Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Salvador Allende: “Pagaré con mi vida la lealtad del pueblo”

| 17 |

Martes 11 de septiembre de 1973. 7:30 de la mañana. Santiago de Chile. El presidente socialista, electo democráticamente en esa nación, Salvador Allende, llega al Palacio de La Moneda. Conoce sobre el alzamiento de la Marina en Valparaíso. Poco tráfico. Casi nadie en las calles.

Pocas horas después supo de la traición masiva. Las Fuerzas Armadas y el Cuerpo de Carabineros de Chile le daban un golpe de Estado a su gobierno de Unidad Popular, para conducir al país a 17 años de una de las más sangrientas dictaduras de América Latina.

Desde la sede del gobierno y mediante Radio Magallanes, Allende le habló a los chilenos. Con la pasión que sentía por el pueblo, le puso tranquilidad y agallas a su voz, a pesar de que sabía que esas serían sus últimas palabras a todo Chile. Eran las 9:20 de la mañana.

“Pagaré con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza que la semilla que entregáramos a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser cegada definitivamente”, dijo el presidente mientras defendía el Palacio de La Moneda, donde lo pusieron los votos del país en las elecciones de 1970.

Quizás los golpistas creyeron que dándole un avión para que saliera del país, Allende renunciaría a crear una sociedad mejor para su Patria.

Quizás esos mismos golpistas olvidaron cuando en diciembre de 1971, el médico presidente dijo en el Estadio Nacional –el mismo que se convertiría en el mayor campo de concentración de la dictadura– que jamás cedería el Palacio de La Moneda.

“No daré un paso atrás. Y que lo sepan: dejaré La Moneda cuando cumpla el mandato que el pueblo me diera”, afirmó el mandatario dos años antes del golpe militar que indignó al mundo.

Con un casco y una ametralladora, como un soldado más del país que amaba y que defendía hasta los huesos, Allende le decía a los chilenos, mientras veía tanques de guerra frente al palacio:

“Tienen la fuerza. Podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.Trabajadores de mi Patria, quiero agradecerles la lealtad que siempre tuvieron, la confianza que depositaron en un hombre que solo fue intérprete de grandes anhelos de justicia”. Sus palabras –dijo– no tenían amargura, sino decepción, y serían “el castigo moral para los que han traicionado el juramento que hicieron”.

Entre ellos estaba el general Augusto Pinochet, en quien Allende confió hasta conocer de su participación directa en el golpe. Había sido nombrado por el presidente como Comandante en Jefe del Ejército a menos de un mes del golpe de Estado.

La mano sucia de Estados Unidos

Pinochet fue nombrado Comandante en Jefe del Ejército un mes antes del golpe de Estado. Foto: AFP.

 Allende era la amenaza comunista en el continente para Estados Unidos (EE.UU). A su derrocamiento, el gobierno del presidente Richard Nixon destinó millones de dólares. Documentos desclasificados años después del golpe de Estado evidencian la participación de Washington en la instauración de la dictadura de Pinochet, que causó más de 40.000 víctimas.

“Nixon ordenó a la CIA que evitara que el presidente Allende tomase posesión de la presidencia”, dijo el exembajador de EE.UU. en Chile (1967-1970), Edward Korri, en entrevista para el documental “La última decisión de Allende”.

Korri recuerda la reunión con Nixon en Washington, donde este habló de “cómo iba a machacar a Allende: iba golpeándose la mano con su puño. Le llamó hijo de puta y creo que, también, bastardo”.

Un documento desclasificado de la CIA, del 1ero de octubre de 1973 señala que el golpe de Estado en Chile había sido casi perfecto.

Washington tuvo que reconocer la participación de EE.UU. en el golpe contra Allende, con las manos embarradas del presidente Nixon y su secretario de Estado, Henry Kissinger. Aunque el presidente fue electo democráticamente, las ideas izquierdistas de su gobierno eran rechazadas por la Casa Blanca, quien aplaudió la dictadura de Pinochet.

La última palabra del presidente Allende

El presidente chileno jamás abandonó el Palacio de la Moneda. Allí murió como un soldado más del pueblo que lo eligió democráticamente. Foto: Archivo.

Pinochet esperaba tranquilamente el desenlace del ataque a La Moneda en una base a varios kilómetros de Santiago, mientras Allende y varios miembros de su gabinete resistían y se negaban a sacar bandera blanca.

“Me dirijo sobre todo a la modesta mujer de nuestra tierra, a la campesina que creyó en nosotros, a la obrera que trabajó más, a la madre que supo nuestra preocupación por los niños”, dijo el presidente chileno en su alocución al pueblo, cuando los aviones sobrevolaban la sede del gobierno.

“En este momento pasan los aviones, es posible que nos acribillen, pero que sepan que aquí estamos. Por lo menos con nuestro ejemplo para señalar que en este país hay hombres que saben cumplir con la obligación que tienen”.

Sabía que el ataque se produciría en cualquier momento, pero Allende miraba más allá, como quien ve el futuro de su tierra, como quien encuentra la paz después de la represión y las muertes que viviría Chile.

“Sigan ustedes sabiendo que mucho más temprano que tarde de nuevo abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor. ¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Vivan los trabajadores!

“Estas fueron mis últimas palabras, y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano. Tengo la certeza de que por lo menos será una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición”.

Los aviones lanzaron más de 20 bombas contra el Palacio de La Moneda. Los miembros de su gabinete no salieron de allí, pese a que el presidente se lo ordenara. Desobedecieron, sí. Y estuvieron con Allende hasta el último segundo.

Cristales destrozados. Paredes convertidas en escombros. Polvo. Mucho polvo. Fuego. Otra bomba. El ruido ensordecedor de los aviones que bombardeaban. Y la frase de Allende en medio de tanto caos, en medio del fin de la denigrante traición, salía también como polvo: “Tengo fe en Chile y su destino”. La premisa, que cumplió hasta suicidarse, jamás salió de La Moneda: “Yo no voy a renunciar”.

En video, el último discurso de Allende, el 11 de septiembre de 1973

(Tomado de Telesur)

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Enrique dijo:

    La gran dignidad que sigue representando la figura del presidente Allende,no tiene parangon en la historia reciente.Que gran hombre y humanista.Gran pensador de ideas convincentes.

  • Elva dijo:

    Adoro la historia de este Presidente "Todo un hombre". Imaginar su dolor por la traición,sus sueños para con Chile truncados y la impotencia sufrida en esas horas que vivió en el Palacio ese 11 de septiembre, hablandan el corazón.

  • plaff dijo:

    Un hombre digno, una historia de verdadera entrega y amor al pueblo, una lamentable pérdida, tras su muerte le vino a Chile una ola de sangre por la persecución a todos los que en él creyeron, esta fecha se empeña en marcar dos crímenes su muerte, y los inocentes de las torres gemelas, por suerte recordamos además a nuestro eterno Juan Almeida cuya vida pródiga nos llenó con su bella sonrisa, obras musicales y amor a la revolución

  • Elpidio dijo:

    Gloria eterna para el compañero Salvador Allende, ejemplo de Líder Socialista. Chile y Latinoamérica nunca te olvidaremos y lucharemos para que "se abran las grandes alamedas por donde pase el hombre libre", la unidad de los latinoamericanos y la lucha contra el imperialismo que hoy mismo quiere ahogar con el bloqueo a Venezuela a Cuba y a Nicaragua es la Llave para abrir Las grandes Alamedas.

  • Primer Guerrillero dijo:

    Puse carteles en mi centro de trabajo para homenajear a Allende en este día.

  • Kangamba dijo:

    Honor y gloria a Salvador Allende

  • sachiel dijo:

    Iba a mi escuela en la mañana del dia 12, si mal no recuerdo, y ante esa noticia, sentí una gran indignación crecerme. No tenia las convicciones de hoy, ni quizas los principios en los que me formé, pero ya conocia a Allende, junto a Fidel, el viaje de este a Chile, y mis ideas estaban claras sobre lo bueno y lo malo. Al oir a Fidel explicar los sucesos, más todavia.

    Similar me sucedió en octubre de 1976...

  • Alexander Vargas Ricardo dijo:

    Amigo entrañable de Cuba que defendio sus ideas,pricipios ,ideales y proceso democratico hasta las ultimas consecuencias.Un verdadero revolucionario.Gloria eterna a Salvador Allende.

  • Mercedes del Risco Cabrera dijo:

    Fechas imposibles de olvidar,Chile cuantos hijos perdio...,derrocaron al gobierno constitucional y alli los asesinatos,los secuestros, toda persecucion....
    GLORIA ETERNA A SALVADOR ALLENDE!

  • jimaguayu dijo:

    Tenia 11 años el 11 de septiembre,y llegue a mi casa de la escuela y le pregunte a mi mama,Mima dicen que mataron a un Presidente viejito y mi madre me dijo que era el que vimos con Fidel en la avenida,cuando fuimos a resibirlos en su viaje a nuestra Patria,ese crimen con mi corta edad.me iso entender mas lo que mis padres me hablaban sobre la Revolucion y a odiar al imperialismo,cuando era Senador ayudo a los sobrevivientes de la guerrilla de CHE ,para que llegaran vivos a la Patria.Un dia se abriran las grandes alamedas por donde pase el hombre nuevo,Por Chile no se rindio y por los pueblos de America,Todo Latinoamericano Digno debe seguir el ejemplo del Presidente Salvador Allende,VIVA LA UNIDAD POPULAR.

  • Rogelio dijo:

    Haber tenido el honor de estrechar su mano en la loza de aeropuerto internacional José Martí, cuando se acercó a la multitud de estudiantes que le davamos la bienvenida durante su vista a Cuba, siempre me ha llenado de orgullo, luego el desarrollo de los acontecimientos del 11 de Septiembre de 1973 me identificaron mas con su manera de pensar como revolucionario.

  • jimaguayu dijo:

    Tenia 11 años el 11 de septiembre,y llegue a mi casa de la escuela y le pregunte a mi mama,Mima dicen que mataron a un Presidente viejito y mi madre me dijo que era el que vimos con Fidel en la avenida,cuando fuimos a resibirlos en su viaje a nuestra Patria,ese crimen con mi corta edad.me iso entender mas lo que mis padres me hablaban sobre la Revolucion y a odiar al imperialismo,cuando era Senador ayudo a los sobrevivientes de la guerrilla de CHE ,para que llegaran vivos a la Patria.Un dia se abriran las grandes alamedas por donde pase el hombre libre,Por Chile no se rindio y por los pueblos de America,Todo Latinoamericano Digno debe seguir el ejemplo del Presidente Salvador Allende,VIVA LA UNIDAD POPULAR.

  • Chey dijo:

    Hombre consecuente con son ideas hasta el final, estos son los imprescindible. Cuando en la Plaza de la Revolución ante un millon de cubano, expreso que no tenía pasta de héroe, empero defenderia a Chile a hasta las últimas consecuencia, asi lo hizo el 11 de septiembre de 1973. Esto se le debía recordar a la señora Bachelet que hoy desde el cargo que ocupa en las NU le hace el juego al imperialismo yanqui.

  • Mario Suarez dijo:

    Mis respeto al eterno presidente Chileno Salvador Allende, hombre digno de grandes valores, de enorme valentía, fiel a sus principios y a su pueblo hasta su ultimo aliento.

  • pablo c hernandez dijo:

    Su ejemplo mantiene plena vigencia.

  • Sergio Arellano Romero dijo:

    Honra y Gloria a estos grandes hombres cuyas vidas no fueron segados, Valiente y digno siempre será recordado por toda la humanidad, víctima de la ambición y la traición de quienes ahora deben pedir perdón, la justicia siempre prevalecerá y los hombres caminarán libres en las grandes alamedas. VIVA CHILE!, VIVA ALLENDE!!

  • El Triste dijo:

    Gloria Eterna a Salvador Allende!!!!

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Andy Jorge Blanco

Andy Jorge Blanco

Cárdenas, 1996. Estudiante de Periodismo en la Universidad de La Habana. Presentador de "Nexos", el Canal de la Universidad de La Habana. Ha sido premiado en el Concurso Nacional de Periodismo Universitario "Manolito Carbonell".

Vea también