Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

Asiste Díaz-Canel a celebración hebrea en La Habana

| 11 |
Miguel Diaz-Canel,Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros,asiste a Fiesta Januca de la Comunidad Judia.(foto Jorge Luis Gonzàlez)

Miguel Diaz-Canel, Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, asiste a Fiesta Januca de la Comunidad Judía. Junto al líder cubano, Adela Dworin, presidenta de la Comunidad Hebrea de Cuba. Foto Jorge Luis González.

El Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, asistió ayer a la celebración de Jánuca o Fiesta de las Luminarias, en la Gran Sinagoga de la Comunidad Hebrea de Cuba, en la capital, asegura hoy el diario Granma.

Minutos antes de comenzar la tradicional ceremonia judía, Díaz-Canel sostuvo un encuentro con Adela Dworin, presidenta de la Comunidad Hebrea de Cuba; directivos de las comunidades judías de La Habana; y Caridad Diego, jefa de la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido, en el Patronato de la Casa de la Comunidad Hebrea.

Díaz-Canel encendió la primera vela de Jánuca, fiesta hebrea que también se conoce como el Milagro de las Luces y que se celebra en periodos diferentes cada año debido a que el calendario judío está calculado en base a los ciclos lunares, asegura hoy el diario Granma.

En la velada —que estuvo amenizada por bailes, canciones y representaciones teatrales alegóricas a la histórica celebración, a cargo de los niños y jóvenes judíos de la Comunidad— se proyectó un material audiovisual que rememoró la participación del líder de la Revolución, Fidel Castro, en la fiesta de Jánuca de 1998, y del General de Ejército Raúl Castro, en el 2010.

Casi al finalizar la gala cultural, Adela Dworin entregó al Primer Vicepresidente una janukia, como recuerdo de su visita a esta festividad.

Por su parte, Díaz-Canel declaró sentirse complacido por participar en el Jánuca y agradeció la oportunidad de haber presenciado una parte de las tradiciones del pueblo judío. “Aprecio como han sido capaces de mantener y alimentar la historia, la cultura y el conocimiento del pueblo judío en nuestra amada Cuba (… ) entre todos podemos cooperar y contribuir a la construcción de una mejor sociedad. Ha sido una noche inolvidable”, manifestó.

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • eliecer dijo:

    hanukkah se escribe con h no con j

    • avner dijo:

      en español es con j…

      • eliecer dijo:

        no tiene traduccion al español amigo

  • quiero arañas dijo:

    Dios bendiga a Israel

  • ESperanza dijo:

    Recientemente en una reunión con representantes de los espiritistas de Cuba, el Primer Vicepresidente Díaz-Canel expresó que en los actuales momentos de transformaciones que vive nuestro país son importantes también la espiritualidad, los sentimientos, las emociones y las ideas de las personas.
    Un magnífico gesto del Vicepresidente cubano dialogar con los líderes de la Comunidad Hebrea de Cuba y compartir con los judíos la festividad de las luminarias, honrándoles con el encendido de una vela.

  • Mongo dijo:

    Que lástima que Israel aún vote en las naciones unidas en contra de la eliminacion del bloqueo, esta comunidad hebrea de cuba pudiera hacer mucho mas por su país.

  • POCHOLO dijo:

    EL SIONISMO UN PELIGRO PARA LA PAZ MUNDIAL Y LA CAUSA DEL JUDAÍSMO.
    En septiembre de 1973 se celebró en Argelia la IV Conferencia del Movimiento de los Países No Alineados. El día 7 el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz pronunció un histórico discurso que marcó pautas en la orientación política e ideológica a seguir por este Movimiento. “Todo intento de enfrentar a los países no alineados con el campo socialista es profundamente contrarrevolucionario y beneficia única y exclusivamente a los intereses imperialistas,¨ señaló.

    En otro momento del evento, el día 9, anunció, en un acto de soberanía y de solidaridad con la causa palestina, el rompimiento de relaciones de Cuba con el Estado sionista de Israel. El día 10 se publicaba la Nota de Prensa del Gobierno Revolucionario dando cuenta de la suspensión de las relaciones que inició el Gobierno del dictador Batista el 7 de junio de 1957.

    Demás está decir, que el pueblo de Cuba siempre estuvo al lado del pueblo judío en su cautiverio y condenó los crímenes monstruosos que se cometieron contra el mismo, no solo en el Holocausto sino en todas las persecuciones y abusos que en muchos países de la culta Europa se cometieron. En Cuba siempre se fue solidario con los judíos y nunca se practicó ningún atropello, discriminación o abuso contra ellos.

    Nuestro pueblo nunca discriminó a los cubanos de ese origen donde muchos de ellos han sido ejemplo de patriotismo y amor a las ideas revolucionarias más avanzadas. Incluso, muchos de estos cubanos han sido discriminados y despreciados por los partidarios del Sionismo, que no consideran a Cuba a pesar de haber nacido en ella como su patria.

    A pesar de ello, en todas las Asambleas Generales de las Naciones Unidas, invariablemente, Israel ha votado casi en solitario, al lado de Estados Unidos a favor del mantenimiento del criminal bloqueo estadounidense contra la Isla.

    No hay dudas que esta posición del actual Gobierno israelí hacia Cuba se debe, a la política de principios del Gobierno Revolucionario con relación a la conducta que practica Israel contra el pueblo palestino y su posición a favor del Imperialismo a nivel Mundial.

    El 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó, promovida por Estados Unidos e Inglaterra, la Resolución Nro. 181, un plan que dividía a Palestina en dos Estados. El 14 de mayo de 1948, dos días antes de lo estipulado, Israel declaró su independencia, reconocida de facto este mismo día por el presidente Harry S. Truman.

    La Resolución para la partición de Palestina fue aprobada por 33 votos a favor, 13 en contra y 10 abstenciones. De no haber sido por el voto favorable de 13 países latinoamericanos, alineados con Washington, la partición de Palestina se hubiera anulado.

    La delegación cubana estaba conformada por el embajador Guillermo –William- Belt, el funcionario Dr. Ernesto Dihigo, el doctor José Pérez Cubillo, consejero y José Enseñat, en representación de la CTC.

    La representación israelí para influir en la votación a su favor, regaló a las esposas de todos los embajadores presentes abrigos de Visón. La esposa de nuestro embajador rehusó el ofrecimiento.

    Cuba fue el único país iberoamericano que votó en contra.

    Los 33 países, 58%, que votaron a favor de la Resolución 181 fueron:
    Australia, Bélgica, Bielorrusia, Bolivia, Brasil, Canadá, Checoslovaquia, Costa Rica, Dinamarca, República Dominicana, Ecuador, Estados Unidos, Filipinas, Francia, Guatemala, Haití, Holanda, Islandia, Liberia, Luxemburgo, Nueva Zelanda, Nicaragua, Noruega, Panamá, Paraguay, Perú, Polonia, Suecia, Sudáfrica, URSS, Ucrania, Uruguay y Venezuela.

    Los 13 países, 23%, que votaron contra la Resolución 181 fueron:
    Afganistán, Arabia Saudita, Cuba, Egipto, Grecia, India, Irán, Irak, Líbano, Paquistán, Siria, Turquía y Yemen.

    Los países que se abstuvieron fueron 10, 18%, Argentina, Colombia, Chile, China, El Salvador, Etiopía, Honduras, México, Reino Unido, y Yugoeslavia. Tailandia estuvo ausente en la Sesión Plenaria.

    Un día antes de la votación, el 28 de noviembre el Dr. Ernesto Dihigo, delegado de Cuba en la sesión plenaria de la Asamblea General de la ONU, cumplimentando instrucciones del gobierno auténtico, 1944 1948, del Presidente Ramón Grau San Martín, expuso la posición del gobierno cubano.

    Ernesto Dihigo manifestó que “Cuba ha demostrado su simpatía hacia los hebreos y el aprecio por sus cualidades, pues ha admitido en su territorio a miles de ellos, que hoy viven entre nosotros libres y tranquilamente, sin discriminaciones ni prejuicios, pero no podemos aquí votar conforme a sus deseos, porque consideramos que la partición de Palestina es contraria al derecho y a la justicia.¨

    Más adelante la declaración presentada por Dihigo señala.

    “La Declaración de Balfour, a juicio nuestro, carece por completo de valor legal, pues el gobierno británico ofreció en ella una cosa de la cual no tenía derecho a disponer porque no era suya”.
    “En tercer lugar, el proyecto es también contrario al derecho, a nuestro juicio, porque va contra la libre determinación de los pueblos, que eran principios esenciales del Pacto de la Liga; aquí se está disponiendo de la suerte de una nación, privándola de su suelo natal, que ha tenido durante muchos siglos, sin que se haya consultado para conocer su opinión”.
    “¿Por qué no se ha procedido de modo democrático en este caso consultando la voluntad de todo el pueblo Palestino?”.
    “Si esto es así, se preguntaba Dihigo, ¿Dónde están los principios y dónde está la democracia que continuamente invocamos?”.

    “Por otro lado, -continuaba Dihigo- consideramos que el proyecto es además, injusto. El pueblo Árabe ha tenido ininterrumpidamente durante muchos siglos, el territorio de Palestina, y por los datos oficiales que se nos han presentado, al terminar la Primera Guerra Mundial constituía casi el 90% de toda la población de ese país”.
    “Por medio del Reino Unido, como potencia mandataria, y el cumplimiento de lo resuelto en la Liga, abrió sus puertas a una inmigración extranjera, ofreciéndole un lugar donde pudieran vivir y desenvolver su existencia conforme a sus deseos, con libertad religiosa y sin discriminaciones humillantes, y ahora esos individuos pagan la generosa hospitalidad de quienes los acogieron quitándoles por la fuerza la mitad de su suelo natal”.
    “El íntimo y ferviente anhelo de los hebreos de volver a Palestina, tal vez por tradición, tal vez por razones místicas u obsesión religiosa, es algo que puede tener toda consideración y simpatía sentimentalmente, pero no constituye, en opinión nuestra, un título para que se les entregue lo que no les pertenece, mucho menos si para ello hay que despojar por la fuerza a otro con más derecho. (Con todo el derecho, el único que tenía derecho).
    Asimismo consideramos injusto el proyecto, porque es la imposición del criterio de una minoría sobre una mayoría enorme, en contra de un principio cardinal de la democracia.
    No se nos diga que a veces hay que aceptar una solución política aunque sea injusta, pues sobre la injusticia nunca podrá asentarse la paz y la cordialidad entre los pueblos.
    Por esas razones, terminaba afirmando Dihigo, tendremos que votar en contra del plan de partición, como ya lo hicimos en la Comisión, y una vez formado nuestro criterio, nos consideramos en el deber de manifestarlo por medio del voto, manteniendo con firmeza, a pesar de las gestiones y presiones que se han hecho en torno nuestro”.

    Ramón Grau San Martín, figura política tan controvertida cuyo mandato estuvo matizado por desaciertos y frustraciones, sin embargo explicó su posición en este caso. En una entrevista concedida al Dr. Antonio Lancís (1) le señaló que ¨Yo tomé esa determinación porque estimaba un peligro para el futuro en medio de los países árabes una nación en diáspora, que tenía evidentes motivos para pretender ese estado aunque a mi juicio no parece haberse considerado previamente las posibilidades de enfrentamientos futuros y el surgir de nuevos conflictos que pusieren al mundo al borde otras guerras.¨

    Lamentablemente estas aseveraciones se han visto confirmadas por la política que ha llevado a cabo Israel desde su creación.

    Dos semanas después de crearse el estado de Israel, se libró la primera guerra árabe israelí, como resultado de la cual Israel se expandió hacia casi todo el territorio de Palestina y expulsó de ella a sus pobladores.

    Tras la expulsión forzada de cientos de miles de palestinos de sus tierras, que actualmente llega a la cifra de 9 millones de refugiados, la ONU adoptó la Resolución Nro. 194 del 11 de diciembre de 1948 que exige el regreso de los refugiados a sus hogares. Otras de las exigencias internacionales que nunca se ha cumplido por los gobiernos israelíes.

    Los sionistas crearon a Israel destruyendo 418 aldeas y ciudades palestinas en 1948. En abril de 1949, el gobierno israelí ya había instalado a 180.000 judíos en viviendas expropiadas a palestinos.

    El acuerdo Nro. 242 del 22 de noviembre del año 1967 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que exige la instauración de una paz justa y perdurable en el Oriente Medio, que pasa por la retirada del ejército israelí de los territorios ocupados, no se ha tenido en cuenta por Israel y Estados Unidos. La conducta del actual Gobierno de Israel tiene el propósito claramente de evitar por todos los medios la creación del Estado Palestino. Actualmente esta política se comprueba con la continuación de la construcción de nuevos asentamientos en medio de conversaciones de paz.

    Su proceder en alianza con el Gobierno Imperialista de Estados Unidos, también alcanza otros escenarios. La mano del sionismo y de su servicio de inteligencia el Mossad, con su actuación solo comparable con el nazismo de la Alemania de Hitler, está presente en la inescrupulosa actuación junto a Estados Unidos y sus servicios de inteligencia en diferentes teatros de operaciones.

    Nadie puede poner en tela de juicio que Israel es el principal aliado de los Estados Unidos. No se trata de una retribución por una deuda histórica por haber promovido Estados Unidos e Inglaterra en 1947 la creación del Estado de Israel. En esta alianza devenida estratégica, se imbrican el alcance e influencia del capital financiero del sionismo, la convergencia ideológica fascista de las fuerzas ultra conservadoras que los identifica en la política agresiva y anexionista de Israel sobre los territorios palestinos y de los países árabes de la región y la estrategia sionista-estadounidense de desmembrar las naciones del medio oriente y apoderarse de sus riquezas naturales, y borrando sus culturas para facilitar su división y apoderarse de sus riquezas, en lo que ambas naciones se benefician y complementan.

    Y estas opiniones se han comprobado ya que Israel, al aplicar sus planes y abrazar prácticas realmente terroristas y aliarse a los herederos de aquellos países que los persiguieron han estado observando una conducta racista contra el pueblo palestino arrasando con sus propiedades y lanzando a la emigración a millones de habitantes de los territorios usurpados practicando los mismos métodos que utilizaron los nazis contra su pueblo. Esta política ha llevado a situaciones complicadas a los países vecinos que se han visto inundados de refugiados instalados en Campamentos donde muchas veces son masacrados, creando guetos al estilo del de Varsovia en la franja de Gaza y estimulando guerras religiosas entre chiítas, sunnitas, cristianos y curdos. Sus planes son dividir esos países en emiratos, sin gobiernos centrales y tribus dispersas.

    El jueves 28 de noviembre, nuestro periódico Juventud Rebelde, el jueves 28 de noviembre del 2013 publicó noticias que señalan que 1 millón 700 mil personas viven bajo un férreo bloqueo en Gaza, que desde el 2006 impide que organismos de Naciones Unidas se vean obligados a suspender 19 de sus 20 proyectos constructivos ya que Israel imposibilita la entrada de materiales de construcción lo que impide atender necesidades de vivienda y educación, agua y sanidad.

    El reporte de la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) señaló que la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (UNRWA) se vio forzada a suspender los proyectos de rehabilitación y reconstrucción humanitaria en ese territorio.

    Debido a ello, miles de trabajadores palestinos quedaron sin trabajo sufriendo hambre y miserias.

    En otro reporte la OCHA señala que la falta de servicio eléctrico agrava la crisis humanitaria en la Franja, cuya única planta generadora salió de operaciones a principios de este mes por la carencia de combustible.

    La población se ve afectada por cortes de hasta 16 horas diarias, con un severo impacto en la atención médica, el acceso a agua potable y la sanidad.

    La agencia de Naciones Unidas se lamenta que los apagones tienen un severo impacto normal en el funcionamiento de los hospitales, sobre todo en áreas críticas como los salones de operaciones, la asistencia de emergencia y los cuidados neonatales.

    También en materia de sanidad la situación es muy compleja, porque está afectada la labor de las 291 instalaciones en la Franja de Gaza para el tratamiento de residuales, lo cual provoca el derrame de decenas de miles de metros cúbicos de aguas negras, incluyendo zonas residenciales.

    El martes 26 de noviembre el relator especial de la ONU para los derechos humanitarios, Richard Falk, calificó de casi catastrófica la situación de los servicios básicos en Gaza por los continuos apagones.

    Y ante este tipo de hechos que lleva a cabo un gobierno que dice representar al pueblo que padeció el Holocausto y los campos de concentración y exterminio, con el silencio cómplice de Estados Unidos que se autoproclama como defensor de los Derechos Humanos en el Mundo, parece muy difícil apoyar un proceder criminal y bárbaro que desenmascara la esencia de ese gobierno y su protector imperialista.

    Israel a la vez, se ha aliado a lo peor de la humanidad, apoyando la política del Imperialismo aliándose a los regímenes tiránicos suministrando armas nucleares a la Sudáfrica del apartheid para que las lanzaran contra nuestras tropas que luchaban por la liberación de África de ese flagelo, asesorando y armando a los represores de Guatemala, Honduras, El Salvador, Colombia y Venezuela, en este último lugar a través de la figura del sionista Henrique Capriles Radonsky y en Estados Unidos del maridaje entre los lobbys sionista y de la mafia contrarrevolucionaria de origen cubano capitaneada por la sionista Ileana Ross- Lehtinen.

    Esta política le hace mucho daño a la causa del judaísmo y desprestigia incluso a la religión que practican. El Sionismo está creando la apariencia de que el judaísmo es sinónimo de racismo, opresión y violación de los Derechos Humanos. A su vez la política que aplica Israel ha originado que una religión como el Islamismo que tradicionalmente era pacífica engendre en su seno el terrorismo de elementos del tipo Al Qaeda que tiene de pretexto dar una respuesta violenta al terrorismo de Israel y Estados Unidos.

    No puede subestimarse el poder del lobby sionista. Este, prácticamente goza de gran influencia en el Congreso de los Estados Unidos. Controlan gran parte de los medios de divulgación, la producción de videos y películas, y generalmente connotados sionistas gozan de altos cargos en la CIA, el Pentágono y la Secretaría de Estado. Al frente de los institutos financieros y de la Banca, y del FMI figuran partidarios de esta filosofía. No solamente cuentan con gran poder e influencia en Estados Unidos sino que existe en países europeos como Francia, donde uno de sus presidentes era de origen judío y otro, el actual, al recibir orientaciones de Benjamín Natanhayu hizo peligrar los acuerdos de paz con Irán.

    Es vergonzoso ser testigos de que en la reciente votación en la Asamblea General de Naciones Unidas al aprobarse en el 2014 la solidaridad de ese órgano con el pueblo palestino, se abstuvieran una cincuentena de países y votaran en contra Estados Unidos, Israel, Canadá, Australia, Palau, Micronesia e Islas Marshall.

    La hipocresía y complicidad de Estados Unidos con el Sionismo puede contemplarse en el voto en contra de la solidaridad con los palestinos y su no contribución con la UNESCO por haber integrado la delegación palestina ese organismo. Es difícil que alguien pueda creer en la neutralidad de ese país y de su papel de mediador en el ancestral conflicto.

    El auge del terrorismo en el mundo islámico tiene su origen en la política que el Sionismo materializa a través de sus aparatos de inteligencia así como la represión despiadada que practican. Han llegado al extremo de tener como meta la eliminación no solo de los países más progresistas del área borrando su cultura y llevando el caos a los mismos, véase el caso de Irak, Libia, Yemen, Somalia, Sudán y ahora en Siria para que se compruebe el peligro que representa el Sionismo para el Mundo. Su política va a conducir al estado de Israel al mismo final que llevó Hitler al pueblo alemán.

    Además no resulta desacertado creer que el Sionismo es la versión contemporánea del nazismo alemán. Años antes la ONU calificó al Sionismo como racista. Años después por presiones de Estados Unidos se eliminó este señalamiento. Y hemos sido testigos de las amenazas que muchos sionistas furibundos han lanzado irresponsablemente al mundo con la destrucción nuclear si el proyecto sionista peligrara o fracasara. Y últimamente hemos conocido de que ese Estado participa en el asesinato de líderes políticos como es el caso de Yasser Arafat. Son los pioneros en los asesinatos selectivos de dirigentes revolucionarios utilizando el terrorismo, los venenos y los drones.

    El doble rasero practicado por Israel y sus aliados, prohibiendo la adquisición de armas nucleares a sus vecinos contrasta con el voluminoso arsenal atómico que poseen y que se permite su existencia demostrando claramente la estrategia de Israel y Estados Unidos de hacerse dueño de la región rica en petróleo, desarmando a sus futuras víctimas como hicieron en Libia y Palestina.

    Esta política ha dañado el prestigio de muchos de sus aliados. El apoyo sin limites de Estados Unidos a Israel lo ha llevado a su desprestigio y aislamiento mundial sobre todo en el mundo musulmán.

    Es notoria la influencia del lobby sionista en el plano doméstico y en la política exterior de Estados Unidos.

    El lobby sionista se da la mano con el de la mafia contrarrevolucionaria de origen cubano, en su política contra la revolución cubana, extensiva contra Venezuela y otros países de la región integrados al ALBA y a la CELAC. Han convertido a Miami en la capital de la Contrarrevolución y sus operaciones subversivas contra Venezuela, Nicaragua, Ecuador, Bolivia, Uruguay, Argentina y Brasil entre otros donde al igual que el trabajo que desarrolla la CIA a través de la USAID, el MOSSAD emplea el mismo método utilizando empresas aparentemente privadas para brindar servicios en asesoramiento de Seguridad y Contrainsurgencia en países como Colombia y Paraguay.

    En América Latina, Estados Unidos no renuncia, por medio de diferentes métodos, a subvertir y derrocar aquellos países progresistas que defienden su independencia y soberanía, y para ello recibe gran ayuda de Israel. En este empeño por no perder su papel hegemónico alcanzado en la década de los cincuenta, se hace cada vez más patente la mano de Israel.

    La política despojada de principios de los Sionistas se pudo ver varios años antes, cuando Israel, alineado a los intereses de Estados Unidos de impedir el triunfo revolucionario en la lucha contra Batista, propuso a través de su Ministro de Defensa David Ben Gurión que fungía a la vez como Primer Ministro del Estado Sionista en carta que envió a Batista a finales de 1958 la venta y suministro de armamentos y asesoramiento para combatir al Ejército Rebelde. Batista no dio respuesta a esta proposición, según el general Francisco H. Tabernilla Palmero (2) quien era secretario personal del dictador y jefe del Regimiento de Infantería General Alejandro Rodríguez Velazco radicado en Columbia. Batista no dio respuesta ya que preparaba su fuga al perder el apoyo de Estados Unidos.

    La presencia del Sionismo en Cuba ya existía años antes, ya que el servicio de inteligencia israelí, el Mossad, era representado por un personaje siniestro, el judío, Boris Kalmanovich, comandante honorario del Buró de Investigaciones de la Policía Nacional, quien dirigía una red de confidentes apoyándose en la colonia judía y elementos antisociales a los que beneficiaba económicamente, que denunciaron a muchos militantes revolucionarios que fueron detenidos, torturados y asesinados. En su restaurante nombrado “El Boris”, radicado en la calle Compostela No. 807, Habana Vieja, se efectuaban frecuentes reuniones y almuerzos colectivos en los que participaban criminales connotados como el teniente coronel Esteban Ventura Novo, el coronel Orlando Piedra Negueruela Jefe del Buró de Investigaciones, el jefe de la Policía brigadier Hernando Hernández, el coronel Conrado Carratalá, y oficiales del FBI radicados en la capital.

    En sus memorias publicadas en Miami (3) Orlando Piedra habla de Boris y publica una foto de un gran banquete donde el anfitrión se rodeaba de todos los esbirros y de oficiales del FBI.

    La importancia de las tareas que cumplía Boris se comprueban por la visita que realizara a Cuba el más tarde Primer Ministro de Israel Menagem Begin, con quien se reunió y recibió instrucciones en sus visitas frecuentes al restaurante de su propiedad.

    Como se sabe, Menagem Begin era un connotado terrorista jefe del grupo Irgún Tzevai Leumí que participó en la matanza de Deir Yasin que facilitó el éxito de la creación de ese Estado de forma unilateral. Posteriormente, como Primer Ministro de Israel y miembro del Likud –extrema derecha- invadió al Líbano. Al frente de esa operación se encontraban Ariel Sharon y Rafael Eytan, y utilizando a los falangistas libaneses el 16 y 17 de septiembre de 1982 llevaron a cabo la masacre de Sabra y Shatila en el Líbano en la que fueron asesinados más de 30 mil refugiados palestinos indefensos, niños, mujeres y ancianos. Muchos niños les arrancaron la cabeza y mujeres embarazadas les abrieron el vientre.

    Otro que ha estado en Cuba es Rafael -Rafi- Eytán que fue Segundo Jefe del Mossad al frente del área Científico-Técnica. Uno de sus agentes Benjamín Pollard que trabajaba en un cargo de importancia en la Marina de Guerra de Estados Unidos, sobrepasó sus límites y fue sorprendido llevándose un cargamento de documentos secretos de ese Cuerpo, originando un escándalo. Pollard no tenía necesidad de actuar de esa forma ya que podía enviar toda su información de forma menos escandalosa. Por ello el Gobierno norteamericano lo encarceló. Por esta situación Rafael Eytán fue removido de su cargo. Más tarde, el Presidente Clinton, después del escándalo con la estadounidense de origen judío Mónica Lewinsky, hizo propuestas para liberar a Pollard, pero el que estaba al frente de la CIA amenazó con renunciar si se liberaba al espía. A la CIA le molestaba que un aparato de inteligencia de un país al que tanto Estados Unidos favorecía tuviera una conducta tan poco amistosa.
    Este Rafi Eytán participó en el secuestro del criminal de guerra nazi Adolf Eichman en la Argentina que fue juzgado en Israel y condenado a muerte.

    También frecuentaban el restaurante de Boris los connotados mafiosos Meyer Lanski, de origen judío, Santos Trafficante y Joe Stasi, que almorzaban y se reunían con su propietario.

    Boris se dedicaba también al tráfico hacia Estados Unidos de judíos que iban posteriormente a radicarse en los territorios ocupados de Palestina. Se comentaba que Boris en algunas ocasiones lanzó al mar a algunos y que participaba en interrogatorios y torturas en las mazmorras policiales.

    Otra prueba inequívoca de la consideración que la dictadura y la embajada yanqui le otorgaban a Boris era la permanente custodia de un auto Cadillac con tres agentes vestidos de civil armados de ametralladoras del Buró de Investigaciones que se situaban frente a su restaurante dándole protección, durante el tiempo que permanecía abierto el restaurante, a la vez de la presencia de dos miembros de la Policía Nacional que fungían como su guarda espaldas además de un tercer custodio civil .

    Por sus crímenes Boris Kalmanovich fue ajusticiado en su mismo restaurante el 3 de marzo de 1958, resultando herido el policía Humberto Vázquez al igual que uno de los revolucionarios atacantes.

    Poco tiempo después, la tiranía asesinó tres jóvenes revolucionarios que participaron en el ajusticiamiento del “comandante honorario” del Buró de Investigaciones.

    Dirigió la operación Cheché Alfonso Liriano (mártir 19-3-58), estuvo al frente del comando de ejecución Bernardo Juan Borrell (mártir 19-3-58) y uno de sus integrantes el combatiente Bernardino García Santos –Motica- (mártir 19-3-58). Sus cuerpos aparecieron torturados y asesinados a punzonazos y sin uñas.

    Los revolucionarios cubanos no somos partidarios de destruir al Estado de Israel. Su existencia ya es un hecho consumado. Sin embargo, la política que desarrolla da razón a aquellos que se opusieron a la forma en que se creó y sin lugar a dudas pone en peligro su propia existencia, al practicar la política que Hitler aplicó en Alemania aduciendo teorías de “raza superior” y “Alemania por encima del Mundo”, que condujo a ese país a su destrucción y a la eliminación de la filosofía Nazi. Lo mismo ocurrirá con el Sionismo si persiste en sus prácticas criminales.

    NOTAS:
    (1) Dr. Antonio, Lancís. “Grau, estadista y político 50 años en la Historia de Cuba.

    (2) Taborda, Gabriel E. “Francisco H. Tabernilla Palmero: “Palabras Esperadas. Memorias”. Ediciones Universal, Miami, Florida, 2009, página 247.

    (3) Raymundo, Daniel Efraín: “Habla el coronel Orlando Piedra”. Ediciones Universal, Miami, Florida, 1994, páginas 25 y 26.

    Los autores pertenecen a la Unión Nacional de Historiadores de Cuba.

  • POCHOLO dijo:

    EL SIONISMO UN PELIGRO PARA LA PAZ MUNDIAL Y LA CAUSA DEL JUDAÍSMO.

    Lic. José Buajasán Marrawi
    Lic. José Miguel Márquez Fariñas.

    En septiembre de 1973 se celebró en Argelia la IV Conferencia del Movimiento de los Países No Alineados. El día 7 el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz pronunció un histórico discurso que marcó pautas en la orientación política e ideológica a seguir por este Movimiento. “Todo intento de enfrentar a los países no alineados con el campo socialista es profundamente contrarrevolucionario y beneficia única y exclusivamente a los intereses imperialistas,¨ señaló.

    En otro momento del evento, el día 9, anunció, en un acto de soberanía y de solidaridad con la causa palestina, el rompimiento de relaciones de Cuba con el Estado sionista de Israel. El día 10 se publicaba la Nota de Prensa del Gobierno Revolucionario dando cuenta de la suspensión de las relaciones que inició el Gobierno del dictador Batista el 7 de junio de 1957.

    Demás está decir, que el pueblo de Cuba siempre estuvo al lado del pueblo judío en su cautiverio y condenó los crímenes monstruosos que se cometieron contra el mismo, no solo en el Holocausto sino en todas las persecuciones y abusos que en muchos países de la culta Europa se cometieron. En Cuba siempre se fue solidario con los judíos y nunca se practicó ningún atropello, discriminación o abuso contra ellos.

    Nuestro pueblo nunca discriminó a los cubanos de ese origen donde muchos de ellos han sido ejemplo de patriotismo y amor a las ideas revolucionarias más avanzadas. Incluso, muchos de estos cubanos han sido discriminados y despreciados por los partidarios del Sionismo, que no consideran a Cuba a pesar de haber nacido en ella como su patria.

    A pesar de ello, en todas las Asambleas Generales de las Naciones Unidas, invariablemente, Israel ha votado casi en solitario, al lado de Estados Unidos a favor del mantenimiento del criminal bloqueo estadounidense contra la Isla.

    No hay dudas que esta posición del actual Gobierno israelí hacia Cuba se debe, a la política de principios del Gobierno Revolucionario con relación a la conducta que practica Israel contra el pueblo palestino y su posición a favor del Imperialismo a nivel Mundial.

    El 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó, promovida por Estados Unidos e Inglaterra, la Resolución Nro. 181, un plan que dividía a Palestina en dos Estados. El 14 de mayo de 1948, dos días antes de lo estipulado, Israel declaró su independencia, reconocida de facto este mismo día por el presidente Harry S. Truman.

    La Resolución para la partición de Palestina fue aprobada por 33 votos a favor, 13 en contra y 10 abstenciones. De no haber sido por el voto favorable de 13 países latinoamericanos, alineados con Washington, la partición de Palestina se hubiera anulado.

    La delegación cubana estaba conformada por el embajador Guillermo –William- Belt, el funcionario Dr. Ernesto Dihigo, el doctor José Pérez Cubillo, consejero y José Enseñat, en representación de la CTC.

    La representación israelí para influir en la votación a su favor, regaló a las esposas de todos los embajadores presentes abrigos de Visón. La esposa de nuestro embajador rehusó el ofrecimiento.

    Cuba fue el único país iberoamericano que votó en contra.

    Los 33 países, 58%, que votaron a favor de la Resolución 181 fueron:
    Australia, Bélgica, Bielorrusia, Bolivia, Brasil, Canadá, Checoslovaquia, Costa Rica, Dinamarca, República Dominicana, Ecuador, Estados Unidos, Filipinas, Francia, Guatemala, Haití, Holanda, Islandia, Liberia, Luxemburgo, Nueva Zelanda, Nicaragua, Noruega, Panamá, Paraguay, Perú, Polonia, Suecia, Sudáfrica, URSS, Ucrania, Uruguay y Venezuela.

    Los 13 países, 23%, que votaron contra la Resolución 181 fueron:
    Afganistán, Arabia Saudita, Cuba, Egipto, Grecia, India, Irán, Irak, Líbano, Paquistán, Siria, Turquía y Yemen.

    Los países que se abstuvieron fueron 10, 18%, Argentina, Colombia, Chile, China, El Salvador, Etiopía, Honduras, México, Reino Unido, y Yugoeslavia. Tailandia estuvo ausente en la Sesión Plenaria.

    Un día antes de la votación, el 28 de noviembre el Dr. Ernesto Dihigo, delegado de Cuba en la sesión plenaria de la Asamblea General de la ONU, cumplimentando instrucciones del gobierno auténtico, 1944 1948, del Presidente Ramón Grau San Martín, expuso la posición del gobierno cubano.

    Ernesto Dihigo manifestó que “Cuba ha demostrado su simpatía hacia los hebreos y el aprecio por sus cualidades, pues ha admitido en su territorio a miles de ellos, que hoy viven entre nosotros libres y tranquilamente, sin discriminaciones ni prejuicios, pero no podemos aquí votar conforme a sus deseos, porque consideramos que la partición de Palestina es contraria al derecho y a la justicia.¨

    Más adelante la declaración presentada por Dihigo señala.

    “La Declaración de Balfour, a juicio nuestro, carece por completo de valor legal, pues el gobierno británico ofreció en ella una cosa de la cual no tenía derecho a disponer porque no era suya”.
    “En tercer lugar, el proyecto es también contrario al derecho, a nuestro juicio, porque va contra la libre determinación de los pueblos, que eran principios esenciales del Pacto de la Liga; aquí se está disponiendo de la suerte de una nación, privándola de su suelo natal, que ha tenido durante muchos siglos, sin que se haya consultado para conocer su opinión”.
    “¿Por qué no se ha procedido de modo democrático en este caso consultando la voluntad de todo el pueblo Palestino?”.
    “Si esto es así, se preguntaba Dihigo, ¿Dónde están los principios y dónde está la democracia que continuamente invocamos?”.

    “Por otro lado, -continuaba Dihigo- consideramos que el proyecto es además, injusto. El pueblo Árabe ha tenido ininterrumpidamente durante muchos siglos, el territorio de Palestina, y por los datos oficiales que se nos han presentado, al terminar la Primera Guerra Mundial constituía casi el 90% de toda la población de ese país”.
    “Por medio del Reino Unido, como potencia mandataria, y el cumplimiento de lo resuelto en la Liga, abrió sus puertas a una inmigración extranjera, ofreciéndole un lugar donde pudieran vivir y desenvolver su existencia conforme a sus deseos, con libertad religiosa y sin discriminaciones humillantes, y ahora esos individuos pagan la generosa hospitalidad de quienes los acogieron quitándoles por la fuerza la mitad de su suelo natal”.
    “El íntimo y ferviente anhelo de los hebreos de volver a Palestina, tal vez por tradición, tal vez por razones místicas u obsesión religiosa, es algo que puede tener toda consideración y simpatía sentimentalmente, pero no constituye, en opinión nuestra, un título para que se les entregue lo que no les pertenece, mucho menos si para ello hay que despojar por la fuerza a otro con más derecho. (Con todo el derecho, el único que tenía derecho).
    Asimismo consideramos injusto el proyecto, porque es la imposición del criterio de una minoría sobre una mayoría enorme, en contra de un principio cardinal de la democracia.
    No se nos diga que a veces hay que aceptar una solución política aunque sea injusta, pues sobre la injusticia nunca podrá asentarse la paz y la cordialidad entre los pueblos.
    Por esas razones, terminaba afirmando Dihigo, tendremos que votar en contra del plan de partición, como ya lo hicimos en la Comisión, y una vez formado nuestro criterio, nos consideramos en el deber de manifestarlo por medio del voto, manteniendo con firmeza, a pesar de las gestiones y presiones que se han hecho en torno nuestro”.

    Ramón Grau San Martín, figura política tan controvertida cuyo mandato estuvo matizado por desaciertos y frustraciones, sin embargo explicó su posición en este caso. En una entrevista concedida al Dr. Antonio Lancís (1) le señaló que ¨Yo tomé esa determinación porque estimaba un peligro para el futuro en medio de los países árabes una nación en diáspora, que tenía evidentes motivos para pretender ese estado aunque a mi juicio no parece haberse considerado previamente las posibilidades de enfrentamientos futuros y el surgir de nuevos conflictos que pusieren al mundo al borde otras guerras.¨

    Lamentablemente estas aseveraciones se han visto confirmadas por la política que ha llevado a cabo Israel desde su creación.

    Dos semanas después de crearse el estado de Israel, se libró la primera guerra árabe israelí, como resultado de la cual Israel se expandió hacia casi todo el territorio de Palestina y expulsó de ella a sus pobladores.

    Tras la expulsión forzada de cientos de miles de palestinos de sus tierras, que actualmente llega a la cifra de 9 millones de refugiados, la ONU adoptó la Resolución Nro. 194 del 11 de diciembre de 1948 que exige el regreso de los refugiados a sus hogares. Otras de las exigencias internacionales que nunca se ha cumplido por los gobiernos israelíes.

    Los sionistas crearon a Israel destruyendo 418 aldeas y ciudades palestinas en 1948. En abril de 1949, el gobierno israelí ya había instalado a 180.000 judíos en viviendas expropiadas a palestinos.

    El acuerdo Nro. 242 del 22 de noviembre del año 1967 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que exige la instauración de una paz justa y perdurable en el Oriente Medio, que pasa por la retirada del ejército israelí de los territorios ocupados, no se ha tenido en cuenta por Israel y Estados Unidos. La conducta del actual Gobierno de Israel tiene el propósito claramente de evitar por todos los medios la creación del Estado Palestino. Actualmente esta política se comprueba con la continuación de la construcción de nuevos asentamientos en medio de conversaciones de paz.

    Su proceder en alianza con el Gobierno Imperialista de Estados Unidos, también alcanza otros escenarios. La mano del sionismo y de su servicio de inteligencia el Mossad, con su actuación solo comparable con el nazismo de la Alemania de Hitler, está presente en la inescrupulosa actuación junto a Estados Unidos y sus servicios de inteligencia en diferentes teatros de operaciones.

    Nadie puede poner en tela de juicio que Israel es el principal aliado de los Estados Unidos. No se trata de una retribución por una deuda histórica por haber promovido Estados Unidos e Inglaterra en 1947 la creación del Estado de Israel. En esta alianza devenida estratégica, se imbrican el alcance e influencia del capital financiero del sionismo, la convergencia ideológica fascista de las fuerzas ultra conservadoras que los identifica en la política agresiva y anexionista de Israel sobre los territorios palestinos y de los países árabes de la región y la estrategia sionista-estadounidense de desmembrar las naciones del medio oriente y apoderarse de sus riquezas naturales, y borrando sus culturas para facilitar su división y apoderarse de sus riquezas, en lo que ambas naciones se benefician y complementan.

    Y estas opiniones se han comprobado ya que Israel, al aplicar sus planes y abrazar prácticas realmente terroristas y aliarse a los herederos de aquellos países que los persiguieron han estado observando una conducta racista contra el pueblo palestino arrasando con sus propiedades y lanzando a la emigración a millones de habitantes de los territorios usurpados practicando los mismos métodos que utilizaron los nazis contra su pueblo. Esta política ha llevado a situaciones complicadas a los países vecinos que se han visto inundados de refugiados instalados en Campamentos donde muchas veces son masacrados, creando guetos al estilo del de Varsovia en la franja de Gaza y estimulando guerras religiosas entre chiítas, sunnitas, cristianos y curdos. Sus planes son dividir esos países en emiratos, sin gobiernos centrales y tribus dispersas.

    El jueves 28 de noviembre, nuestro periódico Juventud Rebelde, el jueves 28 de noviembre del 2013 publicó noticias que señalan que 1 millón 700 mil personas viven bajo un férreo bloqueo en Gaza, que desde el 2006 impide que organismos de Naciones Unidas se vean obligados a suspender 19 de sus 20 proyectos constructivos ya que Israel imposibilita la entrada de materiales de construcción lo que impide atender necesidades de vivienda y educación, agua y sanidad.

    El reporte de la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) señaló que la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (UNRWA) se vio forzada a suspender los proyectos de rehabilitación y reconstrucción humanitaria en ese territorio.

    Debido a ello, miles de trabajadores palestinos quedaron sin trabajo sufriendo hambre y miserias.

    En otro reporte la OCHA señala que la falta de servicio eléctrico agrava la crisis humanitaria en la Franja, cuya única planta generadora salió de operaciones a principios de este mes por la carencia de combustible.

    La población se ve afectada por cortes de hasta 16 horas diarias, con un severo impacto en la atención médica, el acceso a agua potable y la sanidad.

    La agencia de Naciones Unidas se lamenta que los apagones tienen un severo impacto normal en el funcionamiento de los hospitales, sobre todo en áreas críticas como los salones de operaciones, la asistencia de emergencia y los cuidados neonatales.

    También en materia de sanidad la situación es muy compleja, porque está afectada la labor de las 291 instalaciones en la Franja de Gaza para el tratamiento de residuales, lo cual provoca el derrame de decenas de miles de metros cúbicos de aguas negras, incluyendo zonas residenciales.

    El martes 26 de noviembre el relator especial de la ONU para los derechos humanitarios, Richard Falk, calificó de casi catastrófica la situación de los servicios básicos en Gaza por los continuos apagones.

    Y ante este tipo de hechos que lleva a cabo un gobierno que dice representar al pueblo que padeció el Holocausto y los campos de concentración y exterminio, con el silencio cómplice de Estados Unidos que se autoproclama como defensor de los Derechos Humanos en el Mundo, parece muy difícil apoyar un proceder criminal y bárbaro que desenmascara la esencia de ese gobierno y su protector imperialista.

    Israel a la vez, se ha aliado a lo peor de la humanidad, apoyando la política del Imperialismo aliándose a los regímenes tiránicos suministrando armas nucleares a la Sudáfrica del apartheid para que las lanzaran contra nuestras tropas que luchaban por la liberación de África de ese flagelo, asesorando y armando a los represores de Guatemala, Honduras, El Salvador, Colombia y Venezuela, en este último lugar a través de la figura del sionista Henrique Capriles Radonsky y en Estados Unidos del maridaje entre los lobbys sionista y de la mafia contrarrevolucionaria de origen cubano capitaneada por la sionista Ileana Ross- Lehtinen.

    Esta política le hace mucho daño a la causa del judaísmo y desprestigia incluso a la religión que practican. El Sionismo está creando la apariencia de que el judaísmo es sinónimo de racismo, opresión y violación de los Derechos Humanos. A su vez la política que aplica Israel ha originado que una religión como el Islamismo que tradicionalmente era pacífica engendre en su seno el terrorismo de elementos del tipo Al Qaeda que tiene de pretexto dar una respuesta violenta al terrorismo de Israel y Estados Unidos.

    No puede subestimarse el poder del lobby sionista. Este, prácticamente goza de gran influencia en el Congreso de los Estados Unidos. Controlan gran parte de los medios de divulgación, la producción de videos y películas, y generalmente connotados sionistas gozan de altos cargos en la CIA, el Pentágono y la Secretaría de Estado. Al frente de los institutos financieros y de la Banca, y del FMI figuran partidarios de esta filosofía. No solamente cuentan con gran poder e influencia en Estados Unidos sino que existe en países europeos como Francia, donde uno de sus presidentes era de origen judío y otro, el actual, al recibir orientaciones de Benjamín Natanhayu hizo peligrar los acuerdos de paz con Irán.

    Es vergonzoso ser testigos de que en la reciente votación en la Asamblea General de Naciones Unidas al aprobarse en el 2014 la solidaridad de ese órgano con el pueblo palestino, se abstuvieran una cincuentena de países y votaran en contra Estados Unidos, Israel, Canadá, Australia, Palau, Micronesia e Islas Marshall.

    La hipocresía y complicidad de Estados Unidos con el Sionismo puede contemplarse en el voto en contra de la solidaridad con los palestinos y su no contribución con la UNESCO por haber integrado la delegación palestina ese organismo. Es difícil que alguien pueda creer en la neutralidad de ese país y de su papel de mediador en el ancestral conflicto.

    El auge del terrorismo en el mundo islámico tiene su origen en la política que el Sionismo materializa a través de sus aparatos de inteligencia así como la represión despiadada que practican. Han llegado al extremo de tener como meta la eliminación no solo de los países más progresistas del área borrando su cultura y llevando el caos a los mismos, véase el caso de Irak, Libia, Yemen, Somalia, Sudán y ahora en Siria para que se compruebe el peligro que representa el Sionismo para el Mundo. Su política va a conducir al estado de Israel al mismo final que llevó Hitler al pueblo alemán.

    Además no resulta desacertado creer que el Sionismo es la versión contemporánea del nazismo alemán. Años antes la ONU calificó al Sionismo como racista. Años después por presiones de Estados Unidos se eliminó este señalamiento. Y hemos sido testigos de las amenazas que muchos sionistas furibundos han lanzado irresponsablemente al mundo con la destrucción nuclear si el proyecto sionista peligrara o fracasara. Y últimamente hemos conocido de que ese Estado participa en el asesinato de líderes políticos como es el caso de Yasser Arafat. Son los pioneros en los asesinatos selectivos de dirigentes revolucionarios utilizando el terrorismo, los venenos y los drones.

    El doble rasero practicado por Israel y sus aliados, prohibiendo la adquisición de armas nucleares a sus vecinos contrasta con el voluminoso arsenal atómico que poseen y que se permite su existencia demostrando claramente la estrategia de Israel y Estados Unidos de hacerse dueño de la región rica en petróleo, desarmando a sus futuras víctimas como hicieron en Libia y Palestina.

    Esta política ha dañado el prestigio de muchos de sus aliados. El apoyo sin limites de Estados Unidos a Israel lo ha llevado a su desprestigio y aislamiento mundial sobre todo en el mundo musulmán.

    Es notoria la influencia del lobby sionista en el plano doméstico y en la política exterior de Estados Unidos.

    El lobby sionista se da la mano con el de la mafia contrarrevolucionaria de origen cubano, en su política contra la revolución cubana, extensiva contra Venezuela y otros países de la región integrados al ALBA y a la CELAC. Han convertido a Miami en la capital de la Contrarrevolución y sus operaciones subversivas contra Venezuela, Nicaragua, Ecuador, Bolivia, Uruguay, Argentina y Brasil entre otros donde al igual que el trabajo que desarrolla la CIA a través de la USAID, el MOSSAD emplea el mismo método utilizando empresas aparentemente privadas para brindar servicios en asesoramiento de Seguridad y Contrainsurgencia en países como Colombia y Paraguay.

    En América Latina, Estados Unidos no renuncia, por medio de diferentes métodos, a subvertir y derrocar aquellos países progresistas que defienden su independencia y soberanía, y para ello recibe gran ayuda de Israel. En este empeño por no perder su papel hegemónico alcanzado en la década de los cincuenta, se hace cada vez más patente la mano de Israel.

    La política despojada de principios de los Sionistas se pudo ver varios años antes, cuando Israel, alineado a los intereses de Estados Unidos de impedir el triunfo revolucionario en la lucha contra Batista, propuso a través de su Ministro de Defensa David Ben Gurión que fungía a la vez como Primer Ministro del Estado Sionista en carta que envió a Batista a finales de 1958 la venta y suministro de armamentos y asesoramiento para combatir al Ejército Rebelde. Batista no dio respuesta a esta proposición, según el general Francisco H. Tabernilla Palmero (2) quien era secretario personal del dictador y jefe del Regimiento de Infantería General Alejandro Rodríguez Velazco radicado en Columbia. Batista no dio respuesta ya que preparaba su fuga al perder el apoyo de Estados Unidos.

    La presencia del Sionismo en Cuba ya existía años antes, ya que el servicio de inteligencia israelí, el Mossad, era representado por un personaje siniestro, el judío, Boris Kalmanovich, comandante honorario del Buró de Investigaciones de la Policía Nacional, quien dirigía una red de confidentes apoyándose en la colonia judía y elementos antisociales a los que beneficiaba económicamente, que denunciaron a muchos militantes revolucionarios que fueron detenidos, torturados y asesinados. En su restaurante nombrado “El Boris”, radicado en la calle Compostela No. 807, Habana Vieja, se efectuaban frecuentes reuniones y almuerzos colectivos en los que participaban criminales connotados como el teniente coronel Esteban Ventura Novo, el coronel Orlando Piedra Negueruela Jefe del Buró de Investigaciones, el jefe de la Policía brigadier Hernando Hernández, el coronel Conrado Carratalá, y oficiales del FBI radicados en la capital.

    En sus memorias publicadas en Miami (3) Orlando Piedra habla de Boris y publica una foto de un gran banquete donde el anfitrión se rodeaba de todos los esbirros y de oficiales del FBI.

    La importancia de las tareas que cumplía Boris se comprueban por la visita que realizara a Cuba el más tarde Primer Ministro de Israel Menagem Begin, con quien se reunió y recibió instrucciones en sus visitas frecuentes al restaurante de su propiedad.

    Como se sabe, Menagem Begin era un connotado terrorista jefe del grupo Irgún Tzevai Leumí que participó en la matanza de Deir Yasin que facilitó el éxito de la creación de ese Estado de forma unilateral. Posteriormente, como Primer Ministro de Israel y miembro del Likud –extrema derecha- invadió al Líbano. Al frente de esa operación se encontraban Ariel Sharon y Rafael Eytan, y utilizando a los falangistas libaneses el 16 y 17 de septiembre de 1982 llevaron a cabo la masacre de Sabra y Shatila en el Líbano en la que fueron asesinados más de 30 mil refugiados palestinos indefensos, niños, mujeres y ancianos. Muchos niños les arrancaron la cabeza y mujeres embarazadas les abrieron el vientre.

    Otro que ha estado en Cuba es Rafael -Rafi- Eytán que fue Segundo Jefe del Mossad al frente del área Científico-Técnica. Uno de sus agentes Benjamín Pollard que trabajaba en un cargo de importancia en la Marina de Guerra de Estados Unidos, sobrepasó sus límites y fue sorprendido llevándose un cargamento de documentos secretos de ese Cuerpo, originando un escándalo. Pollard no tenía necesidad de actuar de esa forma ya que podía enviar toda su información de forma menos escandalosa. Por ello el Gobierno norteamericano lo encarceló. Por esta situación Rafael Eytán fue removido de su cargo. Más tarde, el Presidente Clinton, después del escándalo con la estadounidense de origen judío Mónica Lewinsky, hizo propuestas para liberar a Pollard, pero el que estaba al frente de la CIA amenazó con renunciar si se liberaba al espía. A la CIA le molestaba que un aparato de inteligencia de un país al que tanto Estados Unidos favorecía tuviera una conducta tan poco amistosa.
    Este Rafi Eytán participó en el secuestro del criminal de guerra nazi Adolf Eichman en la Argentina que fue juzgado en Israel y condenado a muerte.

    También frecuentaban el restaurante de Boris los connotados mafiosos Meyer Lanski, de origen judío, Santos Trafficante y Joe Stasi, que almorzaban y se reunían con su propietario.

    Boris se dedicaba también al tráfico hacia Estados Unidos de judíos que iban posteriormente a radicarse en los territorios ocupados de Palestina. Se comentaba que Boris en algunas ocasiones lanzó al mar a algunos y que participaba en interrogatorios y torturas en las mazmorras policiales.

    Otra prueba inequívoca de la consideración que la dictadura y la embajada yanqui le otorgaban a Boris era la permanente custodia de un auto Cadillac con tres agentes vestidos de civil armados de ametralladoras del Buró de Investigaciones que se situaban frente a su restaurante dándole protección, durante el tiempo que permanecía abierto el restaurante, a la vez de la presencia de dos miembros de la Policía Nacional que fungían como su guarda espaldas además de un tercer custodio civil .

    Por sus crímenes Boris Kalmanovich fue ajusticiado en su mismo restaurante el 3 de marzo de 1958, resultando herido el policía Humberto Vázquez al igual que uno de los revolucionarios atacantes.

    Poco tiempo después, la tiranía asesinó tres jóvenes revolucionarios que participaron en el ajusticiamiento del “comandante honorario” del Buró de Investigaciones.

    Dirigió la operación Cheché Alfonso Liriano (mártir 19-3-58), estuvo al frente del comando de ejecución Bernardo Juan Borrell (mártir 19-3-58) y uno de sus integrantes el combatiente Bernardino García Santos –Motica- (mártir 19-3-58). Sus cuerpos aparecieron torturados y asesinados a punzonazos y sin uñas.

    Los revolucionarios cubanos no somos partidarios de destruir al Estado de Israel. Su existencia ya es un hecho consumado. Sin embargo, la política que desarrolla da razón a aquellos que se opusieron a la forma en que se creó y sin lugar a dudas pone en peligro su propia existencia, al practicar la política que Hitler aplicó en Alemania aduciendo teorías de “raza superior” y “Alemania por encima del Mundo”, que condujo a ese país a su destrucción y a la eliminación de la filosofía Nazi. Lo mismo ocurrirá con el Sionismo si persiste en sus prácticas criminales.

    NOTAS:
    (1) Dr. Antonio, Lancís. “Grau, estadista y político 50 años en la Historia de Cuba.

    (2) Taborda, Gabriel E. “Francisco H. Tabernilla Palmero: “Palabras Esperadas. Memorias”. Ediciones Universal, Miami, Florida, 2009, página 247.

    (3) Raymundo, Daniel Efraín: “Habla el coronel Orlando Piedra”. Ediciones Universal, Miami, Florida, 1994, páginas 25 y 26.

    Los autores pertenecen a la Unión Nacional de Historiadores de Cuba.

  • Andrés Dovale Borjas dijo:

    ¿Por qué razón eliminaron el artículo de José Luís Rodríguez de la secuencia de páginas? No es esto lo que ha orientado el propio Díaz-Canel

  • CANTA CLARO dijo:

    POCHOLO SI QUIERE ESCRIBIR UN LIBRO ACUDA A UNA EDITORIAL

  • Albicho dijo:

    por favor Don pocholo ,donde copiaste y pegaste porque no compras un editorial o períodico para reproducir lo que quieras mijito,te llevaste toda la página de CUBADEBATE

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también