Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Retos e invitaciones de “La dictadura del algoritmo”

| 7

Acabamos de ver en toda Cuba, y buena parte del mundo, el documental “La dictadura del algoritmo”, del realizador Javier Gómez Sánchez. Para otros más letrados en labores de crítica quedará ese ejercicio de análisis cinematográfico, artístico y comunicacional que permita diagnosticar fallas y aciertos del producto. No obstante, me permito esta oración para felicitar a todo el equipo que tuvo que ver con la obra, y a los entrevistados.

Ahora, más allá de la pertinencia – mucha a mi entender – de la temática tocada, más allá de concordancias o discrepancias en torno al abordaje de la misma, toca preguntarse después de consumir el documental, a qué nos está invitando.

—¿Y ahora qué?

—Defiendo el criterio, plasmado de manera magistral por Israel Rojas, de que realizar este ejercicio intelectual es la “parte fácil” – y aun así no siempre lo hacemos y de ahí la importancia meridiana del documental. Lo “difícil” es la segunda parte de la ecuación, esa donde tenemos que sobreponernos a adversidades técnicas, a gigantes comunicacionales e ideológicos que libran la batalla en las redes, para llevar los rasgos de nuestra política innovadora a esos espacios. Porque a nadie puede caber dudas de que la política de la Revolución, amén de estancos o desaciertos, ha sido históricamente innovadora; pues a innovar en el ciberespacio.

“Sobre esto – a mi gusto una de sus virtudes – el documental deja más preguntas que respuestas, pero me gusta considerarlas mejor como un reto (otro más), una invitación a pensar, y a pasar entonces del plano de denuncia al plano propositivo”.

—Se habló de reformas educacionales. ¿Existen programas especializados en el uso de las redes sociales, sus aspectos éticos, en nuestra educación general? ¿Acompaña la escuela el proceso de aprendizaje tecnológico de un infante de la mejor manera? ¿Están capacitados todos nuestros maestros y maestras – y cualquier otro miembro del personal docente – para lidiar con los nuevos problemas que las redes conllevan y que cambian el escenario educativo y de convivencia desde edades tempranas?

—¿Estamos creando y difundiendo contenidos de valor que puedan llegar a los estudiantes en los espacios virtuales que ellos moran? ¿Debe ser toda la apuesta a soluciones tecnológicas propietarias? ¿Existe una contradicción entre la búsqueda de soberanía tecnológica y el necesario (y algunas veces largo y tortuoso) periodo de asimilación ante otras plataformas ya impuestas?

—No podemos pecar de ingenuos ni injustos al hacer estas valoraciones pues mucho se hace hoy en el país para acercar a los niños a las nuevas tecnologías de una manera responsable. No obstante, entre factores objetivos como la disponibilidad de hardware en las escuelas, hasta subjetivos como la falta de preparación de educadores en estos temas, el estudiante transita un terreno yermo en sus años de educación general que genera vacíos solo llenables por familias que no necesariamente tengan esas lagunas cubiertas ellas mismas.

“Se habla de prensa, se habla del ecosistema de medios subversivos y su alta capacidad de articulación alrededor de un discurso. ¿Hacemos lo mismo nosotros? ¿Se aprecia el mismo nivel de articulación entre los medios estatales?”

—¿Puede existir esa articulación también entre medios estatales y esfuerzos comunicacionales verdaderamente independientes (entiéndase aquí aquellos que no se enmarcan en la lógica mercenarista del ejército de medios subversivos financiados de una u otra manera para atacar al país y al proyecto social)? Si es el caso, ¿qué tipo de relación debe/puede existir?

—¿Cómo llega nuestra prensa a las redes sociales? ¿Todas las estrategias de comunicación son realmente efectivas? ¿Decimos todo lo que debemos, cuándo debemos, a quién debemos y cómo debemos?

—Son muchos los retos/invitaciones que deslinda el documental, debemos convertir también las redes en espacios de emancipación, donde se comparta lo mejor de nuestra cultura, de nuestro pensamiento, donde se visibilicen y, más importante, se desarrollen acciones de formación, de diálogo, de participación verdadera. Las redes deben ser también un espacio de participación política popular, nuestros cuadros deben estar en las redes, nuestra asamblea debe estar en las redes, nuestra juventud, nuestro partido deben participar en las redes. Las redes deben ser espacios de rendición de cuentas, de consenso, de buscar colectivamente la resolución de los problemas.Y no es que los “cómo” estén ahí escondidos a simple vista, hay que buscarlos, hay que luchar por ellos.

—Pero, ¿qué es la lucha para un revolucionario si no su destino último?

—Son muchas preguntas, casi infinitas; son tantas preguntas que quizá entorpecen la lectura – mis disculpas por eso – y hacen que parezca un trabalenguas o un laberinto. Empecemos a andar para encontrar algunas respuestas y quizá el próximo texto sea menos enredado.

(Tomado de Bufa Subversiva)

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ramón RST. dijo:

    Excelente documental, hay que seguir haciendo cosas como esa, porque tienen un mensaje muy educativo e instructivo a todo nuestro pueblo, sobre todo en este tema de las redes sociales y de cómo el enemigo las utilizan para lograr su objetivo fundamental, confundir a nuestro pueblo. Este documental puede convertirse en material de estudio en escuelas y centros laborales.
    Saludos

  • Ale dijo:

    Estoy muy de acuerdo en que las redes deben ser un espacio de rendición de cuentas. Pudiera parecer que la presidencia/ ministros están hoy cerca del pueblo, de los problemas y paradójicamente es cuando más alejados han estado. Hace más falta una visita sorpresiva al Clínico de 26, al Miguel Enríquez, a una farmacia, etc que al Palacio de Computación. Y no es que lo segundo no haga falta, es que sencillamente no podemos pensar en el plan para el 2030, si no resolvemos de manera inmediata los gravísimos problemas del 2021. Al menos que la población vea que lo intentamos. Cuba necesita o ese diálogo en las redes y espacios físicos o un programa de corte Alo Presidente.

  • Carlos dijo:

    Mi pregunta ¿Cómo superar el algoritmo de las redes? Hasta donde se pueda hay que continuar desarrollando la cultura informática en los cubanos. Por otra parte la articulación entre los medios estatales debe fortalecerse, igual las cuentas institucionales que se duermen y en el momento preciso no siempre están. Hay que lograr la inmediatez en las redes con interés la de los medios de prensa.

  • Agustin dijo:

    Comparto la opinión del autor y además también tengo un cuestionamiento para “tirios y troyanos”, como diría alguien a quien tengo en alta estima ¿Por qué dejamos para el final a las plataformas propias y priorizamos las del enemigo? En muchas ocasiones he buscado contenidos cubanos en Picta, por poner un ejemplo, y ni hablar del peluquín. Solo aparecen contenidos desactualizados.

  • Voltus5 dijo:

    Nada que disculpar
    Todo lo contrario, quizás falten mas preguntas por hacer, pero lo que si está claro es las respuestas y soluciones que hay que dar

  • Godofredo dijo:

    El mejor antídoto Vs campañas en las redes es demostrar que la economía funciona. Lo demás, hacer como el bambú cuando el viento sopla fuerte.

  • José González R. dijo:

    Comparto que debe irse al lugar desde donde se está distorsionando y atacando más la realidad de Cuba, donde se magnifican los desaciertos y se obvian donde la Revolución ha tenido sus logros, grandes o pequeños, que es precisamente la Internet y sus redes sociales.
    Pero debe hacerse con múltiples espacios que no pierdan el enlace con el público, tal como ocurre, generalentente con PALABRA PRECISA y RAZONES DE CUBA, el primero después del NTV y el segundo formando parte de este. Pero que después se "cuelga" en YouTube o en otra plataforma.
    Estos son de los que más se respeta una edición; pero, lamentablemente, después se ponen en este y en otros sitios el espacio noticiosos de la TV fragmentado en segmentos, que muchas veces, casi siempre para no ser absolutos, es un corte burdo. Aunque loable este ejercicio, no debe ser esta la solución simplista, debe ser convocar a especialistas, comunicadores, realizadores, etc., a crear espacios con contenido, que transmitan un mensaje, para lo que pueden servir el canal en YouTube de RT AHI LES VA, o lo que hace el periodista Olivier Zamora Oria en ese medio.
    Existen otros periodistas que, por su poder de convocatoria y conocimientos demostrados y qie entregan el mensaje al público, merecen tener espacios de opinión, que pueden llevar a otros para complementar un tema, hacerlo de una forma didáctica, entretenida, sin teques. También, tal como lo propuso el Primer Secretario del PCC y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel, hay que llevar a esa organización a las redes, y por supuesto con ella a la UJC, la FEU, la FEEM, con todas ellas a la Asociación Hermanos Saiz, funcionarios del MINCULT, a vicepresidentes del Gobierno, por ejemplo Tapia Fonseca y hablar de las nuevas medidas para promover la producción agropecuaria, además de informativa, coloquial, acercando el tema al guajiro, al pueblo.
    Son muchas las formas, como muchos y variados las formas de hacer en estos tiempos. ETECSA, a través de CUBACEL, puede haber que algunos medios de estos que se creen o ya existan y estén situados en el seguimiento popular, se puedan ver libres de costo o rebajarlo.
    Son solo sugerencias, pero nada de lo que se pueda hacer para también posicionar las verdades de Cuba, o nuestras realidades, debe demorarse, esto debió ser para ayer.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Kenneth Fowler

periodista.

Vea también