre de 1849, en La Habana, y falleció el 8 de agosto de 1932, en la misma ciudad. Con esbeltez, lucía una figura criolla promedio de 5´8 de estatura y 155 libras de peso. Sin dudar, fue el mejor jugador cubano durante la década de 1870, a quien correspondió transmitir a muchos nativos los conocimientos adquiridos en los Estados Unidos.

Esteban Bellán es, de los fundadores del béisbol cubano, el pelotero más conocido por los aficionados con justeza, pues recibió en su época el calificativo de El Maestro, por su experiencia como infielder y sobre todo por su desempeño en la receptoría. No obstante, el béisbol de antaño, el que se jugó en tiempos de España, produjo notables players no tan divulgados como Bellán (…) Sin embargo, parece evidente que desde el primer campeonato el exprofesional en los Estados Unidos, Esteban Bellán, fuese uno de los peloteros habanistas en recibir dinero del club, pues pocos años más tarde compró el estanquillo de tabacos y cigarros de un afamado hotel capitalino.

Heredero de una familia acomodada, estudió en el país norteño a partir de septiembre de 1863, cuando a punto de cumplir catorce años fue inscripto, junto a su hermano Domingo, en el St. John´s College, ubicado en la zona del Bronx, en New York. Por allá conoció del juego que se apoderó de su atlética anatomía.

Se registra como una de sus primeras actuaciones oficiales, el 19 de junio de 1868, cuando The New York Times reportó el juego donde se enfrentaron el ROSE HILL B.B.C. y el ACTIVE. Bellán cubrió la receptoría y bateó primero en la alineación. Está reconocido como el primer cubano y latinoamericano, que a partir de 1871 jugó pelota profesional en los Estados Unidos, en la National Association, antes que se conformaran las actuales Grandes Ligas.

En aquel circuito estuvo desde el 9 de mayo de 1871, hasta el 9 de junio de 1873. Jugó con los TROY HAYMAKERS (1871-1872) y NEW YORK MUTUALS (1873). En 1871 fue octavo en bases por bolas (9), tercero en cogidos robando (4), segundo en outs realizados para una tercera (48), cuarto en errores (39), tercero en juegos jugados (28) y quinto en promedio (.713), en estos tres casos como antesalista.

En total jugó 43 partidos como tercera, 10 en el campo corto, 6 en los jardines y dos como segunda base, con defensa de .688 (90 errores), en una época donde era distinta la anotación con respecto a los hits y las marfiladas. A la ofensiva alcanzó .251 (275-69), con 9 dobles, 3 triples, 43 impulsadas, 52 anotadas, 4 robos de base, 11 boletos y 2 ponches. Su presencia en las Grandes Ligas de aquel país ha sido polémica, por cuanto la Liga Nacional se había establecido en 1876; por lo que en realidad no alcanzó las Mayores.

Hasta la década del 50 del siglo XX fue considerado el primer latinoamericano en las Ligas Mayores según la enciclopedia oficial de esos años, pero la Enciclopedia Oficial actual, la McMillan (revisada, corregida y aumentada), no considera a la National Association como Liga Mayor, aunque sí primera liga profesional de béisbol. De manera que Bellán, si bien fue el primer jugador profesional latinoamericano no es ya el primero en jugar en las Mayores.

A su regreso a la patria jugó con el HABANA BBC en cinco temporadas de la Liga General de Base Ball de la Isla de Cuba; no se conserva el total de sus estadísticas. En 1874 había anotado siete «corridas» en el histórico juego contra MATANZAS, celebrado el 27 de diciembre de ese año en el Palmar de Junco, el primero con box score reportado del que se tengan noticias escritas, donde conectó 3 jonrones, hazaña que inició en la Isla.

Defendió la receptoría del HABANA en el primer desafío de la Liga Cubana, el 29 de diciembre de 1878, que resultaría el primer juego oficial del país. Fue el primer director–jugador del HABANA B.B.C. y ganó los tres campeonatos que dirigió: 1878-1879, 1879-1880 y 1882-1883, con balance total de 14-3. Como jugador estuvo siempre con el HABANA, desde 1878-1879 hasta 1885-1886, y en sus cinco temporadas se coronó campeón. En 1881-1882 resultó líder de los bateadores, con average de .444 (18-8). A pesar de ello, la mayoría de sus números en ese circuito no aparecen registrados.

Quizás los lectores se extrañen por su desempeño en Cuba, donde la Liga estaba reconocida como “de aficionados” en sus primeras ediciones, y ya Bellán era todo un profesional para el juego de 1874 en el Palmar de Junco. Tales divisiones comenzarían posteriormente, al nacer el movimiento amateur a fines del siglo XIX, con el surgimiento del Olimpismo Moderno, el mismo que hoy no hace diferencias entre rentados y aficionados.

En una entrevista de Nemesio Guilló en 1924, al Diario de La Marina, declaró que para ese año solo había otros tres sobrevivientes entre los fundadores del HABANA: Lorenzo Bridat, Octavio Hernández y Manuel Landa. Aunque Bellán era de los miembros iniciales y aun estaba con vida, Guilló no lo cita entre los sobrevivientes. Probablemente perdió contacto con él, o no falleció en La Habana, como lo citan las biografías.

Bellán fue víctima de una injusticia, pues con su incursión en Estados Unidos primero que cualquier otro latino, y su vinculación protagónica al club HABANA, no fue elegido al Salón de la Fama en los primeros veinte años, desde su fundación en 1939 en el Estadio La Tropical. Debe ser considerado como el pionero, un hombre muy importante para la historia beisbolera de la Isla y de Latinoamérica.

En 1884, con treinta y cinco años de edad, compró el estanquillo de tabacos y cigarros del hotel Cosmopolitan, en el Paseo del Prado habanero y desde entonces se dedicó al negocio; no volvió a jugar en torneos oficiales. Algunas fuentes hablan de su emigración a Matanzas.

Por la importante huella de su obra, el 8 de noviembre de 2014, en la Refundación del Museo y Salón de la Fama del Béisbol Cubano, la Junta de Electores no vaciló en concederle un escaño entre otros nueve inmortales. ¡Honor a quien honor merece!

A continuación sus totales en el béisbol norteamericano.

VB   H   AVE  2B 3B CA  CI  BR BB KO

275  69 .251   9   3   52   43   4    11   2

(Con documentación de Martín Socarrás Matos, Severo Nieto y Gabino Delgado, Raúl Diez Muro, Jorge Figueredo, Guías del Béisbol Profesional Cubano, Roberto González Echevarría, Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga, Félix Julio Alfonso López, Ángel Torres, Andrés Pascual, Marino Martínez, James D. Cockroft, Peter Bjarkman, Michael M. Oleksak, Fernando Rodríguez Álvarez, Yasel Porto Gómez, Adonhay Villaverde Blanco, y otras fuentes).

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • alex rodriguez dijo:

    buen dia amigo periodista,

    como siempre disfruto sus escritos sobre nuestros pioneros del beisbol. todos sus articulos muy buenos con sobrada informacion sobre esos jugadores y personalidades.

    me gustaria escribiera sobre los estelares de nuestra isla q brillaron entre el 50 y 80, es decir, Miñoso, Pascual, Oliva, Tiant, Tany, Cuellar, etc, etc. para conocer un poco mas de ellos, todos estan vivos aun y ojala todos sean incuidos en el salon de la fama de Cuba y q puedan estar presentes para sostener su placa, empezando por Miñoso y Pascual, q se busque la manera de invitarlos y q representen a Maestri, Marrero y Bellán.

    yo soy gran seguidor de la MLB y principalmente de la actuación de los latinos en todas las épocas, por eso defiendo a capa y espada a todos los hispanos porq son los q les han dado el brillo a ese beisbol, hoy en dia se refleja con claridad nuestro aporte a la gran carpa.

    siga llevando a todos los lectores, crónicas deportivas tanto de cubanos como de algún q otro latino, tales como Clemente, Marichal, Aparicio, Carew. se lo vamos a agradecer con el alma. yo tengo bastante informacion y estadisticas sobre la gran carpa, pero ud es el especialista en el relato. podria contactarme a este correo (alex@onuebgrm.transnet.cu)

  • Bell Canada dijo:

    Muy buen articulo disfrute mucho su lectura y me llamo la atencion el promedio en el 1871 de mas de 700. Me pregunto si es un error o si simplemente el promedio se calculaba diferente en esa epoca.

    Por cierto este sitio deberia implementar una forma de permitir los que comentamos de intercambiar mensajes sin tener que publicar nuestros emails en los comentarios y por ende hacerlos publicos. Pareceria una pedanteria de mi parte pero no lo es y explico. El forista anterior que ha publicado su email se arriega a ser victima de masivos spams algunos intencionales y otros gracias a los robots de Google y otros buscadores que rastrean todo el internet buscando emails para venderlos o usarlos para mandarles anuncios. A vecez nos quejamos nuestros emails siempre amacen llenos de correo basura sin darnos cuenta de que las cadenetas y publicarlos en sitios publicos constribuyen a ello.

    Un consejo a los que como el forista anterior lo hacen … al menos no escriba su email tal como es y disfrazelo mejor algo asi como pepe at hotmail dot com le seria mas dificil a google u otro buscador indexarlo.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Vea también