Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

Massiel Dueñas: El arte es un modo de vida

| 13

«Mi vida gira en torno a todo lo que tiene que ver con el arte. No solo con la actuación, sino también con la docencia». Foto: Maikel Guillén Rodríguez / Alma Mater.

Massiel Dueñas parece tener muy claras las cosas. Se le ve muy segura. Segura de lo que dice; segura de cómo luce; segura de lo que es. Desde la primera llamada fue inevitable advertir su hablar cuidadoso y dicción que roza lo impecable, acaso más refinada por ser su interlocutora una extraña.

Cuando habla por WhatsApp prefiere los audios. Cuando conversa en persona mira a los ojos, gesticula y achica tu nombre como si te conociera de toda la vida.

Llega temprano, como había pactado con Wendy, la dueña del estudio fotográfico que recién ha descubierto, y donde ha decidido celebrar a golpe de instantáneas el primer aniversario de su canal de YouTube, este 13 de marzo.

"Me gusta colaborar con los emprendimientos interesantes. Cada vez que veo algo valioso, que vale la pena que se conozca ante el mundo y ante los cubanos pues ahí está Massiel Dueñas", nos cuenta entre uno y otro flash y nos invita a comprobarlo en su canal, donde tiene una sección exclusiva para eso, "para que el mundo conozca lo bueno que se hace en Cuba, el buen gusto".

Massiel dirige, desde hace 8 años, el grupo infanto-juvenil Abril. En marzo pasado, en plena pandemia, se aventuró a abrir un canal en YouTube. Además, fue una niña de La Colmenita, y luego profesora del equipo de Tin Cremata. Ahí empezó todo, quizá donde aprendió a ver la actuación como un modo de vida.

"Mi vida gira en torno a todo lo que tiene que ver con el arte. No solo con la actuación, sino también con la docencia". Habla de eso constantemente, de ese rol que ha ponderado incluso por encima de su carrera actoral. "Mañana puedo dejar de actuar, pero jamás podré dejar de enseñar. Creo que más allá de poder dar mi conocimiento, la química que logro con los jóvenes y adolescentes es una de las cosas que más disfruto en mi vida".

¿Por qué crear una compañía infantil?

"Yo creo Abril porque después de graduarme de la Escuela Nacional de Arte (ENA) tenía la necesidad de fusionar lo que había aprendido de La Colmenita, del trabajo con niños, con lo que asimilé de técnica en la ENA, y lo que había aprendido de forma de vida, de amor por el arte, de respeto al trabajo; de trabajo comunitario, con y para niños, para crear lo que asumo que es el teatro para niños. Por supuesto, traté de buscar una línea muy mía, que no rozara con el trabajo de más nadie.

"Los personajes todos son niños y adolescentes con problemáticas de esas edades. No trabajo con hadas ni duendes".

¿Por qué?

"Porque en esa etapa en la que ellos están empezando en la actuación es muy fácil que se llenen de vicios, a la vez que tienen que crear un personaje o hacer una caracterización vocal. Para que ellos puedan agarrar herramientas y después iniciarse en el medio preferí trabajar partiendo de sus experiencias, improvisaciones, de sus propias historias de vida, tratando de vincular esos niños de la vida real, cubanos de hoy, con ellos. Como les queda mucho más cercano, el trabajo iba a ser más verdadero".

Has incluido el audiovisual en tus puestas en escena. ¿Qué aporta fusionarlo con el teatro en una misma puesta?

"Los acerco al medio, a otro tipo de técnica que no tiene que ver con el teatro. Lo que hacemos es que escenas que no tengan soluciones en el teatro, o que intervenga algún actor adulto — que me es difícil comprometer porque tiene su vida con sus proyectos individuales y no pueden estar en funciones — pues entonces unimos el audiovisual al trabajo en escena y es un elemento fundamental dentro de la puesta".

Acostumbrada desde niña a mezclar la actuación con el resto de manifestaciones escénicas, en su grupo también tienen cabida la música y la danza, para dar lugar a lo que la misma actriz cataloga como teatro musical, con música en vivo. "Trato de vincular los autores de nuestra nueva y vieja trova: Pablo Milanés, Los Zafiros — amo a Los Zafiros — . Y es una manera también de acercar a los adolescentes cubanos a la obra de estos músicos, que la conozcan".

El grupo Abril se ha mantenido con el mismo elenco durante 8 años. Foto: Cortesía de la entrevistada.

¿Cómo es el proceso de captación?

"Yo no hago casting. Con Abril ha pasado que empezó hace 8 años y se mantuvo el mismo elenco, empezaron conmigo con 10 años y tienen 18. Un grupo que en principio se pensó de 10 a 15, ahora todos están en 16, 17 y 18 años. Es increíble que se mantenga el elenco tanto tiempo. El perfeccionamiento y lo que hemos logrado con Abril parte de que hemos estado mucho tiempo con ellos".

Tú también te iniciaste en un grupo de teatro infantil, La Colmenita, una compañía de rigor en una carrera que pone mucha presión sobre los niños, ¿cómo manejaste, a tus 8 años, las exigencias de pertenecer a un elenco como este?

"Cuando uno es niño no se da cuenta. La Colmenita es como una bola de nieve. Empiezas y eso va creciendo y creciendo y llega un momento en el que pierdes las dimensiones de todo el esfuerzo no solo personal, sino familiar que gira alrededor de un niño de La Colmenita. Uno no hace conciencia en ese momento porque lo ve como un juego, pero sí es muy fuerte. Era de lunes a domingo, había que llevar la escuela, tenías que faltar de pronto un mes porque te ibas de gira y al regreso había que copiar todas esas clases, es muy fuerte en realidad. Nunca fue para mí un estrés porque yo quería ser artista. Los niños en La Colmenita están porque lo ven como una diversión, y no como algo que tienen que hacer porque alguien les manda".

¿Cómo manejas ese tema en Abril?

"Con mucho rigor, porque siempre he dicho — y lo aprendí en La Colmenita — que lo primero es la escuela. Mañana a lo mejor no eres artista y te dedicas a la medicina, el magisterio o la abogacía, y la escuela y el conocimiento es lo básico. Estar en Abril es como un premio que ellos tienen que ganarse saliendo bien en la escuela, siendo buenos en casa, siendo buenas personas, ayudando a los demás. Las cosas básicas mismas que aprendí en La Colmenita es lo que intento llevar a mis niños de Abril. Lo que sí he tratado de que ellos tengan funciones solo los fines de semana, de no aceptar cosas entre semana para que tengan de lunes a viernes el tiempo para ir a la escuela, para descansar, para estar con su familia que es muy importante. De niña perdí mucho tiempo con mi familia, tiempo que la vida me ha regalado durante la cuarentena, desde los 7 años no tenía un día para no hacer nada. Este periodo vital me ha venido de maravilla".

Luego de ser profesora en La Colmena, ¿tú decidiste separarte y emprender tu camino en solitario?

"Sí, quise ser actriz y decidí hacer mi carrera independiente. La mayoría de profesores son personas que tienen otras carreras y el tiempo les da para poder llevar La Colmenita y su profesión. Es una lucha de que quiero este lugar porque aquí crecí, porque lo amo, pero también tengo que labrar mi camino y ser Massiel Dueñas, y creo que es una de las cosas más lindas que he logrado. Ya no soy “Massiel la de La Colmenita”, sino Massiel Dueñas, con una obra creada".

¿Cómo fue esa ruptura?

"Muy difícil. Tú creces en La Colmenita dentro de una burbuja, tienes un universo, la mejor infancia que pude tener fue ahí. Conocí el mundo, el mundo del arte y el mundo como espacio. Entonces, romper con eso, ya desde la óptica de adulta, de profesional graduada de la ENA, y decir ¿Qué hay ahora? ¿Ahora qué va a ser de mí? Tenía el miedo de qué iba a ser fuera de La Colmenita".

Sin embargo, una vez fuera decidiste crear una compañía también infantil.

"Cuando me fui ya tenía el propósito de crear mi grupo. Tenía ideas muy renovadoras de lo que estaba haciendo. Era otro tipo de trabajo, de naturalidad con los niños. Durante mi embarazo empecé a hacer lo que yo creía que era teatro para niños, sacando lo más lindo de La Colmenita con las herramientas que tengo, de la ENA y lo que aprendí fuera de Cuba en talleres de teatro para niños. Ahí decidí que era el momento de hacer mi propia compañía".

¿Hay puntos contacto entre el trabajo de Abril y el de La Colmena?

"Abril no tiene mucho que ver con el trabajo de La Colmena, que son grandes espectáculos en plazas, en lugares abiertos. Nosotros la mayoría de cosas que hacemos son en teatro. Hemos hecho actividades al aire libre, pero no acostumbramos a hacerlo. En cuanto a línea de trabajo actoral no tiene mucho que ver. Yo hago un teatro un poco más hacia lo naturalista, hacia lo televisivo, para que ellos después tengan herramientas para hacer televisión y cine. Igual es todo mediante juegos. Y creo que una de las cosas es que les doy mucho tiempo libre. Cuando tengo alguno, o la mayoría, en algún trabajo televisivo, paro, porque me gusta que puedan llevar las dos cosas".

¿Qué llevaste de La Colmenita a Abril?

"Traje el amor por el teatro. Que me gusta que ellos crezcan como personas integrales, como buenos seres humanos. Esa teoría también aplicada por Tin (Cremata), de hacer el bien, de ser buenas personas, sencillas y humildes, para mí es clave".

¿En algún momento te has plantado Abril como una alternativa a La Colmenita?

"Es que son cuerdas diferentes. La Colmenita hace un estilo opuesto al mío, entonces eso no ha pasado. Pero sí me ha pasado que los niños salen de la Colmenita y van a Abril buscando otras herramientas, no sustituir las de allá, esas las tienen, son maravillosas y son las bases. Pero buscan un poco más de herramientas del medio. La Colmenita es un proyecto comunitario donde ellos todo lo hacen como un juego. Ya conmigo es un trabajo que les da herramientas para la TV, para poder estudiar actuación como carrera".

¿Cuál dirías, en resumen, que es el sello distintivo de Abril?

"Primero, que los niños han creado una empatía muy singular; los dejo que sean autónomos, artistas independientes, que funcionen como grupo, se amen y se quieran, pero que a la vez sean artistas únicos, que fuera de Abril ellos sean artistas, no que sean Abril. Que puedan hacer su carrera al unísono del grupo, ahí está lo distintivo, que sean seres pensantes con criterio".

El nombre de Massiel es conocido en el ámbito artístico por "preparar" niños (mayores de 10 años) para entrar a las escuelas de arte, pero a ella esa palabra no le simpatiza mucho.

"Hay personas que me preguntan si yo preparo. No preparo para que el actor se presente y empiece en una escuela de arte, eso es un error total. Yo preparo para la vida, para que ellos tengan herramientas y puedan lanzarse. De hecho, el 90 por ciento de los que están haciendo ahora mismo no son de la ENA ni del ISA, después vendrán la ENA y el ISA, por ley de la vida. De alguna manera los guío — porque esta cerrera es de mucho guiar — a que sean completos. La gente habla de los muchachos de mi compañía no solo como buenos actores, sino también como buenos seres humanos, como personas que respetan el medio. La disciplina, el amor por el trabajo, llegar al set con el guion bien aprendido, que tengan ética profesional y eso para mí es lo más lindo, que salgan como artistas, no como actores".

Hablas con mucho cariño de la docencia, dices que está entre tus prioridades, ¿eso tiene que ver con el hecho de que se te haya visto poco en televisión, cine y teatro como actriz?

"Es difícil de entender para un actor quizá cuando te cuente esto. He encontrado en la docencia una manera de sentirme realizada todos los días, que eso no nos pasa a veces a los actores, que en un año tenemos tres trabajos, y sale uno hoy, el otro dentro de tres años y el otro dentro de cuatro. Entonces con la docencia disfruto cada día, mis niños y mis adolescentes están haciendo televisión, cine y teatro. He dejado muchísimos proyectos porque para poder hacer por ejemplo una novela, que lleva tanto tiempo de realización, tenía que dejar de dar mis clases en el ISA, de dirigir mi grupo de teatro, dejar de dar mis talleres, dejar de hacer Sopa de Palabras, que era un habitual, tendría que cambiar mi vida. Pero el momento llegó ahora, a raíz de la pandemia. Voy a hacer mi primera novela, que está en producción, se llama Asuntos Pendientes, dirigida por Felo Ruiz, con un elenco que combina intérpretes de primera línea que están ahora en el boom con actores y actrices que como yo han estado un poco más atrás y van a tener la oportunidad de sacar sus rostros, y eso me hace muy feliz".

Entonces, en el plano profesional, ¿qué entiendes tú por éxito?

"Para mí el éxito es lo que me está pasando ahora. Es sentirme realizada a través de otros. Poder hacer lo que me gusta sin importar si soy famosa o no. Sin importar si me conoce la gente o no. A mí me ha pasado algo curioso porque la gente normalmente conoce a un actor, después ese actor se hace maestro, con el tiempo se hace director de actores. Lo he hecho todo a la inversa. Arranqué conociéndome como profesora, después como directora y estoy feliz porque veo los frutos de tantos años trabajando. Ya la gente por ahí dice, “¿Niños? Ve a ver a Massiel”. Me siento exitosa por completo y lo disfruto tanto que eso para mí es mi fama".

A pesar de su modo de percibir su propio éxito, la actriz ha tenido proyectos en solitario estos últimos años, que podrían poner su nombre en la pequeña y en la gran pantalla. "Hice la dirección de actores con los niños en la serie Promesas, a punto de salir, fue mi primer trabajo como directora de actores en TV. Tuve la oportunidad también en diciembre de 2019 de hacer cine por primera vez, en una película alemana, éramos 5 actores cubanos".

***

"Mi nombre es Massiel Dueñas, soy actriz, soy cubana", así comienzan la mayoría de sus videos, el nuevo pasatiempo que nació a raíz de la pandemia, pero con un año cumplido se ha convertido en algo mucho más grande.

Llega la pandemia y encuentras en YouTube una alternativa para mantenerte activa, ¿qué buscabas cuando abriste tu canal?

"Lo que vi con este espacio es que podía crear algo muy mío donde, más allá de influenciar a otros, pudiese crear puentes entre el público y los artistas. Mi canal es muy amplio, va desde fitness, consejos para jóvenes que quieran empezar en la actuación, tiene un poco de maquillaje, de consejos de mamá, de arquitectura, de crítica, pero sin duda alguna el 90 por ciento del canal es dedicado a los artistas cubanos estén donde estén. Artistas jóvenes, adultos, con una carrera hecha, y también otros no tan conocidos. Es crear un puente entre estos artistas cubanos que hay regados por todo el mundo".

Estados Unidos, España, Latinoamérica y Cuba son las principales zonas de procedencia de su público. "Con las edades ocurre algo simpático, la mayoría de mi público es mayor de 40 años, y menores de 20 no tengo".

¿Qué ha sido lo más complicado para llevar adelante tu canal?

"Esta avalancha que se me ha venido encima sin estar preparada. Lo pensé como una manera de entretenimiento, de ocupar mi tiempo y lo que más me asustaba al principio era que la palabra youtuber en el mundo está bastante desgastada, sobre todo en Cuba decimos, “un youtuber, no es un artista, es alguien que se para delante de una cámara, habla de su vida, de sus cosas y no se prepara”. Pero para mí la preparación es importante. Porque además sabía que no me iban a estar viendo como una joven que emprende, sino como una artista, una profesora que emprende en YouTube. Me asustaba mucho porque quería dar una imagen del cubano lindo, emprendedor, luchador, de buenos modales, con un nivel intelectual elevado, y que además a mí como artista me iban a estar valorando por mi dicción, mi proyección.

"Creo que en YouTube con tantas cosas que hay para ver, con tanto contenido para consumir, llegar a estas cifras de doce mil seguidores en un año ha sido sorprendente, y creo que está en caer bien, que llegues, que a la gente le guste, que crean en lo que estás diciendo. Consumí mucho este espacio antes de empezar con el canal, porque tenía que saber qué iba a hacer, tenía que buscar mi línea, que no fuera más de lo mismo, que la gente no me siguiera por la ropa que vestía, por el estándar de vida que llevaba, por mis dotes femeninas o mi cuerpo, sino por quién es Massiel Dueñas, por el contenido".

¿Qué beneficios te ha traído?

"Muchísimos, estoy segura de que la novela, el teleplay y la serie en la que estoy, más allá de que me llegaran por mi talento como actriz, creo que la gente me ha visto en otro plano: como conductora, como emprendedora, como comunicadora".

En tus redes te describes como presentadora, pero también como modelo, ¿tiene esto algo que ver con el canal?

"Esto de modelo es una de las cosas que ha llegado de sorpresa a mi vida. Y es que ya tengo 31 años, un niño de 8, el cuerpo femenino cambia, el peso, la manera con la que una enfrenta la promoción de un producto, el enfoque, y de pronto que las personas me llamen, que quieran mi imagen, no solamente si soy linda, alta o baja, sino por quién soy como influencer. Eso me parece tan lindo, que el arquetipo de la modelo de las medidas exactas se rompa y se deje ver la madre, la cubana, la emprendedora, la trabajadora".

Además de presentarte en tus redes sociales como una actriz cubana, profesora de actuación, modelo y entrevistadora, destacas siempre los roles de «madre y esposa». ¿Por qué?

"Siento que esa es la base, esas son las raíces de mi vida y de todo lo que hago como artista, como madre cubana, y como mujer. No he llevado mi carrera aislada de mi familia. Somos un todo. Mi familia se ha fusionado. De hecho, mi esposo es el que está detrás de cámara en mis videos, mi hijo tiene una sección dentro del canal".

Acerca de tu hijo Marcelo, ¿cuánto has influido en su inclinación por la actuación? ¿Crees que el hecho de ser tu hijo ha condicionado la decisión de los directores a la hora de darle papeles?

"Para nada. Si te digo que Marcelo nunca ha recibido una clase de actuación mía no me lo vas a creer, ni una nota. Marcelo hizo El rostro de los días sin que yo le diera una nota de los textos. No lo toqué. De hecho, no trabajo con niños de esas edades, Marcelo no está en ninguno de los montajes de Abril. Empezó a hacer cosas por él, videos clips, cortos, programas pequeños de televisión. Ahora está en la novela de Fiallo, y yo tenía más miedo todavía, porque ya había hecho El rostro de los días, lo llamaron directo sin hacer casting y yo temblaba porque de tantos niños que han salido de mí, de tan bueno que se habla de Massiel como directora, que mi hijo esté mal me asustaba".

Balada para Jake y Mai Brit, de Yerendy Fleites. Foto cortesía de la entrevistada.

A sus 31 años, madre de un niño de 8, a Massiel, dice, le quedan muchas cosas por hacer.

¿Qué sigue para ti?

"Me falta ser madre de nuevo, sueño con eso. Me falta dirigir algo en pantalla, sé que es difícil, pero es un sueño que tengo. Me falta conducir en televisión. Me falta hacer un personaje que me catapulte, que de verdad yo sienta que me pone a prueba. Me quiero casar este año, después de 10 años quiero casarme con mi esposo que es mi mano derecha y mi alma gemela, eso existe. Y me faltan muchos años por seguir poniéndole alas a jóvenes actores".

¿En Cuba?

"En Cuba, sí. Igual lo voy a hacer donde quiera que esté, pero Cuba es mi patria. Estoy segura de que si todos pudiésemos volar desde aquí nadie se iría. Siento la necesidad de volar; de decir muchas más cosas; de que el arte cada día abra más el espectro; de que crean mucho más en los artistas. Quisiera que los directores se arriesguen con gente nueva, con excelentes actores que están en su casa; que les den oportunidades a los artistas; que podamos decir mucho más; que yo pueda hacer con mi grupo Abril mucho más por la cultura cubana. Quiero presentarme en un teatro, quiero que Abril esté en la sala Llauradó una temporada".

¿Qué lo impide?

"Que mi grupo no pertenece a nada. He tocado muchas puertas, y llegó un momento en que me detuve y dije: “No lo voy a hacer más porque la vida quiere que sea así”. Todo en Abril es sacado a pulmón. Los grupos infantiles son aficionados, pero de alguna manera quisiera tener una institución que me respalde. Mi trabajo tiene 8 años ya, que se hable de Massiel como directora y que Abril se conozca en los medios y no me pueda ayudar nadie, que no pueda hacer un proyecto de la UNEAC. Eso me falta. Si mi obra está, ¿qué más tengo que hacer?

"Pienso que con todo esto nuevo que se viene en cuanto a los artistas, los proyectos independientes se puedan hacer oficiales, que uno tenga un poco más de respaldo. Quisiera alquilar un espacio mío y acondicionarlo para que los niños tengan mayor comodidad a la hora de ensayar. Tengo una sede maravillosa que es el centro Loyola, en Centro Habana, pero como es un centro que hace otras actividades comunitarias, no es exclusivamente mío. Las funciones son gratuitas, y eso me ha llenado muchísimo, poder ofrecerle a mi comunidad, porque además tengo la dicha de que el centro esté en mi comunidad. Estoy dispuesta a poner funciones todos los meses, lo que me tienen que dar el espacio, y poder ensayar ahí. Con la necesidad que tiene Centro Habana de un espacio comunitario fijo para los niños".

Quiero terminar con una frase tuya, dices que los actores son seres especiales, ¿por qué?

"Porque somos seres con un nivel de sensibilidad increíble, somos seres que hagamos lo que hagamos en nuestras vidas, va a estar de la mano del arte, siempre. Creo que somos seres especiales porque andamos por la vida tratando de captar el más mínimo detalle y las cosas simples se nos hacen importantes, por lo menos eso es lo que siento y lo que le inculco a todos los jóvenes que salen de mí. Pararte en un escenario, grabar en YouTube, es estar expuesto, criticado y cuestionado todo el tiempo".

Recalca una y otra vez su afición por la docencia, sonríe cuando habla de ello, y asegura que seguirá regalando sus conocimientos a cuanta persona toque a su puerta. "Quien venga y me diga “yo quiero ser actor”, en esa etapa tan linda y tan difícil que es la adolescencia, en un medio como este que es tan difícil entrar, romper ese primer hielo, aquí me van a tener. Aquí estoy para abrir puertas".

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Nuria dijo:

    Tremenda entrevista. Ella tiene un programa en youtube donde habla de artistas y su vida cotidiana.

    • Massiel dijo:

      Gracias a Cubadebate y la revista Alma Mater por develar quien soy y mostrar mi alma...gracias una vez más

  • Martica (Olo) dijo:

    Excelente entrevista. El grupo Abril merece un espacio dentro del universo cultural cubano y un respaldo de las instituciones. He visto el canal de YouTube de Massiel y es muy cubano, excelente y resultado de una joven de estos tiempos y desde Cuba. Sigue asi y felicidades.

  • Yoel dijo:

    Realmente, excelente entrevista realizada. De Massiel, que decir, la conocí hace alrededor de un año y demuestra ser una profesional, es multifacética, se integra con facilidad y se adapta al medio que le rodea. En fin, muy merecidas felicitaciones por esta maravillosa entrevista, se merece el reconocimiento de otros, que los medios la den a conocer aún más para que conozcan quien es verdaderamente Massiel Dueñas y se nutran de su talento y experiencias.

  • Juan Carlos dijo:

    Buenos días, es de las personas que sigo en YouTube, saber que hace los artistas de todos los tiempos de cualquier generación, es una idea excelente, debería tener un espacio en la TV cubana para exponer algunos de sus excelentes trabajos, y su magistral conducción donde presenta la historia de nuestra cultura más reciente, sin quitarle el protagonismo a sus invitados pero con una muy alta profesionalidad, no sabía del resto de su destacada obra, que bien que se exponga en Cubadebate para conocimiento de todos. ¡¡¡Felicidades a Massiel¡¡¡¡

  • LGV dijo:

    Hola excelente entrevista.....ahi está....hay que hacer algo....Cuba necesita de mucha más cultura y arte..........como siempre FELICITACIONES A CUBADEBATE que saca a la luz todo......a Massiel gracias porque todos los niños y adolescentes que se forjan en el arte son muy buenos de sentimientos, continúa así......te necesitamos. Buen Día....

  • aperez dijo:

    Una mujer excepcional, eres una Vilma Espin de estos nuevos y complejos tiempos que vivimos,Muchas Felcidades Massiel continua forjando esos valores en todos esos niños lo que creas es arte y a la vez vida.

  • Ichel Ramirez dijo:

    Me ha encantado está entrevista
    Que sean muchisimossss más los éxitos de Massiel, su Grupo y su familia

  • Betty dijo:

    Fascinante entrevista.Es siempre un placer escucharte,tu sinceridad hace que tus palabras lleguen.Ojala pronto se te abran puertas para que tus muchachos "Tu Abril" tengan ese espacio que tanto necesitan y merecen

  • Iris Hernández Pérez dijo:

    Excelente entrevista, me encantó. Soy afortunada pues mi hija menor es parte hace casi 2 años del grupo Abril, desde el 1er día ella se sintió estupendamente bien y cada día que pasa la veo crecer más como ser humano, su forma de pensar, de actuar ante cualquier problemática que se le presente. Como bien dicen ahí ella sabe que la escuela es lo primero y que depende de estos resultados su permanencia en el grupo. Massiel les habla con la verdad, de forma directa pero con un amor enorme. Ellos tienen un grupo de WhatsApp donde diariamente se saludan, hacen actividades, retos y de esta forma se mantienen en contacto y son su otra gran familia. Realmente es bien gratificante ser parte de Abril y de su talentosa directora

  • Roxana Estévez dijo:

    Me gusto mucho la entrevista, esto es muestra de que los cubanos si podemos lograr grandes cosas.

  • Justo Cárdenas dijo:

    Tengo el privilegio de acompañar a Massiel y nuestro Grupo Abril desde sus inicios. Fue muy bueno para nuestra familia que hace 8 años aceptara a Jade con solo 8 años, después de un buen tiempo de talleres y finalmente Guiñol. Todavía guardamos los vídeos con... "tengo sed, abuela"... Después vinieron los loquillos de "Pueblo Chiflado" y Albertico el Pintor, seguidos de "Unas vacaciones diferentes", "That's the Way", "Tocando un sueño", "Los Novios", "El Parque de las Lechuzas", "Balada para Jake y Maibritt" y me parece que se me olvida alguna obra más. Pero todo eso parece haber sido poco si no recordamos todas las coreografías y pequeños montajes para actuaciones donde muchos no pueden imaginar. Sí, somos un grupo de afortunados. Y lo más importante, queremos seguir siendo afortunados. Para eso contamos con Massi. Ya volverán los buenos tiempos para poder regresar a esos grandes momentos. Los extrañamos mucho y nos gustaría regresar a los escenarios, a pesar de que las edades de algunos ya estén un poquito más allá del anuncio de Massi en esta entrevista. Muchas gracias a la actriz y a la periodista por hacernos muy felices otra vez. FELICIDADES A NUESTRA
    MASSI Y A NUESTRO GRUPO ABRIL.

  • Nury dijo:

    Massi es maravillosa, todo cariño y pasión. Muy arriba siempre. Alguien especial, adora a los niños por eso tiene el aprecio de los padres. Construye corazones. Es una actriz excelente. Felicidades por regalarnos está entrevista que la muestra tal y como es.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Patricia Hernández Acevedo

Patricia Hernández Acevedo

Estudiante de Periodismo de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.

Vea también