Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

La Ciruela por dentro: Historias de un tornado

| 71

El municipio Regla es uno de los más afectados por el tornado del pasado domingo y uno de los más críticos en cuanto a las viviendas en la capital. Foto: Patricia Hernández Acevedo/Cubadebate.

Si llegas por la lanchita te sorprendes. El morbo de la destrucción te había preparado para encontrar una zona de guerra y lo que ves es un poblado tranquilo, sumido en la normalidad.

La gente no habla mucho, “yo casi no me afecté” o “por aquí no hizo nada”, dice la mayoría y te piden que entres, que si de verdad quieres ver cosas feas, saber cómo dañó, llegues a La Ciruela, al doblar el Cementerio, uno de los lugares en los que arrasó, que por allá dejó todo destruido.

Entonces te aventuras, te alistas, pero no es suficiente. Solo un puente separa a La Ciruela del resto de Regla y pareciera que el tornado decidió que ese puente sería la frontera entre lo que quedaría en pie y lo que no.

Los vecinos no se ponen de acuerdo. Algunos opinan que pasó en menos de cinco minutos, otros en cuestión de segundos. Para todos, el tornado fue, a la vez, algo muy rápido y duró una eternidad.

A la entrada del barrio La Ciruela se pueden ver los escombros obstruyendo la calle, mientras las brigadas de comunales los apilan y recogen. Foto: Patricia Hernández Acevedo/Cubadebate.

***

Alejandra María Miramun Rodríguez estaba mirando el Noticiero Nacional. Justo acababan de dar el parte del tiempo cuando pasó.

Pasó que la puerta estaba abierta, como todas las noches al sentarse a ver la televisión junto a su bisnieta de cuatro meses. Pasó que sus cuatro perros jugaban amarrados en el portal, como siempre. Pasó que un ruido, parecido a un avión o a un helicóptero aterrizando en el techo, entró para arrasar su casa, como nunca.

La cocina de Alejandra María también sufrió los embates del tornado. Foto: Patricia Hernández Acevedo/Cubadebate.

Su nieto, Josué López Hevia, las protegió como pudo, a ella y a su sobrina: las metió en el único cuarto con placa de la vivienda y se fue, cual desquiciado, a buscar a su esposa e hijo mayor. La mujer y el niño se habían quedado encerrados dentro de otra habitación y por más que Josué gritaba llorando “mis hijos, mis hijos”, la puerta no se movía. A patadas la abrió, cuando ya no quedaba techo sobre su familia. El esfuerzo le costó seis puntos en un dedo del pie.

Josué no descansa, no hará reposo. ¿Cómo? Si lo levantado con esfuerzo propio, la casita de la que dice él fue el mayor albañil, se ha quedado sin cerca, sin árboles en el patio, sin techo…

Josué, nieto de Alejandra María, ha sido el albañil, carpintero y constructor de su casa durante estos días, para volver a colocar las tejas que pudo recuperar. Foto: Patricia Hernández Acevedo/Cubadebate.

No se sienten derrotados. Están sorprendidos de que la placa reventada por dentro haya aguantado sobre sus cabezas; agradecidos de que todo sucediera mientras estaban despiertos.

“Esperábamos un frente frío y llegó un desastre”, dice Josué y mira los carros en el patio, chocados entre sí. Ahora está, junto a un amigo, arreglando la cerca que la mata de mangos destruyó.

Mientras conversamos entran su esposa y su hermana con jabas llenas de ropas producto de donaciones, con refrescos para los niños. Ya por aquí pasaron haciendo la defectación, midiendo los metros cuadrados para las tejas. Lo que queda es esperar.

La sala de Alejandra María, quien vive con sus nietos y bisnietos, quedó a la intemperie. Foto: Patricia Hernández Acevedo/Cubadebate.

Su madre, quien a los 66 años no había vivido nada similar, no llora por el multimueble perdido, los televisores rotos ni los ganchos que no sostuvieron el fibrocemento sobre las paredes. Tiene la presión alta, el azúcar descompensado, la opresión en el pecho de quien ha enfrentado un horror y, a pesar de ello, con la más genuina compasión, asegura: “porque aquí no hay electricidad, pero dicen que lo que se está viendo en el televisor es mucho”.

Alejandra María estaba mirando el Noticiero Nacional. Justo acababan de dar el parte del tiempo cuando pasó. Pasó que explicaron lo mal que estaban las condiciones climatológicas en Batabanó y pensó: “Qué cosa tan grande, si me pasa eso me muero”.

***

La ayuda de los pobladores menos afectados es espontánea. Cerca del barrio, un cura colombiano que llegó hace cuatro meses a la Iglesia del Cristo Redentor cocina para su comunidad.

María Helena Rodríguez Hernández reparte los tickets a creyentes y no creyentes para que las personas desvalidas, los ancianos, quienes no pueden cocinar y las embarazadas pasen a buscar los alimentos que los vecinos donaron a la iglesia: “Es una cuestión de humanidad, nadie nos convocó. No hace falta”.

***

En el terreno de lo que antaño fuera una fábrica de calzados, se levantan casas nuevas. El custodio de la obra, Raydon Bravo Herrera, tiene un espacio en la parte frontal para él, su mujer y sus hijos pequeños, que sin entender lo que sucedía se escondieron bajo la cama para no ser arrastrados por el viento. “El más chiquito se quedó en shock, lo llamaba y no reaccionaba”.

José Nicanor Hernández Ruano, miembro de la brigada villaclareña que construye viviendas allí para personas albergadas en Casa Blanca debido a otras afectaciones, se siente aliviado de que no estuvieran terminadas aún: “Fue mejor que no hubiese nadie aquí todavía”.

El torbellino de este domingo destruyó parte de la obra en ejecución para entregar viviendas a personas albergadas en Casa Blanca. Foto: Patricia Hernández Acevedo/Cubadebate.

***

Llora junto a una vecina y cuando nos interesamos señala hacia arriba una acera en la que casi todas las construcciones son biplantas. Preguntamos por la primera casa y niegan: “la rosada no, la otra… la que está más malita”.

Berta sufre, sufre aunque sabe que no es quien peor está, porque los dolores son grandes más cuando se unen y parece que este tornado ha venido a Regla a ensañarse con los más desamparados.

El viento se llevó sus ventanas, le torció los hierros de la cama, le empapó los colchones y Eriberta Labañino Dela se lamenta por su suerte, la suya y la de sus tres nietos, el mayor –22 años– enfermo de los nervios desde que la madre está ausente, la menor –9 años– curándose una soriasis en la cabeza.

Berta usa un eufemismo para referirse a su único vástago todo el tiempo: “Mi hija está internada”.

Se angustia, en su apartamento sin puertas en los cuartos, sin puertas desde antes del tornado, sin adornos desde siempre y solloza: “mira, mira, si ella se hubiera robado lo que dicen, ¿tú crees que viviríamos así?” Y parece que lo que más le duele es pensar en que la niña de sus ojos, que cumple cinco años de privación de libertad, que todavía tardará en regresar, tenga que acostarse en un colchón “entripado en agua”.

Los fuertes vientos destrozaron la cama y parte de las ventanas de un cuarto en la casa de Eliberta Labañino Delas. Foto: Patricia Hernández Acevedo/Cubadebate.

“Nadie atina a hacer nada, nadie dice nada y yo me pregunto: ¿de dónde saco para comprar un colchón?”, susurra, mientras menciona su pensión de 240 pesos.

“Ya yo no quiero ni lo material, yo lo que quiero es que me atiendan”.

“No puedo más, no puedo con todo”, parece la letanía preferida de Berta y uno se conduele y entiende que cuando critica a la trabajadora de Bienestar Social, que pasó por su calle y se negó a subir a su hogar porque “para un colchón y una ventana rota no hay solución” Berta está gritando socorro y nadie la está escuchando.

***

A la espera de comprar en uno de los puntos de venta de alimentos, cerca de su edificio, Gudelia García Molina dice que lo vio todo y jamás lo podrá olvidar. “Si no es porque mi nieta me aguanta no sé. Imagínate que el susto me dio por querer salir para la calle”.

La mayor pérdida fue una ventana, recién cambiada, que se le fue volando. No la sufre mucho, dice que los reglanos son así, no se derrotan. De todas maneras, ya no quiere reponer la ventana. Vivienda fue a medir las afectaciones en su apartamento, a ver qué hace falta reparar y ella, como tantos otros vecinos, solicitó a cemento y algunos bloques para sellarla.

***

Si las desgracias fueran cuantificables –que no lo son, a pesar del empeño de estadistas y técnicos– La Ciruela estaría entre los barrios más desafortunados de Regla y, dentro de La Ciruela, los habitantes del Callejón se ganarían el premio a los más infortunados.

Hay cosas que ni un tornado cambia y ser los preteridos, los olvidados, es una de ellas. Ya Carmen Cruz Martínez y Manuel Alexander Benítez lo saben, porque llevan años fajándose para que les arreglen la instalación del agua, porque llevan años pidiendo que normalicen la electricidad, porque llevan años diciendo que ellos no pertenecen a la finca del frente, que necesitan una atención diferenciada, porque llevan años reclamando que cuando llueve el Callejón se inunda y no hay quien salga sin botas de agua.

Por eso no les sorprendió que a la trabajadora de Vivienda hubiera que llamarla cuando pasó de largo por la cuadra, sin pensar en que los vecinos de allí también estaban sin tejas, sin paredes, sin camas.

“En los años 70 y 80 esta parte de acá era una caballeriza”, rememora Manuel mientras mira hacia abajo y se le anegan los ojos, quizás pensando en que el tornado bien podría haberse llevado algunas malas costumbres.

“Esto es como decir el suburbio del reparto, a veces se les olvida que aquí viven personas”, carraspea porque desde la lluvia de la madrugada del 27 de enero está disfónico.

La casa la han levantado con los materiales que les ha subvencionado el Estado por ser casos sociales: Carmen, que vive con una enfermedad psiquiátrica y su nieta de cinco años, diagnosticada con ataxia desde el nacimiento.

Carmen Cruz Martínez pudo salvar los papeles de su casa, aunque quedaron algo mojados. Foto: Patricia Hernández Acevedo/Cubadebate.

Carmen se ve tranquila, si no dice que se toma tres, cuatro, hasta cinco píldoras al día no hay pistas de que está descompensada. Ella se llevó la peor parte del susto y del dolor: el techo le vino arriba cuando estaba acostada en la cama y su marido, que iba saliendo, solo pudo sacarla cuando terminó el vendaval.

Las tejas que le cayeron encima, las que le perforaron en tres lugares la cabeza, la inflamaron la pierna derecha y el abdomen, las que le cortaron el vientre, fueron las únicas que quedaron en su hogar.

Carmen Cruz estaba acostada cuando el viento lanzó las tejas de su cuarto sobre ella, de tal modo que no pudo salir por su cuenta. Patricia Hernández Acevedo/Cubadebate.

Esas y dos o tres planchas más de fibrocemento que Manuel rescató de los escombros cubren el último tercio de la construcción, donde cocinan hoy por primera vez, porque ayer un vecino les llevó una olla con comida.

“Ahora es de nuevo para atrás y si dan tejas de nuevo puede volver a ocurrir en cualquier momento”, asegura Manuel y explica que su nieta está con la madre en Habana del Este y hasta que no terminen de arreglar no podrá regresar, porque su condición no le permite convivir con polvo.

Perdieron mucho, pero sobre todo perdieron la seguridad. Carmen ha dormido en estos días en casa de su cuñada. Manuel no ha descansado, ni ha ido a trabajar. Él, que es custodio en una dependencia cercana, ahora hace de custodio de su propia casa, vulnerable.

–Pero, ¿usted cree que en medio de esta situación alguien se atreva a robarles?

–Si dos horas después del tornado estaban entrando a la fábrica de losas, ¿por qué no a mi casa? Me toca estar aquí, si yo no cuido lo mío, ¿quién?

***

En el mismo Callejón, cerca de la Vía Blanca, vive Eulalia Martínez Urrutia, con once personas más: su hija, sus nietos y bisnietos, -seis niños- y su hijo, que en la actualidad se encuentra cumpliendo una condena de privación de libertad.

En la casa de Eulalia Martínez Urrutia el techo ha quedado reducido a algunos trozos de nylon sobre las vigas de madera que el viento no pudo arrancar. Foto: Patricia Hernández Acevedo/Cubadebate.

Desde el domingo no ha tenido más techo que un nylon negro, puesto por un vecino, y las vigas que el viento no pudo levantar. Las tejas que techaban su casa se destrozaron en menos de un minuto, el último cuarto tiene el aspecto de un patio abandonado y su ropa esparcida por toda la estancia espera secarse al sol.

Este solía ser el cuarto de varios de los niños de la familia de Eulalia, que quedó totalmente destruido. Foto: Patricia Hernández Acevedo/Cubadebate.

Donde viven no suelen llegar muchas personas, tampoco el agua. Llevan cerca de veinte años dependiendo de los servicios de una pipa, porque “ni pagando nos hacen la instalación”, y ahora, quién sabe cuándo vuelvan a recibirlo.

Isabel, su hija de 24 años teme por el trauma que pueda haber causado el tornado en sus hijos pequeños: “A la niña la quiero llevar al psicólogo porque se asusta con cualquier ruidito”, cuenta una de las habitantes de la casa donde todas son mujeres.

“La lavadora salió volando, los niños no han podido ir a la escuela”, comenta un amigo que se acercó a ayudar.

Las figuras religiosas quedaron destruidas por el impacto de los vientos en el cuarto trasero de la casa de Eulalia Martínez. Foto: Patricia Hernández Acevedo/Cubadebate.

Y el hijo varón, en prisión, habla con nosotras por teléfono rogándonos ayuda, con la desesperación del que está lejos y se sabe inútil ante la desolación: “Yo no puedo hacer nada y estoy preocupado. Ayuden a mi familia por favor”.

***

El esposo de Marisela Riverón Mesa recordará el 27 de enero de 2019 durante toda su vida, y no solo por el susto del torbellino rojo revolviendo todo a su alrededor, sino por las incontables heridas de vidrio incrustado en su cuerpo. Las ventanas de su apartamento, en la quinta planta de un edificio, estallaron sobre él, sin que tuviera tiempo de resguardarse.

El esposo de Marisela tiene heridas de vidrios por todo el cuerpo. Foto: Patricia Hernández Acevedo/Cubadebate.

“Mi hijo y yo lo encontramos en el suelo lleno de sangre”, nos cuenta ella, y muestra las marcas que aún permanecen en las paredes de la casa. Así todo, él está agradecido, porque está vivo. Aunque su hogar no sufrió graves daños, salvo las ventanas y algún que otro equipo roto, él y su esposa jamás podrán olvidar este enero.

Marisela también sintió el filo del cristal en su piel, pero con menos intensidad. “Si mi hijo no llega a estar aquí me mato”, nos cuenta, pues él no vive en el país y pasaba unos días con su madre. “En un momento que pensábamos que no salíamos de esta me dijo: 'mami, vine a Cuba a morir contigo'”.

En el mismo edificio, un piso más abajo, parece haber sucedido un milagro: Mingo tiene 86 años y estaba sentado en la sala de su apartamento, donde suele estar todos los días a esa hora, pues un infarto le impide moverse con soltura desde hace 21 años. Cuando los muebles de la sala salieron volando frente a sus ojos él permaneció como atado a su silla, inexplicablemente quieto. Se aguantó tan fuerte a la butaca que se quedó con un reposabrazos en la mano.

Mingo resistió el vendaval de un modo que aún nadie puede comprender. Foto: Patricia Hernández Acevedo/Cubadebate.

No puede hablar, solo asiente con la cabeza a lo que su hija, Rosario Orta, a quien todos llaman Nena, nos cuenta asombrada. Ella no logra comprenderlo, sus sillas, la cocina, el refrigerador y todos los adornos volaron y fueron a parar a unas cuadras de la casa. Solo quedó, curiosamente, el retrato de su madre. Aunque muchos aseguran haber sentido un sonido como de la turbina de un avión, ella afirma: “Yo he viajado y ese ruido no se me parecía a nada conocido”.

No obstante, nos recibe con una sonrisa: “Yo estoy bien, no lamento tanto las cosas que perdí. Lo importante es que estamos vivos y a mi papá no le pasó nada”.

En la sala de Rosario Orta solo quedó el retrato de su madre y uno de los estantes. Foto: Patricia Hernández Acevedo/Cubadebate.

Se han publicado 71 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • HUMBERTO dijo:

    Excelente trabajo , cuanta desgracia, cuanto necesita esa pobre gente , el estado nunca los dejará desamparados, fuerza hermanos CUBA entera está con ustedes

    • Roberton dijo:

      Que triste, no pense que hubieran personas viviendo en esas condiciones, ojala se recuperen pronto.

      • jglez dijo:

        Roberton dio en el clavo con su comentario. ¿Cómo es posible que a estas alturas haya todavía personas viviendo en estas condiciones? y esto no tiene que ver con la desgracia del tornado. Pienso que estas personas ya estaban desamparadas desde antes del tornado. La autoridades de Planificación Física y Urbanismo tienen que batallar duro para impedir que sigan proliferando barrios marginales, como todavía ocurre, esto a la larga crea otros tipos de problemas: observe cuantas personas se citan en el artículo que están en privación de libertad: el medio forma al hombre.

      • Lissette DVLH dijo:

        No sé de qué provincia son ustedes pero en La Habana hay varios barrios en condiciones similares a la ciruela.

    • Cristian dijo:

      Excelente trabajo. Cuando lo lees te da la impresión que estás viendo el desastre con tus propios ojos. Muy bien por las estudiantes. Hace falta que algunos profesionales ya establecidos en el periodismo nacional aprendan algo de estas muchachas, pues hay veces que publican reportajes que parecen comunicados oficiales.
      Fuerza a mi Habana!!!

  • Habanera dijo:

    Buenos dias, si que esta triste la realidad de muchos habaneros despues de este domingo, mas de lo dura que es comunmente, yo por suerte no fui dañada pero me da mucho dolor que otros como yo si lo han oerdido todo, quisiera dejar el numero de cuenta que habilitaron en las noticias para hacer donaciones ya que muchos de los internautas que aqui escriben radican en otros paises, es en el Banco Financiero Internacional con la cuenta 0300000005093523 con el titular 500 Aniversario o dirigirse a la embajada de Cuba. La Habana se agradecera, por La Habana Lo Mas Grande.

  • Chikungunya dijo:

    Historias terribles, imágenes para nunca olvidar, el rostro de una Habana que no sale mucho a la luz del día y que un tornado ha deslizado su velo.

  • alexiZ dijo:

    Sensible el tema ,revisar a la trabajadora Social y cito (parece la letanía preferida de Berta y uno se conduele y entiende que cuando critica a la trabajadora de Bienestar Social, que pasó por su calle y se negó a subir a su hogar porque “para un colchón y una ventana rota no hay solución” Berta está gritando socorro y nadie la está escuchando.es un tema demasiado sensible par que la trabajadora social,no se conduela del dolor ajeno ,para eso le pagan para que socialmente ayude a los más desprotegido ,por favor revisen el caso

    • rogiro dijo:

      Y qué hay de la trabajadora de Vivienda que dice Carmen Cruz que hubo que llamarla porque pasó y "siguió de largo". Son momentos convulsos pero cuando volvamos a la normalidad, alguien tiene que investigar estos planteamientos, esos son funcionarios que representan al Estado y cuya conducta no está acorde a lo que están pidiendo nuestro Presidente y el Consejo de Ministros, recuerdo que habló de tener mucha sensibilidad. No puede haber cabida para conductas como esas que crean descontento y empañan la imagen de las instituciones a las que representan.

      • YOYI dijo:

        Y que me dicen del agua que reciben vecinos por pipas que plantean: "cerca de veinte años dependiendo de los servicios de una pipa, porque “ni pagando nos hacen la instalación”, y ahora, quién sabe cuándo vuelvan a recibirlo. Da verguenza pero hay fenomenos peores que este tornado y es la atencion inhumana de muchos funcionarios que dañan mas y restan esoeranzas en esta sociedad, ademas de todo lo que paso coyunturalmente, este maltrato es algo estructural yo creo que deberian poner cota a esta tendencia de los funcionarios malhabidos de muchas instituciones que en fin representan al estado.

      • Con el Comandante dijo:

        Nuestro país necesita una revolución dentro de la Revolución. Cuando vemos, leemos o escuchamos historias como estas valoramos aun más las palabras de nuestro Comandante en jefe en aquel memorable discurso del 8 de enero de 1959 donde dijo y cito: “[…] La alegría es inmensa. Y sin embargo, queda mucho por hacer todavía. No nos engañamos creyendo que en lo adelante todo será fácil; quizás en lo adelante todo sea más difícil.”
        No se puede negar que Cuba tiene una situación difícil con el fondo habitacional que repercute en el desarrollo social e individual de las personas, miren sino los ambientes a nivel de barrio y de familias que se develan a raíz del paso de un evento desafortunado como este. Esas son historias cotidianas, males en metástasis, realidades que quizás con un poco de atención, de responsabilidad, de conciencia, de sensibilidad y de vergüenza podrían ser extirpados de la faz de nuestros campos y ciudades. No podemos acomodarnos, no podemos dejar desamparados a nadie en medio de un desastre como este y mucho menos antes ni después porque viendo estas realidades se da cuenta uno que esa zona tuvo siempre un tornado permanente.
        Estamos bloqueados, somos un país relativamente pobre en recursos naturales con una economía que no alcanza para satisfacer las necesidades materiales del pueblo, pero siempre nos hemos caracterizado por ser solidarios. Si hemos sabido morir por otros pueblos, si hemos donado nuestra sangre para que hermanos latinoamericanos y de otras regiones del mundo puedan salvar sus vidas como víctimas de desastres naturales, entonces hay que dar lo que tengamos para ayudar a nuestros propios hermanos.
        Es inconcebible y reprochable que funcionarios de vivienda, trabajadores sociales adopten esta aptitud. Quizás no haya materiales, pero debe haber palabras de consuelo y esperanza de que las cosas se van a resolver, dijo el Comandante en una ocasión que los trabajadores sociales eran los médicos del alma, pues a esa compañera de marras se le olvidó.
        Repito: Cuba necesita una revolución dentro de la Revolución y ya nuestro presidente Díaz-Canel la comenzó y hay que apoyarlo y hay que exigirle a los dirigentes a todos los niveles y a los funcionarios y a los responsables de que las cosas marchen y marchen bien por eso y por muchísimas cosas más voy a votar por el SÍ a la constitución.
        Gracias Cubadebate por sacar a la luz estas historias para conmover el alma y correr a socorrer a nuestros hermanos, desde Granma solo me queda por alentarlos con la frase #FUERZA HABANA y para aportar brazos y compartir el trabajo en lo que sea: Carlos Ariel Blanco de los Reyes Gavilán.

      • Compatriota dijo:

        Excelente trabajo. Muy emotivo y que muestra la realidad de esas gentes. En los dos casos mencionados de las "trabajadoras" de Servicio Social y de Viviendas, respectivamente, no se puede andar con paños tibios, "botarlas" de su trabajo. Si quieren que reclamen y si el órgano de justicia laboral que viera la hipotética reclamación que se haga, pues que muestre cómo evidencia este trabajo periodístico. Esos pobres que lo perdieron todo son más que una evidencia legal, es una evidencia humana, que es lo que les faltó a ambas funcionarias. El sentido de humanidad. Fuerza Cuba.

      • Lissette DVLH dijo:

        Plenamente de acuerdo con el de Con el comandante.No podemos esperar a que un evento meteorológico destruya un barrio y afecte a otros para movilizar fuerzas en busca de soluciones.La Habana se está cayendo hace mucho y qué se está haciendo.
        Dentro de todos los males es una suerte que al tornado no le diera por pasar por Centro Habana y Habana Vieja que tiene una densidad poblacional mayor y más edificios, la mayoría construcción capitalista y sin mantenimiento. Si hubiese pasado por aquí en 500 años nos íbamos a recuperar.
        En la misma ciruela hay personas que denuncian problemas que vienen desde mucho antes del tornado. Por qué no se solucionaron y tal vez las pérdidas hubieran sido menos.
        Frente al MIC hay una construcción de edificios que quedó como en un primer piso. Que la terminen y resuelven el problema de unos cuantos.

  • Mary dijo:

    Creeo que artículos como este ayudan a que las personas pueda localizar a quien ayudar, unos amigos y yo estamos llevando donaciones a las zonas y esto colabora mucho en llegar a las personas que más lo necesitan...

    • Julia Cristina Baro Ramirez dijo:

      Toda Cuba está con ustedes, la sencibilidad y solodaridad de nuestro pueblo esta demostrada cada vez que la naturaleza o el imperio nos pone a prueba. La Direccion del Estado, el gobierno y Partido de la Provincia La Habana, dedida largas horas en ejecutar acciones para dar solucion a todas las dificultades, que no son pocas las que presentan las localidades afectadas, de igual manera la solidaridad de todo un pueblo se muestra, en balijas que se recogen por las organizaciones de masas de todo el pais y mensajes que se eciben de compratriotas de todo el mundo. Fuerza, Animo y Confianza." que en nuestra revolucion nadie queda desamparado.

  • pillo dijo:

    Bd.. es dificil .y de esta salimos.. lo que si no podemos permitir es la perdida de la confianza y la motivacion por salir adelante.. ayer en la noche interprete otra forma de ataque enemigo a nuestros sentimientos y relaciones de cubanos.. visite por unos minutos la pagina facebook y para mi asombro. comentarios muy mal intensionados sobre el estado cuban. buscando la forma de alejar la posible solidaridad de otros paises o personas ,al decir que aca se estan vendiendo la donaciones a personas ajenas a las zonas afectadas. y que el estado se roba las donaciones.. es como EL CUENTO DEL GATO POR EL CARRO ROTO.. y lo mas dificil de comprender Es que cantantes latinos famoso y muy aceptados en nuestro pais. se han vuelto PAPAGALLOS de esto...demostrando sus compromisos ajenos y de mala intencion con lo mas humano de las personas su compromiso con la solidaridad y la fraternidad. ,en nada parecidos al bien social de la culturizacion de los pueblos..EL TIEMPO Y LA MEMORIA haran de ellos un gran cargo en sus conciencias..ADELANTE VAMOS TODOS POR EL BIEN DE TODOS..VIVA CUBA.COMPATRIOTAS. HASTA LA VICTORIA SIEMPRE. ..YO ME MUERO COMO VIVI...ese si es uno de los nuestros

    • Rafa dijo:

      Parece mentira que usted se cuestione la buena voluntad y altruismo de muchos artistas que han hecho una labor encomiable en las zonas afectadas. Debería agradecer en lugar de criticar.

  • trd dijo:

    Estremecedor material. Conmueve hasta lo más íntimo. Fuerza habitantes de La Ciruela, ustedes son tan fuertes como el cuesco de la tropical fruta. Cuba los acompaña.

  • Ruly el Spirituano dijo:

    Excelente trabajo, me ha sacado las lágrimas de la emoción. Pa´lante hermanas y hermanos la Revolución Cubana no los dejará desamparados, no los abandonará nunca y tenga la completa seguridad que más temprano que tarde se recuperarán. Confianza en nuestros cuadros, son continuidad.

  • Maite dijo:

    El mejor artículo de todos los que se han publicado sobre nuestro desastre.

  • Secretaria dijo:

    Es verdad que un tornado no puede predecirse pero lo que leemos aquí nos revela que la insensibilidad ante el dolor y la pérdida de aquellos a quienes debemos servir como parte de nuestra responsabilidad al tener un cargo público, NO LO PODEMOS TOLERAR. Siempre seremos más los solidarios, los que nos unimos a nuestro vecino aunque sea para compartir la exigua cuota de café, prestar nuestro baño, donar nuestra ropa, pero duele que quienes hasta reciben un salario por ayudar a otros a aliviar sus carencias, pase de largo.
    Felizmente esos siempre serán "los menos", los "MÁS" estamos juntos para salvar y tender un gigantesco abrazo. FUERZA, la REVOLUCIÓN NUNCA nos ha abandonado.

  • Circe dijo:

    hasta ver este artículo no tenía idea de lo grande de este evento en la vida de la gente. gracias

  • Borrero dijo:

    El trabajo realizado por las dos estudiantes está lleno de sentimiento, pero a la vez de alegria, al saber que apesar de este gran fenomeno y los daños causados, las personas se muestran con fuerza para sequir adelante, sabemos que siempre hay funcionarios publicos que tienen un deber a cumplir en atención a las personas, a sus problemas y no tienen el sentido de pertenencia ni el amor hacia las cosas de debe hacer, pero tranquilo, tenemos un presidente que lleva el sentimiento y el amor hacia las personas en el corazón, en el alma, lo que hace falta el apoyo de todos los Directivos, fundamentalmente los que tienen la tarea de la distribución de los recursos, ORIGEN-DESTINO. Adelante cubanos. #Solidaridad#Hermandad#Cuba

  • Mir dijo:

    Hace algun tiempo que no comentaba en el sitio, pero hoy me quito el sombrero ante este artículo, felicidades muchachas, ese es el periodismo que necesita la Cuba de hoy, es fuerte lo que se vive en la cuba de todos, muy malas condiciones de vivienda y de sanidad,duelale a quien le duela, este artículo es la verdadera realidad de miles de cubanos que aun, a mas de 4 años de pasos de huracanes por diversas zonas geograficas de cuba, aun estan barados a esperas del estado, el cual no puede ayudar a todos al mismo tiempo, en fin, situación difícil, pero mientras haya un 1% de posibilidades, hay que tener un 99% de fe, saludos y rectifico mis felicidades por este gran articulo tan natural y verdadero, al duro sin guante como se necesita que sea el verdadero periodismo.

  • Ana dijo:

    Muy buen reportaje,ayer vi imágenes de mi barrio y parece que hubo una guerra,todavía no hay luz ,ni corriente en el teléfono y según me contaron ,no había ido hasta el momento nadie del poder popular,la ciruela quedo desbastada ,ya han habido personas sin escrúpulos que han entrado a los patios que están sin cerca,el antiguo bosque esta totalmente destruido y todas las casa del callejón están desbaratada,la ciruela era uno de los barrios mas tranquilos de regla,vivo hace casi 30 años ahí y todos los vecinos son muy bien allegados.me da mucha tristeza ver la imágenes de mi ciruela querida.

  • Norge dijo:

    Excelente trabajo periodístico, lo único que puedo decir es aquellos que todo lo perdieron, la Revolución no deja a nadie detrás ni desamparados lo ha demostrado en muchas ocasiones, que existen personas malas y poco profesionales, es cierto pero esas personas son minoría tengan confianza, ya yo di mi pequeño aporte, aliento a otras personas que lo hagan, recordemos que por la Habana debemos hacer hoy lo más grande

  • C@rlos dijo:

    Si observarlo mediante fotos es impactante..imaginense verlo con sus propios ojos...escenas bastante desagradables..ver como de la noche a la mañana todo esta totalmente destrozado....#Fuerza_Cuba #Fuerza_Habana

    • Fuego Griego dijo:

      Es cierto. Por más que uno intente representar en su mente lo ocurrido, no lo logra tal y como fue. Piense nada más en lo que contaba aquel hombre que, impactado por ver a sus muebles, su refrigerador y otros objetos casi despedirse de él y salir volando hacia la eternidad, quedó paralizado en su asiento. No debe haber sido fácil. Pudo haberle ocurrido lo mismo, eso no se olvida

  • Deybis.S dijo:

    Confianza Habaneros, la Revolución no deja desamparados a sus hijos, hoy más que nunca la unidad y la solidaridad estarán presente para resarcir los daños y que como dijera nuestro presidente todo lo que se haga tendrá que tener una mayor calidad y quedar más bonito. Un abrazo para todos.

  • Paquita dijo:

    ¡¡¡¡EXCELENTE TEXTO!!!!, lástima que sea producto de un desastre. Es transpartente. Dice y una reflexiona.

  • amparo dijo:

    Buen trabajo,tristes experiencias que han vivido estos cubanos,oprime el pecho e inunda los ojos de lagrimas al leer e imaginar los momentos que han pasado los reglanos, los de 10 de octubre.la gente de Lawton y en general todos los que nos sentimos cubanos y nos solidarizamos con ellos.Es hora de unirse, de ayudar,de extender la mano;he oido críticas a l actuar del Estado en algunas maneras de distribución de alimentos y otros enseres,se que el país tiene condiciones económicas un tanto dificil;pero en mi humilde opinión ,creo que no es hora de cobrar a algunos damnificados la cajita de comida u otra ayuda,no lo entiendo.NO

  • ANELIS dijo:

    SOY DE GRANMA, ESTAMOS LEJOS DE LA HABANA, PERO SOY CUBANA Y AL IGUAL QUE TODO MI PUEBLO, SIENTO MUCHO ESTA DESGRACIA QUE HAN SUFRIDO ESTAS PERSONAS, ESTAMOS DISPUESTOS A AYUDAR EN LO QUE SEA, QUE DIOS LES DE LAS FUERAS A TODOS LOS DAMNIFICADOS PARA SEGUIR ADELANTE.

    • Mary cowan dijo:

      Mi casa fue afectada en La Ciruela y mi mamá con 91 años vive aquí, es verdad que esto fue terrible, increíble y muchas personas afectadas, es muy triste. Pero las personas del callejón que hablaron en el artículo no dijeron que llevan 20 años ilegales, con electricidad robada y pregunto por qué en todo este tiempo no han podido hacer mejores casas con su esfuerzo, por qué estamos acostumbrados a que el estado no los de todo, sin que ellos hagan cosas para cambiar su vida, para mi criterio, hay muchos cubanos acomodados y sin deseo de trabajar y luchar para mejorar sus vidas. Recordar que el estado somos todos y que los que trabajamos y tenemos tenacidad para mejorar pagamos lo que otros que quieren vivir sin sacrificios, piden sin merecer.

      • Lissette DVLH dijo:

        Mary, comprendo en buena parte lo que dices pero si esas personas llevan 20 años ilegales y robando la electricidad como afirma, la culpa no es sólo de ellos. Alguien debe controlar que eso no suceda.

  • mambi dijo:

    saludos....impactantes imagenes. de los daños a los vienes personales. pero tambie llama la atencion a los recursos del estado..como esa ANTENA WIFI O CAJA TERMINAL DE CONEXIONES TELEFONICAS DE ETECSA instalada en una mata de Mangos..Que barbaros..

  • Mariano dijo:

    Felicito a las estudiantes.Un trabajo que ilustra el efecto de este devastador fenómeno sobre la vida de las personas. También sensibiliza mucho más sobre la necesaria solidaridad que compartimos con los dannificados y denuncia, si denuncia la insensibilidad de algunos, que son menos pero lesionan la grandeza de la voluntad política del Estado cubano en favor de los más humildes. Seguro oidos receptivos tomarán nota de lo denunciado y se hará valer esa voluntad justiciera heredada de la prédica martiana y fidelista. Adelante, que la recuperación será disfrutada pues como se enarboló en Santiago de Cuba, después de "Sandy" !Con el esfuerzo de todos Venceremos! y tendremos una ciudad más bella, ordenada, disciplinada y mucho más solidaria y humanista.

  • suylen dijo:

    Es tristisimo todo lo que ha pasado pero el dolor es aun mayor cuando entre tanta tragedia alguien te da la espalda, hace falta que a la gente de la ciruela le toque la ayuda que se esta brindando y que nuestro gobierno prometio, aunque dolorosamente haya tenido que pasar un tornado para que se sepa que tambien forman parte de la poblacion reglana

  • Lissette DVLH dijo:

    Excelente trabajo,me han transportado al lugar del evento meteorológico,he sentido el dolor de los afectados como si fuera mío.
    Coincido con quien mencionó a los funcionarios que evidentemente no están actuando acorde al momento que estamos viviendo. Su falta de sensibilidad ante el dolor ajeno es una muerta de la falta de actitud para el cargo que ostenta.
    Todas esas personas nos necesitan, es un momento de unidad,todo lo que podamos hacer,lo que podamos ofrecer para aliviar el dolor será bien recibido.

  • R.Fonseca dijo:

    A los Ciruelenses
    Este tornado que se ensaño sobre ustedes, servirá para que las autoridades de Regla y la provincia los pongan en el mapa de Regla donde al parecer no estaban. Tengan confianza que se levantaran de este cao y que de seguro se edificara una comunidad segura, bella y funcional. Si han sido objeto de desamparo todo tiene que cambiar porque gracias al tornado sus historias han salido a la luz pública porque ustedes están más afligidos por el tornado permanente en el que estaban viviendo que el desastre natural. Tengan fe que la Justicia de Dios y del Gobierno Revolucionario vendrá sobre ustedes, Periodistas, aunque estudiante ustedes son periodista en grado sumo, eses es el periodismo que necesitamos, valiente, que no esconda nuestros problemas y que además muestre sensibilidad humana, Muchas gracias por esta crónica Ojala pudieran imprimirla para que los habitantes de La Ciruela y las autoridades locales y provinciales se vean reflejados en ella puedan leerla y se vean reflejados en ella de una u otra ma

  • Xm dijo:

    Muy buen articulo.
    Estas personas llevaban años desamparadas , el tornado ha rematado su situacion, que triste, cuanto dolor.

  • julio gonsalez dijo:

    Charo tus amigos de los viejos tiempos en el Banco, estamos contigo.
    Como te conocemos sabemos que saldras adelante.
    Slds.

  • Mry2019 dijo:

    Hay que tomar medidas con LA TRABAJADORA DE BIENESTAR SOCIAL, ¿Dónde está el sentimiento humano de esa Cra.? ¿Qué bienestar soluciona ella?. Es una verdadera pena que existan personas así. Duele ver como la Señora victima de tantas circunstancias ya no quiere nada material sino que se ocupen de ella; (tal vez con un platico de comida). Está como olvidada de todo el mundo, POR FAVOR AYUDAR VAMOS AYUDAR UREGENTE A ESA POBRE SEÑORA. Gracias. Reitero NO QUEREMOS TRABAJADORA SOCIAL miserables de alma. Saludos.

  • suylen dijo:

    EN LA CIRUELA VIVEN PERSONAS, SON REGLANOS, SON SERES HUMANOS, SON CUBANOOOOOOOOOOOOOSSSSSSSS

  • Juliette dijo:

    #fuerza cuba .#fuerza havana .

Se han publicado 71 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Laura Serguera Lio

Laura Serguera Lio

Estudiante de Periodismo de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.

Patricia Hernández Acevedo

Patricia Hernández Acevedo

Estudiante de Periodismo de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.

Vea también