Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Cuentas de género, también para la COVID-19

| 13 |

Esta pandemia, como casi todo, está signada por construcciones culturales nacidas del patriarcado. Foto: Osvaldo Gutierrez Gomez/ACN.

El mundo recordará 2020 como el año en que el tiempo de detuvo. Ya circulan memes y chistes que hablan de borrarlo del almanaque, restarlo de la edad, o especulan acerca de cómo se verá reflejado en los currículos laborales, cuando todo haya pasado, y un potencial contratista de ceño fruncido indague “que hiciste en ese año que se ve tan pobre”.

Sin embargo, el 2020 también quedará en la historia como el año en que la investigación científica, en todos los órdenes, fue retada como pocas veces en los anales de la humanidad, en busca de soluciones y respuestas. Más allá de protocolos sanitarios y vacunas, las ciencias exactas, sociales y humanísticas se han aliado en torno a la urgencia de buscar conexiones, determinantes, explicaciones, que ayuden a poner freno a la COVID-19 y a sus efectos devastadores.

Esa carrera hacia el conocimiento también ha ocurrido en el marco de los estudios de género. Porque esta pandemia, como casi todo, está signada por construcciones culturales nacidas del patriarcado. Y si a las alturas de abril y mayo, apenas pocos meses después que el SARS-CoV-2 comenzara a diseminarse por el planeta, ya se alertaba -también en estas letras-,  de impactos específicos para las mujeres, derivados de su presencia mayoritaria en las tropas de la salud, primera línea de fuego contra la pandemia; o de la sobrecarga doméstica, por solo poner dos ejemplos; asomarse más allá de la estadística generalizadora ayuda a encontrar intersecciones mucho más complejas.

Es el caso de la distribución por sexo de la COVID-19 en el país. Cualquier cubana o cubano con información media, sobre todo quienes no pierden ni pie ni pisada a las intervenciones matutinas del doctor Francisco Durán, puede afirmar que en Cuba los hombres enferman más que las mujeres. Efectivamente, sacando cuentas a nivel de población total afectada, las tasas de incidencia son más elevadas entre ellos y se calcula una relación de masculinidad de alrededor de 105 hombres por cada 100 mujeres positivas al virus.

Sin embargo, ese resultado no es el mismo cuando se escudriñan los comportamientos según grupos de edad, alertan indagaciones recientes del Centro de Estudios Demográficos (CEDEM), de la Universidad de La Habana. Si bien los cubanos son mayoría en los grupos de 0-14 años, 30-44 años, 60-74 años y 75-84 años; son las mujeres las que más se contagian en los de 15-29 años, 45-59 años y más de 85 años. Según el equipo del CEDEM, varias pueden ser las hipótesis para explicar este comportamiento.

“Entre ellas, los roles que asumen las mujeres en el cuidado de niños y ancianos -estereotipados y patriarcales-, el aumento de las mujeres en la jefatura de hogar, todo lo cual implica una movilidad mayor para la búsqueda de alimentación y otros medios y recursos para el cuidado” precisa un reporte de investigación publicado en su más reciente boletín INFOPOB.

Según los cálculos del CEDEM, otra posible hipótesis para desentrañar estos números está relacionada con una alta participación de mujeres en tareas relacionadas con los sectores imprescindibles, ya lo comentábamos, lo cual conlleva movilidad y contacto sistemático.

Y, por último, “al ser una sociedad matricéntrica, la mujer se convierte en centro de contacto, siendo una cadena importante de la transmisión del virus”, precisa el reporte.

Solo un estudio con enfoque de género, advierte la doctora Matilde Molina, parte del equipo de especialistas en Demografía, puede aproximarnos a algunas de estas hipótesis, o develar otras.

Naciones Unidas, desde múltiples espacios y voces, también se ha pronunciado al respecto. “Un análisis de los potenciales impactos del COVID-19 y las respuestas de política necesarias no puede hacerse sin incorporar el enfoque de género, pues más allá de las potenciales respuestas biológicas de cada sexo causadas por la enfermedad, las normas sociales y los patrones culturales que imponen los roles que mujeres y hombres desempeñan en la sociedad son factores determinantes de los impactos diferenciados que experimentan”, advierte el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

En el caso del CEDEM, las cuentas por sexo no son la única evidencia que ha aportado este colectivo para validar las “lentes violetas” aplicadas a las estadísticas, en la investigación de la COVID-19. Cruzamientos previos de los números de la pandemia habían evidenciado también la importancia de mirar desde esta perspectiva las redes y arreglos familiares.

Características como el tipo de familia, su tamaño, la estructura por edad de sus integrantes, las condiciones socioeconómicas y de vivienda y el ordenamiento cotidiano de las tareas al interior de los hogares pueden definir las rutas del contagio por SARV-CoV-2, apunta otra investigación del CEDEM en tiempos de pandemia.

Un análisis hasta el mes de junio de la base de datos del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) que registra el comportamiento de la COVID-19, permitió a este equipo constatar que la distribución por edad en las redes familiares, -muy parecida a la distribución general de la pandemia- tiene mayor peso de mujeres en los grupos de 20 a 60 años, pues en ellos se concentran las personas “de mayor exposición al riesgo en su rol de cuidadores de los más dependientes (menores y ancianos) por lo tanto, se ocupan de labores como el abastecimiento de los hogares en cuanto alimentación y aseo, siendo entonces los que menos cumplen con el confinamiento”.

Igualmente, es en estos grupos de edad donde se concentran, también, las personas que más se ha mantenido laborando en el apoyo al enfrentamiento de la propia enfermedad, o en otras tareas que no han cesado en este período.

“Es importante, además, para este patrón, tener en cuenta los comportamientos protectores de la familia, la percepción del riesgo de sus miembros y las relaciones entre generaciones”, advierten especialistas de CEDEM.

En fin, son muchas las interrogantes que surgen ante una distribución por sexo de las estadísticas. No solo en el caso de la pandemia, pero urgentes, sin dudas, ante una contingencia sanitaria que nos ha revuelto la tranquilidad y las rutinas; que “pica y se extiende”, como se dice en buen cubano.

Buscar esas y muchas otras intersecciones es prioridad en la mira del CEDEM –y de la ciencia cubana- ahora mismo. El proyecto “Caracterización sociodemográfica de la población cubana afectada por la COVID-19”, que avanza a muchas manos entre este centro y el MINSAP, junto a otras facultades de la Universidad de La Habana como las de Geografía, Matemática o Física, busca diferenciales, elementos de juicios que permitan, no solo devolvernos a la tan ansiada normalidad, sino dejar ciencia constituida, escrita validada. Porque aun cuando todo pase, vaticinan expertos, una situación similar puede retornar bajo otras formas, de la mano de otros virus.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • playazul dijo:

    Que costumbre actual para utilizar la palabra genero, cuando se habla de personas.
    Genero siempre se utilizo en las artes fundamentalmmente, la musica, la pintura, la literatura etc.
    En el caso del humano el genero se define en ser femenino o masculino o hombres o mujeres, segun sus funciones, actividades y atributos.
    El sexo viene determinado por la naturaleza, una persona nace con sexo masculino o femenino. El genero en lo humano es la construccion psicosocial del sexo.
    En definitiva seria mas conveniente siempre utilizar sexo, como esta el el Carnet de Identidad, passportes, y todo documento oficial en el mundo.
    Estos nuevos modelos de expresarce pueden distorcionar el caracter natural de algunas personas. Gracias. Sl2.

    • Greborio dijo:

      Muy buen comentario.

      LAs personas tienen sexo, no género

  • Abuela preocupada dijo:

    Hola buenos dias
    Yo quisiera que me contestaran esta pregunta ¿por que razón no se dan las góticas por consultorios ? Yo estoy muy preocupada ya que en mi casa menos yo padezco de presión todos son asmáticos , necesito respuesta para mi tranquilidad, soy de jatibonico, gracias

  • Eusebio dijo:

    Lo que dicen los datos es que hombres y mujeres se enferman de Covid 19 de manera estadisticamente similar.

    Los hombres se agravan más que las mujeres de manera estadisticamente diferente en una relación 66% hombres: 33 % mujeres

    • Armando Enrique dijo:

      Lógicas: los hombres son más adictos al cigarro y al alcohol por lo que son más propensos a contraer enfermedades y unido a ello, por lo general el hombre está más en la calle que la mujer.

  • Joel dijo:

    La sociedad se comporta de la manera que desee hacerlo por distintas condiciones, los hombres nos enfermamos más que las mujeres si, porque nos movemos más que las mujeres, en mi edificio, hay buena cantidad de mujeres que se quedan en casa y los hombres somos los que salimos a comprar, las colas, traer el arroz al hombro o ir a buscar las viandas. Se quedan en casa no porque el patriarcado tenga algo definido, si no porque los hombres siempre, por naturaleza queremos proteger a las mujeres, está en nuestro ADN y no es algo que se impone, son valores, que las mujeres tienden a apreciar, pero que algunos sectores llaman machismo. Yo no digo que mi esposa o su madre sean mancas, pero antes de verlas bajo el sol me tiro yo el saco al hombro. Esos son valores inculcados que como otros tantos buenos y viejos valores nunca deberían perderse y agradezco que mi esposa entienda que lo hago porque la quiero y no porque el patriarcado lo ordena.

    Una mujer se puede tirar al hombro el arroz, si, puede ir parada en el transporte público, si, puede estar de pie en una conferencia, si, pero mientras existan caballeros no tendrían que pasar por estas cosas. La caballerosidad es un pilar fundamental de la sociedad y me maravilla como el concepto de patriarcado y feminismo tóxico ha llegado a un país donde en gran medida las mujeres están más que empoderadas, más que reconocidas y ahora el machismo ya ahorita es hasta llevarle una java muy pesada a tu vecina. No sé qué pensar.

    • Miguel Angel Mapa dijo:

      Como yo lo veo, la caballerosidad supongo surgió producto a 2 cosas: 1 como un trato educado, amable,  cortez (y "romántico" en ocasiones) de hombres que veían a las mujeres delicadas quizás frágiles. En 2do lugar como una respuesta a la misoginia, ante tantos maltratos, feminicidios, violencia para la educación de como debería ser el trato hacia las mujeres, digamos, con amabilidad en lugar de con agresividad.

      Teniendo esto en cuenta se comprende que la mayoría de ls mujeres se sienten bien con la caballerosidad pq se sienten bien tratadas cuidadas respetadas pero hay que entender y respetar que hay mujeres que entienden la caballerosidad como que les estas tratando de débiles o inferiores.
      Por otro lado no estoy de acuerdo con la violencia o los extremos de las feministas extremistas, creo que no ayuda en nada a la justa lucha del feminismo pero por un lado no podemos generalizar a todo el feminismo de violento o antihombre por algunos casos y por otro lado aunque lo critico y estoy en desacuerdo con estos casos extremos no dejo de entender que de tantos horrores extremos q han sufrido y sufren las mujeres surjan algunas respuestas también extremas.
      Quizás un ejemplo que te ayude a entender un poco más la situacion actual tiene que ver con los piropos. Antes un piropo educado era motivo de alegría, ahora cualquiera puede ser considerado agresión sexual. Vamos a tener en cuenta que en muchos casos actualmente los piropos "educados, cuidadosos, amables" hacen sentir bien a muchas mujeres y les levanta su autoestima; pero al mismo tiempo que esos piropos y quizás mayoritariamente los que se escuchan hoy en día son agresivos violentos ofensivos y van a acompañados en muchas ocasiones de nalgadas, pellizcos y otros contactos físicos y miradas agresivas, entonces es comprensible o no que se haya generado una corriente antipiropos? Y que se haya llegado a reflexionar incluso si los "buenos" piropos no son agresivos pq se le está imponiendo la opinión a una mujer cuando ella no la pedido. A mi novia, le han dicho hasta que la quieren quieren violar aunque después vayan a la cárcel.

      Entonces si nos remitimos a mi 1ra reflexión podemos preguntarnos. Es útil la caballerosidad hoy en dia? Existe violencia en el trato y maltratos hacia las mujeres?
      Yo creo que si, que la caballerocidad puede ser útil.

      Es como una discusión que tuve una vez con una psicóloga feminista extremista. Ella estaba ofendida pq en la tv cubana hay programas dedicados a la mujer. Para ella era como decir que las mujeres son inferiores y por eso tienen q tener un programa especial para ellas y para mi, teniendo en cuenta la sociedad y realidad actuales, es vital que existan esos programas precisamente para la educación de todos y para la visualización denuncia reflexión de lo q significa y enfrenta la mujer cubana de hoy.
      Ojalá puedan serte útil mis ideas.

  • BFG dijo:

    No entendí bien el artículo, ¿Las mujeres se enferman de covid-19 porque el virus es machista?

  • Los pies sobre la tierra dijo:

    Para mi el artículo tiene sesgo. Primeramente se trata de hacer una comparación forzosa entre Pandemia, Patriarcado y Machismo. Por otro lado, aquí cola hace todo el mundo, hombres y mujeres. Lo dice un cubano que se ha comido cada una de las colas realizadas, en las cuales incluso separaron por sexo.

    Para hacer un escrito asi hay que entender primero como funciona la economía cubana, como funciona el mercado y como las personas interactúan en el de manera libre. Porque caemos en esa victimizacion a la fuerza, cuando tenemos problemas serios como que hay ancianos que hacen colas y que son maltratados. O es que acaso los lentes de género sólo van hacia la población laboralmente activa? Y la 3ra edad? Donde queda.

    Por otro lado un estudio asi en un país donde la pirámide de Maslow esta satisfecha por lo menos en cuanto a necesidades básicas, carecería de sentido xq en los paises desarrollados las mujeres y los hombres no hacen colas pa comprar pollo. Hay que tener cuidado con estas visiones de género xq a mi parecer segregan datos. Y siempre que leo viene la misma retórica: Los hombres son afectados por tal cosa, peeeeeero las mujeres son aún más afectadas por x tesis de genero. Cuando se habla de género siento que el hombre siempre es el explotador y la mujer la víctima. Y no me parece

  • Maria dijo:

    Ya resulta un tanto exagerado aplicar categorías relativas al género, al patriarcado o feminismo a la distribución del virus entre los sexos. Pareciera que no había temática para el artículo de hoy

  • Miguel Ángel Mapa dijo:

    Un ejemplo claro y contundente de la importancia de este enfoque creo que se explica claramente conseguir dice:"más allá de las potenciales respuestas biológicas de cada sexo causadas por la enfermedad, las normas sociales y los patrones culturales que imponen los roles que mujeres y hombres desempeñan en la sociedad son factores determinantes de los impactos diferenciados que experimentan"

    Creo que en caso de la pandemia actual hay un dato imprescindible que no debe dejar de mencionarse. Sabemos que es la salud pública la que está en primera línea y en el corazón de la batalla y que una abrumadora mayoría del personal técnico y profesional de ese sector son mujeres. Creo que alrededor del 70 %, es decir más o menos 3 de cada 4 en la salud pública en Cuba son mujeres!

  • Greborio dijo:

    NO se dice género, se dice sexo y sólo hay dos: Hombres y mujeres, lo demás es un invento ideológico

  • Alberto dijo:

    Como pasar un logro social..que es que la mayor parte del personal de la salud sea mujer....a un estado de victimizacion(el preferido de las feministas..porque algo siempre las tiene que oprimir...en este caso seria el virus???)como el de...necesitamos que nos cuiden mas..y no hacer nuestras labores de la casa...somos la carne de cañon en la primera linea den enfrentamiento del patriarcado al virus.

    En fin....ya no se, con tanta ideologia de genero...si que haya mas mujeres en el personal de la salud que hombres sea bueno o malo. Estos lentes violetas dan dolor de cabeza.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Dixie Edith

Dixie Edith

Periodista cubana y profesora de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.
En Twitter @Dixiedith

Vea también