Imprimir
Inicio » Noticias  »

Chomsky: "El pueblo de EEUU debe enmendar la terrible injusticia contra los Cinco"

| 2

Traducción de la respuesta del intelectual norteamericano a José Pertierra, durante el intercambio de preguntas que siguió a la conferencia que el autor de Estado fallidos ofreció en la UNAM, México, el 21 de septiembre de 2009 en honor al 25 aniversario del diario La Jornada.

JOSÉ PERTIERRA, abogado que representa a Venezuela en el caso de extradición de Luis Posada Carriles: Sr. Chomsky, de su presentación me impactó la frase que usted utilizó tan colmada de ironía: "La Ley en los Estados Unidos es un asunto solemne y majestuoso". Y pensé en las formas en que la Casa Blanca ha utilizado la ley como un asunto solemne y majestuoso para justificar mantener a Posada Carriles libre en Miami y a los Cinco cubanos presos con largas sentencias en los Estados Unidos. Quisiera que usted comente sobre como pudiéramos penetrar ese escudo, porque los Estados Unidos se esconde detrás de la pantalla de que está procesando a los Cinco en un sistema judicial justo. Sin embargo, sabemos que los procesaron en Miami, una ciudad rebosada de hostilidad contra Cuba, y que a Posada Carriles lo procesan como mentiroso y no como terrorista, para poder garantizar que siga libre. Gracias.

Noam ChomskyNOAM CHOMSKY: Bueno, estoy seguro que ustedes conocen el caso de los Cinco cubanos. Si no lo conocen, deberían informarse. Es un caso trágico, pero también muy revelador. Los Cinco, como quizás saben, infiltraron organizaciones terroristas que operaban en los Estados Unidos para montar acciones terroristas contra Cuba. Todas esas acciones contra la Isla son grandes violaciones del derecho internacional y también de la ley doméstica.

Infiltraron las organizaciones terroristas para averiguar lo que estaban planeando. Compartieron esa información con el FBI. El FBI fue a La Habana, y Cuba le proporcionó información sobre cómo estas organizaciones estaban planeando acciones terroristas contra Cuba. Y Estados Unidos reaccionó. Arrestó a las personas que le habían proporcionado la información. Las procesó y condenó a largas sentencias. El juicio contra los Cinco fue un proceso ridículo. Aunque haya sido un juicio justo, la idea de todo esto es tan idiota que no se puede ni hablar de ella.

Al mismo tiempo, los Estados Unidos está protegiendo a terroristas. El señor Posada Carriles que usted menciona es uno, pero un caso aún más impactante es el de Orlando Bosch. Fue su colaborador en el acto de la voladora de un avión cubano hace 33 años. El FBI y el Departamento de Justicia le pidieron a la Casa Blanca que deportara a Bosch por representar una amenaza a la seguridad de los Estados Unidos. Lo acusaron de 30 actos de terrorismo en los Estados Unidos. En vez de deportarlo, los Estados Unidos le dio una amnistía total. Lo indultó. Ahora vive feliz en Miami. Un terrorista que el FBI quería que fuera expulsado de los Estados Unidos. Ahora Bosch está junto a Posada Carriles, quien quizás recibirá próximamente un leve regaño en los tribunales, pero nada más serio que eso.

Mientras tanto. los que tratan de revelar el terrorismo son encarcelados. Se acordarán que existe la "Doctrina Bush" -Bush número 2-: los países que protegen a los terroristas son estados terroristas, y tienen que ser tratados como tal. Es decir, hay que bombardealos e invadirlos. Entonces Bush número 2 diría que hay que bombardear e invadir a los Estados Unidos, porque está protegiendo a terroristas y encarcelando a los que tratan de bloquear el terrorismo.

Sí. La ley es un asunto majestuoso. ¿Qué podemos hacer? Bueno, no podemos hacer nada si la gente no sabe, y en los Estados Unidos casi nadie sabe. He ido a muchos lugares donde plantean estos temas, incluso en Boston, una región privilegiada y educada del país. Y nadie se ha enterado. Es nueva la noticia para todos. No hay nada en los periódicos. Si acaso dicen algo, es que hay una gente peligrosa que amenaza la seguridad del país, y que para salvarnos tenemos que ponerla presa. No tenemos en los Estados Unidos suficientes organizaciones populares y actividades que puedan desafiar el silencio del gobierno y de los medios para que el pueblo se despierte y enmiende esta terrible injusticia. No es un secreto cómo proceder, pero requiere dedicación y esfuerzo.

Pero usted tiene toda la razón. Es una burla injusta.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Marianela Curbelo Ramírez dijo:

    El hecho de que en Boston apenas se sepa sobre el tema deja mucho que decir de la libertad de prensa en EEUU, ya sea por censura, por políticas editoriales o por superficiaidad en la selección de los temas a tratar. Sus medios de prensa contemplarán las necesidades e intereses de sus públicos? Informar sobre las deficiencias del sistema jurídico-legal del país será de interés para los ciudadanos? No descarto que algunos prefieran saber más sobre la vida íntima de artistas y celebridades, pero absolutizar o generalizar implicaría caracterizar la cultura de un pueblo según el desempeño de sus medios de difusión, los cuales deberían cumplir con su función social sobre las bases de una ética que responda a valores internacionales y a los intereses de sus públicos, más que a los intereses de una minoría que monopoliza los controles económico-político y mediático.

  • Dardo Ribas dijo:

    SI LO DICE NOAM, PONGAN LA FIRMA

    Pero, no obstante -con respeto al maestro de tanto conocimiento-, cabe alguna reflexión, un modesto comentario accesorio de aprendiz a la distancia.

    Dice Chomsky “…no podemos hacer nada si la gente no sabe, Y EN LOS ESTADOS UNIDOS, CASI NADIE SABE. He ido a muchos lugares donde plantean estos temas, incluso en Boston, una región privilegiada y educada del país. Y nadie se ha enterado…” (las mayúsculas me pertenecen).

    Cualquier persona medianamente informada en la América latina tiene amplio conocimiento en cuanto a qué cosa son los EEUU. País de grandezas y miserias. Tecnologías efectivas que nosotros -los del tercer mundo-, sólo podremos disfrutar cuando allí en el epicentro del imperio estén obsoletas. País de enormes recursos de todo tipo.

    Centenares, miles de periódicos, cadenas de radio y televisión; universidades sofisticadas donde matricularse hasta en pedicuría debe representar erogaciones en decenas de miles de dólares sin nombrar, siquiera, a las carreras que cuestan un millón. Excelencias informáticas y acceso ilimitado -para quienes pueden pagarlo-, a Internet donde es posible leer, conocer, ver lo que pasa en el mundo.

    Por lo tanto, yo creo que los norteamericanos “no saben” porque les han enseñado a despreciar al resto del mundo, salvo a su Madre Patria en la isla británica. Les han hecho creer a las masas -o a gran parte de ellas- que es mejor "no saber". Todos metidos en su ombligo, en una egoísta caparazón tratando de ganar plata y soñando con ser millonarios.

    Ellos son formados en el absoluto y cerrado egoísmo. Eso se puede saber hasta por las películas que producen y, en directo, por los testimonios de cantidad de personas que han vivido en ese país.

    De esa manera, prefieren el discurso elaborado por sus gobiernos y hacen caso omiso a cualquier referencia que provenga de otras partes del planeta.

    Como se dice en mi país “viven en una burbuja”. Para colmo, han establecido una sociedad de paranoicos y ven enemigos por todos lados. Se imaginan terribles conspiraciones que, por momentos, hasta resultan cómicas.

    Recordemos también cuando medio país estaba convencido (aún muchos lo están) de las “abducciones” de extraterrestres y todas esas pavadas que aquí, en la América morena, resultarían la delicia de los humoristas. Pero ellos, gran parte de su pueblo, lo cree.

    Traigamos a la memoria la talentosa adaptación por parte de Orson Welles sobre la invasión extraterrestre que H. G. Wells imaginó en “La guerra de los mundos” allí por 1938 o, recientemente y a raíz del atentado en la torres, como “empaquetaron” (así se dice en Argentina) a toda la Nación en una cruzada enfermiza contra el pueblo árabe…

    Aludiendo a la graciosa referencia de las "abducciones", cómo no vamos a creer que “no saben nada”. Y si lo decimos, es porque tenemos conciencia que NO SABEN NADA.

    De esa forma, los engatusan para meterlos en guerra tras guerra y convencerlos de la necesidad de esas “cruzadas” donde -como ahora en Irak-, ya han muerto cinco mil o más soldados norteamericanos, no precisamente hijos de los ricos que determinan estas tragedias.

    Otra variante, es el odio a los inmigrantes y esto se patentiza hasta en filmes donde un Charles Bronson interpreta, por ejemplo, a “El justiciero de la noche”; o Mike Douglas en “Un día de furia”… y no dejemos afuera al inefable Harrison Ford en “La costa mosquito”. Odio, odio y más odio… Esquizofrenia y chifladura.

    Una recurrencia enfermiza, por sólo nombrar un puñado de este tipo de expresiones que alientan el odio colectivo a lo foráneo y que muestra un divorcio perfecto entre lo que el sistema yanqui pregona por un lado y ejecuta por el otro.

    Y pensar que esto es cine… porque, si salimos de la ficción, hay que ir al horroroso muro que levantaron para evitar a tiros la entrada de lo que ellos llaman despectivamente “chicanos” ilegales. Los sionistas tampoco se quedaron cortos. El ejemplo cunde.

    Cuando Noam habla de LOS CINCO y de la ignorancia supina del norteamericano medio en este tema, está señalando qué clase de información, además, se difunde en el “paraíso de la libertad”. Todo deformado, precocido por el gran trust periodístico que responde, a su vez, a los grandes grupos económicos y los intereses imperiales de ese país.

    Fíjese, el colega comentarista, que, en menor medida, ocurre lo mismo en países como Argentina, lugar donde por ahora vivo.

    Aquí, tampoco la gente “sabe nada”… no tan poco como en Estados Unidos. Me refiero a educación cívica y política. Una numerosa clase media, en diferentes estratos, tiene aún acceso a la educación -y aunque sea maliciosa o estructurada en pos de los intereses de la clase capitalista-, todavía discierne y puede ver cosas que el ciudadano medio norteamericano ignora. Aunque hay que admitir que el deterioro de la educación pública en mi país es algo tremendo que se incentiva década a década desde la mal llamada “Revolución Libertadora” (1955).

    Pero veamos otros segmentos sociales, por ejemplo los más pobres… millones, digamos quince millones de personas en mi país, no compran diarios, no tienen Internet, no escuchan otra cosa que los programas masivos, mediocres y venenosos de la televisión comercial manipuladora de conciencias en masa.

    El caso de los cinco patriotas cubanos, tampoco es aquí conocido de manera pormenorizada. Y el “Grupo Clarín” (oligopolio de medios) -al cual me referí en varios comentarios-, recién ahora, hace un tiempito, empezó a hacer mención, pero siempre instalando su supuesta “equidistancia” y creando dudas subliminales sobre si se trató de “espionaje hacia los EEUU” o justa investigación para evitar atentados brutales en Cuba. ¿Es casual esto?...

    No, queridos amigos de Cubadebate, la gente NO SABE porque los que tienen la sartén por el mango se encargan -con escrupulosidad de cirujanos-, en que NO SEPA. Aprendieron de Yankilandia; ésa es la verdad o aquéllos tránsfugas que allí mandan les enseñaron el método.

    ¡Qué placer aprender con Chomsky! ¡Un grande entre grandes!

    Cubadebate cada vez está mejor.
    Un verdadero oasis en la célebre "web".

    Buenas noches, Cuba.
    Disculpen la extensión, pero el tema es apasionante.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también