Imprimir
Inicio » Especiales, Educación  »

Reinauguran en La Habana cuatro centros escolares (+Fotos)

| 5 |

Casa de niños sin amparo filial. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate

Jon Luis juega con un aro; Kenia y Yennifer en un columpio, el resto corre, brinca y salta. Para ellos la felicidad radica en estar juntos, en pelear como hermanos por cualquier juguete o simplemente en darse de la mano.

Esperan la visita antes anunciada en la Casa Víbora 2, con una sonrisa amplia en sus rostros. Jon se acerca y pregunta qué llevo en las manos. Después llegan los demás, inquietos, curiosos. Toman mi agenda y mi pluma, garabatean mis apuntes, escriben sus nombres o pintan círculos, cuadrados y triángulos. Me cuentan como se sienten, que les gusta hacer y su edad, que no supera los 6 años. Jon, el más activo, dice que quiere ser médico, para “curar a todos sus hermanitos”.

-“Son niños inteligentes”, afirma la seño que está a mi lado, observando a sus niños como celosa guardiana, porque todas estas educadoras han dejado a un lado todo para convertirse nuevamente en madres.

-“Niña bonita, ¿Qué tu eles?”. Soy periodista, le respondí. “Yo quiero ser peliolista como tú”, dice entre dientes una pequeña a mi lado.

Pienso entonces cuan díficil puede ser, para un niño sin amparo filial, crecer rodeado de una familia, llegar a ser un profesional. Pero recuerdo que vivo en Cuba y que aquí, si ellos quieren y ponen su empeño, pueden ser médicos, peliolistas y hasta astronautas.

***

Estudiantes de la escuela primaria Raúl Cepero Bonilla. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate

Así fue parte del recorrido de las autoridades de la capital por algunos centros del Ministerio de Educación, que se reinauguran con nuevos bríos, a propósito de los festejos por los 500 años de La Habana.

La jornada inició con un matutino en la escuela Raúl Cepero Bonilla, en el municipio de 10 de Octubre, centro destacado por sus resultados en la formación de sus educandos.

Después, Luis Antonio Torres Iríbar, primer secretario del Partido en La Habana, Ena Elsa Velázquez Cobiella, ministra de Educación y Reinaldo García Zapata, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular, recorrieron el resto de los centros que acoge la calle San Mariano.

La segunda parada fue en la Casa de Niños sin Amparo Filial Víbora 1, destinada a acoger infantes en los primeros meses de vida (entre 45 días y un año).

Angela y los gemelos Darío y David duermen en sus cunas, los otros cuatro bebes gatean en la terraza o son cargados por las enfermeras.

El amor se respira en el aire, por eso la seño Olga Gómez Ortiz, con 43 años de trabajo, asegura que todo su amor se lo entrega a esos niños. Salen lágrimas de sus ojos cuando cuenta como llegaron los bebés hasta allí.

Lo único que necesitan es que le demos todo el amor del mundo”.

Después de un año, los niños pasan a Víbora 2, un hogar a una cuadra que acoge los infantes hasta 6 años. La casa se remodeló completamente y se compraron nuevos juguetes.

Las enfermeras narran como funciona la vida en el Hogar. “Esta es su casa, se levantan, desayunan y van para sus Círculos Infantiles, o la escuela, cuando corresponde. Después regresan y hacen sus tareas habituales”.

Asimismo, aseguraron que el Estado cubano le da a cada niño un estipendio mensual y le abona otro dinero determinado al año para que se compren las ropas.

Escuela Seguidores de Camilo devela el sello 500 aniversario. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate

Después, las autoridades capitalinas llegaron hasta el Centro de Servicios Especializados de la Educación Servidores de Camilo Cienfuegos, una de las cinco instituciones de este tipo que hoy tiene La Habana.

Allí se atienden a niños con dificultades, tanto en habilidades como en conocimientos, prestando servicios a todos los niveles de educación y a la propia comunidad.

Un equipo capacitado de psicólogos, psicopedagogos, trabajadores sociales, logopedas, fisioterapeutas y educadores en general, atienden a 211 estudientes que son matrícula de la escuela, más 11 que están internos en el centro. Terapias, talleres de artesanías, labores en el huerto, además de las clases son parte del quehacer cotidiano de esta entidad.

Son muchos los beneficiados con estos cuatro centros educacionales, muchos que en un futuro podrán cumplir sus sueños, gracias a un proyecto de sociedad que ha puesto todo su empeño en “cultivar para ser libres”.

Hoy los niños ríen, los adultos que los rodean están satisfechos, porque en Cuba la felicidad tiene rostro de niño.

Casa de niños sin amparo filial. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate

Casa de niños sin amparo filial. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate

Casa de niños sin amparo filial. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate

Casa de niños sin amparo filial. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate

Escuela primaria Raúl Cepero Bonilla. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate

Casa de niños sin amparo filial. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate

Recorren autoridades de la capital instalaciones médicas

Sala de cuidados intensivos en el Hospital Julio Trigo. Foto: Abel Padrón Padilla/ Cubadebate.

Autoridades del partido y el gobierno de La Habana recorrieron este martes instalaciones médicas renovadas como parte del medio milenio de la capital.

La primera parada fue en el hospital Clínico Quirúrgico Docente Julio Trigo, en donde fue reinaugurada una sala de cuidados intensivos del centro.  Los directivos conversaron con los pacientes sobre los servicios y atenciones médicas que les brindan.

La segunda parada fue en el hospital Wiliam Soler, en donde se aperturó un centro de entrenamiento con simulación virtual para realizar cirugías de mínimo acceso.  

Con estas prácticas, destinada a especialistas en cirugía pediátrica de todo el país, se podrán perfeccionar las técnicas y planificar una operación sin necesidad de tocar a un paciente.

También, fue develada la placa 500 Aniversario en el Área de Información al paciente del hospital.

Sala de entrenamiento de cirugía pediátrica del Hospital William Soler. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate

Sala de entrenamiento de  cirugía pediátrica del Hospital William Soler. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate

 

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Atm dijo:

    Dios bendiga a esos hermosos niños, y a las cuidadoras de la casa de niños sin amparo filial,que cada día ejercen tan abnegada y hermosa labor.Felicidades.

  • VIÑA dijo:

    LINDOS HAN QUEDADO LOS LOCALES, DONDE LOS NIÑOS ESTUDIAN Y SON CUIDADOS CON MUCHO AMOR. AHORA A SEGUIR MANTENIENDOLOS BELLOS ES MUY IMPORTANTE.

  • María dijo:

    Lo mejor del mundo para esos preciosos niños y las nanas de esas Casitas de Amor, !Ojalá les cambien el nombre!, porque allí solo se respira amor. Gracias a sus mamás por traerlos

  • LGV dijo:

    Hola que hermozo artículo y que tristesa me da, yo no pude ser madre y no voy a entender nunca porque la ausencia de una madre, el ver como esos bebes sonríen, Dios mío que fuerte....... por suerte nuestro país creó esas casas, sino que serían de ellos. Saludos.

  • moraima dijo:

    Gracias a nuestra Revolución existen esas casas. Sensibilidad, ternura y amor rodean a esos niños por parte del personal que los atiende. Éxitos en esa ardua tarea.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Thalía Fuentes Puebla

Thalía Fuentes Puebla

Periodista de Cubadebate. Licenciada en Periodismo por la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana (2019). Contactos: thalia@cubadebate.cu. En Twitter: @ThalyFuentes

Abel Padrón Padilla

Abel Padrón Padilla

Fotorreportero de Cubadebate. Trabajó en la Agencia Cubana de Noticias (2008-2018) y en el periódico Trabajadores. Correo: abel@cubadebate.cu

Vea también