Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

Denys Ramos: “Actuar es como mi segunda naturaleza”

| 52 |

“Siempre estoy deseando tener personajes que sean un reto y tratando de crear y desarrollarlos lo mejor que pueda, aportarles todo lo que pueda”. Foto: Portal de la Televisión Cubana.

No siempre los televidentes tienen la oportunidad de disfrutar el mismo día del mismo actor en dos personajes totalmente diferentes, y que en ambos esté bien.

El Lester de la excelente obra Zoológico, retransmitida por Cubavisión, y el Fabián de la telenovela actual, El rostro de los días, es Denis Ramos, un rostro familiar y generalmente aplaudido por la crítica y el público. No se olvida en De amores y esperanzas y tampoco en Lucha Contra Bandidos, la otra guerra, además de otras propuestas televisivas.

De la imitación de personajes radiales o televisivos a Yerma. ¿Cómo explicas ese salto?

–Jugar cuando eres niño es jugar, no tienes nadie quien te juzgue. No tienes a nadie que te diga si una cosa está bien o mal, simplemente estás jugando y lo que estás haciendo no le importa a nadie. Yo jugaba con otra amiga, una vecina que terminó siendo actriz también. Simplemente, era el placer de sentirnos bien haciéndolo, y de pronto llegar a un teatro, lo que es un teatro como tal, un tabloncillo con lunetas con personas mayores mirando hacia uno, con solo 10 años.

“Otros actores del grupo de Humberto Rodríguez en ese tiempo terminaron trabajando con Flora Lauten. Fue realmente conmovedor saber que una persona que ya llevaba muchos años de experiencia decía simplemente que sí, que yo tenía talento. Fue algo muy lindo, la palabra no es exactamente lindo, la palabra realmente es impresionante para mi vida. Fue genial cuando de pronto estaba en el escenario, ya estrenando la obra que fue mi debut.

“No pude seguir haciendo teatro por cuestiones del Periodo especial, era muy crudo, estaba pasando muchas necesidades y eso sí me gustaría que lo pusieras. En mis entrevistas obvian eso: sí pasé necesidades, como pasó la mayoría de los cubanos con muchas limitantes, y no tenía zapatos para ir a los ensayos y mi mama me dijo que no podía llevarme más a los talleres de Humberto, pero para mí fue muy muy gratificante saber que podía hacer algo como era actuar”.

A los 13 años estabas en La Terraza. ¿Qué te aportó?

–Luego de pasar casi tres años, más o menos de los 10 a los 13, sin hacer nada de teatro, sin conocer nada más, sin aprender nada, Adolfo Llauradó abrió el teatro para adolescentes. Era un taller comunitario; desde que entré tuve ese sentido de pertenencia, como mi casa. De paso, era frente de mi casa. Adolfo se comportó con nosotros como si fuera nuestro padre. Fue muy recio, el taller lo impartían Llauradó y Eduardo Benítez.

“Nos pusimos de acuerdo todo el grupo y decidimos llamarlo La Terraza. Entonces fue cuando realmente pensé que podía tomar en serio la carrera de actor. Incluso hay un documental donde termino diciendo que “si no soy actor, muero”, y en realidad siempre es lo que he sentido, creo que no hay otra profesión para mí.

“Hablando de esto me emociono, no hay otra profesión que haría con más amor que esta. Creo que pudiera hacer cualquier cosa en el mundo, por supuesto, aunque fuera barrer pisos, lo que sea lo puedo hacer con el mayor amor de este mundo, pero actuar es como mi segunda naturaleza, es una necesidad muy grande.

“En fin, con Humberto supe lo que era actuar y que los actores no se morían de verdad, pero la verdad del actor la aprendí estando en el taller de Adolfo, allí aprendí donde no moríamos de verdad, pero… la verdad era saber que podías morir en el escenario. Es una paradoja pero es la forma en la que puedo explicar el paso de la casa de la cultura con Humberto, en el Olga Alonso, a La Terraza”.

¿Cuándo entras en la Escuela Nacional de Arte? ¿Qué aprehendiste allí?

–En la Escuela Nacional de Arte (ENA) tuve muchos profesores. Algunos maestros me dijeron que no diera más clases con Adolfo, hubo quien me lo prohibía, consideraban que estar en el teatro con Adolfo no era algo bueno para mi carrera y mi aprendizaje como actor. A lo mejor trataban de protegerme de algún tipo de ego, de algún tipo de conocimiento que había adquirido durante el taller que ellos no querían que yo tuviera, sino que llegara con las manos vacías.

“Yo no llegué con las manos vacías a la ENA, sino con algunos estudios y algunas lecturas que no tiene que haber tenido un niño con 13 o 14 años; que, incluso, dentro de la academia uno no debería tenerlas a ciertas edades.

“Empecé a entender más cosas cuando entré en la universidad, fue con los mismos libros. Hubo una cosa que sí me llamó la atención, y es que cuando me prohibieron estar en el taller de Adolfo lo primero que pensé fue: todo lo prohibido es tentador. El taller de Adolfo siguió dos años más, me permitió poner en tela de juicio todo lo que aprendí.

“Yo sentí luego, cuando estuve con otros maestros como Bertha Martínez, que constantemente decía ‘pongan en duda todo lo que aprenden, o pongan en duda todo lo que digo, o todo lo que leen o lo que existe’. La duda es el sinónimo de la inteligencia y la duda es una de las cosas que me ha perseguido, a tal punto que hice un monologo que se llama Dudo.

“He dudado otras cosas en el monólogo, cosas de la profesión y del aprendizaje constantemente. Para mí, la ENA fue un paso de consolidación de conocimiento y entendimiento, y pude poner en práctica algunas cosas que no había conseguido totalmente dentro los talleres”.

¿Cómo llegas a Los Villalobos? ¿Qué edad tenías?

–A los Villalobos llego terminando la novela Historias de fuego, de Nohemí Cartaya. Fue mi segundo trabajo en televisión, no recuerdo si fue la misma Nohemí o fue algún otro director o productor, quien me dijo que Miguel Sosa estaba buscando actores y que si quería pasara por allá para hacer casting y me presenté. Resulta que Miguel confió en mí para hacer un personaje como el del Cabo Interino, que en mi vida había hecho un personaje de ese tipo. En la televisión era mi segunda vez y fue emocionante saber que otro director iba a confiar en mí con tanta rapidez. Fue un casting que no voy a olvidar, porque fue con mucho cariño y respeto

¿Qué recuerdos te trae Aquí estamos?

–Aquí estamos es La Ilíada y La Odisea juntas. Aquí estamos fue un trabajo para el que tuve que pedir licencia en la escuela. Estaba cursando el segundo año en el Instituto Superior de Arte (ISA) y me obligaron a pedir licencia, porque llevaba tres meses ausentándome a clases. Le voy a confiar una cosa, si quiere lo publica o no, pero en esos tres meses el ISA estaba teniendo problemas con los profesores y tampoco se estaban dando clases. Aun así me mandaron a pedir licencia porque yo no estaba asistiendo.

“Me dediqué a todos los entrenamientos que tuve que hacer para montar el personaje de Shidartha en Aquí estamos. Lo he dicho varias veces, pero que quede constancia y por escrito: dábamos entrenamientos, es decir, clases y entrenamientos de actuación, danza entre la danza folklórica y moderna, di entrenamientos de patinaje, guitarra y también tenía que entrenar físicamente, el físico que esperaban del personaje, eso fue lo que hice por dos meses y medio.

“Los recuerdos de Aquí estamos son muy intensos. Todo el proceso de pregrabación y grabación de la novela es una de las cosas más duras en cuanto a entrenamiento por el tiempo que duró: 13 meses en total entre pregrabación y grabación y fue más bello, todavía al terminar la serie, que quedaran amistades, quedaran personas queridas, que se guardan con la alegría y la satisfacción de haber trabajado en un proyecto tan profesional, tan dedicado como fue, gracias a Hugo Rodríguez y Alfredo Pérez”.

¿Me cuentas cómo te ha ido en el Teatro (la mayúscula se la pones tú)?

–El teatro... Ay, Paquita, en el teatro creo que no he tenido el mismo éxito o las mismas aprobaciones desde el sentido de la crítica, incluso desde las encuestas. No ha sido de la misma manera porque la televisión es un medio mucho más masivo y lo ven muchas más personas.

“El teatro es como más selecto, lo ven pocas personas, no en todas las funciones uno está al ciento por ciento, aunque quisiera. Uno siempre se está cuestionando por qué razón no pasa y eso es obvio, porque si pasara al ciento por ciento entonces, evidentemente, habría algo mecánico, algo que no es real.

“Yo creo que el Teatro, con mayúscula, es mi casa, es el lugar donde he permanecido más tiempo. He hecho más teatro que televisión o cualquier otra cosa, pero así no lo ven, me ven por lo general como un actor de televisión. El teatro es el lugar al que trato de regresar siempre y desintoxicarme de otros medios. Trato de volver a esa intensidad, a ese trabajo tan dedicado de día a día, ir construyendo poco a poco cada matiz, cada subtexto, cada mirada, cada gesto, cada momento que vas a dejar a la improvisación o cada momento que vas a marcar de manera muy precisa,  porque es como te gusta ser, es como te gusta interpretarlo en el momento que sea, como lo hiciste o como lo llegaste a hacer en algún momento del ensayo. Creo que el teatro siempre va a ser el lugar donde me voy a parar, aunque solo tenga un interlocutor, porque es una necesidad. Más que una necesidad, es el lugar donde puedo habitar, donde puedo exorcizar mis demonios.

“Del teatro puedo decirte El cartero de Neruda, de la novela de Antonio Skármeta que Orietta Medina adaptó para el teatro. Mi tesis de actuación fue La verbena de la paloma, pieza dirigida por Bertha Martínez. El mago de Oz, versión de Abelardo Estorino dirigida por Fabricio Fernández, y Tango, de Mrozek; Sueño de una noche de verano y Noche de reyes, las dos obras de Shakespeare, dirigidas por Carlos Díaz, y, por supuesto, Dudo, que es mi primer unipersonal. Espero hacer muchos más, es un mundo que creo que puedo explorar y también el de las obras cortas por lo general. He hecho obras multitudinarias, obras de muchos personajes, no he tenido la dicha de hacer obras de dos o tres personajes solamente Creo que sería bueno experimentarlo, y si puedo en algún momento determinado, dirigir, que es lo que más estoy ansiando”.

¿Y en el cine y la radio?

–He hecho muy poco cine, y ahora con Opus Habana y Desde el corazón de La Habana, que dirige Otto Braña, es que estoy haciendo radio. Me gustaría hacer mucha más radio, me gusta mucho, pero tengo una necesidad increíble de explorar el cine. No he tenido la oportunidad de hacer. Si acaso, cosas muy pequeñas, y realmente es como lo que me queda pendiente como actor”.

¿Has dejado de hacer una obra audiovisual por una temporada teatral?

–Realmente he hecho una obra teatral junto a una obra audiovisual. A los productores siempre les dejo claro que voy a hacer teatro durante la producción que sea, y si estoy en una temporada, la hago. Solamente una vez no pude hacer teatro por un trabajo en televisión, y fue porque era un trabajo pendiente que ya había empezado, se paró y durante ese paro yo empecé a hacer teatro porque pensé que se iba a parar por tiempo indefinido, que ya no se iba a retomar la producción. Al cabo de los dos meses, la retomaron y ya tenía un contrato firmado.

“Si no hubiese sido por ese contrato, no hubiera hecho el trabajo en televisión. Habría continuado haciendo la obra de teatro que había empezado a ensayar, estaba muy interesado en ella y me gustaba lo que estaba haciendo, pero espero que eso no me vuelva a ocurrir. Siempre que tenga un proyecto, el que sea, el primero que llegue, ese es al que le voy a dedicar todo mi tiempo.

“Claro, hay que tener en cuenta que el dinero también es importante, porque si no tengo dinero para producir lo que voy a hacer, no puedo actuar. Creo que si no hubiese tenido el trabajo en televisión que tenía en ese momento, me hubiese sido casi imposible hacer Dudo. Parte de ese monólogo salió de mi bolsillo. De hecho, el personaje de Fabián lo hice exactamente a la misma vez que estaba ensayando y poniendo Dudo en el teatro”.

Del buen Fabián o Pavel al diabólico Lester. Evidentemente, no te han encasillado. ¿Los personajes te llegan a ti o tú los buscas como un reto a tus potencialidades?

–Realmente me hubiera gustado que viviéramos en un país que tuviera producciones abundantes, que hubiera dónde escoger. En realidad, los actores podemos escoger si hacemos un personaje o no, a veces sí te dan la oportunidad, pero eso ocurre muy pocas veces y uno debe aprovechar en el momento que sucede, mientras te tocan personajes.

“He tenido la suerte de que los directores, por lo general, no me han encasillado, y me han dado la posibilidad de hacer varios tipos de personajes y de crear junto a esos personajes, transformarme físicamente. A veces, en la televisión no podemos transformarnos de todas las maneras que queremos. Yo terminé de hacer Pavel e inmediatamente estaba haciendo otro personaje. Un ejemplo, estaba haciendo Latidos compartidos, en una temporada de De amores y esperanza; ahí sí que casi no puedes cambiar físicamente, porque estás grabando dos cosas a la vez y resulta duro para uno como actor, porque sabes que no has podido transformarte mucho y tienes que transformar el interior. También fue difícil porque fueron dos personajes que tenían cualidades, que tenían virtudes similares, pero si traté de transformarlos lo más que pude físicamente, incluso en la manera de proyectarse, en la manera de hablar.

“De Pavel a Lester es increíble porque yo siempre he creído que nosotros tenemos muchas maneras de ser y no siempre somos la misma persona en todos los momentos, ni en todas las circunstancias ni en todos los lugares. Simplemente Pavel tiene muchas cosas de Denys Ramos o Denys Ramos tiene muchas cosas de Pavel; Lester también tiene parte de Denys y es como prestarle un pedazo de todos los colores que puede tener uno a un personaje, y ponerle otros colores que uno no tiene. El cambio entre un personaje y otro es complicado, porque lo principal es que uno tiene que conocerse y saber hasta qué punto uno mismo pudiera en circunstancias determinadas comportarse de una manera o de otra.

“En cuanto a los retos y potencialidades, siempre estoy deseando tener personajes que sean un reto y tratando de crear y desarrollarlos lo mejor que pueda, aportarles todo lo que pueda. Es lo que siempre intento; sea el personaje que sea, trato de hacerlo porque no importa la magnitud, la dificultad o no que otros le vean. Todos los personajes tienen sus dificultades, están en dependencia de las personalidades de cada uno. Y sí he tenido la suerte, lo he pensado mucho, de hacer personajes que son diferentes”.

Nómbrame cinco personajes que te dejaron satisfecho.

–Paquita, eso está muy difícil. Algunas funciones de El cartero de Neruda me dejaron feliz, me hicieron feliz porque, como decía Adolfo Llauradó, cuando uno está en el escenario (y también lo decían Vicente Revuelta y Bertha Martínez) uno se sorprende de lo que ocurre dentro de los escenarios. Es que estás viviendo y es que estás siendo feliz, pues cuando eso ocurre, está sucediendo el maravilloso regalo de poder actuar y ser feliz actuando.

“Una de las cosas que me ha dejado mayor satisfacción es tratar de que en todos los personajes que hago poder hacerlo, pero no siempre es así. Por lo menos en personajes con El cartero de Neruda, mi propia tesis La verbena de la paloma, donde yo hacía de un enano que caminaba como un enano y les hice creer a muchas personas en el escenario que lo que había reamente era un enano… Cuando uno logra ese tipo de cosas, cuando estás en un escenario, solo, como en el unipersonal Dudo, más de 50 minutos, a veces hasta una hora, en dependencia de las acciones del teatro (no siempre dura lo mismo, puede variar solo unos minutos), cuando uno siente que está disfrutando, ya todo está claro. Por eso definirte un personaje es difícil...

“Shidartha es el nombre por el que me conocen casi todas las personas; Pavel, Cristóbal en Lucha contra bandidos, son personajes que realmente me han dejado satisfecho”.

Y ahora, ¿me señalas cinco, solo cinco, actores paradigmáticos de Cuba y del resto del mundo?

–Yo admiro mucho a Luis Alberto García, lo quiero también; otro de los actores que he admirado mucho, que he querido muchísimo y estudié con él, es Adolfo Llauradó. No puede dejar de mencionar, jamás dejaría de mencionarlo, a Vicente Revuelta; no lo conocí como actor, lo conocí como maestro; Alexis Díaz de Villega, Jorge Molina, Reinaldo Miravalles, Rolando Brito; del mundo, Al Pacino, Marlon Brando, tengo unos cuantos Roberto Benigni. Hay también otros actores que son de diversas nacionalidades, ahora mismo he olvidado nombres que admiro muchísimo y que me encantan, quiero también a muchos actores contemporáneos conmigo y he disfrutado trabajar con ellos.

Dime tu gran sueño en la actuación

–No sería capaz de comentárselo a alguien, porque mi gran sueño en la actuación es hacer algo que sea una actuación pero que vaya más allá de ello, y no quisiera dar muchos detalles sobre eso. Son cosas que tengo en mi mente, que tengo planeadas, que tengo pensadas, que a lo mejor tendría que dirigirlas. Es posible que tenga que dirigirlas, porque son cosas que quiero hacer y que sé que van a ser bastante complicadas, pero se pueden alcanzar y sería muy interesante hacerlo. Pero bueno, el Apóstol lo dijo, hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas. Sobre todo, los sueños.

De esas obras que disfrutaste de niño, ¿cuál o cuáles quisieras hacer?

–Hay obras que no disfruté cuando niño, que no llegué a ver, pero de las que tuve referencias, porque cuando vi El cartero de Neruda quería hacer el cartero, esa era una de mis metas. Y resulta que lo hice, llegué y lo hice. Pero una de las obras de la que tuve referencia y siempre he querido hacer es Bodas de sangre. Es algo que llevo dentro y me encantaría hacerlo. De niño vi El alma buena de Se-Chuan, Las brujas de Salem y Los ciervos. Son tres obras en las que me hubiera encantado trabajar. Y Arte e Ícaros. Son cinco obras en las que me hubiera encantado trabajar. La obra Arte, que dirigió Carlos Díaz, incluso se la he pedido, pero no se puede hacer. Sería genial.

¿Has pensado en dirigir?

–Sí he pensado dirigir, quiero hacerlo y, de hecho, antes de esta maldita pandemia estaba planificando para dirigir una obra. Pero llegó todo esto y tuve que parar todos los ensayos, el enfrentamiento al texto y a la dinámica que quería abordar con este proyecto. Quiero hacer cosas que estuvieron dentro del estudio de actores de Teatro Estudio, de Vicente Revuelta; cosas que tuve la oportunidad de hablar con él en un momento y que también conversé con Bertha Martínez y con Adolfo Llauradó en otras ocasiones de la vida, y que sería muy interesante retomar. Solo estoy esperando tener la oportunidad.

 

Se han publicado 52 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Yamile dijo:

    Considero a este joven un talentoso actor,que con maestría sabe explotar cada personaje,y poco a poco se ha convertido en uno de los mejores de nuestro país.

  • Betty dijo:

    y en "LA OTRA ESQUINA", en el Canal Habana a las 10. Es genial, maravilloso y está haciendo un papá bello, Felicidadessssssssssssssssssss.

  • Ever dijo:

    Lo considero muy buen actor, muy versátil, me gustan sus personajes , aunque este de cientifico no le pega pienso yo, parece cuaquier cosa menos un cientifico, la mayoria de los cientificos tienen otra forma de vestir, de actuar no se no me imagino uno asi, el parece mas de la calle

    • Mas dijo:

      Niño los científicos son personas normales, no extraterrestres

    • Cruz dijo:

      Pues usted no conoce a muchos jóvenes científicos que andan en bicicleta, trabajan la albañilería, resuelven todos los problelmas de la cas, comparten a plenitud la educación de sus hijos, visten como pueden, pero no dejan de pensar y de trabajar afanosamente en sus investigaciones, en la publicación de artículos, etc. Lléguese por cualquier centro de investigación y los verá

    • Benigno dijo:

      El trabajo en la ciencia es una actitud ante la vida, no un modo de vida.

  • yamile dijo:

    Que grata entrevista, eres un actor maravilloso, es una pena que aún no hayas cumplido tu sueño de hacer cine, virtudes, capacidad y habilidades posees para hacer lo que desees. Desde muy joven has brillado con luz propia, eso no lo dudes te llevará a donde tu quieras. Muchos exitos en tus proyectos profesionales y personales, un abrazo digital de tus admiradores Yamy y Jesu.

  • crguas dijo:

    Excelente joven actor. Disfruto mucho sus personajes. Trasmite sabiduría, confianza, empeño... Sin dudas, es una dicha contar con sus interpretaciones.

  • Rey Mo dijo:

    Buen actor y, estoy seguro, buena persona.

  • Morales dijo:

    Solo le quedan bien los personajes negativos, creo que debería darse cuenta a tiempo.

  • Ilianita dijo:

    Denys Ramos a mi juicio es uno de los mejores actores que tenemos en la tv cubana, es un joven con principios y lo más importante que ama su profesión y trata en todos sus personajes que le llegue al público lo más real posible, esas potencialidades en este actor no la podemos perder. Deseo volverlo a ver a la serie de Amores y Esperanzas. Mucha suerte y éxitos para él en todos los ámbitos de la vida, que sus sueños sean cumplidos.

  • Cuba entera dijo:

    Tienes un talento innato en ti, tienes luz que brilla con luz propia, ese sueño que llevas en tu interior lo lograrás, porque has llegado muy lejos y llegarás más allá. No te rindas que tienes un bello futuro en la actuación. Gracias por brindar tu talento a Cuba y estoy segura que al mundo también lo harás. DIOS TE BENDIGA.

  • lulu dijo:

    Para mi eres lo maximo a pesar de tu juventud has adquirido mucha experiencia ,los cubanos esperamos en las noches tu actuacion .

  • Yeliany dijo:

    Denys es mi actor favorito, me encanta su extraña mezcla de inocencia e inteligencia, espero podamos continuar viendolo en diferentes espacios televisivos.

  • Regla dijo:

    Denys es en nuestra opinión (mi esposo y yo) un actor de los mejores hoy en la pantalla, lo pude conocer en persona y me conmovió su sencillez, pues en cuanto me identifiqué nos recordó a los dos sin habernos visto anteriormente (solo nos conocíamos vía e-mail), lo seguimos en cuanta actuación televisiva podemos seguir...
    Denys, en verdad, te admiramos muchísimo y en este "papá" de la novela nos haces preguntarnos cómo logras llevarte tan bien con los nenes (si sigues así serás un padre maravilloso en la vida real). Éxitos en tu labor futura, confiamos en tí.

  • LA SUPER dijo:

    me encanta. Todo lo que hace lo hace bien. le pone corazón a cada uno de sus personajes. Para mi, hoy es uno de los mejores actores que tiene la televisión cubana. MUCHAS FELICIDADES

  • Laura dijo:

    Eres un talentosicimo actor y para la poca edad q tienes te has sabido robar la atencion de todos los televidentes q les gusta la televicion cubana con cada personajes q haces te entriegas de tal forma q parese q eres tu mismo y con este ultimo de la novela cubana eres un padre ejemplar felicidades lo estas haciendo muy bien te felicito

  • Dayana dijo:

    Me encanta, tan solo con dos palabras puedo definir lo maravilloso q es este actor y me gusta mucho verlo en la television.

  • Odalis dijo:

    Hermoso, real, convincente en todas sus actuaciones. En la actual novela tremendo padraso, sencillo, dedicado a su bebé por completo, hasta que apareció Mariana y le sacudió el piso; estoy loca porque sean pareja ya y ella deseche al adúltero y débil de carácter David, de una vez por todas y para siempre. Felicito a Denys, y a los excelentes maestros que tuvo por hacerlo el buen actor y persona que es, y también por el aguante que ha tenido con esa señora insoportable que quiere hacerle la vida un yogourt en la novela, no la soportoooooooo.

  • Andrey dijo:

    Pues es a mi entender, de los jóvenes actores más completo que hay en Cuba; me encanta cualquier personaje de los que ha hecho en la televisión; ojalá poderlo ver alguna vez en teatro.
    Deseo de todo corazón que alcance hacer todos sus sueños que tiene en mente, y que siga ascendiendo en su carrera profesional; también que los directores de cine piensen en él para alguna película; él desea y tiene fuerza para dejar su huella en el cine.

  • Duende dijo:

    Su personaje en LCB fue excelente, este muchacho es muy buen actor

  • Juana olga dijo:

    Eres un gran actor, muy talentoso todo lo que te propones lo logras soy una admiradora de tu talento, sigue asi

  • Laura dijo:

    Excelente Denys! Disfrutamos mucho de tus actuaciones.
    Éxitos!

  • Joe 67 dijo:

    Él no habló de un personaje que le quedó brillante en el cuento《El Desertor》en el que demostró un nivel de histrionismo impresionante para un actor tan joven. Desde entonces lo he seguido en todo lo que ha hecho y me parece muy capaz e inteligente.
    A lo mejor algún día tenga la posibilidad de verlo actuar en teatro.

  • Juanjo dijo:

    Excelente actor !
    Joven talentoso.
    Lástima que la telenovela sea tan aburrida.
    Buenos actores como nuestra grandísima Deisy Granados no pueden salvar algo tan mal escrito.

  • Milagros dijo:

    Un actor talentoso, se entrega totalmente al personaje que desempeña y todo lo que hace le queda bien, como el hombre de ciencia muy joven, que asume la licencia de paternidad para criar a su bebe enfrentando dificiles situaciones, pero siendo padre por encima de todo, en mi familia a todos nos gusta mucho su trabajo y alcanzara todo lo que se proponga, actuar y dirigir porque talento le sobra. Exitos para ti Denis.

  • Dianelys Rodríguez Ruiz dijo:

    Te admiro al 100% eres uno de los actores que dan todo de si cómo cuando haces un papel no lo sobreactuas pareces tú mismo eres realmente especial soy de caibarien Villa clara y te amo mucho en el buen sentido gracias por hacer lo que haces muchas gracias

  • celia dijo:

    Lo considero buen actor, pero ese papel que está haciendo ahora es poco creíble, un científico joven criando aún niño de meses el solo, teniendo mujeres en su familia, y una vecina enamorada de él dispuesto a ayudarlo, eso no se ve tan fácil en este país.

  • celia dijo:

    Lo considero buen actor ,pero ese papel que esta haciendo ahora es poco creíble, un científico joven criando aún niño de meses el solo ,teniendo mujeres en su familia,y una vecina enamorada de él dispuesto a ayudarlo,eso no se ve tan fácil en este país

  • Yaly dijo:

    Eres muy bueno en lo que haces...me encantas...
    Dios permita que esos sueños que deben andar ocultos para que se cumplan los logres....Bendiciones.

  • Charly dijo:

    Un actor normal ... No más no menos , los papeles que hace en las "novelas" son papeles que no son difícil de hacer por ningún otro actor .. hay actores y actores , no es desmerito a su trabajo , todo lo contrario , este hombre lleva bastantes años haciendo papeles y no creo que haya sobresalido mucho en ninguno .... Hay muchos actores que son más creíbles , el papel de esta novela en realidad no se le ve mucho su potencial , hay veces se ve retraído y otras veces las sensaciones que deja es de sobreactuacion o de poco trabajo ... Las discusiones con la suegra a veces son extremadamente absurdas y caen en la monotonía , si ves una ya las vistes todas .... No sé en el teatro , esa es otra historia ... Ahí se prueban los grandes ... En esta novela el elenco también está bastante mal repartido y lo otro es que es más de lo mismo , no se sabe a dónde va el guión y lo rellenan demasiado con el capítulo anterior ... Mi opinión , no la realidad .....

    • Me da la gana dijo:

      Todo el mundo concreto en su comentario, enviando mensajes positivos y de afecto a un joven q se abre paso en la vida persiguiendo sus sueños en un país con tantas dificultades como es Cuba y salen comentarios como este, q gente para ser negativos y solo abrir la boca para criticar y ver lo malo.

    • Cubanocogelucha dijo:

      Amigo, Dennys no puede hacer más, usted confunde la actuación con el guión, q es bastante deficiente, no solamente por los diálogos, sino por las situaciones dramáticas. Mire la novela q retrasmiten al mediodía, y salvo el lesbianismo, hay una abuela en conflicto con los n padre viudo... Crisis de imaginación, no en esta del mediodía, q se escribió antes, si no en esta nocturna. Dennis es un joven actor que necesita personajes q lo retén, y este que encarna no lo es.
      Tiene q subir la producción de cine y televisión para que los actores puedan escoger sus personajes son la presión económica. Pocos actores pueden hoy decirle q no a un director porque tienen que comer y mantener a los suyos. Confiemos en que el Fondo de Fomento contribuya a detener la crisis de crecimiento q padecen tanto el cine como la TV, sobre todo el primero. Le aseguro q Denis está en condiciones de se tira desafiado por mejor a personajes. Saludos.

  • Irma dijo:

    Gracias por la entrevista a este excelente actor de teatro y de la televisión. Desearía verlo en el cine cubano. Entiendo que necesitamos actores jóvenes como él en la pantalla grande.

  • Ana Cecilia Pérez García dijo:

    En mi opinión estamos frente a un talentoso actor, no lo perdamos de vista, todo lo que interpreta atrapa al televidente y en cada capítulo de la telenovela actual cómo en otras actuaciones nos deja con ganas de que nunca acabe, éxitos y buena suerte, los grandes luchan en silencio.

Se han publicado 52 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Paquita Armas Fonseca

Paquita Armas Fonseca

Periodista cubana especializada en temas culturales. Colabora sistemáticamente con Cubadebate y otros medios digitales como La Jiribilla, CubaSi y el Portal de la Televisión Cubana. Fue directora de El Caimán Barbudo.

Vea también