Imprimir
Inicio » Especiales, Economía  »

La “Inejiro” hila fino

| 7 |

Las producciones se comercializan bajo la marca Gihilan. Foto: Alexis del Toro/ Ahora.

Todavía frescas las heridas de la Segunda Guerra Mundial, Japón se pidía entre quienes creían, entre otros ideales, en el conservadurismo imperial y fascista, o veían un futuro sin tanta propiedad privada, movido hacia la izquierda.

Esa última tendencia socialista tuvo un líder, Inejiro Asanuma, asesinado el 12 de octubre de 1960 en un acto popular, mientras pronunciaba su discurso. Un estudiante radical, armado con una espada samurái, acabó con la vida del también conocido como La Locomotora Humana, debido a su fortaleza física, energía y grave tono al hablar.

Quiso la Historia que, del otro lado del mundo, casi al unísono, surgiera una Revolución Socialista en Cuba. Y los revolucionarios de la Isla decidieron crear una Hilandería en el municipio holguinero de Gibara —el 21 de mayo de 1961—, cuyo nombre recuerda a Asanuma y que, en dos ocasiones (en 1962 y 1964), fue visitada por otra personalidad que dedicó su vida en favor de las clases desfavorecidas, el Comandante Ernesto Che Guevara.

Hoy, la referida industria es una UEB, adscripta al GEMPIL (Grupo Empresarial de la Industria Ligera), cuyas producciones se comercializan bajo la marca Gihilan. Son allí 285 trabajadores, de ellos 82 mujeres, y 124 menores de 35 años, lo que dice mucho del potencial juvenil del centro.

Su principal objeto social es la producción de hilazas, cordeles, frazadas de piso, confecciones textiles, colchones, almohadas, cojines y productos plásticos, incluyendo envases. La producción mayoritaria es la obtención de hilos y cordeles de algodón 100 por ciento.

Después de las inversiones

Aida Oro Lao, directora de la UEB. Foto: Alexis del Toro/ Ahora.

Aida Oro Lao, directora allí desde hace 26 años, afirma: “La entidad tuvo una reforma tecnológica en 1998, aprobada por el Comandante en Jefe, que permitió el cambio del 80 por ciento de la tecnología —era japonesa y estaba obsoleta. Entraron técnicas suiza y alemana, las cuales posibilitaron el incremento de las capacidades productivas y la calidad del hilo producido.

“En 2017, empezamos otra inversión, culminada en junio de 2018, consistente en la modernización y ampliación de la industria, con una línea más de producción (tenían antes una sola), igualmente de procedencia suiza y germana, que permite producir 2 mil 634 toneladas de hilo al año, algo que le ahorra al país, de manera total, la importación de la hilaza cruda de algodón y de 50 toneladas de cordeles, ambas representan más de 11 millones de dólares de sustitución efectiva y propician el encadenamiento productivo de esta industria con otras, para la producción de bienes de consumo con destino al pueblo y a otras entidades. Hay una gama de productos, derivados de la hilaza de algodón, que se fabrican en otras textileras cubanas, que también sustituyen importaciones”.

El ingeniero industrial Adolfo Sarmiento, especialista principal de Inversiones, asegura que la última inversión tuvo una buena concepción desde la etapa de preparación hasta la explotación de las nuevas tecnologías de hilatura, para la producción de hilos de algodón 100 por ciento.

“Proyectamos la instalación de dos líneas, en función de obtener hilos cardados y peinados. En el primer año de post-inversión, los resultados se corresponden con lo previsto en el estudio de factibilidad. Se garantizó lo que necesita la tejeduría nacional y tenemos posibilidades de encadenamientos productivos, teniendo en cuenta la revitalización de la tejeduría de punto”, añade.

“Estamos trabajando un proyecto para la introducción de tecnologías de producción de frazadas de piso. Se va a instalar una línea a fin de producir más de 7 millones de unidades anuales. Nosotros ahora elaboramos frazadas con una tecnología que tiene más de 40 años, a la que hemos tenido que hacerles muchas inventivas. Estamos buscando financiamiento, pues eso impulsaría la materialización de esa inversión”, agrega Sarmiento.

Para poder acometer los trabajos de inversión, se han tenido que hacer transformaciones en el sistema constructivo de la Hilandería. Se han materializado adaptaciones estructurales, modificaciones en el sistema eléctrico, de mantenimiento. Han influido todas las especialidades de la construcción.

“Tuvimos que contratar entidades proyectistas y constructivas para garantizar la obra civil. La Hilandería cuenta con la instalación de los sistema de Seguridad Integral”, especifica Zoila Cantillo, también especialista de Inversiones.

Exportación y ahorro

En la obtención de módulos textiles en el taller de costura, y junto a otros desperdicios del proceso, se producen almohadas, cojines y colchones. Foto: Alexis del Toro/ Ahora.

Actualmente se realizan pruebas con el hilo cardado, a través del cual se va a producir en alquitex, tejido para sábanas con hilaza 511, a fin de concretar su exportación. Se realizaron análisis para impulsar el potencial de productos exportables, trabajándose la hilaza y otros.

En la Hilandería, el ahorro es tarea fundamental, es parte de la cultura de la organización. Resulta una fuente de ingreso, toda vez que en todos los talleres se recupera y recicla, incidiendo esas acciones en los niveles de utilidad. En la práctica, se generan desperdicios y a partir de estos una parte se incorpora al proceso productivo (abarata costos) y la otra se emplea en la producción de frazadas de piso.

“La propia producción de frazadas de piso genera productos como la recortería, que a su vez se utiliza en la propia industria como fuente de encadenamiento productivo interno, por ejemplo en la obtención de módulos textiles en el taller de costura, y junto a otros desperdicios del proceso, se producen almohadas, cojines y colchones, y nos encadenamos hacia fuera con Industrias Locales, cooperativas de producción agropecuaria y cuentapropistas”, explica Aida Oro.

Las pacas de algodón que llegan como materias primas importadas traen ocho alambres acerados como promedio, que se utilizan internamente en la elaboración de muelles de colchones, y posibilitan encadenamientos con otras entidades del territorio, para la producción de elementos de construcción de viviendas: marcos de puertas y ventanas, tablillas de persianas, celosías, mesetas para cocinas, tapas de tanques, entre otros.

Toda la recortería que se genera en el taller, la cual no es utilizable en ese lugar, se procesa y recicla en una máquina construida en la propia fábrica. Logrando después obtener rellenos de cojines, almohadas y colchones.

La experimentada Directora acota que “tenemos un taller de producción de plásticos, que incluye un proyecto de Desarrollo Local con resultados. Allí se producen piezas de repuesto y accesorios para nosotros y otras industrias del país en general, así como, desde hace dos años, desarrollamos una línea de envase que cuenta con cuatro formatos dirigidos fundamentalmente a la industria alimentaria y el MINAG.

“Recientemente, firmamos contrato con el Turismo para el empleo de nuestros envases en una fábrica de helado holguinera. De todo el desperdicio del plástico, se derivan otros productos comercializados en moneda nacional en los mercados industriales y por otros organismos: perchas, vasos, platos y envases con tapas. La persificación que hicimos de nuestro objeto social surgió en 1993, en pleno Período Especial. Fue una solución para mantener la industria, la fuerza laboral y los salarios”.

Generaciones

Cuentan con aulas de la enseñanza Técnica y Profesional, en las que han graduado dos cursos de Obreros Calificados (30 alumnos) y uno de Técnicos Medios (26), todos con total respuesta laboral aquí, lo que profundiza el sentido de pertenencia. Muchos de esos egresados participaron en el montaje de sus máquinas, recientemente, y renunciaron a sus vacaciones. Ahora tienen dos aulas anexas nuevas, para mecánicos industriales y electricistas.

Una preocupación que acompaña a Aida Oro es que el ingreso monetario devengado por cada trabajador no está en correspondencia con su aporte, ni con el éxito de la última inversión: “Es una inconformidad, porque la inversión nueva, por ejemplo, fue acreedora de un reconocimiento internacional y está reconocida como algo hecho bien y de calidad. Aun cuando se crece en la producción y en los indicadores de eficiencia, el salario ha ido involucionado”.

Ella alega que esa problemática está dada por un plan económico de la entidad dañado, modificado a nivel de Empresa (la Textil Nacional).“Queremos que se rectifique ese tema”, aclara.

Lisbeth Ferrer (23 años). Foto: Alexis del Toro/ Ahora.

Lisbeth Ferrer (23 años), quien se graduó del curso de Obrero Calificado, es secretaria del comité de base de la UJC. “Somos nueve militantes, todos nos involucramos en las actividades del centro. Hace poco realizamos el balance de la organización de 2019. Aquí se trabaja muy fuerte, siempre tratando de cumplir con cuanto plan de producción tengamos. Desde mi puesto de técnica de Gestión de la Calidad, les hago pruebas a las máquinas, haciéndoles análisis físico-mecánicos”, argumenta.

Todo un veterano, Alberto González, especialista del Área Técnica-Productiva y presidente del Comité de la ANIR en el centro, manifiesta que desde 1983 trabaja en la Hilandería, donde ha ejercido muchas funciones en distintas etapas: “Mi ocupación actual comprende mantener los parámetros o especificaciones de los distintos productos que hacemos. Analizamos las materias primas que adquirimos para lograr las mezclas idóneas que favorezcan los parámetros de calidad. Valoramos todos los equipos que se introducen en los distintos procesos.

“Participamos en la adquisición de piezas de repuesto y accesorios, materias primas y materiales, que se utilizan en los distintos procesos. Realizamos cálculos de capacidades y aprovechamiento de estas. Desde 1993, el CIR (Comité de Innovadores y Racionalizadores) nuestro es vanguardia nacional y hace alrededor de 10 años que no ocurren delitos acá”.

Sin dudas, el ejemplo de Asanuma continúa vivo más allá de una placa que envió su propia viuda y que está en la entrada del edificio principal de la Hilandería. Su trayectoria no culminó en aquella herida mortal infligida por la maldad. A miles y miles de kilómetros, desde el holguinero municipio de Gibara, su Sol sigue naciendo.

En la obtención de módulos textiles en el taller de costura, y junto a otros desperdicios del proceso, se producen almohadas, cojines y colchones. Foto: Alexis del Toro/ Ahora.

La “Inejiro” trabaja en un proyecto para la introducción de tecnologías de producción de frazadas de piso, se va a instalar una línea a fin de producir más de 7 millones de unidades anuales. Foto: Alexis del Toro/ Ahora.

En esta industria laboran 285 trabajadores, de ellos 82 mujeres. Foto: Alexis del Toro/ Ahora.

Valoramos todos los equipos que se introducen en los distintos procesos, cuenta Lisbeth Ferrer. Foto: Alexis del Toro/ Ahora.

(Tomado de Ahora)

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ernesto dijo:

    Felicitaciones a todo el colectivo laboral de esta institución. Tienen un alto sentido de pertenencia que los hace PENSAR COMO PAÍS, de lo que está muy necesitada nuestra sociedad en estos y futuros momentos.

    ¡VIVA CUBA!

  • AJ dijo:

    SAREX pudiera ser también una empresa exitosa de GEMPIL si se hiciera la inversión que pide a gritos. Habría estabilidad laboral y mejor salario.

  • Jose Luis Amador dijo:

    Recibimos con agrado por parte del MINDUS el documento proyecto que se ocupa de LA POLITICA DEL MANTENIMIENTO INDUSTRIAL DE CUBA, del 27 de agosto del 2019. Pienso que en esta textilera también se aplicaría esa resolución. Me llama la atención que de acuerdo con la cantidad de trabajadores y de máquinas, no vi en el artículo una plantilla fija de ingenieros mecánicos y eléctricos. Pienso que la debe llevar.

    Les propongo el tercer capítulo (MANTENIMIENTO) de mi libro “Manual de Recomendaciones Prácticas Eléctricas”, el cual, aunque sé que es una empresa con experiencia, puede serles útil.

    Si algún compañero que atienda directamente el Mantenimiento, me envía un correo electrónico, podría enviárselos de forma digital.

    MsC., Ing. José Luis Amador Vilariño
    (Ing. Eléctrico, especialidad Energía)
    Teléfono: 32-297339
    E-Mail: jlamador48@nauta.cu
    Dirección: San José # 741, Camagüey

  • Vicente dijo:

    tuve la oportunidad de visitar esa empresa durante mi estancia de trabajo en el Ministerio de Economía y Planificación, en la dirección de inversiones, quiero que se sepa que ese colectivo laboral es de los que no se rinde antes las dificultades, fueron capaces de hacer por si solos todos los trabajos de construcción y montaje de esa gran inversión, y lo que aquí no se menciona, es que son referencia del fabricante de la tecnología, esa empresa tiene un consejo de dirección que junto a su directora general, la compañera Aidita son una locomotora en ocasiones detenida por la falta de visión de sus jefes inmediatos superiores. Ella es un directora con un corazón enorme y según pudimos constatar es muy querida por sus trabajadores. Espero que las nuevas generaciones como esa pequeña que sale en la foto y que también conoci, no deje caer el espiritud de lucha de ese colectivo de VANGUARDIA. FELICIDADES!!!

  • Katiuska Oleaga dijo:

    Felicitaciones a ese colectivo de trabajo y su Consejo de Dirección, por su sentido de pertenencia y el "saber hacer" que los caracteriza. Una fábrica que ha ganado la certificación de Fábrica con Cultura Industrail y del detalle y que mantiene un adecuado ambiente de trabajo. Un colectivo sacrificado, entusiasta e innovador, que luchar unido contra las adversidades.

  • Alcides betancourt Caraballo dijo:

    Es una muestra de ÉXITO en una Empresa Estatal Socialista, digo UEB en estos momentos. Bien conducida por su Directora que es LIDER es ante todo revolucionaria, valiente e innovadora y su colectivo la sigue por el vinculo directo que tiene con ellos en todo momento, habla con claridad y sin miedo no solo a sus trabajadores, con quien tenga que hacerlo. Esto es posible por el dominio que tiene de toda la tecnología al que le ha dedicado muchas horas de estudio, sino por su consagración y ejemplo, logrando la unidad de factores. Soy conocedor de las batallas que ha tenido que librar para lograr esas inversiones, exigiendo por su claidad y por la pronta recuperación de la inversión. Defendiendo a sus trabajadores, reubicandolos haciendo algo útil para no dejarlos interruptos. Exigiendo resultados y defendiendo que ganen más salario en correspondencia con estos. Estoy convencido que nos hacen falta muchas Aiditas.

  • Freddy Cobas dijo:

    felicito a la hilandería, es ejemplo de lo que se debe hacer para que la empresa estatal progrese desde la planificación y realización de la producción hasta las proyecciones de crecimiento y desarrollo, estuve una vez y realmente me impresiono muchísimo, para mi es la industria que debería constituirse en polígono de aprendizaje del resto de los empresarios del país, para que aprendan a trabajar en momentos de crisis y optimizando los recursos para que multipliquen su rendimiento.
    simplemente felicidades y a la dirección del país a esta industria y su colectivo hay que potenciarla y colocarla en el verdadero sitio que merece.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Nelson Rodríguez Roque

Nelson Rodríguez Roque

Holguín, 1982. Graduado de Estudios Socioculturales (2006) en la Universidad de Holguín y periodista del semanario ¡ahora! En twitter: @Narr1982

Vea también