Imprimir
Inicio » Noticias  »

Madre de mártir de Barbados fallece sin aplicarse justicia contra los terroristas

| 4
Inés Sáncehz Salazar y su hija Inés Luaces Sánchez

Inés Sáncehz Salazar y su hija Inés Luaces Sánchez

Inés Sánchez Salazar, madre de Inés Luaces Sánchez, víctima del sabotaje a un avión cubano en Barbados, falleció este domingo en Camagüey a los 80 años de edad, sin que se hiciera justicia contra los asesinos de su hija y otras 72 personas.

Desde que el atentado con bomba a una nave de Cubana de Aviación en pleno vuelo, frente a la isla caribeña, segara la vida de esas personas, la digna mujer no dejó de luchar cada día por exigir que los responsables del crimen, Luis Posada Carriles y Orlando Bosch Avila, pagarán por el salvaje acto de terrorismo.

Su hija Inés integró el equipo nacional juvenil de esgrima que el seis de octubre de 1976 había ganado todas las medallas de oro en un certamen Centroamericano y del Caribe celebrado en Caracas, Venezuela, y regresaba a Cuba en el avión explotado.

Cada año en la escuela deportiva que llevaba el nombre de su hija se efectuaban actos de recordación por la efeméride en el que la madre participaba y expresaba como veía en las nuevas generaciones de atletas la continuidad de la malograda atleta.

Su cadáver está tendido en la funeraria de La Caridad, en esta ciudad, donde representantes de organizaciones de masas, políticas, instituciones gubernamentales, glorias del deporte cubano y atletas le rinden guardia de honor.

El sepelio está señalado para las dos de la tarde de hoy.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jesús Lozada dijo:

    Recuerdo a Inés, trabajaba en la cafetería del Preuniversitario Charles Morell cuando su hija fue asesinada. Yo estudiaba en esa escuela. No creo haberla vuelvo a ver. Era una mujer alegre, seguramente nunca más lo fue. Ella se sentía orgullosa y feliz por los exitos deportivos de su hija; y una bomba, y unos mercenarios, y unos terroristas le hicieron añicos el motivo de su alegría. Dencanse en paz las dos Inés.

  • glenda dijo:

    No la conocí pero dejo plasmado mi comentario por que estoy segura que esta mujer no descanso, no dejo de luchar por que se hiciera justicia por su hija y las demas personas que cruelmente murieron ese día, pero espero que algún dia se haga justicia y Ines este orgullosa y descanse en paz.

  • Damian dijo:

    No me imagino el sentimiento con que murió esta madre, despues de conocer que hija fue asesinada en un cruel acto de sabotaje a un avión de cubana de aviación, pero tampoco me imagino la rabia que tenía cuando al paso de los años le llegó la muerte y todavía los terroristas que confesaron haber realizado tan mounstroso hecho no han pagado con su su culpa por estar siendo apañados por el gobierno de los EEUU. Ha sido el peor hecho de terrorismo contra Cuba, esperamos para poder darle la sentencia que lleban, no podemos permitirles por Ines y por muchas madre más que ellos no paguen su crímen.

  • Mercedes dijo:

    Me uno al dolor de la familia de Inés, como bien dice Jesús Lozada, ella trabajaba en el pre Alvaro Morell, Pre del Casino aquí en Camagüey,yo estudie allí.
    A pesar del reclamo del pueblo cubano, continua sin hacerse justicia sobre ese HORRENDO CRIMEN, LOS ASESINOS GOZAN DE TODA LIBERTAD EN EL IMPERIO.

    ¡GLORIA ETERNA A TODOS LOS CAIDOS VICTIMAS DEL TERRORISMO!
    ¡LIBERTAD PARA NUESTROS CINCO COMPAÑEROS LUCHADORES CONTRA EL TERRORISMO!
    ¿ABRA OÍDO OBAMA LAS DECLARACIONES DE DANNY GLOVER?, CONTINUA EL SILENCIO EN LOS GOBIERNANTES DE LOS E.U.
    ¡JUSTICIA!!!!

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también