Imprimir
Inicio » Noticias  »

EEUU: Las cuentas se complican en Afganistán

| 1
El Capitan. Jeremy Foley, de Bloomington, Illinois, izquierda, y William Tobin de Pendleton, Oregon. Dos soldados del Batallón de la 2 ª, 12 º Regimiento de Infantería, 4 ª Brigada de Combate de la 4 ª división de infantería. Utilizan morteros de fuego en el Valle de Pech de la provincia afgana de Kunar. (Foto: AP)

El Capitan. Jeremy Foley, de Bloomington, Illinois, izquierda, y William Tobin de Pendleton, Oregon. Dos soldados del Batallón de la 2 ª, 12 º Regimiento de Infantería, 4 ª Brigada de Combate de la 4 ª división de infantería. Utilizan morteros de fuego en el Valle de Pech de la provincia afgana de Kunar. (Foto: AP)

Estados Unidos necesita que la Organización del Atlántico Norte contribuya con al menos 10 mil soldados más a su nueva estrategia en Afganistán, la cual será anunciada el próximo martes por el presidente Barack Obama.

Obama recibiría una contribución sustancial de los aliados con una amplia sonrisa, pues le limitaría en tener que empeñar más hombres, y le permitiría cubrir los números requeridos por el general Stanley McChrystal con efectivos de otras nacionalidades.

Fuentes anónimas cercanas a la Casa Blanca señalan que el mandatario anunciará el envío de 30 mil soldados adicionales, por lo que necesitará al menos otros 10 mil provenientes de estados aliados para completar las carencias de McChrystal.

Sin embargo, oficiales norteamericanos consultados por el diario The New York Times reconocen que los estados adscritos al ente militar posiblemente no puedan reunir ni la mitad de los militares que Washington espera.

Los miembros de la OTAN rehuyen el envío de nuevos destacamentos a la nación centroasiática, debido a la creciente impopularidad de la guerra y las sospechas de corrupción que se ciernen sobre el gobierno de Kabul, explica el rotativo.

El panorama no pinta muy bien para Estados Unidos, pues Francia y Alemania apenas pueden mantener los niveles actuales debido a la presión popular, Gran Bretaña enfrenta el mayor rechazo a la guerra de los últimos seis meses, y Canadá y Holanda discuten planes de retiro.

Las gestiones realizadas por el primer ministro británico Gordon Brown, y el secretario de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, ganarán para la causa, cuando más, a unos cinco mil efectivos, gracias a pequeñas contribuciones de disímiles naciones.

Con un contingente conformado a retazos, salen otros inconvenientes a la palestra, como la disparidad en la preparación de los hombres, las diferencias idiomáticas y la imposibilidad de darle cohesión a un grupo tan heterogéneo.

A ello se une el hecho de que cada nación impone restricciones al tipo de actividades que pueden realizar sus soldados, lo cual deja en entredicho la capacidad militar que desplegará Washington en una región a donde llegó hace nueve años convencido de su invencibilidad.

(Con información de Prensa Latina)

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Gabriel Abad dijo:

    Ya veremos al gobierno títere de Colombia, contribuir tal como lo hicieron los anteriores gobiernos a Funes en El Salvador, con un número insignificante de tropas, para resaltar su "lealtad" al gobierno imperialista.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también