Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

Iván Lira: “El desafío es tener ideas”

Por: Arístides Hernández (Ares)
En este artículo: Arte, Cuba, Cultura, Fotografía, Humor, Venezuela
| 4 |

Iván Lira. Foto: El Caimán Barbudo.

Navegando por las redes sociales desde hace un buen tiempo descubrí y me convertí en seguidor de los trabajos de un colega cuya firma es Iván Lira. Me atrajo el grafismo de sus dibujos de humor y las ideas contenidas en ellos.

Iván Ernesto Lira Gómez es su nombre completo. Nacido en Porlamar, en la isla de Margarita, al oriente del Mar Caribe venezolano, el 17 de mayo de 1969. Vive actualmente en Juangriego, un bonito puerto pesquero al norte de esta isla. Caricaturista del Portal de Noticias La Iguana.tv e ilustrador y caricaturista del semanario cultural Todos Adentro, es hoy un artista que cuenta con varias exposiciones personales a su haber y premios obtenidos en su país natal y el extranjero.

Desconocía yo, sin embargo, otros detalles de su vida y su trabajo así que me decidí a preguntarle y de esa curiosidad personal surgió esta entrevista.

—Muchos humoristas gráficos son empíricos o proceden de una formación que nada tiene que ver con las artes visuales. En tu caso, ¿tienes alguna formación académica vinculada con las artes visuales?

Soy un dibujante autodidacta. No poseo ningún título o certificado que me avale como artista visual, aunque si en alguna actividad he sido tenaz, perseverante y obstinado es en el estudio de las imágenes. Su creación, difusión, circulación y consumo han ejercido, desde siempre, una fascinación sobre mí. Una especie de magnetismo que me ha mantenido, desde que comencé mi formación, cerca de las artes plásticas, la fotografía, la televisión, el cine y las artes gráficas. Pero ha sido la práctica del dibujo a lo que me he dedicado con mayor testarudez, y es a partir de ese empecinamiento que me aplico a la caricatura, la historieta, la pintura, el diseño gráfico y un largo etcétera de ocupaciones que, a mi entender, están basadas en la capacidad de imaginar, proyectar, esquematizar y trazar, en definitiva, de dibujar. Así que desde que me acuerdo, y hasta ahora, he visto al mundo con ojos de dibujante.

—¿Cómo llegas al humor gráfico y cuáles consideras que han sido tus influencias?

Como la inmensa mayoría de la gente, yo aprendí a leer con libros ilustrados, de esa manera conocí el humorismo gráfico, las historietas, las tiras cómicas y los cuentos ilustrados. Podría decir entonces que al humor gráfico llegué como un lector principiante pero voraz y como admirador entusiasta de los caricaturistas e historietistas que iba conociendo. Tanto me seducía aquello que desde muy temprano decidí que era aquel oficio el que quería para mí, y casi inmediatamente comencé a publicar mis primeros dibujos en medios impresos de la localidad donde crecí. Aun conservo alguna revista que publicó una portada y varias caricaturas mías cuando tenía ocho años. En fin, me sentí inclinado por este trabajo prácticamente desde siempre.

En cuanto a los artistas, obras y movimientos que considero influencias en la formación, transformación y consolidación de mi cultura visual, son infinitas. Comenzando con los grandes maestros que todo estudiante de arte debe conocer: las miradas humorísticas sobre el horror del mundo de Brueghel y el Bosco, el humor negro de Goya, las burlas al orden burgués del dadaísmo y el surrealismo, el agudo ingenio de Picasso o las divertidas imágenes de José Guadalupe Posada. Recuerdo que en mi pequeña ciudad había un par de librerías y algunos kioscos donde conseguía libros y revistas de las editoriales españolas, mexicanas y argentinas. Allí descubrí la genialidad de Quino, OPS, Rius y muchos otros que copiaba sin parar. También recibí el perpetuo influjo de la estética estadounidense a través de los dibujos animados de Hanna y Barbera, UPA, Disney, Marvel, portadas de discos o revistas como Mad. Mención aparte debo hacer de los caricaturistas de la prensa venezolana de los cuales fui siempre un gran admirador y seguidor escrupuloso.

—¿Cómo describirías tu estilo y cuáles son las “marcas” de tus dibujos?

Es difícil juzgar la propia obra porque es imposible ser un observador objetivo de lo que uno hace. Yo tengo muchas más dudas que certezas acerca de mis dibujos, pero si intento una descripción diría que el mío es un trabajo ecléctico, combinación de muchos referentes estructurados con una línea segura pero más bien lenta y contenida que tiende más a las masas y los volúmenes que al trazo y el gesto. Un estilo que puede ser muy elaborado pero que generalmente es escueto y con cierta inclinación a las figuras simples, la composición frontal y la sencillez formal aunque no renuncio completamente a recurrir, en ocasiones, a encuadres complejos, composiciones dinámicas y los recursos técnicos que considero necesarios.

—Veo con notable frecuencia tus trabajos en internet, la mayoría son dibujos de humor editoriales comentando numerosos sucesos noticiosos.¿Dónde trabajas y publicas actualmente?

A partir del golpe de estado del año 2002, que fue una operación de guerra mediática, tomé conciencia cabal de la importancia de estar vinculado a la mayor cantidad posible de medios de comunicación. Desde entonces acostumbro a difundir mis trabajos lo más que puedo. Actualmente colaboro con los diarios El Correo del Orinoco y Últimas noticias, que circulan tanto impresos como en formato digital. Siendo el primero un medio estatal fundado por el Comandante Hugo Chávez y el segundo un periódico privado, el de mayor circulación en Venezuela. También formo parte de los equipos del semanario humorístico El Especulador Precoz que edita la Alcaldía de Caracas y del semanario cultural Todos Adentro del Ministerio de la Cultura. Trabajo, también, para La Iguana.tv, el portal de noticias más visitado del país, donde publico una caricatura diaria en la sección “Iguanazo”.

—¿Qué temas son los que más te interesa abordar en tu trabajo?

La guerra, la paz, la injusticia, el imperialismo, la pobreza y otros temas semejantes son la base argumental de la mayoría de mis trabajos, aunque una gran parte de mi producción está dedicada a ilustrar la situación política venezolana. Con una especial atención, en los últimos veinte años, a comentar la revolución bolivariana. Me he asumido como una especie de cronista gráfico de la historia contemporánea del país o, al menos, de la pugna partidista nacional. Un enfrentamiento donde se está dirimiendo hoy el futuro del derecho a la soberanía y la independencia del pueblo frente a las pretensiones de dominación y hegemonía de las oligarquías mundiales.

La caricatura permite transmitir ideas, agitar conciencias y propagar principios, lo que la convierte en una eficaz arma de lucha para librar batallas simbólicas dentro de la guerra cultural donde estamos inmersos. Somos bombardeados constantemente por verdaderos ejércitos de ocupación psicológica representados por un entramado de medios de comunicación al servicio de los peores intereses. El fascismo, el racismo, la misoginia, la xenofobia, son legitimados a través de las narrativas de una industria de la información y el entretenimiento que se ha vuelto cada vez más totalitaria y el humorismo gráfico puede hacerlo patente. El humor ayuda a dejar en evidencia la irracionalidad humana y no hay nada tan absurdo, disparatado e insensato como el sistema que domina el mundo.

—¿Pudieras referirte brevemente al proceso de realización de tus dibujos de humor?

Dibujo adaptado a las circunstancias que me toquen, pero habitualmente lo hago en casa, de día, de noche y especialmente en las madrugadas. Comienzo por elegir un tema, casi siempre algo así como la noticia del día, después hago algunos bocetos muy esquemáticos, apenas sugeridos y cuando me siento satisfecho con el resultado del bosquejo empiezo una ilustración más acabada. Por lo general trabajo con técnicas tradicionales como tintas, creyones, plumillas, acuarelas, acrílicos o similares, sobre papel o cartulina, luego escaneo el original y hago retoques digitales de la ilustración y envío la imagen resultante al periódico antes de la hora de cierre de la edición que es alrededor de las tres de la tarde, poco antes o poco después. Conservo entonces el dibujo en papel, su alter ego digital y me reservo el derecho a usarlos en exposiciones, publicaciones o cualquier otra cosa.

—¿Cuáles son los retos a los que se enfrenta un dibujante como tú a la hora de expresar gráficamente sus ideas?

El primer desafío es tener ideas que expresar, lo cual quiere decir que el planteamiento conceptual e ideológico es la base fundamental sobre la cual se sustenta el discurso visual. Luego viene lo que cualquier dibujante debe considerar como lo más importante, elaborar una propuesta estética que le permita afirmarse con fuerza en sus propias convicciones. Donde logre alcanzar una técnica depurada y un estilo íntimo, esto es, un uso correcto de los materiales de dibujo y crear imágenes con inspiración y temperamento. Después de esto se podrían considerar muchos otros retos como la posición del caricaturista ante la proliferación de noticias falsas y la imposición de la posverdad, la función social del humorista gráfico, el impacto de las nuevas tecnologías sobre la profesión, temas laborales derivados de este impacto, libertad de expresión y el resurgimiento del extremismo fascista, etc.

—Tu labor que más reconozco es la de humorista gráfico, ¿haces otro tipo de obras diferentes?

Sí, como te comenté antes, cultivo diversas manifestaciones de las artes visuales, he participado en exposiciones de dibujo y pintura, publicado ilustraciones editoriales, libros infantiles, carteles, cómics y colaborado en proyectos de dibujos animados.

—Revisando tu currículo he leído referencias a los premios recibidos. ¿Puedes comentarme sobre este particular?

Aunque no he sido muy disciplinado a la hora de enviar mi trabajo a concursos, he participado en varios y recibido algunas distinciones, como el primer premio de la 18° Competición Internacional de Caricatura “Independence” en Ucrania, el tercer lugar en China de un concurso organizado por la Asociación Internacional de Cultura y Multimedia, así como menciones honoríficas en diversos lugares del mundo. También me otorgaron los premios nacionales de periodismo, de humor y de diseño en Venezuela.

—¿En qué espacios pueden visualizar tus obras aquellos interesados en saber más de tu trabajo?

A través de mis redes sociales. Especialmente me mantengo activo en Facebook y Twitter donde publico parte de mi trabajo y puedo interactuar con cualquiera que se muestre interesado en mantener contacto conmigo. Igualmente, los medios de comunicación de los que soy colaborador publican mis dibujos en sus redes y páginas web y se pueden ver por esa vía.

—¿Actualmente trabajas en algún proyecto expositivo, editorial o de otra índole?

Tengo unos cuentos ilustrados en el tintero y adelanto unas selecciones de mis caricaturas para publicarlas en formato de libros digitales.

—¿Algún otro asunto que consideres interesante y que por mi desconocimiento no te he preguntado?

No me resta sino darte las gracias y reiterarte mi admiración tanto por tu trabajo personal como por la tradición dibujística cubana que ha dado artistas universalmente reconocidos, como Lam, Muñoz Bachs, Juan Padrón o un tal Ares.

(Tomado de El Caimán Barbudo)

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ariel NM dijo:

    Gracias, Ares, por descubrir(me) a Iván. ¡Vaya par, entrevistador y entrevistado!

  • teo dijo:

    Gracias Ares, nos adentras en un artista q se ve tiene claro su panorama. Muy buen trabajo de ambas partes. Q sigamos conociendo personas espectaculares por este medio.

  • Aram Joao Mestre León dijo:

    Muy buenos sus dibujos.

  • milufer dijo:

    Me desbaraté de la risa con la Donald Trump, jajaja..Muy buenas caricaturas

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Arístides Hernández (Ares)

Ilustrador, pintor, caricaturista e historietista cubano.

Vea también