Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Medio Ambiente  »

Periodismo: 60 metros bajo tierra

| 20
El Jagüey es una de las pocas cuevas en Cuba que se explora en sus condiciones naturales. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

El Jagüey es una de las pocas cuevas en Cuba que se explora en sus condiciones naturales. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Por Elisdany López

Desde el momento en que tropecé con la posibilidad de hacer este trabajo, varias veces el desvelo acechó mis noches. Ya ni sé cuándo se apoderó de mí esa claustrofobia por la que soy capaz de subir una escalera grande y diez chiquitas antes que encerrarme en el pequeñísimo espacio de un elevador.

Más que hacer periodismo, esta sería una superación personal, la manera de sosegar uno de mis más acentuados temores. No tendría que ascender dentro de la cajuela metálica que me pone a temblar las rodillas, sino todo lo contrario, debía recorrer casi un kilómetro a 60 metros bajo tierra; “enterrarme 60 metros”, según la acotación poco alentadora de un colega.

“Periodista, esta es una travesía que llamamos Cuevas de Trinidad. Hotel Las Cuevas, incluye un recorrido por el subsuelo de la instalación y por zonas aledañas como la loma de La Vigía y el valle de La Cantoja, es una ruta reabierta hace poco tiempo y muy atractiva para los visitantes porque es de las escasas cavernas en Cuba que se explora al natural, no tienen ni un ápice de urbanización”, informaba Ernesto Jiménez, espeleólogo y guía del trayecto, mientras preparaba los andariveles de una aventura que en ese instante era improbable presagiar.

LAS GALERÍAS PROMETIDAS

¿Está segura que puede vencer el sendero sin que antes le dé un “tareco”? ¿Usted le teme a las cucarachas, murciélagos, arañas…?, preguntaba el guía minutos antes de penetrar a la que yo imaginaba una gruta no transformada por el hombre, pero dispuesta por Natura sin demasiados vericuetos.

Ni mis más aguzados instintos de pionera exploradora me hicieron sospechar que cuando el guía subrayaba la naturalidad del entorno, hablaba literalmente. Al fotógrafo y a mí nos esperaba una jornada a lo Indiana Jones; con sogas, precipicios, deslizamientos por entre pequeñas aberturas, en fin, tendríamos que desplegar nuestras mejores condiciones físicas en aquella carrera de obstáculos que caprichosamente la naturaleza tramó en las mismísimas entrañas de la Tierra.

“Existen varias cuevas en el área, todas con un mismo origen, igual morfología y compuestas por la roca caliza del Mioceno, esta última tiene alto contenido de carbonato de calcio, es quebradiza y poco cristalina”- explicaba Jiménez cuando solo habíamos avanzado unos pocos metros- “Pero que no les asuste la fragilidad de las calizas, se necesitan miles de años para que ocurra un derrumbe y yo llevo como 40 viendo estas formaciones tal y como ahora”, dijo inmediatamente, como si en aquella oscuridad hubiera predicho mis intenciones de inquirir sobre las posibilidades de un desplome que nos demorara bajo tierra más de lo previsto.

No me apena confesar que estuve alrededor de tres veces a punto de salir del “juego”, pero cuando la voluntad cedía ante la fobia, mis compañeros desplegaban argumentos: “fue el instinto periodístico el que te trajo hasta acá”; “no te rajes que las galerías de cristales están ahí mismo”. Ante semejantes porras solo quedaba respirar y seguir adelante con la extraña seguridad de que mis amigos habían perdido el sentido de las distancias, pues las galerías prometidas se me hacían cada vez más lejanas.

“Nos espera variedad de formaciones secundarias que afloran en el techo, paredes y suelo de la cueva, todas producto de la disolución de las aguas aciduladas sobre las rocas. Verán cavidades ornamentadas; hablo de múltiples cristalizaciones que emergen de calizas de entre 25 y 30 millones de años. El encanto del paisaje subterráneo que les describo no tiene igual”, afirmaba el guía sin dejar de velar nuestros pasos entre los peñascos y fisuras de la gruta El Jagüey.

Así se nombra el lugar por el que anduvimos descubriendo belleza interior. Y es que se me antoja asumir la disposición de las protuberantes rocas como los sentidos, las líneas de un camino, el alma de un paisaje cuyo internamiento te obliga a ver más allá de todo cuanto se presenta a flor de piel, en este caso a “flor de tierra”.

Casi una hora habíamos pasado entre fósiles de caracoles, conchas, corales e insectos cuando un aleteo ensordecedor rompió la impresionante acústica que nos acompañaba durante el recorrido. Obstáculo agregado: miles de murciélagos hilvanaban una cortina que apenas dejaba entrever las anheladas formaciones de cristales. “No temas, ninguno chocará contigo”- aseguraba el espeleólogo- mientras yo dudaba de la sensorialidad extrema atribuida a esos quirópteros y ansiaba una cámara justo como la de mi fotógrafo, porque bien subrayó desde el inicio que aquel aparatico le daba valor para hacer cosas que normalmente le provocarían los mismos tembleques que sentía yo en ese instante.

Por increíble que me parezca ahora, continué la avanzada. Manos en la cabeza y tanteando el camino accedí al fin a la belleza anunciada. Decorados blanquecinos simulaban lagrimeos, columnas, capiteles y los más abstractos adornos… como intencionados por la musa creativa de un versátil arquitecto.

A esas alturas, adiós fobia; solo tenía ojos para deleitarme con aquel espectáculo de cristales superpuestos. Por suerte, el lente de Cubadebate perpetuó lo que, sin dudas, será uno de las coberturas inolvidables en mi carrera; una aventura excitante hasta en el regreso. Para volver no hizo falta la madeja de Adriana, bastó la orientación innata del explorador-guía. Entre las que a mi me parecían montones de piedras idénticas él encontró el camino de vuelta. Anduvimos junto a roedores e insectos, sometidos a elevadas temperaturas y deslizándonos por reducidísimos espacios…y si algo aprendimos de esta contingencia, además de que “en la montaña no importa cuánto falta, sino dónde pones los pies”; fue que la magia del Periodismo descansará siempre en sus capacidades de ponernos en situaciones límites y en las nuestras para lograr superarlas.

Cueva El Jagüey, Trinidad. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Cueva El Jagüey, Trinidad. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Galerías de cristal.  Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Galerías de cristal. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Según el espeleólogo se estudian las maneras para ofertar el sendero al turismo nacional. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Según el espeleólogo Ernesto Jiménez se estudian las maneras para ofertar el sendero al turismo nacional. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Galerías de cristal.  Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Galerías de cristal. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

La periodista Elisdany López y el espeleólogo Ernesto Jiménez. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Una estalactita crece un centímetro cada 10 años. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Una estalactita crece un centímetro cada 10 años. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Galerías de cristal. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Galerías de cristal. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Galerías de cristal. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

El espeleólogo Ernesto Jiménez en las Galerías de cristal. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Desde el interior de la cueva El Jagüey. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Desde el interior de la cueva El Jagüey. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Espeleólogo Ernesto Jiménez. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Espeleólogo Ernesto Jiménez. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

El Jagüey es una de las pocas cuevas en Cuba que se explora en sus condiciones naturales. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

El Jagüey es una de las pocas cuevas en Cuba que se explora en sus condiciones naturales. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Elisdany López. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Elisdany López durante la travesía. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Espeleólogo Ernesto Jiménez. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Cueva El Jagüey. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Estalagmita. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Estalagmita. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Cueva El Jagüey. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Travesía por la cueva El Jagüey. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Se han publicado 20 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Princesa dijo:

    Excelente trabajo tanto de la periodista como la del fotógrafo, las fotos me han dejado sin palabras, ojalá algún día pueda visitar esa hermosa cueva. Ismael la verdad que cada fotorreportaje tuyo nos deja con deseos de conocer más sobre esta hermosa isla, mis felicitaciones para ti.

  • Lucidio José dijo:

    Excelente fotorreportaje,baje con ustedes a la cueva El Jagüey. Gracias

  • MERCATOR dijo:

    Elisdany, si superaste esa prueba, puedes hacer cualquier trabajo hasta en el túnel de La Mancha, yo sé lo que es eso de la claustrofobia, pero en este caso creo que la belleza, la importancia y la perspectiva del lugar te ayudaron mucho. Buen trabajo… que se repita.

  • Eduardo Garea dijo:

    Periodista, excelente trabajo, pero creo que hay un pequeño error cuando usted dice:”…. porque es de las escasas cavernas en Cuba que se explora al natural”. Realmente esto no es asi, hace ya 74 años que existe la Sociedad Espeleológica de Cuba (SEC), que además es la sociedad científica más antigua de América Latina, fundada y dirigida hasta su desaparición física por el insigne científico y revolucionario cubano Dr. Antonio Nuñez Jímenes. Los grupos, miembros de esta sociedad han explorado, cartografiado, documentado y publicado miles de artículos sobre espeleología, paleontología, arqueología, fauna, flora, clima, espelogenesis, morfología de miles de cavernas a lo largo y ancho de toda Cuba. Actualmente este trabajo sigue en curso y existe en cada una de las 15 provincias del país un comité espeleológico que agrupa a espeleológos constituidos en grupos que exploran sistematicamente las cuevas de su territorio y algunos como los de La Habana que exploran cuevas de varias provincias. Por eso creo que lo correcto en este caso seria decir que tal vez esta sea la primera cueva turistica que se recorre de forma natural, sin adaptaciones ni iluminacion artifical.

    Atentamente
    Dr. Eduardo Garea
    Miembro de la SEC

  • Reynaldo dijo:

    Excelente titulo, pero no precisamente para este reportaje….

    • iluso dijo:

      Yo también me fui con la de trapo por el título. LOL

    • Alexis Polémico dijo:

      Verdad que el título sugiere algo MUY diferente :) No les digo que me imaginé otra cosa porque la portada de Cubadebate te pone una pequeña foto y la referencia sobre el artículo.

  • Vladimir dijo:

    Hola Periodista, muy buen trabajo y felicitaciones por haber entrado al mundo de las cavernas, como dice mi colega de la SEC , la sociedad espeleológica es una de las más prestigiosas en nuestro país, acá le pongo el link de su página web por si deseas aprender algo más del tema http://quimred.fq.uh.cu/sec/ , ahora solo le falta un reto mayor, una cueva con agua, en nuestra área de trabajo (La Sierra de Rangel en la provincia de Artemisa) la cual compartimos con grupos espeleológicos como Ernesto Tabío y Natura existe una caverna de las más peligrosas que puedas visitar su nombre es ( Altar ), no es una cueva turística, es un rio que corre entre la cueva, es toda una aventura atravesar de un lado a otro; dentro todas estas maravillas que pudiste ver y aun mas, las fotos en el interior de esta cavidad son muy escazas y las expediciones aun mas pues solo se hacen en periodos muy secos, hay que entrar muy bien equipado con trajes isotérmicos para evitar la hipotermia; la expedición no suele ser menos de 8 horas como promedios desde que se entra hasta que sales, mojado y con una temperatura que muele los huesos, si se embullas podremos invitarle.
    Un Saludo
    Vladimir Martínez Fernández
    Presidente Grupo Espeleológico Universitario
    ¨Antonio Núñez Jiménez¨

  • Sola dijo:

    te quiero mucho y no es matraca mia por eso te envie eso para que lo vieras y me dijeras que estaba bueno porque yo lo se que nada es asi

  • Yovany dijo:

    Hola y buenas tardes, me parece genial el trabajo que has realizado, pero te propongo seguir visitando otras cuevas que te aseguro las veraz mejores, como decia nuestro precidente te invitamos a que vayas a la Sierra de Rangel para que veas lo que es un paisaje bello subterráneo…

    Yovany Llanes Garcia
    Estudiante de geografía Univercidad de la Habana
    Integrante del Grupo Espeleológico Universitario
    Antonio Núñez Jiménez

  • Jennfier dijo:

    Excelente pingulilla!!

  • BaTaJo dijo:

    ¡Qué lástima que aun conociendo las potencialidades espeleológicas de Cuba -desde el punto de vista científico, incluido lo histórico- y de la experiencia en la exploración de este medio se siga sumiendo a la espeleología en un pantano de incertidumbre, muchas veces apostando por el mercantilismo barato…., No imagino las cuevas del Guafe en Cabo Cruz o Las del Este en la Isla de la Juventud, con su legado cultural,exhibidas en bandejas de plata a visitantes sin interés alguno en la exploración científica para su comercialización estatal o personal, a costa del deterioro que induce ese tipo de actividad en el medio.
    Valdría la pena una referencia de los espeleólogos gibareños que se han empeñado en un proyecto de desarrollo local sostenible del que financia el Ministerio de Economía, en la Polja del Cementerio, al sur de la ciudad de Gibara, en Holguín. Se trata de un sendero natural muy simple que lleva hasta la cueva Los Panaderos, una pequeña gruta que atesora interesantes elementos históricos, genéticos, bioespeleológicos, etc., pero que busca generar ingresos (amen del cuidado y preservación del entorno)precisamente para mantener en excelente estado la naturaleza circundante exterior y subterránea.

  • Leo dijo:

    Es un artículo sumamete importante, pues le muestra a todas las personas que las bellezas naturales no solo se encuentran en la superficie. Cuidado con la urbanización, pues esto solo conduce a un deterioro progresivo de la cueva y de sus espeleotemas si no se hace con la planificación correcta. Gracias (periodista) por mostrarnos tal tesoro escondido.

    Leonardo González Ceballos
    Estudiante de la Facultad de Química. UH
    Integrante del GEU Antonio Núñez Jiménez

  • bella dijo:

    estan muy bonitas las fotos ,exelente trabajo de las personas q colaboraron tanto el fotografo como los periodistas

  • zuli dijo:

    y yo podré ir algún día a explorar esas cuevas
    pregunto:
    ¿como puedo formar parte de la sociedad espeleológica?

  • Edu dijo:

    Muy buen reportaje, las fotos, son geniales, realmente te transmite la emoción de estar en el interior de una cueva.

    Eduardo Mayo YAnes
    Estudiante de la Facultad de Química. Universidad de la Habana
    Integrante del GEU “Antonio Núñez Jiménez”

  • Zaynet dijo:

    Execelente trabajo el que pudieron realizar la periodista y el fotógrafo,las estalactitas y las estalagmitas hacen un exelente efecto.Ismael cada fotorreportaje tuyo me deja sorprendida,me gustaria ser parte de una expedición o poder visitar esa hermosa cueva.

  • Zaynet dijo:

    que gran fotorreportaje.Ismael cada vez me sorprendes más cuando vi las fotos me quede sorprendida,me gustaria ser pate de alguna expedición y si fuera a esa cueva mejor

  • yairal dijo:

    que fotos mas bellas sinceramente, extraordinario ,me gustaron mucho ,me parecia que esta ahi dentro es impresionante saber que en este pais hay lugares tan maravillosos, es una experiencia unica la que vivieron todos los que de una forma lograron hacer ese trabajo FELICIDADES A TODOS.

  • Conde dijo:

    Muy buen reportaje y fotos Felicidades soy un miembro más de la SEC y coincido con el comentario anterior de Eduardo Garea y Vladimir.

Se han publicado 20 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ismael Francisco

Ismael Francisco

Fotorreportero de Cubadebate. Ha trabajado en Granma, Prensa Latina y la AIN. Ha realizado la cobertura gráfica de importantes acontecimientos políticos, deportivos y sociales en Cuba y otras partes el mundo. Posee varios premios y reconocimientos periodísticos.

Vea también