Imprimir
Inicio » Noticias  »

Alba pide retirar embajadores de Honduras

| +

Con información de AP

honduras-golpe-de-estadoLos líderes del Alba, reunidos el lunes en Managua para analizar el golpe de estado en Honduras, acordaron retirar a sus embajadores de Tegucigalpa y apoyar una insurrección popular” para propiciar la restitución del depuesto presidente Manuel Zelaya y rechazar al gobierno erigido en su lugar.

“Le decimos a los golpistas de Hondura que estamos listos para apoyar la rebelión del pueblo de Honduras… y eso no va ser en palabras”, aseguró el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, al referirse a un artículo constitucional de Honduras según el cual nadie debe obediencia a un gobierno usurpador”.

“El pueblo (hondureño) tiene derecho a recurrir a la insurrección en defensa del orden constitucional. Pues nosotros estamos puestos a apoyar la insurrección del pueblo de Honduras”, añadió el líder bolivariano.

“Hago un llamado de nuevo a los soldados de Honduras que no vayan a derramar, a hacer derramar la sangre inocente del pueblo”, agregó Chávez en declaraciones difundidas en Venezuela por los medios estatales.

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, dijo que los presidentes del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) tienen ya “un consenso para buscar el aislamiento diplomático del gobierno ilegítimo de Honduras”.

“Vamos a hacer todo lo posible para que esto lleve a los golpistas a caer en la cuenta de que su gobierno es ilegítimo y que no gozan del respaldo de la comunidad internacional”, dijo Funes.

Informó que los presidentes harán un llamado” al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para que se reuna y analice la situación de Honduras”.

La declaracion del Alba exhortó a los países de Unión de Naciones de Sudamérica (Unasur), al SICA, Caricom, Grupo de Río, ONU y OEA “a proceder en igual forma ante los agresores del pueblo hondureño” y retirar a sus diplomáticos en Honduras.

La declaración expusó que “la suplantación de la soberanía popular y la usurpación de los poderes constitucionales se tipifican como delitos de traición a la patria”, por lo que el pueblo hondureño tiene derecho a recurrir a la insurrección en defensa del orden constitucional”.

Chávez y los presidentes de Nicaragua, Daniel Ortega; Bolivia, Evo Morales; y Ecuador, Rafael Correa, así como el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, suscribieron la declaración que también contempló rechazar a cualquier diplomático enviado por el presidente de facto Roberto Micheletti.

El mandatario mexicano Felipe Calderón, quien preside temporalmente el Grupo de Río, expresó al llegar a territorio nicaragüense a nombre del “gobierno de México y del Grupo de Río nuestro más enérgico rechazo al golpe de Estado ocurrido el día de ayer en Honduras”, según declaraciones reproducidas en la ciudad de México por la radio Formato 21.

El presidente de Cuba, Raúl Castro, llegó a Managua para participar en la reunión del Grupo de Río, del cual su país es miembro junto a otras 24 naciones latinoamericanas.

Calderón arribó acompañado de la hondureña Patricia Rodas, canciller del gobierno depuesto, quien había llegado a la capital mexicana horas antes.

Zelaya arribó el domingo a la capital nicaragüense procedente de Costa Rica, a donde lo llevaron los golpistas.

El gobernante depuesto recibió absoluto respaldo internacional.

El lunes, el presidente de la asamblea general de las Naciones Unidas, el nicarag ense Miguel D’Escoto, instó a los 192 países miembros a evaluar medios de restaurar pacíficamente en la presidencia a Zelaya.

Antes, Chávez había catalogado los acontecimientos en Honduras como un atropello flagrante, descarado de una elite burguesa contra un pueblo, contra un gobierno, contra las instituciones y eso no estamos dispuesto a tolerarlo”. Recordó que los eventos se asemejan al golpe que él mismo padeció en abril de 2002.

Aqui no hay negociación posible con los golpistas de Honduras.

Exigimos el inmediato retorno del presidente y que se retome el camino democrático en Honduras”, manifestó el líder venezolano.

En Nicaragua se encontraban el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, y los presidentes de Panamá, Martín Torrijos; de Guatemala, Alvaro Colom; de El Salvador, Mauricio Funes; de Costa Rica, Oscar Arias.

Micheletti decretó un toque de queda y cientos de militares dispersaron a simpatizantes de Zelaya, quien dijo que militares encapuchados lo secuestraron, condujeron al aeropuerto y enviaron a Costa Rica.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también