Imprimir
Inicio » Noticias  »

Adolfo Pérez Esquivel se une a llamamiento mundial en defensa de la infancia

| +

Ginebra, 3 jun (EFE).- El premio Nobel de la Paz 1980, el argentino Adolfo Pérez Esquivel, se unió hoy a un Llamamiento Mundial por una Nueva Movilización por la Infancia, que revisa la aplicación de la Convención de Derechos de la Infancia 20 años después de su firma.

“A pesar de que se avanzó con la Convención, desde entonces se ha producido un fuerte deterioro en la defensa de la vida de los niños en muchas partes del mundo”, dijo el activista durante la presentación del llamamiento en Ginebra.

Entre algunos datos dramáticos, citó que según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), más de 35.000 niños mueren de hambre al día”, lo que calificó de “genocidio económico”.

Y destacó que “un país que no atiende a los niños hipoteca el presente y pone en serio riesgo el futuro”.

Al referirse a América Latina, Pérez Esquivel señaló que “estos países tienen serios conflictos económicos y de estructura, por lo que hay una franja de edad importante a la que a veces no se le presta demasiada atención, como es la adolescencia”.

“Los menores de entre 13 y 18 años son penados por la pobreza”, declaró.

En este sentido, denunció que “los gobiernos tratan de bajar la edad penal” y que “la situación en los centros penitenciarios es verdaderamente dramática”.

“Los problemas no disminuyen, sino que aumentan, no únicamente por una cuestión económica, sino por las políticas públicas, porque hay programas y trabajos realizados pero no son suficientes”, lamentó.

Entre los ejemplos positivos, en cambio, alabó los avances realizados por Venezuela en salud y educación, y recordó que “la UNESCO declaró el año pasado al país libre de analfabetismo” así como “los esfuerzos realizados en los cerros, lugares marginales donde no había médicos, agua ni vivienda”.

Asimismo, reconoció que Bolivia mejoró recientemente en educación, salud y condiciones de vida, “con el objetivo central de redistribuir la riqueza que estaba concentrada en pocas manos”.

Sobre Cuba, el premio Nobel aseguró que “no hay niños abandonados en la calle, todos tienen educación, salud y condiciones de vida dignas. Hay pobreza pero no miseria”.

En relación a su país, Argentina, Pérez Esquivel lamentó los datos publicados por Unicef, que calculan que “25 niños mueren de hambre al día en una nación riquísima”.

Este llamamiento es una iniciativa de la Oficina Internacional Católica de la Infancia (BICE), una red internacional de organizaciones católicas que trabaja en 66 países. EFE

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.