Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Medio Ambiente  »

Guantánamo y sus árboles en fila

| 28
Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

A pesar de todo, la belleza. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

La frase más popular del ensayo Nuestra América, de José Martí, pudo brotar de los versos de Francisco Pobeda, un poeta que murió en Sagua la Grande, diez años antes de que el Maestro publicara su conocidísimo texto. “Ya no podemos ser el pueblo de hojas, que vive en el aire, con la copa cargada de flor, restallando o zumbando, según la acaricie el capricho de la luz, o la tundan y talen las tempestades; ¡los árboles se han de poner en fila, para que no pase el gigante de las siete leguas!”, escribió Martí el 10 de enero de 1891.

¿Habrá recordado José Martí esos árboles en fila, leyendo a Pobeda? El poema* poco conocido, aunque aparece en algunas antologías de la poesía cubana del Siglo XIX, dice en una de sus estrofas:

Se eleva el roble amarillo
de la sierra en la espesura
pero cede en hermosura
al corpulento anoncillo:
cedros de caracolillos
naranjos, limas, bagá,
limón francés, camagua,
el hueso, carne doncella,
álamo, sauce, grosella,
todo en nuestra Cuba está.
La jocuma y cuajaní,
la caoba, chicharrón,
la palma real, el piñón,
el marrullero y hubí:
vemos siempre verde aquí
a la predilecta yaya,
también a la sigüaraya,
a la vigueta y al jobo,
y al gigantesco algarrobo
cubierto de pitajaya.

Y va Pobeda mencionando a partir de ahí todos los árboles que el monte cubano le deja rimar y los alista, uno a uno —cuento 132 en solo 11 estrofas—, en la más delirante de las enumeraciones que se puedan encontrar de las bellezas de esta Isla. Martí debió imaginárselos así, uno al lado del otro, con sus ramas enlazadas, sus copas inalcanzables y sus hojitas al viento, molestando los ojos del gigante invasor. Los árboles en fila son impenetrables, sugieren también estos versos de Pobeda.

¿Y si llega el de las siete leguas en forma de huracán y echa abajo todo lo que moleste en su camino? Ismael Francisco nos lo cuenta con sus imágenes doloridas y esperanzadoras a la vez, capturadas en Guantánamo tras el paso de Matthew. El gigante destrozó muchas de las criaturas del poema de Pobeda, pero bastó con que saliera el sol para que regresaran garzas, lagartos y aves endémicas a los árboles que comenzaban a ponerse en fila nuevamente. Un poco maltrechos, sí, pero otra vez a la vida.

*El poema de Francisco Pobeda se titula “Contestación a la invitación de la amable Doña I. M. de C”, publicado en Poesías de Francisco Pobeda (1883), y puede leerse íntegro aquí.

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Tierra arrasada. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Un ave víctima del Huracán Matthew en el Parque Nacional Alejandro de Humboldt, de lo más golpeados por la catástrofe. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Declarado Patrimonio Natural de la Humanidad en 2001, el Parque Alejandro de Humboldt —con más de 70 000 hectáreas extendidas entre las provincias de Guantánamo y Holguín— presentaba antes del paso de Matthew uno de los mayores niveles de endemismo y diversidad de vida del Caribe insular y el mundo. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

El Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente elabora el informe final de su inspección por la región que ser- virá de base para la repoblación forestal y la recuperación de la biodiversidad perdida o dañada. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

El poder de resiliencia —capacidad de los sistemas naturales de absorber perturbaciones, sin alterar significativamente sus características de estructura y funcionalidad, pudiendo regresar a su estado original una vez que la perturbación ha terminado. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Los daños en el territorio son considerables por la destrucción ocasionada en la vegetación y la erosión de los suelos en la zona montañosa, así como por las crecidas de los ríos y las penetraciones del mar en las costas. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

El hábitat de muchas especies ya no existe o se ha dañado; los vientos huracanados arrastraron con los nidos, las crías pequeñas…, se llevaron todo a su paso; las afectaciones medioambientales son signifiactivas. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

El Parque Nacional Alejandro de Humboldt presentaba uno de los mayores niveles de endemismo y diversidad de vida del Caribe insular y el mundo. Tras el paso de Matthew aún se desconoce la magnitud de los daños que ocasionó en el lugar, reconocen especialistas. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Sobre las piedras de la costa quedaron algas, corales, esponjas y otras criaturas marinas. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Coral. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

La caracola. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

El hachazo del gigante. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Pero poco a poco van saliendo los pequeños de las cuevas que le dieron abrigo. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Vuelven las garzas ganaderas. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Diálogo mañanero. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

A vuelo de pájaro. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Algo muy sabroso hay por aquí. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Se han publicado 28 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • UNCUBANO dijo:

    HERMOSAS FOTOS… FELICITACIONES!!!!!

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    Gracias Ismael por mantenernos presentes allí en el lugar de los hechos, con solamente mirar tu excelente labor profesional.
    Muy triste para los que hemos apreciado en el lugar la belleza de esos bosques, pero mamá natura nos regalará nuevamente ese placer.

  • Henry. dijo:

    Creo que a los que hay que reconocer y apoyar son a los trabajadores del Parque Nacional Alejandro de Humboldt, les toca una gran tarea ahora, restablecer todos los daños causado a ese ecosistema.
    Mi agradecimiento a Rosa y a Ismael por este trabajo.

  • AHD dijo:

    que pena con la diversidad del lugar

  • Miguel Machado Mesa dijo:

    Rosa Mirian, mis saludos hermosas fotos, da una imagen aterradora de lo que puede hacer un fenomeno atmoferico en unas horas cuando la naturaleza tarda tanto tiempo en establecerlo. A proposito sobre la palma real que se encontraba en Duaba. ¿Qué ha sido de ella?. gracias Machado

  • Isabel-Pinar dijo:

    Buenos días a todos, observo estas fotos y solo me resta parafrasear esta canción hermosa de Teresita: …a las cosas que son feas ponles un poco de amor, a las cosas que son feas ponles un poco de amor y verás que la tristeza, y verás que la tristeza va cambiando de color…
    Gracias por dejarnos apreciar la belleza de la naturaleza, la vida natural irrumpe…a pesar del destrozo.

  • adrianet dijo:

    Un poco triste y tierno a la vez,,,como dice la canción: ….después de cada noche nace un sol..y vuelven las gaviotas a volar..después de la tristeza nacerá, la vida……

  • Lisa B. dijo:

    Ayy si, que tristeza, un ave muerta, claro que si, pero eso no es nada al lado de todos los animalitos abandonados y maltratados sobre todo en la ciudad

  • Reynaldo Feijoo dijo:

    Fue la propia naturaleza la que causó el daño, ella se encargará de restañarlo y volver a cubrirlo todo con su manto verde acompañado de la vida aun más abundante y hermosa. Lo que nos debe preocupar es el impacto del huracán “Homo Sapiens” con vientos huracanados de CO2, con tzunamis de sustancias químicas vertiéndose en mares y ríos, con una estela de bosques deforestados y tierras arrasadas, con la destrucción acelerada de especies animales y vegetales, con sus amenazas de hacer inhabitable este planeta con la radiación nuclear, con los desplazamientos forzados de miles de personas. Ese es el verdadero mega huracán que debemos enfrentar. Ya estamos en estado de alarma ciclónica en ese sentido y las “autoridades” siguen salvando bancos y no el medio ambiente en que vivimos.

  • Juan Carlos (El Poeta) dijo:

    Miguel eso mismo iba a preguntar, saludos a Rosa Miriam y a Ismael

  • RAM dijo:

    Las imagenes hablan por si solas: un duro y devastador golpe para la flora y la fauna de ese territorio oriental. Sin duda alguna, las aves silvestres del lugar deben constituir pérdidas irrecuperables muy significativas. Tardarán muchos años para recuperar poblaciones de diferentes especies endémicas en las áreas afectadas.

  • Surelis Borrero Dominico dijo:

    yo pienso luego de lo observado en las fotos es muy necesario ver también que otras afectaciones ocurieron tras el paso de mathew en el ámbito social.

  • Naylan Brown Bueno dijo:

    pienso que son unas fotos muy hermosas que reflejan la verdadera situaciòn de la naturaleza en la regiòn oriental despuès del paso del huracàn Mathews, pero estoy segura que dentro de poco tiempo estaremos gozando de todo lo hermoso y bello de nuestra querida regiòn oriental.

  • estrella dijo:

    la naturaleza se levanta, ya el cabo de san antonio se recuperó y quizas mas bello,verán que comienzan los brotes, la recuperación es rápida, los arboles dejan sus hijos, solo lo que se le impone a la naturaleza es lo que no se recupera solo

  • Olguita dijo:

    como siempre lo mejor de CD estas crónicas y estas fotos un saludo desde Bayamo, Olguita

  • Elio Antonio dijo:

    Hola:-)

    ¿Vuelven las gaviotas o las garzas?

    Saludos;-)

    • Rosa Miriam dijo:

      podría ser, Elio Antonio. ¿Nos tomamos la licencia? Un saludo

  • MAIDA dijo:

    ERES UN EXCELENTE FOTOGRAFO TE ADMIRO MUCHO SIN CONOCERTE ME GUSTO LO BELLO Y LO PROFESIONAL Y ESO LO EXPONES TÚ
    FELICIDADES.

  • ¿ dijo:

    Mirian no son gaviotas, son garzas, hay q tener cuidado al dar una informacion

  • ¿ dijo:

    perdon, di clip antes de terminar.
    quería comentar q fueron fotos muy tristes, en realidad no hay belleza en el destrozo que ocasionó el gigante huracan.
    belleza veremos cuando la propia naturaleza recupere su antiguo esplendor, solo el tiempo cura las heridas, y sobre todo el hombre que debe apoyar en todo.
    válidas las fotos para poder pensar una vez mas en lo que el hombre puede evitar si es q está a nuestro alcance
    Pobres gentes….

  • Roberto.b dijo:

    Buenas fotos. Las aves blancas no son gaviotas; son garzas.

Se han publicado 28 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa Miriam Elizalde

Rosa Miriam Elizalde

Periodista cubana y editora del sitio Cubadebate. Es Doctora en Ciencias de la Comunicación y autora o coautora de los libros “Antes de que se me olvide”, “Jineteros en La Habana”, “Clic Internet” y “Chávez Nuestro”, entre otros. En twitter: @elizalderosa

Ismael Francisco

Ismael Francisco

Fotorreportero de Cubadebate. Ha trabajado en Granma, Prensa Latina y la AIN. Ha realizado la cobertura gráfica de importantes acontecimientos políticos, deportivos y sociales en Cuba y otras partes el mundo. Posee varios premios y reconocimientos periodísticos.

Vea también