Imprimir
Inicio » Noticias, Deportes  »

Svidler y Ponomariov sacaron sus boletos

| +
Svidler, el gordito más feliz del ajedrez

Svidler, el gordito más feliz del ajedrez

Conduciendo las piezas negras, el ruso Peter Svidler y el ucraniano Ruslan Ponomariov consiguieron victorias en sus respectivos matches contra la húngara Judit Polgar y el azerí Vugar Gashimov, y se convirtieron en los dos primeros clasificados para las semifinales de la Copa del Mundo de Khanty-Mansiysk, Rusia.

El sonriente Svidler, seis veces ganador del fortísimo Campeonato de Rusia, blandió como arma homicida la Defensa Siciliana (Variante Byrne), y cerró poco a poco el cerco sobre las huestes de la Dama de Hierro, que entregó su monarca después de 45 movimientos.

Por su parte, Ponomariov cayó sobre Gashimov en una larga Ruy López que se fue por los cauces (por estos días muy frecuentados) de L’Hermet. El de Azerbaiján resistió estoica y vanamente, hasta llegar al fin con su rey contra caballo y peón de Ponomariov, actual subcampeón de la Copa.

Sin embargo, lo más espectacular de la fecha corrió a cargo del también azerí Teimour Radjabov, que logró nivelar el score contra Vassily Ivanchuk, de Ucrania. Radja había perdido la víspera, y ahora encontró el camino al triunfo imprescindible para extender el duelo hasta los desempates.

Dicho sea de paso, se trató de un desafío atípico entre jugadores de alto rango, pues Chucky -quien rindió tras 28 lances de una Reti- vio cómo le coronaban un peón tan temprano como en la jugada 19.

Por último, el checo David Navara y el ruso Alexander Grischuk volvieron a igualar, esta vez en 54 movidas de una Inglesa, y mañana se irán a los cotejos rápidos.

En cuanto a la información adelantada por el sitio especializado chessdom.com en torno a la triple repetición de movimientos en la segunda partida clásica entre Leinier Domínguez y Judit Polgar -ganada finalmente por la magyar-, es absolutamente certera.

En tres ocasiones el cubano jugó Th2, y el tablero deparó idéntico estado de cosas: las blancas tenían Ra3 y la referida Th2, y las negras contaban con  Rc3, Tb1 y Ad3. Apremiado por el cronómetro, el güinero no reparó en ello, y por ende no alertó al árbitro sobre dicha situación, la cual habría supuesto la automática declaración de tablas.

A la postre, por ahí se le escapó a Leinier su clasificación a la fase de cuartos.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Michel Contreras

Michel Contreras

La Habana, 1973. Periodista especializado en temas deportivos.

Vea también