Imprimir
Inicio » Noticias, Salud  »

Consumir mucha azúcar afecta la capacidad intelectual

En este artículo: Azúcar, Ciencia, Salud, UCLA
| 7

azucarTomar demasiado azúcar puede echar a perder la capacidad intelectual de las personas, según un estudio que muestra cómo una dieta rica en almíbar de maíz rico en fructosa mermó los recuerdos de las ratas de laboratorio.

Unos investigadores de la Universidad de California de Los Ángeles (UCLA) alimentaron a dos grupos de ratas con una solución líquida de almíbar de maíz rico en fructosa -un ingrediente común en las comidas procesadas- y agua corriente durante seis semanas.

A un grupo de ratas se le dio como suplemento, además, ácidos ricos en grasas omega 3, que estimulan el cerebro, en forma de ácido docosahexanoico (DHA) y aceite de linaza, y al otro grupo de ratas no.

Antes de que comenzase la dieta rica en bebidas azucaradas, las ratas habían sido sometidas a una sesión de entrenamiento de cinco días en un complejo laberinto. Y se les volvió a plantear el mismo desafío después de haber sido alimentadas con la solución azucarada para ver cómo les iba.

“Los animales que no recibieron DHA eran más lentos y sus cerebros mostraron un descenso en la actividad sináptica”, afirma Fernando Gómez-Pinilla, profesor de neurocirugía de la Escuela de Medicina de UCLA. “Sus células cerebrales tenían problemas enviándose señales, lo que alteró la capacidad de las ratas para pensar claramente y recordar la ruta que habían aprendido seis semanas antes”.

Una observación más profunda de los cerebros de las ratas reveló que aquellos que no recibieron los suplementos de DHA también dieron signos de desarrollar resistencia a la insulina, una hormona que controla el azúcar en la sangre y regula funciones cerebrales. “Debido a que la insulina puede penetrar la barrera sanguínea del cerebro, la hormona puede dar señales a las neuronas para provocar reacciones, que alteran el aprendizaje y pueden causar pérdida de la memoria”, explicó Gómez-Pinilla.

En otras palabras, tomar demasiada fructosa podría interferir la capacidad de la insulina para regular cómo las células usan y acumulan azúcar, lo que es necesario para procesar los pensamientos y las emociones. “La insulina es importante en el cuerpo para el control del azúcar en sangre, pero puede adoptar un papel diferente en el cerebro, en el que la insulina parece interrumpir la memoria y el aprendizaje”, afirmó. “Nuestro estudio muestra que las dietas ricas en fructosa dañan tanto el cerebro como el cuerpo. Esto es algo nuevo”.

El almíbar de maíz rico en fructosa se encuentra de manera común en los refrescos, condimentos, comida para niños, salsa de manzana y otros aperitivos procesados.

“Nuestras conclusiones ilustran que lo que comes afecta cómo piensas”, dice Gómez-Pinilla. “Seguir una dieta rica en fructosa a largo plazo altera la capacidad del cerebro para aprender y recordar información. Pero añadir ácidos ricos en omega 3 a tus comidas puede ayudar a minimizar el daño”.

(Con información de AFP)

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • armando dijo:

    saludos:

    A LOS POBRES DE AFRICA, ASIA Y AMERICA LATINA (QUE NO HAN QUIERDO LOS EXPLOTADORES IMPERIALISTAS ) QUE LA CONSUMAN

    ! LE HA HECHO MAS DAÑO “

  • LOME& dijo:

    Está muy interesante la noticia, pero recuerden siempre que es un experimento con ratas de laboratorio, o sea que no es algo concluyente en los Humanos, ademas hay que aclarar que la Fructuosa no es lo mismo que la sacaroza. Por otra parte los JMRF(Jarabes de Maíz ricos en Fructuosa), el Aspartane y otros edulcorantes sintéticos esta provado por estudios que hacen daños al organismo humano, algunos están prohibidos utilizarlos como alimentos.
    El Azúcar de Caña y de Remolacha (Sacarosa)no es dañina a la salud en dietas normales, en exceso es dañino al igual que todos los alimentos, aclaro esto porque puede ser algo mal intencionado para nuestra producción azucarera, ojalá un especialista pudiera dar más luz sobre el tema… Este tema es polémico, y tiene diversas opiniones, incluso cientificas, pero es que estamos acostumbrados a que nos tiren por todos los lados, por eso tenemos que defendernos por todos los lados.

    Lome&

  • Hendris Manuel dijo:

    Parece más bien un artículo de propaganda a favor de un producto compuesto por Omega 3(“Seguir una dieta rica en fructosa a largo plazo altera la capacidad del cerebro para aprender y recordar información. Pero añadir ácidos ricos en omega 3 a tus comidas puede ayudar a minimizar el daño”) Cuidado con el “copia y pega”

  • G. Bruno dijo:

    A que cubano no le gusta el azucar? Sacarosa y fructosa terminan convertidas por el metabolismo en glucosa como fuente de energia.
    Un cafe sin azucar son pocos los que se lo diparan y aunque se comprende el mensaje de los estudios vale recordar que la moderacion en todo es indispensable para una buena salud.
    Me gustaria experimentar alimentando a los ratones con exceso de azucar para ver si olvidan donde estan sus madrigueras y asi poder atraparlos mas facilmente. Ademas de olvidadizos serian obesos y lentos.

  • Juan Carlos dijo:

    Creo que el periodista equivocó el título
    En primer lugar el almíbar de maíz es básicamente fructosa y no azúcar (beta-D-fructofuranosil-(2->1)-alfa-D-glucopiranósido) que es en realidad sacarosa, un disacárido compuesto por los monosacáridos glucosa y fructosa. Así que a las ratas sólo le dieron uno de los 2 compuestos.
    Por otra parte al grupo control le dieron suplemento de omega 3 y otros ácidos grasos esenciales como son el omega 6 y 9 (se le denomina esenciales porque el organismo los necesita pero no puede elaborarlos a partir de otras sustancias) que están presentes en el aceite de linaza (que como curiosidad es el más utilizado o lo era al menos hasta el siglo XX, para elaborar la pintura conocida como óleo)
    De ahí se puede concluir que consumir “SOLO” fructosa y agua común afecta la capacidad intelectual, o mejor aún que el consumo de Omega 3 y otros ácidos grasos esenciales, mejora la capacidad intelectual.
    Le recomiendo al comité editorial o al autor reconsiderar el título, recuerden que esto lo leen muchas personas, los que lean sólo el título, o no interpreten el artículo, se alarman innecesariamente. Aunque no es menos cierto que el consumo de azúcar refino (léase sacarosa) tiene muchos efectos adversos, sin embargo no se ha probado aun ninguno sobre la capacidad intelectual, de hecho el cerebro humano sólo funciona con glucosa (uno de los componentes de la sacarosa) a diferencia de los músculos que pueden trabajar además con grasas y aminoácidos.

  • Aramis dijo:

    Bruno y Juan Carlos: por haber vivido por mucho tiempo cerca de un central azucarero y, por lo menos en mis tiempos, serpientes y ratones eran reducidos a sus mas minimas expresiones en el trapiche, que no discriminaba entre caña de azucar y sabandijas ocultas de toda indole.
    Menos mal que siempre en el proceso de fabricacion se obtiene un producto altamente puro (99.9%). Aunque para algunos puristas todavia esto sea insuficiente y consideren repulsiva la idea de unas cuantas moleculas de tejido de roedores, culebras o arañas en sus dulces o bebidas.

  • Cubana*Ever dijo:

    Quien lo iba a decir eh, el azucar, con lo rica que es, sobre todo los dulces y caramelos. Pues si lo sabroso en este mundo hace daño que vamos a hacer, yo si que no voy a dejar de comer dulces y consumir azucar, lo que todo a su medida, porque los excesos son malos. A veces las personas exageran en la cantidad d ealimentos a ingerir y ahi es donde están las enfermedades.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también