Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Viengsay Valdés se viste de Giselle en Francia

| 5
Viengsay Valdés en una actuación en Cuba en noviembre de 2009

Viengsay Valdés en una actuación en Cuba en noviembre de 2009

Viengsay Valdés volvió a derrochar talento y virtuosismo para lograr romper con el maleficio de las segundas partes, con una actuación ovacionada de Giselle en la presentación aquí del Ballet Nacional de Cuba (BNC).

Heredera de la estirpe de la directora y coreógrafa del BNC, Alicia Alonso, mil veces venerada en Francia y en especial en Enghien-les-Bains, la joven bailarina regaló una memorable Giselle al lado de Eliécer Bourzac.

Fue muy lindo y emocionante, no esperaba una acogida tan generosa del público, confesó Viengsay a Prensa Latina instantes después de que cesaran los aplausos en el Theatre du Casino de Enghien-les-Bains, en las afueras de París.

Seguía a los efluvios de una noche anterior con el componente de lujo del sentido tributo a Alicia Alonso y la notable Anette Delgado en el primer Giselle del BNC aquí en la actual temporada.

Pero el frenesí de los espectadores, con siete interrupciones del clásico de la danza con gritos de íbravo!, se hizo muy apasionado para culminar dos veladas inolvidables del BNC en Francia.

Para la crítica y la propia artista, otras obras como El lago de los cisnes y Carmen permiten su mayor lucimiento, pero la joven habanera que recibió su nombre laosiano (significa Victoria) durante su residencia temporal en Vientiane, es también Giselle.

Ya se sabe que se le dan de maravillas los balances de punta, los fouttés y las piruetas. De ahí que los franceses deliraran por igual con su trabajo de la campesina enamorada y la grácil Willi.

Ahora nos vamos a Birmingham y Cardiff, más adelante iré como solista invitada al Festival de Munich, Alemania, el 8 y 9 de mayo, para bailar Don Quijote, al lado de otras figuras de diversas compañías, comentó Viengsay Valdés.

En el horizonte del año continuará con el Balletissimo, Los virtuosos del mundo, en Ciudad de México, donde actuará de pareja con una figura del Bolshoi y también con el BNC, los días 27 y 28 de mayo, adelantó.

Tengo un período muy intenso que incluirá además una gira en Australia en calidad de solista y por supuesto en octubre nuestro Festival Internacional de Ballet de La Habana, donde se hará otro homenaje a Alicia Alonso, concluyó la primera bailarina del BNC.

Con información de Prensa Latina

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Manuel dijo:

    Que buena y linda representante tiene Cuba…!

  • Félix Manuel dijo:

    Cada vez da más pruebas de su talento y de su vocación de gran bailarina. No solamente es admirable verla bailar sino oirla hablar, siempre con su tremenda sencillés y derroche de cubanía. Muchas más victorias le esperan en su camino mientras siga poniéndole tanto amor a lo que hace.¡¡¡Felicidades Viengsay!!!

  • Gloria Blanco Parrado dijo:

    París, sábado, 24 de Abril del 2010.

    Brilla en Francia “Giselle” cubana.
    Por: François Poirier.

    Anette Delgado en el primer acto del
    Ballet “Giselle”. Foto: JAQUES Moatti.

    Presenciar en París, o en su periferia, algo novedoso y deslumbrante, es cosa bien difícil, diariamente existen cientos de espectáculos en la ciudad luz, con el fin de encandilar a los espectadores, llenando la capital o sus contornos, de mediocridad o eventos sin interés, pocas veces se cumple el objetivo del beneficio deseado, por esa razón el Ballet Nacional de Cuba, me ha dejado extraordinariamente complacido y hechizado, dirigido por la última gran leyenda de la danza viviente, que es Alicia Alonso, fundadora de dicha institución hace sesenta y dos años atrás, especializada en la más arraigada tradición romántico clásica, ver a sus jóvenes danzar, es como recrear un perfecto viaje al pasado en el país de las hadas, repleto de magníficas sensaciones, convirtiendo la experiencia en algo imperecedero, aún en las diferentes temporadas europeas del ballet “Giselle”, de origen y desarrollo francés, hecho que no impidió en lo absoluto para enaltecer la obra traída por los cubanos, en esta ocasión por solo dos noches en el Enghien-Les-Bains los días 23 y 24 de Abril, con facilidad se puede apreciar a través de sus actuaciones, el grado de sinceridad logrado por los caribeños; fue la joven Anette Delgado, la cual no me era desconocida, debido a su brillante interpretación de esta obra en París en el 2007, la responsable de la primera representación, extraordinariamente bella y repleta de un vasto lirismo, cautivo a los espectadores, desde su aparición se sintió a la artista de excepción, dotada de una sensibilidad exquisita, con una precisa y soberbia técnica, demostró ser la heredera absoluta de lo que antaño fuera propiedad de madame Alonso, su escena de la locura conmovedora, todo esto superado aún más en el segundo acto, lleno de ternura y delicadeza, nos encantaría verla con sistematicidad en Francia danzando ese personaje, del cual sin duda alguna en la actualidad, es dueña absoluta dentro de la compañía a la que pertenece, magníficamente secundada de forma sublime por su partenaire, el primer bailarín Javier Torres, en un dúo de amor inolvidable, Yanela Piñera, en su maligno personaje de la reina de las wilis , excelente, demostrando control absoluto a cada aparición, el cuerpo de baile con una sincronización jamás vista en Europa; la coreografía concerniente a su directora, desde mi punto de vista es la mejor y más ilustrada de cuantas existen en el presente, estudiado hasta los más mínimos detalles, al concluir el ballet apareció en el escenario Alicia Alonso, rodeada de sus noveles estrellas, ocasionado un atronador aplauso, acarreado por el homenaje que se le tributa en el año donde cumple su novena década de existencia, ella ha podido trascender a los años e instalarse en una especie de estadio superior a la danza, para concentrarse en lo esencial, se encontraban en la sala diversas personalidades del mundo político y cultural de varios países, Abel Prieto ministro de cultura de la nación cubana, Pedro Simón director del Museo de la Danza en Cuba, Irina Bokova directora general de la UNESCO, Cyril Atananasoff máster francés de la danza, Dominique Roland titular del centre des arts. Vistiendo la despedida nuestro Señor Alcalde de la ciudad de gala Philippe Sueur concejal de Oise.

  • Mario Pasa dijo:

    Sevilla, Octubre 11 del 2010.

    Sevilla rinde tributo.
    A la “Divina” de la danza.

    Por: Mario Pasa.

    En un teatro absurdamente a la mitad de su capacidad, el Maestranza de la ciudad de Sevilla, se efectuó la gala en homenaje a Alicia Alonso, donde se le otorgo, el premio OCIB 2010 a la cooperación Iberoamericana, como he mencionado en otras oportunidades, en la historia del ballet mundial, es considerada la más grande “DIVA” de todos los tiempos en esa disciplina. Duramente se debe censurar a los organizadores del evento, por no haberse ocupado debidamente, de la promoción de dicha anuencia.
    Varios artistas de diferentes compañías de España y Latinoamérica, contribuyeron de manera gratuita a la celebración, con una benéfica donación para las escuelas de Haití.
    Un merecido y emotivo homenaje, a una dama que es una prima ballerina absoluta, directora por más de cinco décadas de El Ballet Nacional de Cuba. Se le unieron en esta ocasión diferentes disciplinas, flamenco, clásico español y escuela bolera, de lo cual la propia “Divina” ha sido su seguidora.
    Seguidamente a la presentación por sus organizadores, la noche comenzó con las sonatas del padre Soler, interpretadas admirablemente al piano por Edith Peña, bailadas por Nani Paños y Rafael Estévez, inmortalizando al inolvidable gran Antonio.
    A la postre, de El Ballet Nacional de Cuba, iluminaron Anette Delgado y Alejandro Virelles, primeros bailarines de esa compañía, ella conocida internacionalmente, es sin duda en este momento, la gran estrella del ballet cubano, suele llamársele con el epíteto “la heredera Alonso”. Ambos recrearon dos bellos momentos, el pas de deux del segundo acto de “El Lago de los cisnes” con música de Tchaikovski, y el tan gustado del tercer acto de “Don Quijote “; donde la Srta. Delgado brillo especialmente en su variación, para más tarde realizar una espectacular coda, con dobles y triples pirouette hasta su culminación, ocasionando un delirante aplauso del escaso público presente; su acompañante y partenaire, debe mejorar su labor, en mi opinión no estuvo a la altura de su compañera, quien merecía debido a su estrellato, una superior pareja.
    Consecutivamente le toco el turno a Póker Flamenco, institución que dirigen Carmen y Matilde Rubio, provenientes de Murcia, la coreografía correspondía a José Antonio, el actual director de El Ballet Nacional de España, con música de Carlos Piñana, brilló el admirable bailarín Sevillano, Francisco Velazco, con una soberbia técnica y magnífico desplazamiento en su personaje del “Joker”. Fue lamentable que el escenario, no posibilitara la apreciación de lo que puede realizar este grupo.
    La incursión del ballet de Cámara de Madrid, creado en 1995 por la propia “DIVINA” ; para de esta forma facilitar la profesión a los estudiantes del ciclo superior de estudios de la danza, dependientes de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid; presentaron tres corografías: Sola, de Miguel Garzón con música de Haendel, con texto escuchado en off, interpretado discretamente de forma insípida por la solista Vivec Llera; scientist, coreografía de Enrique Pérez Velazco, efectuado por Gloria García Arrambarry, unida al propio Velazco, junto a algunas escenas de la noche de Walpurgis, de Gound, esto consistió en lo más ambicioso de la velada, debido al número de bailarines que se encontraban en la escena, curiosamente cabe señalar, que el papel de Mefistófeles, fue desentrañado de forma majestuosa, por otro discípulo de madame Alonso, Rómel Frómeta, quien otrora fuera, una de las luminarias de El Ballet Nacional de Cuba.
    El cierre de la función, estuvo a cargo de Tamara Rojo al lado de Sergei Polunin, en el igual famoso pas de deux “EL corsario”; del mismo modo nuestra compatriota, orgullo de nosotros los españoles, enfatizó su rango de ser la máxima estrella del Royal Ballet de Londres, lo superlativo de la compañía inglesa, su baile fue sublime e impecable, extraordinariamente muy bien seguida por su camarada, que resultó muy a su altura.
    En este año, donde se celebra un onomástico más de madame Alonso, se le han rendido una serie de homenajes, París, Londres, New York, han estado a su vera, ahora debe continuar a la ciudad de Huelva, confío que los ordenadores del programa de esa ciudad, cumplan los requisitos promocionales que semejante leyenda de la danza merece, el simple hecho de visitarnos y aceptar que la agasajemos, debe conducir a sentirnos llenos de regocijo. No todos los días se tiene a “LA DIVINA” en casa.

  • Olga dijo:

    ¡EXAGERACIONES DANZARIAS!
    EL MAL GUSTO DE VIENGSAY VALDÉS…

    Por: Alfredo López Serrano.

    Ahora con objetividad profesional. Hagamos referencia lo que significa el arte de Valdés, desde un punto de vista técnico y fidedigno, dentro de lo que es realmente el universo de la danza.
    Toda artista normal ha de plegarse a una disciplina inicial, para metamorfosearse en un dotado instrumento, con el objetivo de fabricar belleza, es absolutamente indispensable una férrea disciplina, que constituye la regla de todo gran bailarín, ese es el principio de la perfección, solo así se adquiere la técnica, a la que cabe considerar como la gran encauzadora, una primera bailarina, está en la obligación de conocer sintaxis, la función de los pasos y su ordenación, si no quiere caer con facilidad, en debatirse en el callejón sin salida de mostrar lo mal hecho, la bailarina mal guiada puede transformarse en una criatura artificial, repleta de vicios y manierismos, con la frívola y fútil intención de solo agradar al público, el básico cimiento de la técnica es indispensable. Nadie osa discutir su imperiosa necesidad, sólo lo hará el loco e inexperto, aún así, fracasará estrepitosamente por talento que tenga si no la posee. A veces por debilidad y mimó o para complacer al público, se crea en él artista una guerra sin cuartel a la limpia danza clásica, al correcto uso de sus cinco posiciones, a sus zapatillas y puntas.
    Analizando el trabajo de Valdés, su baile consiste en una monótona sucesión de tres o cuatro pasos extraordinariamente excitantes, estos tres o cuatro pasos, para hablar con toda exactitud y propiedad, son tres, con mucho gusto los expondré:
    1- Equilibrios sobre las puntas (los balletómanos suelen llamarlo balance), por ejemplo; Sería interesante examinar en qué posición se encuentran las rodillas y los pies de Valdés, a la hora de valorar la permanencia encima de las puntas; tratemos de razonar que el solo objetivo es crear un efecto visual con el fin de impresionar al auditorio, si realmente la posición de la pierna y rodilla es incorrecta, de nada sirve el tiempo demorado encima de la punta en el imperfecto equilibrio, Valdés es muy proclive a ello, es lo que ordinariamente suelen llamarle los bailarines posición sucia, el ballet es un arte sublime lleno de poesía, con una precisa, tradicional, y concebida técnica, muy alejada del espectáculo circense, que si trata principalmente de alcanzar resultados atrayentes sin sólidos mensajes ni argumentos.
    2- Pirouette, a mi juicio existe una enorme diferencia entre dar vueltas encima de las puntas, a realizar unos correctos pirouettes desde las posiciones adecuadas, tanto en su comienzo como en su terminación, por ejemplo; los ejecutados desde la cuarta posición con el fin de terminar en ella, con cierto grado de separación entre el pie de delante y el de atrás debiendo respetarse religiosamente su desempeño, no acudir al facilismo de dar innumerables vueltas violando las adecuadas pautas, por absoluta sumisión al fácil y barato aplauso, esto crea al conocedor la sensación de una pobreza y abrumadora monotonía técnica, como alguien aficionado que jamás ha acudido a una escuela de danza, sería objetivo observarla detenidamente en uno de sus innumerables videos, con el fin de juzgarla adecuadamente.
    3- El último, tercero, y restante paso, por el cual es aclamada la Srta. Valdés, es el tan criticado y a su vez admirado fouetté, de sobra es conocido (se hace hincapié en ello, en un instructivo y didáctico artículo, publicado en “Danza Ballet”) que algunos especialistas lo subvaloran y rebajan como mérito a exaltar en una bailarina, entre ellos el célebre Arnold L. Haskell, el cual no le daba ningún valor a la que poseía la facilidad de realizarlos con destreza, al punto de detestar las coreografías que los tenían concebido dentro de ellas, exponiendo exageradamente que debía eliminarse, por supuesto no estoy de acuerdo en ello, bien ejecutados, con sentido dramático y coreográfico son muy apreciables, pero cuando se realizan de forma errática, incluyendo dobles y triples pirouette al encontrar el eje, con la simple intención de resultarle excitante al espectador , son inadmisibles, esta sería la tercera asignatura que le queda pendiente a críticos y especialistas de la prensa, relativo a la sobreestimada, sobrevalorada, y sobredimensionada Srta. Viengsay Valdés, cuando escriben sobre ella.
    Estoy al tanto, que en la última temporada realizada por El Ballet Nacional de Cuba en Londres, bailando “El lago de los cisnes”, la Srta. Valdés fue duramente criticada, y comparada con un integrante de la compañía Trockadero,
    Entre las peores cosas que he visto, en mi larga carrera como especialista de espectáculos de ballet por más de medio siglo, se encuentran por orden.
    1-La actuación de Valdés junto a Elier Bourzac, en lo que es una lección de estilo y elegancia, el exquisito “pas de deux Classique”, carente en esa ocasión de todo lo que lleva semejante obra, error grave, casi herético, el creer que podían bailar semejante caballo de batalla, con exigencias académicas y requerimientos ineludibles de distinción, que estuvieron ausentes por completo.
    2-Lo segundo, Valdés y Romel Frómeta en el pas de deux “Festival de las Flores en Genzano”. En esa ocasión en La Habana, escuché comentar a una de las gloriosas cuatro joyas que se encontraba presente, que era lo más pavoroso que había presenciado en su vida.
    3-Para concluir dejó la Taglioni, ya lo dijo Josefina Méndez, otra célebre gema, en una entrevista que le hicieron para la televisión cubana, sobre el montaje del personaje del cual era reina absoluta. Ella expresó categóricamente: Que le costaba mucho más trabajo ensayarla, que a las demás integrantes del nuevo Grand pas de quatre, este dictamen emitido por semejante maître, no merece ni el más mínimo comentario, (solo observarla danzar con detenimiento)
    Si reflexionamos, valorando estos elementos, su baile está caracterizado por la ausencia de buen gusto, recurrentemente encaminado hacia manidos trucos dancísticos y torpes timos, con la sola intención de conquistar aplausos.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también