Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

Armando Hart, un hombre de pensamiento y acción

| 1

Fidel Castro y Armando Hart. Foto: Cortesía del autor.

La vida reserva momentos especiales para los hombres y, para Armando Hart Dávalos, marcó un hito en su trayectoria de hombre de bien, de martiano convencido, el nombramiento como ministro de Educación, cinco días después del triunfo de la Revolución, y precisamente en Camagüey.

Apenas tenía 29 años –cumpliría los 30 el 13 de junio– y su designación fue sui generis. El Gobierno Provisional Revolucionario que se trasladaba para La Habana y en un alto que hizo aquí en Camagüey dentro del avión Guáimaro tendría lugar ese singular acontecimiento.

Reunidos Fidel y el Che, en presencia del presidente Manuel Urrutia Lleó, anuncian los nombramientos del primer ministro, responsabilidad que recayó José Miró Cardona; del comandante Luis Orlando Rodríguez Rodríguez, ministro de Gobernación; Manuel Ray Rivero, titular de Obras Públicas; Humberto Sorí Marín, de Agricultura y Hart para la cartera de Educación, responsabilidad que desempeñó hasta 1965.

Foto: Cortesía del autor.

Una imagen de Hart en Camagüey que no olvidan muchos lugareños de la época, fue cuando el 27 de noviembre de 1955, siendo miembro de la dirección nacional del Movimiento 26 de Julio, estuvo en la develación de un retrato de Abel Santamaría Cuadrado en el Instituto de Segunda Enseñanza, el mártir que fuera segundo jefe de esa corriente política liberadora.

Para aquellos días de noviembre de 1955, en Camagüey ya se había constituido el Movimiento 26 de Julio y fundado el Frente Estudiantil Revolucionario, cuya jefatura asumió Jesús Suárez Gayol, a la vez presidente de la Asociación de Estudiantes del Instituto. Fue El Rubio, de la Guerrilla del Che en Bolivia, el de la idea de que Hart asistiera el acto, convocado para recordar a los estudiantes de medicina fusilados injustamente por el Gobierno español.

La noche anterior al 27 de noviembre se había confirmado la presencia de Hart, quien viajó a Camagüey en tren. Los jóvenes revolucionarios Álvaro Morell Álvarez “Charles” y Elpidio Lezcano, éste guiando el yipi prestado por su padre, acompañaron a Gayol, encargado de recibir al visitante, hasta cerca de la estación del ferrocarril.

Hart mostró la foto de Abel y solicitó localizar un lugar para ponerla en un marco. Los anfitriones coincidieron en que la casa de Rudulfo León “Macho”, compañero de ellos en el insitututo era el sitio ideal. Su padre dominaba el oficio y era miembro del Partido Socialista Popular.

Después Hart, en compañía de Charles y Lezcano, intercambió con Raúl García Peláez, coordinador provincial del Movimiento 26 de Julio, en el hogar de éste. Aceptó la invitación a almorzar hasta irse luego a descansar porque por la noche sería el acto.

Al cabo de los años, en una entrevista con Adelante, Elpidio Lezcano Ágreda recordó: “El discurso de Hart nos conmovió a todos. Hubo exclamaciones de ¡Abajo la tiranía! ¡Abajo Batista”, pero no pasó de allí”.

... en el ejemplo de Abel encontramos algo más que un mártir. Él no entregó su vida un día, él fue entregándola todos los días. Él era un joven que disfrutaba de un sueldo de cuatrocientos pesos mensuales y lo había venido dando a la causa meses y meses hasta que tuvo que abandonar el trabajo porque las actividades revolucionarias le exigían todo el tiempo.

... El mejor homenaje que yo pueda hacerle a Abel Santamaría en este acto es el decir que él comprendió mejor que nadie, porque sintió más que nadie, que el problema cubano no es político, como quieren los partidos plantear, sino que es esencialmente económico, es social, es también de forjación de conciencia ciudadana....

Otros pasajes de Hart en Camagüey

Hart de espalda hablando con Fidel en el Aeropuerto de Camagüey. Foto: ArchivoPeriódico Adelante

Otro 27 de noviembre, pero de 1959, recibió simbólicamente de manos de Fidel el campamento militar Agramonte, convertido en Ciudad Escolar y en funcionamiento actualmente desde la enseñanza primaria hasta la secundaria.

El 2 de diciembre de 1961, Hart viene a Camagüey, precisamente en el recorrido que estaba haciendo por Cuba, como parte de la evaluación de los resultados de la campaña de alfabetización, oportunidad en la que saludó y felicitó a todos los municipios que habían avanzado en ese terreno.

Un tiempo después, el 2 de junio 1962, inauguró aquí la plenaria provincial de educación en la que se analizaron todos los avances y cuáles eran las principales dificultades y las transformaciones a partir de allí.

Otros momentos en que vino a Camagüey, investido de ministro de Cultura, posteriormente cuando asume la tarea de director de la Oficina del Programa Martiano y el 20 de octubre de 1995 durante la constitución de la Sociedad Cultural José Martí pasó a ser presidente de ésta, combinando ambas responsabilidades.

Maricela Valido, actual presidenta de la filial agramontina de la Sociedad Cultural José Martí, recordó en diálogo sostenido con Adelante, en ocasión del 90 cumpleaños de Hart, que se cumple el próximo 13 de junio, de que esa organización se estableció con su presencia el 27 de abril de 1997 aquí.

Hart fue fundador, junto a varios compañeros, del Simposio de Guáimaro a Playitas y participó en otros eventos de la sociedad cultural en tierras agramontinas, dentro de ellos, la inauguración el 9 de abril del 2016 de la Casa de la Memoria, en la calle Pobres 403 esquina Triana, sede que comparten la Unión de Historiadores y la organización que ella representa.

Maricela consideró que Hart fue uno de los paradigmas de la Generación del Centenario “por sus condiciones, dotes y, en primer lugar, porque es un revolucionario cabal, fiel continuador de las ideas de Martí, de Fidel Castro y de la ideología de la Revolución, que, además, un componente fundamental fue el pensamiento de Ernesto Guevara de la Serna”.

En la década de los años 70 ocupando responsabilidades políticas estuvo un tiempo en Camagüey durante las campañas azucareras y anteriormente laboró en la estructuración de las organizaciones de base del partido.

Como parte de las actividades de inauguración de la Casa de la Memoria, la máxima dirección del Partido Comunista y el Gobierno en Camagüey entregó a Hart la Réplica del Sable del Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz, en ceremonia solemne desarrollada en el Salón Nicolás Guillén, en la Base del Monumento de la Plaza de la Revolución, resumen de los valores del pensamiento y acción del sobresaliente revolucionario, de vocación martiana y antiimperialista.

 

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Rafael Emilio Cervantes Martínez dijo:

    Recuerdo aquel 9 de abril del 2016, no cabía un alma en aquella esquina de la calle Pobres, se reconocia así el destacado trabajo de la Sociedad Cultural José Martí camagueyana, sus bases, el apoyo del Partido y Gobierno de la Provincia, de los artistas que ofrecieron sus obras para la inauguración, de la unidad con la Unión de Historiadores en sede común. Algo tan intenso significó mucho para Hart lo que tuvo su momento simbólico cimero con la entrega de la réplica del sable de Agramonte, en la sala Guillén, de la Plaza de la Revolución, lugar sagrado donde sólo siete meses después se rindió homenaje a Fidel en su viaje a la inmortalidad.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Enrique Atiénzar Rivero

Enrique Atiénzar Rivero

Es periodista del semanario Adelante, de Camagüey, provincia del centro de la Isla, y colaborador de Cubadebate.

Vea también