Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Entretenimiento  »

Las estrellas perennes sobre el Turquino

| 9

¿Quién puede hablar por la levedad del colibrí, por el verdor furioso del helecho, por las piedras mudas y por el cantar de los árboles?

Solo el monte.

Hay que caminar sobre el parte aguas de la montaña, buscar el punto más alto -el del Pico Turquino- para saber lo que es soñar mientras el cuerpo entra en una suerte de forcejeo consigo mismo; mientras la voluntad se retuerce al advertir una pendiente casi vertical, pero sin llegar a quebrantarse (por aquello de que uno tiene que llegar hasta el fin, como nos pasa con la vida).

Hay que quedarse solo con la geografía que el Hombre no ha podido vencer. Solo. Para repensar la suerte. Y coger fuerzas, probarse casi hasta el dolor en un intento en que todo se agita: el corazón, la memoria, las presencias y ausencias más notables.

Cuando uno sube montañas, en muchos tramos se queda solo con todo lo que ha sido y anhela ser. El diálogo apenas es interrumpido por las palabras de quien se acerca a compartir la aventura, o de quien pasa más veloz, con su paso, porque cada cual debe llevar el suyo y ese ritmo no puede violentarse.

De mi segundo ascenso al Pico Turquino, guardo recuerdos tibios y largos, y entre ellos, los versos del joven cubano Alejandro Moya, quien fue el primero del grupo en llegar a la cima, y también el primero en llegar al final del viaje:

«Fauna de luz, las estrellas/ perennes sobre el Turquino/ son cocuyos del camino/ por donde estampa sus huellas/ mi corazón. Todas ellas/ en guerra sobre el mambí/ se emboscan, conspiran, y/ por más que de brillar tratan/ sus uñas se desbaratan/contra la luz de Martí.

«Martí solo en el Turquino/-linterna de la montaña-/ Martí con mirada extraña/ terrestre, inmóvil, divino./ Martí que del alma vino/ a la cúspide se va/ de Cuba, y Cuba que está/ desde Martí dando un grito/ escucha en el infinito/ su grito de libertad.»

La Sierra Maestra ubicada en el oriente de Cuba. Foto: Kaloian

La Sierra Maestra ubicada en el oriente de Cuba. Foto: Kaloian

Los exploradores, en esta ocasión miembros de La Colmenita e invitados, subieron las montañas de la Sierra Maestra hasta llegar al Pico Turquino. Foto: Kaloian

Los exploradores, en esta ocasión miembros de La Colmenita e invitados, subieron las montañas de la Sierra Maestra hasta llegar al Pico Turquino. Foto: Kaloian

Una vista del acojedor paisaje de la Sierra Maestra. Foto: Kaloian

Una vista del acojedor paisaje de la Sierra Maestra. Foto: Kaloian

Uno de los exploradores mientras subía las montañas. Foto: Kaloian

Uno de los exploradores mientras subía las montañas. Foto: Kaloian

Una tela de araña en medio de la maravillosa vegetación de la Sierra Maestra. Foto: Kaloian

Una tela de araña en medio de la maravillosa vegetación de la Sierra Maestra. Foto: Kaloian

Otro de los exploradores en un gran salto a su paso por las montañas de la Sierra Maestra. Foto: Kaloian

Otro de los exploradores en un gran salto a su paso por las montañas de la Sierra Maestra. Foto: Kaloian

Señalización que guía la ruta al Pico Turquino. Foto: Kaloian

Señalización que guía la ruta al Pico Turquino. Foto: Kaloian

Una bella flor frente al monumento al apóstol José Martí en el punto más alto de la geografía cubana, el Pico Turquino. Foto: Kaloian

Una bella flor frente al monumento al apóstol José Martí en el punto más alto de la geografía cubana, el Pico Turquino. Foto: Kaloian

Monumento a José Martí en el Pico Turquino. Foto: Kaloian

Monumento a José Martí en el Pico Turquino. Foto: Kaloian

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Olimpio Rodriguez Santos dijo:

    MONTAÑAS DE RECUERDO, LA NEBLINA O I-4 COMO LE LLAMABA LOS SERRANOS HACIENDO SUS CANAS ENTRE LOS PICOS EMPINADOS Y CERCANOS AL MAR.

    CUANDO LO SUBI AUN NO ESTABA LA ESTATUA DE MARTI, PERO AUN ASI FUE MUY EMOCIONANTE LLEGAR A LA MAS ALTA MONTAÑA DE CUBA.

    EXCELENTES FOTOS LA DE LOS VIAJERO DE HOY

    Dr. Olimpio Rodríguez Santos
    Especialista II Grado en Alergología
    Prof. Facultad de Comunicación Universidad “Ignacio Agramonte”
    Prof. I.S.C.M. “Carlos J. Finlay” Camagüey Cuba

    E-Mail: olimpiors@finlay.cmw.sld.cu

  • Carlos Valdés Sarmiento. dijo:

    Observando estas fotos, nunca me pierdo estos fotorreportajes, pense: que bueno seria convocar un concurso de fotorreporteros de todo el mundo, en Isla de Pinos no hay uno de foto submarina, por que se alega que es un escenario único el de las aguas alrededor de la Isla, pues convoquemos uno; en distintas categorias: foto urbana, de animales, niños, arquitectura, monumentos, etc. Foto rural: paisajes, animales, caminos, niños, con un lema: CUBA QUE LINDA ES.
    !!!!HA Y COMO SIEMPRE SON FOTOS MARAVILLOSAS, SE ME ACABARON LOS ADJETIVOS, SE ME ACABARON LAS PALABRAS!!!!

  • Juan Castro dijo:

    ESTRELLAS PERENNES:

    QUE LÁSTIMA NO LLEGARON LAS FOTOS, PERO ME IMAGINÉ LA BELLEZA CASI ESCONDIDA DE LA NATURALEZA Y EL VERDOR DE LA MONTAÑA.

    JUAN CASTRO.
    MEXICANO

  • Carlos Caballero Reyes dijo:

    Subir al Pico Turquino es siempre una experiencia nueva, ya que cada ves que lo subo es como si una gran parte de mi retornara al pasado; a Llanos del Infierno donde escendieron a Comandante al gerrillero Heróico, es revivir los azares de la Guerrilla durante los años de la Guerra Revolucinaria. Es en fin una acminata justo sobre los pasos de la historia de nuestro país y su gente.

  • Luis dijo:

    LASTIMA !!!!!.
    NO HE PODIDO VER ESAS FOTOS DE LA SIERRA MAESTRA SOLO SALEN CUADROS GRICES VACIOS.
    ME SATISFACE QUE MUCHOS PUEDAN DISFRUTAR DE ESAS MARAVILLAS NATURALES DE NUESTRA QUERIDA PATRIA.

    LUIS.

  • Julio C. Hernández dijo:

    ¿Quién iba a imaginar que la perspectiva de un mundo feliz, muy bien expuesto en este escrito de Alina, y que acompañan a las admirables imágenes de «La Colmenita» en el Pico Turquino, se verían de pronto enlutadas por noticias tristes? En cada minuto del día de hoy -27 de febrero de 2010-, hemos estado pendientes de todo los relacionado con el devastador terremoto, que en horas de la madrugada a afectado con mayor intensidad al hermano pueblo de Chile.

    A pesar de ello, no quería dejar pasar por alto un comentario que puede tener un punto en común con estos dos momentos.

    He tenido la oportunidad de subir el Pico Turquino. Desde la primera vez, las expectativas aunque fueron elevadas, la realidad fue muy superior. En el segundo viaje que realicé, toda esta emoción se multiplicó. ¿Y por qué?

    Puede ser indescriptible la belleza del paisaje, la humedad, el frío, la majestuosidad de los helechos arborescentes. Cada lugar deja una huella en nuestros pensamientos, el Alto del Naranjo, la Comandancia de la Plata, la Aguada del Juaquín, el Pico Turquino con su imponente monumento a nuestro Apóstol Nacional, y por último…, el fin de la travesía en las Cuevas del Turquino. Cuando termina la expedición tiene miedo de no volver a tener la oportunidad de repetir lo que para uno puede ser en ese momento una hazaña y hasta la posibilidad de estar en contacto, no sólo con una parte de nuestra geografía, sino con una parte importante y trascendental de la Historia de Cuba.

    Pero también hay algo que es muy importante, y lo experimenta cualquiera que visite el sitio más elevado de Cuba, y es el sentimiento de «amistad» y «amor» que se genera. Como consecuencia del esfuerzo y el rigor físico requerido, del que muchos no están acostumbrados, los miembros del grupo se ayudan mutuamente y se auxilian en cada momento. Estos sentimientos se profundizan para toda la vida.

    Martí, en bellos e inmortales versos escribió:

    «En la falda del Turquino;
    la esmeralda del camino
    los incita a descansar;
    el amante campesino
    en la falda del Turquino
    canta bien y sabe amar.»

    Esta «solidaridad» es el mismo sentimiento que expresamos los que estamos dispuestos a ayudar incondicionalmente a nuestros queridos hermanos que sufren en estos momentos por los terremotos que han afectado a Haití, y ahora a Chile.

  • Claudia dijo:

    Estos últimos fotorreportajes me hablan más de Cuba

  • Jorge Braulio dijo:

    Pico Turquino
    Nubarrones tapando
    las otras cumbres

    ¿Dónde termina
    el cielo tormentoso?
    ¿Dónde la mar?

    Brisa balsámica
    Con una flor silvestre
    hasta la cima

    Saludos desde La Habana

  • Mora dijo:

    Nunca he ido al pico turquino me encantaría ir para contar mis propias experiencias.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Alina Perera Robbio

Alina Perera Robbio

Es periodista cubana, columnista de Juventud Rebelde y colaboradora de Cubadebate. Ha ganado múltiples premios de periodismo en los certámenes anuales del país. Es autora del libro "Buscándote, Julio", y coautora de "Voces del milagro", "Niños del milagro", "La maldición del avetruz" y "La cuadratura del círculo".

Kaloian Santos Cabrera

Kaloian Santos Cabrera

Kaloian Santos Cabrera es fotorreportero, colaborador de Cubadebate. Trabaja en Juventud Rebelde.

Vea también