Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Washington trata de robar 1 500 millones de dólares para pagar a sus asalariados del CNT

En este artículo: Estados Unidos, Guerra, Libia, OTAN
| 13
Cada misil Tomahawk lanzado en Libia por EEUU cuesta un millón de dolares. Foto: Ejercito de los Estados Unidos

Cada misil Tomahawk lanzado en Libia por EEUU cuesta un millón de dolares. Foto: Ejercito de los Estados Unidos

El martes 9 de agosto de 2011, Sana Khan, secretario del Comité de Sanciones creado en virtud de la resolución 1970 del Consejo de Seguridad de la ONU, transmitió a los miembros del Comité un aviso emitido por la embajadora Susan Rice, representante permanente de Estados Unidos en la ONU.

En aquella misiva, de la que la Red Voltaire logró obtener una copia [Ver el documento que usted puede bajar a su computadora a través del vínculo que aparece al final de esta página], Washington informa al Comité su intención de descongelar 1 500 millones de dólares pertenecientes al Banco Central de Libia, a la Autoridad Libia de Inversiones, al Banco Exterior de Libia, a la Cartera Libia de Inversiones en África y a la Compañía Nacional Libia de Petróleo.

Afirmando que el descongelamiento es legal cuando se trata de fondos destinados a fines humanitarios o civiles (artículo 10 de la resolución 1970 [1]), Washington anuncia su intención unilateral de distribuir la mencionada suma de la siguiente manera:

– 500 millones de dólares para organizaciones humanitarias escogidas [por Estados Unidos] «para responder a las necesidades humanitarias actuales y a las otras que sea posible anticipar, conforme al llamado de las Naciones Unidas y sus actualizaciones previsibles»;

– 500 millones de dólares para «empresas de suministro de combustible y de bienes humanitarios necesarios»;

– 500 millones de dólares para el Temporary Financial Mechanism (TFM) para «pagar los salarios y gastos de funcionamiento de los funcionarios libios, gastos en alimentación, electricidad y otras compras humanitarias». De esta última suma, 100 millones de dólares se destinarán ulteriormente a las necesidades humanitarias de los libios en las zonas bajo control del Consejo Nacional de Transición (CNT) cuando este último haya establecido «un mecanismo creíble, transparente y efectivo» para hacérselos llegar.

Hablando claramente, Estados Unidos anunció al Comité de Sanciones su intención de apoderarse de 1 500 millones de dólares y de entregar un tercio de esa suma a sus propios servicios humanitarios (USAID), otro tercio a sus propias multinacionales (Exxon, Halliburton etc.) y el tercer tercio al TFM, una oficina del LIEM, que no es otra cosa que un órgano no oficial creado por Washington y avalado por el Grupo de Contacto para administrar Libia [2].

Washington hizo saber además que consideraría que contaba con el acuerdo tácito del Comité de Sanciones a los 5 días del recibo de su notificación por parte de dicho comité.

Por desgracia, al no formar parte del Comité, Libia no tenía forma de oponerse al robo. En efecto, el embajador de Libia ante la ONU desertó desde el principio y -en violación de los compromisos recogidos en el Acuerdo de Sede de la ONU firmado por Estados Unidos- el Departamento de Estado no ha otorgado aún su visa al nuevo embajador de Libia.

Washington esperaba aprovechar dicha ausencia, forzosa, para apoderarse del botín. Por su parte, Francia ya abrió una brecha al robarse 128 millones de dólares en las mismas condiciones.

Fue finalmente el representante permanente de Sudáfrica, el embajador Baso Sangqu, quien obstaculizó la maniobra.

Además de poner de relieve la rapacidad de Estados Unidos, este inaudito episodio confirma que no es el Consejo Nacional de Transición quien gobierno la autoproclamada «Libia libre» de Benghazi y Misurata. Este Consejo no es más que una fachada, por cierto bastante resquebrajada. El este de Libia, bajo control de la OTAN, está siendo administrado por el Libyan Information Exchange Mechanism (LIEM), un órgano informal, sin personalidad jurídica, instaurado en Nápoles únicamente por Estados Unidos, aunque cuenta con algunos empleados italianos.

Los fondos que nos presentan como sumas entregadas al Consejo Nacional de Transición pasan en realidad a manos del LIEM, que los utiliza para pagar salarios a los miembros de dicho consejo y a sus propios funcionarios, así como a los funcionarios del consejo. La diferencia es por lo tanto enorme ya que el Consejo Nacional de Transición no tiene una política propia sino que se limita a aplicar la política de Estados Unidos. Lo cual no es tiene nada de sorprendente para quienes saben que el CNT no surgió como resultado de los sucesos de Benghazi sino hace ya varios años, en Londres, como un gobierno provisional en el exilio.

Por consiguiente, el verdadero objetivo de la acción militar de Estados Unidos y sus aliados de la OTAN y del Consejo de Cooperación del Golfo no es garantizar la protección de los civiles, como se estipula en la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU, ni mucho menos la «liberación de los libios» sino la colonización del país.

Thierry Meyssan

[1] «Résolution 1970 sur la Libye», Réseau Voltaire, 26 de febrero de 2011.

[2] «Libye: Washington prépare sa revanche», por Thierry Meyssan, Réseau Voltaire, 21 de julio de 2011.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Osvaldo Arango dijo:

    Es una falta de respeto y las naciones Unidas son una mierda!!!!
    asi de crudo y sencillo.

  • INOCENTE dijo:

    Al final no se dice como fue que se obtaculizó este descarado intento de robo.-

  • Cathy dijo:

    Ser miembro de la ONU es uina afrenta.

  • Kari dijo:

    La doble moral sobre la que se cimenta el mundo es muy vil, la injusticia es la imperante, la indiferencia, la xenofobia y el odio hacia la otredad es lo que genera que países como Estados UInidos “den” y quiten de manera antojadiza, y ellos son los llamados a llevar su seudo civilización, como si alguien se los pidiera.

  • Goran dijo:

    Esto es muy interesante de seguir indagando. Se menciona al comienzo del artículo que al final habría un vínculo para bajar la copia del documento enviado por la embajadora Rice, pero no está presente ese vínculo. Por favor, podrían corregir el error y poner el vínculo. Muchas gracias, Cubadebate.

  • Agustín Navarro dijo:

    Lo de EU no tiene verguenza al descaro y los gobiernos nada siguen masacrando a los Libios y la opinión publica nada

  • lasg dijo:

    Osvaldo Arango coincido con ud es bochornoso la situacion en las Naciones Unidas son el aparato ¨legal¨ del terrorismo de estado.

  • josé Molina Vidal dijo:

    Está bien, mientras lo enteguen a la USAID, que todos sabemos que se van a bolsillos de los “políticos”, bueno..,.déjenlo pero denunciénlo.
    Gracias Molina

  • josé Molina Vidal dijo:

    Denúncieánlo coño. Gracias Molina

  • salvador dijo:

    Que podemos hacer para que un dia exista una alianza de paises latinos y de europeos que impongan sanciones a ese pais EE. UU. que tanto daño le hace al mundo con su politica y romperle la madre para que no sigan cometiendo tanta injusticias…

  • patriota dijo:

    ….VIVA EL AGUA CALIENTE……YUPIIIIIIIIIIIIII…….EL IMPERIO SIEMPRE HA SIDO UN LADRON……….

  • Javier Sotomayor dijo:

    Piratas! (la bandera de Brasil lo dice todo, el hemisfério norte es una banda de piratas sin bandera; lo que brilla está al sur, cargando al mundo entero como una gran cruz en la espalda).

  • miguelito dijo:

    El papel de USA es el del malo; hacer el mal, como se ha hecho a través de la historia. El papel del justo es condenarlo, denunciarlo y combatirlo.
    Según evoluciona la opinión pública mundial, llegará el momento en que los poderosos cometan cualquier tipo de injusticia y todos lo consideren normal.
    La culpa del abusado es optar por la vida en la eventualidad del abuso so pena de muerte.
    La indiferencia del bueno; ese es el problema.
    Cuando las fieras no se agreden entre ellas mismas, mucho peor para los animalitos del bosque.
    ¿Qué incentivos hay para que los países de la culta Europa se despedacen cuando los esclavos se ofrecen con gusto y arriesgan sus vidas para servirles en sus propias ciudades?
    Con la comunicación inmediata propiciada con Internet, los horrores de la guerra de agresión sirven para que la gente se divierta. Se borran las fronteras culturales y la identidad es concepto arcaico. Se globaliza la mediocridad.
    Sólo un Viet Nam de estos tiempos, no el de ahora, salvaría la historia.
    De izquierda a derecha se analiza el tema Libia y nadie se da cuenta de que los grandes culpables son Rusia y China, por su asquerosa posición el el Consejo de Seguridad de la ONU.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Thierry Meyssan

Thierry Meyssan

Periodista y activista político francés. Director de Red Voltaire.

Vea también