Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Sociedad  »

Ni una menos, vivas nos queremos

| 7

Miercoles negro-2Miles de mujeres vestidas de negro, bajo una intensa lluvia y al grito de ‘Ni una menos, vivas nos queremos’ realizaron el primer paro contra la violencia de género y los femicidios, que se cumplió entre las 13 y las 14, como paso previo a la marcha.

La manifestación fue especialmente notable en el microcentro porteño donde se concentran organismos públicos desde donde salieron ellas a las calles para visibilizar las discriminaciones y la cultura machista que termina en la expresión mas grave de la violencia: los feminicidios.

La movilización que se gestó espontáneamente hace sólo una semana, a partir del horrendo asesinato de la adolescente Lucía Pérez, de 16 años, en Mar del Plata, tuvo amplia adhesión de de empleadas de organismos públicos, de empresas privadas, policías, mujeres que realizan tareas de limpieza en oficinas céntricas, periodistas de medios con sus redacciones en la zona, acompañadas en el ruidazo con las bocinas de colectivos y automovilistas.

Luego de una hora de paro y ruidazo, las mujeres de negro, acompañadas por hombre que se sumaron a la protesta, terminaron la primera acción del día de protesta contra los feminicidios con un aplauso y un abrazo colectivo.

Mieercoles negro-13 Miercoles negro-4 Miercoles negro-5 Miercoles negro-6 Mierrcoles negro-8 Mierrcoles negro-7 Miercoles negro-11 Miercoles negro-10 Miercoles negro-16

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Dardo Ribas dijo:

    LUCÍA…

    También en Miramar, Provincia de Buenos Aires -a pesar de la aspereza climática- los ciudadanos conscientes y solidarios se concentraron ante un nuevo episodio de crueldad inusitada que despojó de la vida a una joven mujer, casi una criatura.

    Inocentemente, los argentinos creemos desde hace ya muchos años que la consigna “Ni una menos” puede frenar esta ola desenfrenada, absurda y criminal contra las mujeres.

    ¿Cómo la va a frenar, cuando desde un programa de televisión un individuo repulsivo que se dice “periodista de investigación” (farsa maligna), formula un editorial insultando de manera atroz a una Presidenta, una mujer, además, elegida y amada por millones de argentinos?

    ¿Cómo la va a frenar cuando hay gente que toma a modo de divertimento los chistes macabros que cantidad de estúpidos instalan en programas de TV, ridiculizando y estigmatizando la condición femenina?

    ¿Cómo la va a frenar, cuando el mismo día de la convocatoria de homenaje y protesta por las chicas asesinadas, un gobierno -sus parlamentarios- apuestan a desmantelar la sección de la Fiscalía dirigida por la eminente doctora Gils Carbó dedicada a investigar femicidios?

    ¿Cómo la va a frenar si cualquiera puede “googlear” páginas pornográficas desde una PC familiar y donde se bastardea a las mujeres, convirtiéndolas en prostitutas ante la mirada azorada de nuestros hijos y nietos?

    Está muy bien que la gente se exprese pidiendo una y mil veces “ni una menos”… pero pasan los años y no hay mes, semana, en que no tomemos conocimiento del asesinato vil de alguna piba o la publicación de golpizas y humillaciones cobardes que se reiteran y se multiplican aritméticamente.

    La cuestión sobrepasa edificantes manifestaciones del pueblo en este sentido; pero la monstruosidad persiste y está vinculada, necesariamente, a un mecanismo siniestro que nace de un sistema social podrido y enfermo.

    Tras la ola de femicidios -por buscar un eufemismo soportable- hay una tendencia al crimen alevoso, a la tortura, al secuestro fomentado subliminalmente por la sociedad canalla.

    Cuando un “señor” Lanata y tantos como él, instalan desde un canal de TV, poderoso y que es escuchado y visto por millones de personas desde sus hogares, que la ex Presidenta “es una vieja enferma y una mierda” y cuando alienta, zorrunamente, su muerte… el machismo misógino extremo -incorporado a mentes obtusas- recarga su potencial homicida.

    Tras los episodios dantescos -como el reciente con la chica Lucía- late una desviación espeluznante que se nutre de la aceptación tácita de cantidad de descerebrados y que -en alguna medida- gozan con estas excrecencias.

    ¿De dónde parte la desviación? Pues, reitero, de la corporación canalla que intenta dominar y deformar nuestra mentes.

    Se trata del resurgimiento paulatino de visiones atroces que prosperaron desde la Inquisición de Torquemada y antes aun.

    “El proceso” no fue ajeno a esta cuestión. Centenares, tal vez miles de mujeres, fueron secuestradas, torturadas, violadas y asesinadas por los sicarios de la ESMA y en cantidad de clandestinas cuevas represivas.

    Llegaron al extremo de arrojar -desde aviones en vuelo- a mujeres atadas de pies y manos, drogadas, golpeadas, picaneadas, vivas, al Río de la Plata y al mar.

    El cobarde de Astiz -entre muchos otros crímenes- asesinó a la chica Dagmar Ingrid Hagelin, luego de herirla de bala y llevarla a la ESMA. No hubo piedad para la jovencita. Seguramente, antes de eliminarla, este miserable, el “tigre” Acosta, Chamorro y otros oficiales portadores de una perversidad inaudita, abusaron de ella en una muestra de la bestialidad más inverosímil. Como los nazis.

    Tras ese renacimiento de la atrocidad, hay quienes se frotan las manos; son los perversos y las organizaciones nazófilas y clericales de ultra derecha que auspician la deshonra de lo femenino para instalar cierta cuota de fascismo racial y de género que favorezca sus intereses espurios.

    Lo vimos en las escalinatas de la Catedral de Mar del Plata cuando la anterior marcha masiva de mujeres hace más de un año, acosada por grupos de neo nazis y violentos misóginos.

    Ya se sabe, el fascismo en todas sus variantes, auspicia el crimen y el desmembramiento de la especie. Es la forma en que puede imponer la podredumbre inmoral de sus esquemas. D. R.

    • Rolando dijo:

      Es desconcertante ver que existen hombres así, y de manera multiplicada.
      ¿Qué hacer con ellos, sino desaparecerlos de la faz de la Tierra?

  • pepe dijo:

    Muy buena campaña, creo que el lema Ni una menos debería incluir también a las miles de niñas y niños que todos los días son asesinados en los propios vientres de sus madres a través del aborto :(

    • maria dijo:

      Pepe… No tergiverse las cosas a veces un aborto es necesario por muchas razones, y una pudo ser un accidente o un descuido, pero mas criminal aun es traer a ese niño o niña al mundo a pasar calamidades y miserias humanas, por eso es que en muchos casos lo mejor es el aborto si ya no queda de otro, por el contrario, los anticoceptivos, pero no cambie el tema… saludos Maria.

  • vino dijo:

    El presente es de gobiernos democráticos con políticas socialmente fascistas. Al alejarnos de los centros urbanos la violencia de género se replica progresivamente . Las mujeres de las minorías étnicas, su familias y las docentes que trabajan en el interior profundo padecen la ausencia de políticas de desarrollo que los incluya en dignidad.El agua con altos niveles de arsénico, y flúor impacta sobre la vida comunitaria, el cáncer , problemas óseos, la pérdida temprana de los dientes, a lo que se suma las muertes por desnutrición. Vientres malnutridos que apenas pueden replicar la vida. Los corredores del narcotráfico y la trata con sus miserias tampoco están ausente. Mucho por hacer. A acercar la astilla!

  • Carlos dijo:

    Lo que yo puedo decir es que las mujeres deberían ser como el fruto sagrado ya que para mí es lo más hermoso que el universo, Dios, o quien haya sido el que el que creo al ser humano y que debería ser respetada por encima de todas las cosas y no ser maltratada por nada de esta vida o la que está por venir, ya que la mujer es la madre, la hermana, la esposa, la amiga lo es todo, es la flor que deslumbra en cada hogar.

  • el taxita dijo:

    EN LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD SIEMPRE HA EXISTIDO VIOLENCIA DE GENERO Y LOS HECHOS DICEN QUE TIENE QUE EXISTIR DE TODO EN ESTE PLANETA, NO A LA VIOLENCIA DE GENERO

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Kaloian Santos Cabrera

Kaloian Santos Cabrera

Kaloian Santos Cabrera es fotorreportero, colaborador de Cubadebate. Trabaja en Juventud Rebelde.

Vea también