Imprimir
Inicio » Especiales, Economía  »

Tomarle el pulso a la tierra

| 15

La falta de maquinarias y tecnologías eficientes es un viejo problema que la Tarea Ordenamiento ha puesto en primer plano en la agricultura cubana. Autor: Hugo García / Juventud Rebelde.

Nunca ha sido fácil trabajar en el campo. Los guajiros miran a la tierra y al cielo: observan las nubes y sienten el viento. Los años dicen algo: cuando se trata de agricultura, doña Natura es la que manda.

Por estos días ha llovido poco. Es tiempo de aguante para el ganado. Habrá que esperar a la primavera para aumentar la producción de leche, y al verano con el calor y sus lluvias para acopiar el plátano. Estos son meses para los vegetales y las hortalizas. "Buenas temperaturas para el tomate", dicen los experimentados.

Hoy los campesinos y empresarios agrícolas sacan más cuentas, ya no solo relacionadas con el clima. Antes las sacaban, pero no con tanta profundidad: "Ahora sí deben hacerse bien al detalle", asegura Noel Rodríguez Mesa, presidente de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) José Martí en la localidad de Ceballos, en Ciego de Ávila.

Junto a su consejo de dirección, Alba Elizabeth González Rodríguez, directora general de la Empresa Agroindustrial Ceballos, también lo asegura con mucho énfasis, y esa misma fuerza se aprecia en las palabras y gestos de Antonio Rodríguez Castañer, vicepresidente de la CCS 17 de Mayo en el municipio matancero de Limonar, y en Esnoide Pantoja García, campesino de la CCS Julio Antonio Mella, en la Isla de la Juventud.

Ficha de costo, comercialización, gastos, estudios de mercado, son términos que se hacen más presentes en el vocabulario agrícola. Algunos estaban en desuso, mal empleados o subestimados, hasta que la Tarea Ordenamiento (TO) los puso en el centro de las conversaciones.

Una investigación realizada por Juventud Rebelde en dos provincias y en la Isla de la Juventud, confirma que la actual transformación económica que vive el país ha traído nuevas oportunidades y cambios deseados desde hace mucho tiempo en el campo. También verificó un respiro de alivio al anunciarse recientemente las nuevas medidas para rebajar el precio de algunos insumos. No obstante, junto a las posibilidades también aparecen otras preocupaciones, que hacen más fuertes los viejos dolores de cabeza.

Suma, resta y …

Ahora hay que sacar las cuentas más claras que nunca.Foto:Hugo García / Juventud Rebelde.

Los miembros de las diversas bases productivas de la agricultura cubana tienen una serie de ventajas y nuevas oportunidades con la Tarea Ordenamiento, reconoce el productor porcino Yorky Carrazana Medina, de la CCS matancera 17 de Mayo, quien buscaba alternativas desde antes de iniciarse estos cambios e incrementaba las producciones para obtener pienso animal por medios propios.

Por su parte, en la CCS José Martí comenzaron a insertar producciones en las líneas de exportación a través de la Empresa Agroindustrial Ceballos o a vender mediante comercio electrónico, lo cual permitirá un acceso directo a la moneda convertible.

"Con la TO vamos a tener una contabilidad más confiable y mayor flexibilidad en las comercializaciones —asegura Noel Rodríguez Mesa, presidente de la cooperativa avileña—. Ya no dependemos de Acopio y el peligro de los impagos que hemos tenido por años; pero hay cuestiones que crean incertidumbre, por muy bien que se hagan las cosas".

Junto con los conflictos en el pago de las producciones y los vacíos financieros que estos generan, desde hace algunos años el campesinado enfrenta una fuerte carencia de insumos —más acentuada ahora por el reforzamiento del bloqueo— que en ciertos casos se ha intentado suplir con medios biológicos y una mayor disciplina tecnológica.

Sin embargo, donde algunas alternativas han funcionado, otras situaciones son para pensar, pues la dinámica en las bases agrícolas es muy variada. A pesar de que ahora pueden aplicar políticas de precios descentralizadas (acorde a la realidad de cada territorio) o de que existen facilidades para arrendar puntos de venta y con ello poner alimentos de forma más directa a la población (sin eslabones intermedios que suban los precios), las familias campesinas mantienen preocupaciones al ver que las cuentas pueden ponerse en puntos suspensivos.

Los primeros meses del año fueron para cavilar; sobre todo a partir de las fichas de costos que llegaron a manos de los campesinos. Por eso las medidas anunciadas en la Mesa Redonda del pasado 22 de marzo introdujeron un alivio al rebajar el precio de insumos muy importantes. No obstante, estas, como señalaron varios entrevistados, es solo una cara de la moneda, porque la decisiva está en el surco.

"Es muy complejo explicarle a un campesino —dice Esnoide Pantoja García— que debe producir un cultivo irrentable. Y muchas veces lo hace porque entendemos que el pueblo depende de nosotros para alimentarse".

No es para menos, señalaron otros entrevistados, cuando se conoce que las semillas de importación podrían superar los 800 000 pesos en el caso del tomate, más la fuerte tarifa de los fertilizantes. Con esos costos, los cálculos son inevitables para ver qué se puede cultivar.

Más allá de las opciones, la nueva realidad indica la urgencia de que la ciencia y la industria nacional se encadenen a la agricultura para sustituir importaciones y obtener insumos de calidad a precios más digeribles para el campesinado.

Mirar contratos

Urge que la ciencia y la industria nacional se encadenen con la agricultura. Foto: DCballo Cuba.

En la 17 de Mayo, Antonio Rodríguez Castañer opina que las nuevas medidas son positivas. Hasta hace unos días, en esa CCS se miraba con preocupación el incremento de los precios del paquete tecnológico para la ganadería. El punto rojo era el precio inicial del kilowatt, que junto con los demás costos amenazaban con cerrar los márgenes de beneficio, pese al incremento de hasta 7,50 pesos el litro, según su calidad.

El valor de la corriente puso en crisis el hábito de convertir en almacenes lecheros los termos refrigerados en los puntos de acopio. Pensados para conservar el producto unas horas, la realidad es que antes de la llegada de la TO la leche podía permanecer hasta un día almacenada en ellos. Con las viejas tarifas era soportable, aun cuando la recogida se retrasara, y con ella la liquidez financiera de la base agrícola.

Al eliminarse el subsidio, se acabó la burbuja que sustentaba esa distorsión. Pero la subida del kilowatt también acentuó problemas del acarreo con caminos y camiones en mal estado, y de ahí surgió el fantasma de las pérdidas. Inicialmente en la 17 de Mayo se programaron pérdidas por más de 30 000 pesos en el primer trimestre debido al costo de la corriente por el tiempo excesivo de almacenaje.

"Ahora la situación mejora —señala Rodríguez Castañer al referirse a la reducción de la tarifa eléctrica y la mejoría del pago de la leche fría, anunciados esta semana—. Con eso se resuelve el problema porque con las nuevas tarifas y formas de pago hay mayor margen para cubrir los gastos".

Tanto los ganaderos matanceros como los avileños, consideran que lo más importante es que se está escuchando a las bases campesinas y las inquietudes planteadas en las reuniones con los representantes del Gobierno. En su opinión quedarían asuntos por definir, como las rentabilidades en los productores pequeños y el precio de los detergentes.

Aun así, una de las cuestiones de fondo es la de ubicarse en posición de actuar, algo que compete a los gobiernos locales, pues la TO puso a doler los bolsillos de lo que se daña con la ineficiencia. Al tema de los caminos y los camiones de acopio debería añadirse las tecnologías disponibles en las bases productivas para medir calidad de la leche y las condiciones no idóneas en vaquerías que atentan contra la eficiencia del ordeño.

¿Quién paga la leche cuando no se recoge en tiempo, ahora que el kilowatt está encendido, a pesar de suavizarse un poco? ¿El campesino por almacenarla o el complejo lácteo que no recoge en tiempo? Los jurídicos y directivos tienen la palabra.

Los fulgores del kilowatt

Con el tema electricidad, la TO también puso en evidencia otras distorsiones que frenan la economía agrícola. A pesar del respiro, un caso para atender con urgencia —entre otros semejantes que pudieran existir en Cuba— es el de la CCS avileña José Martí. Considerada entre las mayores de Cuba, esa cooperativa posee importantes niveles de diversificación y encadenamiento al polo industrial de Ceballos, y hasta enero de 2021 había cerrado con ingresos, pero la TO sacó a flote otros problemas.

El primero de ellos es la irrentabilidad de 150 turbinas para garantizar el riego: todas viejas, remendadas y con pérdidas eléctricas. El segundo, la obsolescencia de los sistemas de entrega del agua, que generan sobreconsumo del líquido y con ello la necesidad de gastar más energía en el bombeo. El tercero, no menos peliagudo, señala a pequeños asentamientos poblacionales que se sirven de esa agua y no la pagan porque hasta ahora lo hacía la CCS, conflicto que demanda la intervención del Gobierno local.

Con la tarifa inicial, el golpe llegó a 1 772 000 pesos a inicios de marzo. Ahora, con los cambios, mejorará algo; pero la cuestión de fondo sigue latente: obsolescencia tecnológica para atender la tierra, algo que afecta a las entidades de la agricultura, incluso las más solventes.

Ese viejo asunto reclama ahora solución. Al menos esa era una idea transmitida por el consejo de dirección de la Empresa Agroindustrial Ceballos: para que las tecnologías de punta que exhibe su combinado industrial cumplan su cometido, el campo debe ser rentable, algo a reflexionar mientras sigan con tractores y maquinarias viejas.

"La tierra no se ha actualizado al paso de la industria. Ahora sí hay que virarse para el surco y hacerlo rentable", enfatizó Eumelio Alberto Doni García, director contable financiero de la agroindustria avileña.

No sentarse a esperar

Con la Tarea Ordenamiento, todas las bases agrícolas tienen la posibilidad de exportar, si logran ser eficientes. Foto: Luis Raúl Vázquez Muñoz / Juventud Rebelde.

Con la irrentabilidad del campo subyacen otras realidades. Una de ellas es la necesidad de elevar rendimientos, revisar fichas de costo y presentar ofertas más asequibles a la población.

Al momento de escribir este reportaje, la Agroindustrial Ceballos se enfrentaba a un segundo reacomodo de precios, a partir del ajuste a nivel central de los precios de la guayaba, el mango y la frutabomba.

Pero en esas tensiones se registraban otras necesidades de conciliación que afectan (aun cuando se piense que no) la economía agrícola y el bolsillo doméstico.

Un ejemplo es la necesidad de diversificar mercados para la exportación, algo que la TO y la pandemia obligaron a hacer a la empresa avileña, la cual paga 210 pesos de alquiler desde el mes de enero por cada uno de los 350 contenedores destinados a Europa no embarcados a tiempo por afectaciones del transportista con la COVID-19. Esas mercancías tienen salida en estos momentos, aunque la lección se aprendió y con fuerza.

Otros conflictos de la empresa estatal también los sufren las formas cooperativas, como la falta de financiamiento atractivo para asegurar las bases productivas con una red de entidades bancarias accesibles a las zonas agrícolas y que faciliten los trámites.

A ese problema se le añade la disponibilidad de embalajes de mayor variedad en materiales y capacidades. Solo un ejemplo: en la visita a la Empresa Agroindustrial Ceballos, Juventud Rebelde constató que la entidad ha tenido la posibilidad de abastecer con tomate el consumo nacional y a veces no ha podido hacerlo por falta de cajas en Acopio.

Una situación similar se constató en Matanzas. Las cooperativas y empresas estatales necesitan más variedad de envases, que permita asegurar la diversidad de ofertas y agilizar la comercialización, porque no tiene mucho sentido llevar grandes cubetas de limonada a un mostrador a 700 pesos, cuando los clientes piden muchas más veces una botella, que en ocasiones no existe.

La subjetividad pesa

Para Daniel Rodríguez Parra, delegado de la Agricultura en Isla de la Juventud, el mayor problema es el cambio de mentalidad. "Aquí cuesta mucho socializar las buenas prácticas —explicó—. Todavía se observa mucha resistencia, estamos acostumbrados a que nos lo den todo. Ese ha sido el principal hándicap para ajustarnos a la transferencia de alternativas que se está promoviendo en Cuba".

Las situaciones con las líneas de crédito, los pagos fuera de tiempo y la falta de aplicación de investigaciones científicas son otros conflictos, que ahora están delante como una especie de nudo gordiano. Con la TO se impone cortarlo y dinamizar las soluciones, más si se quiere remontar la situación de liquidez que afecta a muchas unidades cooperativas.

Si bien se podrán buscar alternativas, también se necesitan crear mecanismos para fortalecer las bases agrícolas. Vladimir Regueiro Ale, vicetitular primero del Ministerio de Finanzas y Precios, precisó en la Isla de la Juventud que la orientación es crear un grupo de evaluación y monitoreo de los pagos a productores, y las bases productivas tienen que tener espacio para establecer las reclamaciones, así como las empresas el deber pagar en tiempo cada producto contratado.

"Si no se cumple con esas orientaciones hay que denunciarlo —advirtió—; porque con la Tarea Ordenamiento el productor asume nuevos costos y necesita liquidez para adquirir los insumos, contratar fuerza de trabajo y reinvertir en sus producciones y recursos. Si no cobra a tiempo está limitado».«No podemos sentarnos a esperar —señala, por su parte, Antonio Rodríguez Castañer—. El objeto social de la cooperativa nos permite ahora abrirnos; pero hay que ser proactivos y buscar variantes"; algo que también reafirma Alba Elizabeth González Rodríguez, directora general de la Empresa Agroindustrial Ceballos.

"El inicio ha sido fuerte —explicó la directiva—. Sentimos mucho las críticas en su momento. Los precios, sin embargo, deben ir respaldados con eficiencia. Si algo bueno tiene la TO es que te pone delante de la realidad y obliga a buscar alternativas. Por eso creemos que estos cambios tienen que ser para bien. Ya hoy pensamos en otras opciones, como la búsqueda de mercados que antes no teníamos, incluso de cara a la exportación".

También lo piensa Yorky Carrazana Medina. Sabe, como todos los campesinos entrevistados, que las cuentas vienen cerradas, y que para ganarle el pulseo a las dificultades, entre ajustes y planteamientos, hay que tomarle el pulso a la tierra.

"La TO no me asustó como a otros —confiesa—, porque soy de poco hablar y producir bastante. Por eso siempre digo que hay que echar pa'lante y meterle con todo al trabajo".

(Tomado de Juventud Rebelde)

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Mercedes dijo:

    Me parece q hay q poner un punto final a los experimentos en la agricultura y terminar produciendo alimentos para el pueblo , hablamos mucho de exportación pero dónde están los alimentos para la mesa del cubano seguimos en los experimentos. Tenemos agua y no hay pescado para comer , tenemos tierras y presas y no hay cultivos , etc . Piensos para los animales lo podemos elaborar c peces y desperdicios sólo invertir do un poco en una buena tecnología y se cierra un ciclo de alimentos para animales y el nombre porque es iluso pensar q todo tiene q estar fabricado y producido en Cuba ,si la mayoría lo que humanamente se pueda con la fuerza de los brazos la inteligencia y los pobres recursos naturales que cuenta cuba

    • Kronos dijo:

      Lo que hay que hacer ya lo hicieron China y Vietnam, vayan a ver como estan esos paises en agricultura, pero hicieron lo que tenian que hacer en su momento y ahora estan recogiendo los frutos de esa reforma.

  • Aleka dijo:

    Excelente escrito. Muy claro y real.

  • El Catalán dijo:

    La Tarea Ordenamiento no ha visibilizado con transparencia los costos de la Agricultura. Porque las Normas de la Contabilidad en el sector de la Agricultura no son compatibles con las Normas Internacionales de la Contabilidad y de las Normas Internacionales de Información FINANCIERA. Lo que ha traído en realidad es una distorsión de los costos productivos. Todo el mundo habla de la tarifa eléctrica. Pero pocos de los insumos agrícolas. Y de la maquinaria agrícola y de transporte. Cuánto vale hoy un litro de aceite, una goma de tractor, una batería ,etc. Solo para ilustrar una batería de la fábrica de Manzanillo de plomo..
    Tiene un precio de 30 mil CUP. Sin ácido. Y su correspondiente contravalor en CL ( MLC ). Un toro genético tiene un precio de cerca de 14 mil CUP. UN GANADERO NECESITA VENDER TRES TOROS PARA PODER COMPRAR UNA BATERÍA...

    • El Catalán dijo:

      Estoy hablando de las Normas IASB ( International Accounting Standards Board )

  • Torrelodones dijo:

    Estas imagenes son reveladoras de la agricultura a nuestra disposicion.Vamos a rebufo de los grandes productores de alimentos a nivel regional.Sin ir mas lejos,la yunta de bueyes es un anacronismo en la produccion de alimentos a gran escala.

  • Vicem dijo:

    Un artículo objetivo y con buenos señalamientos, pero como buen cubano sugiero que a la agricultura hay que mantenerla en el campo visual todo el tiempo, un control bien cortico.

  • HECTOR Y EL HERMANO dijo:

    Necesitamos un enfoque más amplio, científico y sistémico al abordar el tema agropecuario en lo medios de comunicación. Todo el inventario de sucesos, acciones y opciones que se comentan por los distintos protagonistas del artículo no están conectados entre ellos dentro de un sistema como tal, son verdades, pero aisladas y desconectadas entre ellas, no existe ningún vínculo entre ellos como parte de un todo, de un sistema. Seguir enumerando acciones y protagonistas desconectados entres sí, sin hacer una pausa reflexiva, con cultura empresarial, nos puede confundir. Esa percepción que todos tenemos de un asunto, propia de la subjetividad humana, necesita ahora más que nunca del pensamiento crítico. Inventariar y comentar esas buenas practicas, esas heroicas acciones y sacrificios que vienen realizando a diario este aguerrido sector agropecuario, que aunque desconectados como un sistema entre sí, son siempre heroicas y ejemplares méritos que no podemos quitarle, pero su abordaje debe cambiar, hoy como practicas fuera de un SISTEMA que los articule. Eso nos hace daño, y nos confunde. La tarea ordenamiento como está concebida hoy, tiene un impacto determinante sobre el papel protagónico que debe librar la empresa estatal en el desarrollo de nuestro modelo social, pero la producción agropecuaria en nuestro país no DESCANSA en ese sector estatal. LA PRODUCCION AGROPECUARIA HOY DESCANSA EN MAS DE UN 90% EL SECTOR COOPERATIVO Y CAMPESINO, precisamente donde nos está faltando ese SISTEMA que orgánicamente los articule. Debemos poner en perspectiva ese enorme proceso que es la tarea ordenamiento y ver su relación con la producción agropecuaria de alimentos. Se necesita una mirada más amplia para el abordaje de la producción de alimentos. Lo PRIMERO es crear ese sistema que no existe. Hay que hacer urgentemente un perfeccionamiento total del sistema cooperativo cubano. Podemos ayudar, propongo que este asunto se debata en el segmento de opinión de este magnifiao0c sitio.

  • Tranquilino dijo:

    El país todo necesitaba algo como esto. Cambiar las reglas del juego para que las mentes tengan la necesidad de cambiar. Al revés nunca hubiera sucedido por más discursos. Alguien lo dijo hace algunos años pero hasta este comienzo de año no había ocurrido verdaderamente. Y con el cambio de mentalidad viene la adecuación a los nuevos tiempos. Ahora sucede que vemos claro lo mismo que siempre pero se nos acabó el tiempo de dejarlo así mismo. Ahora estamos obligados a cambiarlo o perecemos. Bienvenida la TO.

  • Máximo dijo:

    Buen análisis, pero hasta ahí, la dirección del país tiene que virarse de verdad para la tierra, porque la seguridad alimentaria significa seguridad nacional, hoy la única fuente segura de proteínas de origen animal es la Avicultura y hay que ver en que condiciones se produce con limitaciones de todo tipo, la han obligado a realizar actividades tan lejos del fin para lo cual fue creada como la producción de carbón, eso para poner un ejemplo y todo con la justificación de que tiene que autogestionarse su moneda dura para poder adquirir insumos. Otro tema la legislación agraria se ha quedado a la saga del ordenamiento jurídico del país, el Decreto Ley 125 y Reglamento la Resolución 24/91 tienen 30 años, eso nada más para poner un ejemplo porque el tema da para un congreso, lo dejo abierto al debate

  • wilfredo piñeiro luque dijo:

    Soy estudiante de Ing. en procesos Agroindustriales, 4to año, Universidad de Guantánamo.
    Nos enfrentamos a un gran problema que es la producción de alimentos a gran escala para satisfacer las necesidades siempre creciente de la población, exportar y adquirir financiamiento. Estos alimento deben ser producidos en cantidad, calidad, variados, inocuas y accesible.
    HECTOR Y EL HERMANO: tienes mucha razón la producción agropecuaria en nuestro país no descansa en ese sector estatal, sino el sector cooperativo (CCS, CPA y UBPC) y campesino.
    La agricultura tradicional: se caracteriza por tener muy poca tecnificación y un uso muy bajo de la tecnología (yunta de bueyes), conserva los suelo y el ecosistema (agricultura ecológica) pero no produce alimentos a gran escala. Si agregamos los altos costos de los insumos que tiene que pagar el campesino (tarifa eléctrica).
    La agricultura industrial o de mercado: produce grandes cantidades de alimentos, que debería ser a costos medios, pero es agresiva al medio ambiente. Si agregamos los altos costos de los insumos que tiene que pagar hoy el campesino (tarifa eléctrica, semilla, etc), entonces no hay producción.

  • wilfredo piñeiro luque dijo:

    Cito lo expresado por Manuel Marrero Cruz, jefe del Gobierno de la República de Cuba, en un encuentro con directivos del Ministerio de la Agricultura (Minag), publicado en un artículo en cubadebate el 26 marzo 2021 ¨La agricultura lo primero que tiene que hacer es producir más comida¨
    ¿Cómo incrementar la producción de alimentos? «Lo primero que hay que hacer —dijo respondiéndola— es atender al productor primario».
    «hay una desvinculación entre las bases productivas y las estructuras empresariales y estatales de la agricultura cubana». Si no es así, « ¿por qué hay más de 2 000 cooperativas con problemas económicos y financieros? Y eso viene desde antes de la Tarea Ordenamiento», dijo.
    «El pueblo no come planes», sentenció el premier en una intervención serena pero crítica que compartió, mediante videoconferencia, con unos 200 funcionarios, tanto del nivel nacional como el territorial.
    Recordó que el 73% de las tierras cultivables del país las trabajan formas de gestión no estatal, pero los resultados que se han obtenido no son los esperados. Marrero Cruz orientó trabajar más con los campesinos; «tenemos que atender mejor a los productores, escucharlos, compartir con ellos».
    "Tenemos que esmerarnos más con los hijos de los campesinos, si no, ¿quién va a trabajar la tierra?. Los jóvenes del campo son de estos tiempos. Las comunidades rurales necesitan tener y brindar una vida moderna".
    la situación de los impagos a los productores, una situación recurrente a la que hay que ponerle fin. "Ellos son los que trabajan la tierra, los que producen, ¿cómo no se les va a pagar?".

    Gran parte de los problemas estan identificados por la dirección del pais, pero seguimos sin producir.

  • Ricardo medico dijo:

    Muy buen artículo, lo cierto es que los bueyes como alternativa sirven, pero en el mundo se fabrican pequeños equipos para preparar la tierra, digase MOTOCULTORES, para diferentes funciones;por que no se comercializan en Cuba a precios asequibles?, asi sustituimos los bueyes que requieren de cuidado, comida y protección esmerada. Por favor MINAG. Merece la pena analizar esta variante.

  • Dispuesto dijo:

    Difícil la situacion para los productores . verse obligados a subir precios para lograr eficiencia. alguna solución ha de encontrarse.en interés de que el efecto de las medidas del reordenamiento no se convierten en un freno para la producción de alimentos.sugiero una revisión de precios mayoristas ,insumos y combustible.

  • Juan Fajardo dijo:

    Es necesario entender la única opción posible a la que nos enfrentamos hoy, que es la de una agricultura ecológica extensiva, tierras hay, infestadas y ociosas bastante, producir alimentos de esa manera ya está demostrado en nuestro país desde hace mucho, mis abuelos no tenían electricidad en su vaquería, el acarreo lo hacía mi padre en mulas siendo un niño de 10 años y entregaban más de 100 litros de leche diariamente al comercio del poblado de Unión de Reyes y el batey del central Conchita hoy Puerto Rico Libre, si eran pequeños productores, pero la leche no faltaba y valía centavos, sé que hoy está devaluada la moneda y que si tenemos tarifa eléctrica es porque la tecnología trae beneficios cómo el ordeño mecanizado y enfriamiento, pero lo principal es el hombre y su cultura agroecológica para producir en esas condiciones que aún prevalecen cómo una realidad, el único sistema que entendían esos hombres de antaño era el de poseer un pedazo de tierra en propiedad para hacerla producir y subsistir de su trabajo, bendita anacronía la yunta de buey tan necesaria hoy.

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también