Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

Biografía de la Rampa

Publicado en: Apuntes del cartulario
En este artículo: Cuba, La Habana
| 16

Toda ciudad –todo país-  tiene su historia y su pequeña historia. Con la primera se confeccionan los anales y se conforman las efemérides;  se redactan libros de texto y se llenan discursos académicos y oficiales; se incorpora al turbión colectivo y sirve de acicate y ejemplo. Con la otra,  condenada al olvido,  obligada a transmitirse a lo sumo de boca en boca, se escriben novelas y se enhebran páginas como esta.

 ¿Cuántos de los miles de transeúntes –cubanos y no-  que a diario bajan y suben por La Rampa conocen los antecedentes de este pedazo de vía que es, desde hace varias décadas, el corazón de La Habana?

Es el tramo de la avenida 23 que corre desde Infanta hasta la calle L, en el Vedado. O lo que es lo mismo: los 500 metros que se extienden desde el lugar donde radica el Ministerio de Comercio Exterior hasta donde se halla el hotel Habana Libre.

Hay una foto aérea de La Rampa cuando todavía no lo era. Se tomó hace algo más de 80 años desde el mar. A la izquierda se ve el edificio del cabaret Montmartre, y, a la derecha, el del Hotel Nacional. Pero ninguno de ellos se ubica propiamente en La Rampa.

¿Qué se observa entonces en la fotografía? Nada. Casi nada… A la derecha, el edificio del actual Ministerio del Trabajo, más arriba, el ya desaparecido edificio Alaska, construido en 1930, y en la acera de  enfrente el edificio de la funeraria Caballero. Nada más. Veinte años después de esa foto, se toma otra desde la misma perspectiva, y ya La Rampa es La Rampa.

La Habana de 1909 terminaba prácticamente en Infanta. Todavía en 1916, esa calle era de tierra a partir de Carlos III. Entonces la avenida 23 llegaba hasta L. Fue en tiempos del presidente Menocal que Infanta y 23 se encontraron.

El propietario de los terrenos que bordean La Rampa era Bartolomé Aulet y construyó su vivienda en el fondo de un hoyo cercano a lo que hoy es la sede del Instituto Cubano de Radio y Televisión. Cuando fallece, a comienzos de la década del 40, deja a su sobrina Evangelina como única heredera. Pero la muchacha, según una de las cláusulas del testamento, no podría disponer de sus propiedades hasta 1975.

Evangelina no esperó tanto. Se buscó a un buen abogado y este encontró apoyo en el coronel José Eleuterio  Pedraza, segundo hombre fuerte de la Cuba de entonces, y entre los dos convencieron a un juez venal de lo injusto y arbitrario de la voluntad del muerto. Dicho y hecho: la sobrina y sus compinches se enriquecieron de la noche a la mañana.

El italiano Amadeo Barletta fue de los primeros compradores. Fascista, agente de Benito Mussolini y organizador de las Camisas Negras en La Habana, este personaje había sido expulsado de Cuba durante la Segunda Guerra Mundial y reapareció en 1946 como representante de la General Motors.

Era, se dice,  jefe de una de las cuatro grandes familias mafiosas que operaron en Cuba hasta 1959. Tenía múltiples empresas tapaderas: Unión Radio, el periódico El Mundo, el canal 2 de la TV… y por supuesto, la Ámbar Motors, que radicó en el edificio del actual Ministerio de Comercio Exterior, donde había numerosos bufetes y oficinas, y radicaban los distribuidores de las automóviles Cadillac, Oldsmobile y Chevrolet.

Sería Goar Mestre, el todopoderoso propietario de la CMQ, quien se percató antes que nadie de las posibilidades de La Rampa. Se decidió por este lugar desoyendo las sugerencias de los que le aconsejaban que edificara Radio Centro en la  esquina de Monte y Prado.

Mestre pensó que si construía en La Rampa el edificio de su empresa, los terrenos aledaños se revalorizarían y la zona se poblaría de inmediato.  Radio Centro se inauguró el 12 de  marzo de 1948.

Poco antes, el 23 de diciembre de 1947, había abierto sus puertas el teatro Warner, hoy cine Yara, con una función de gala a la que asistió el presidente Grau San Martín. Se exhibió la película norteamericana  Night and Day  y la entrada al teatro costó diez pesos. La recaudación se donó íntegra a una institución benéfica.

A partir de entonces La Rampa, que se llama así por su acentuada inclinación, se edificó en un abrir y cerrar de ojos: edificios de apartamentos, como el Retiro Médico con sus murales pintados por Lam, restaurantes y centros nocturnos, agencias de publicidad.

Se dice que una de las formas de medir la actividad comercial de una zona son los bancos que se establecen en ella. Siete entidades bancarias o sus sucursales se asentaron en La Rampa y otras más lo hicieron en sus proximidades.

Resulta imposible hablar de La Rampa sin aludir a la colección de obras de arte que forma parte de sus aceras: una muy buena selección de pintura cubana está en esas losas de granito, cada vez más deterioradas por  la suciedad y la ignominia.

Tampoco puede hacerse sin mencionar al Pabellón Cuba. Se construyó en 70 días en 1963, y sus arquitectos Juan Campos y Enrique Fuentes proyectaron una obra abierta a la brisa y a la perspectiva; un alarde de arquitectura aérea donde las suaves pendientes avanzan entre la vegetación y el agua cristalina.

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Francisco Rivero dijo:

    A todos aquellos que bien le pueda interese saber sobre este perimetro del Vedado.

    Recomiendo la lectura de Espacios críticos habaneros del arte cubano: la década de 1950.
    Tomo I, de Luz Merino Acosta ( selección y prólogo )
    Publicado por la UNEAC y la editorial de la Universidad de la Habana.

    El capitulo : " Espacio críticos en los cicuenta " propicia en mi parecer una interesante aproximacion a lo acontecido en esta area.

    Un saludo fraterno

    • Sergio dijo:

      O el documental Braodway Habanero, que especificamente es sobre LA RAMPA.

  • Tranquilino dijo:

    Así mismo. La suciedad y la ignominia. Esos dos horrendos sustantivos acompañan a varios puntos del archipiélago cubano. Y que conste que no es culpa del bloqueo norteamericano que también es sucio e ignominioso y mucho más.

  • Carlos Manuel dijo:

    Excelente pequeña historia. Gracias otra vez por su aporte estimado Ciro.

    Quisiera escribiera sobre la historia de la malta Maltín Polar que aunque venezolana he escuchado que tiene alguna relación con la afamada cervecería cubana La Polar.

    Saludos y gracias nuevamente.

  • Ernesto Railaf dijo:

    Gracias por educarnos en torno a la historia de la ciudad y sus calles , cuánto anhelo volver a caminar por la Rampa y cada rincón de esta bella y Digna ciudad
    Desde Chile un AbrAzo a Cuba y su Linda Gente

  • peter j. melian dijo:

    Nuestros ojos y memoria ´´ selectiva ´´ por supuesto se percatan del mundo a nuestros alrededores pero cuando leemos lo que vemos e interpreta nuestra mente se refuerza cuando un hábil escritor, ambos sexos incluidos, nos lo recuerda y afirma en el lenguaje descriptivo de su prosa. ¡ Bravo Ciro, siempre un inmenso placer recorrer nuestra hermosa capital en tus hábiles y placenteras líneas !

  • gilberto posada dijo:

    Hace 10 a;os visiTE ese hermoso pais y estube alli por 24 dias.......ME hospede en un hotel en el Vedado y a los tres dias me cambie a una casa que alquilaba habitaciones, CREO que estaba en la esquina de la calle H. Subia por la rampa bien arriba y luego almorzaba en un RESTAURAN llamado El cochinito. Al bajar pasaba por el cine Yara y la helaseria Copelia. No pagaba taxi, caminaba bastante para ver todo......Por una calle lateral a la rampa caminaba para ahorrar tiempo y pesos y pasaba frente al hospital Calixto Garcia y luego llegaba a la PLAZA DE LA REVOLUCION.........

  • Sergio dijo:

    Lo peor, Profesor CIRO, es que a nadie le importa.

    El ACTO CRIMINAL con el MURAL de AMELIA del Habana Libre es algo inaudito, sencillamente un crime de LESA HUMANIDAD,,,, claro que exagero, pero lo digo por que es un asunto MUY GRAVE, y al parecer a nadie le importa.

    Pero en fin, es lo que hay,,,, que VIVA LA PEPA.

    Saludos, y muy interesante articulo, como siempre.

  • Juan dijo:

    A la rampa también hay que pasarle la mano

  • Adelante dijo:

    Cuando veo estás fotos antiguas y sus calles limpias, edificios pintados, me entra nostalgia.
    Tuvimos una década de los 80 con un esplendor económico altísimo y no fuimos capaces de preservar nada o casi nada. Es una realidad.

  • RAMANOCO dijo:

    Gracias maestro Ciro.

  • Néstor del Prado Arza dijo:

    En el Proyecto Habaneros del Prado, concebido por los hermanos Aníbal del Prado y Rita del Prado, la destacada cantautora dedica una canción a la Rampa. Pronto este proyecto que combina arquitectura y la canción podrá ser disfrutado, en homenaje a los 500 años de La Habana.
    Gracias al maestro Ciro por su pequeña gran historia

  • Ernesto dijo:

    Muy interesante artículo del cro Ciro Bianchi y lamentablemente estoy muy de acuerdo con Ud. en la referente a la ignominia y no veo el día en que el gobierno municipal tome en sus manos la reconstrucción de las aceras de esta importante arteria de nuestra Capital.

    Mucha desidia es lo que palpo y falta de cultura del detalle (si bien esta cultura o incultura se hace palpable en muchos espacios públicos de nuestra ciudad). Necesitamos, para el bien de nuestras futuras generaciones de cubanos y de la propia ciudad, que se retome la restauración de aceras y contenes en la Habana. Está muy bien y lo aplaudo, que se restauren edificaciones emblemáticas y se rescate nuestra historia arquitectónica y patrimonial, pero y haciendo un paralelismo estamos vistiéndonos con el traje mas alagante y calzando zapatos rotos.

    ¡VIVA CUBA!

  • Guariunex dijo:

    Muy buena información de nuestra Habana querida.
    Gracias maestro.

  • Dai dijo:

    Estuve trabajando por esa zona del Vedado y guardo muy gratos recuerdos. Por esa razón me quedé de piedra cuando ví el crimen que cometieron con la acera de La Rampa. ¿Quién dio la orden, porque me imagino que alguna cabeza habrá rodado?

  • BEATRIZ dijo:

    Esta muy bueno esto para conocer Cuba

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ciro Bianchi Ross

Ciro Bianchi Ross

Destacado intelectual cubano. Consagrado periodista, su ejecutoria profesional por más de cuarenta años le permite aparecer entre principales artífices del periodismo literario en el país. Cronista y sagaz entrevistador, ha investigado y escrito como pocos sobre la historia de Cuba republicana (1902-1958). Ha publicado, entre otros medios, en la revista Cuba Internacional y el diario Juventud Rebelde, de los cuales es columnista habitual.

Vea también