Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

Diciembre de 1958: La segunda carta de Fidel al Jefe de Operaciones de Bayamo

| 4

Fidel Castro en la Sierra Maestra en 1958. Foto: Archivo

Sierra Maestra
Dic. 2, 58
2 p.m.

Coronel Casares:

He recibido una gran alegría al saber que el compañero que cayó en poder de sus fuerzas está vivo y no ha sido maltratado [se refiere a Orlando Pupo]. En los dos años, que hoy exactamente, se cumplen de lucha, pocas veces he experimentado mayor simpatía ante el gesto de algún militar cubano. Le doy las gracias por haberme informado al respecto y no puedo menos que reconocerle su caballerosidad con la sinceridad de un adversario honrado. Yo sé que usted no es el único militar cubano que sabe respetar las leyes de la guerra, y eso es una compensación frente a los que no han sabido tener el mismo concepto de la honra. Siempre le tendré en cuenta esa actitud por si algún día se me ofrece la oportunidad de demostrarle mi reconocimiento. Por lo pronto le envío con la Cruz Roja dos soldados heridos. El tercero ya está completamente bien. Aunque esta entrega es en cumplimiento de una norma que hemos seguido hasta hoy sin establecer condición alguna.

Atentamente,
Fidel Castro Ruz [firma]

Carta de Fidel al Jefe de Operaciones del Ejército batistiano en Bayamo tras la Batalla de Guisa

 

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • neyvis padilla duany dijo:

    Es la epica de nuestro pueblo,una historia rica en heroismo y desprendimiento,para mi el tesoro mas grande este es mi caballo el que se puede ver.Felicidades a los companeros de las FAR por su dia.

  • Isael Popa F. dijo:

    Gracias Cubadebate por darnos a conocer el epílogo de la situación creada con la captura de Pupo, por las fuerzas de la tiranía.
    El gesto del Jefe de Operaciones muy meritorio, en un momento en que fue posible que lo asesinaran en el Puesto de Mando de Bayamo.
    Hubo otros militares dignos, como Quevedo que no se tiñeron las manos con la sangre de los revolucionarios o inocentes que cayeron en sus manos.
    Ahora recuerdo a Moisés Popa, quien durante la Huelga de Abril fue apresado y conducido al Puesto de Mando de Bayamo, que dirigía Merob Sosa, sería duro, muy duro relatar como apareció su cadver al lado del cementerio de Santa Rita cerca de Bayamo. Las torturas más terribles que se le pueden inflingir a un ser humano las mostraban los cadáveres de él y de Emilio.
    Merob Sosa escapó y fue a dar a Miami, que los acogió como héroes a él y a la caterva de asesinos, que luego continuaron tiñendo de sangre de cubanos esta y otras tierras del mundo.

  • Eduardo González S. dijo:

    Creo que la gallardía de Fidel siempre fue derrumbate al estar unida a un poder de convencimiento desvastador. Era capaz de venderle a un esquimal un freezer lleno de cubitos de hielo. Quizás los yanquis nunca quisieron sentarse a dialogar con él por esa característica de convencer desde la cordialidad (frase de Frei Betto) y no desde el antagonismo. Y esta segunda carta da pruebas de que en toda circunstancia sabía ser un caballero, más aún y sobre todo, con sus adversarios. Todo esto era mortífero para el que se atreviera a polemizar con nuestro Comandante.

  • Fernando Acosta Riveros dijo:

    Reciban fraternal saludo de paz y bendiciones desde Jalisco, México. El gesto del comandante Fidel Castro Ruz en su carta a un adversario nos muestra la caballerosidad y entereza del patriota martiano siempre dispuesto a darlo todo por Cuba, por su Pueblo, por la Dignidad y el progreso de la República. Fidel, siempre Fidel. Es y será un ejemplo para diferentes pueblos, gobiernos y dirigentes de toda la Tierra. Atentamente,
    Fernando Acosta Riveros

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también