Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Oscar llega repartiendo abrazos

Por: Manuel de J. González
| 7 |
Abrazo de Grandes: los héroes puertorriqueños Oscar López Rivera y Rafael Cancel Miranda, en la mañana del 18 de mayo de 2017. Foto: Claridad

Abrazo de Grandes: los héroes puertorriqueños Oscar López Rivera y Rafael Cancel Miranda, en la mañana del 18 de mayo de 2017. Foto: Claridad

Durante el encarcelamiento que se prolongó por 35 años Oscar López Rivera no tuvo muchas oportunidades para repartir abrazos. En aquel ambiente diseñado para el castigo el amor y la hermandad estaban absolutamente racionados, como una manera de castigar. Para alguien como Oscar esa privación debió haber sido uno de sus peores tormentos.

Tal vez por eso ahora, porque tiene tantos abrazos acumulados a lo largo de más de tres décadas de privación, los reparte con prodigalidad. Y no te abraza alguien que, cargando 74 años de edad combinados con 35 de prisión, debiera tener sus carnes flácidas y la barriga fofa. El que tiende sus brazos fuertes es el pequeño cuerpo de un atleta, sólido y fibroso. Abraza con energía, como queriendo trasmitir en unos segundos el cariño pacientemente guardado por tantos años.

Barack Obama dejó para el final de su mandato la orden que le conmutó la sentencia al héroe boricua. Muchos ya habíamos perdido la esperanza al ver que se acercaba el 20 de enero de 2017 sin que llegara la alegría. Oscar, sin embargo, esperaba tranquilo, siguiendo su rutina en prisión con la misma paciencia que antes habían desplegado otros grandes.

¿Por qué te excarcelaron?, le pregunté el sábado en la tarde cuando ya respiraba el aire de Santurce y con la pasmosa tranquilidad de siempre esperaba la llegada del 17 de mayo, día de su excarcelación definitiva. “Porque Puerto Rico nunca olvida a sus presos”, dijo como si decretara una sentencia.

Relató entonces la lucha que se dio en la Isla y entre los boricuas de Estados Unidos que condujo en 1979 a la excarcelación de los patriotas nacionalistas Andrés Figueroa Cordero, Lolita Lebrón, Rafael Cancel Miranda, Oscar Collazo e Irving Flores. Aquella presión, en la que desde Chicago participó activamente el propio Oscar, atrajo la solidaridad mundial que finalmente condujo a la orden de excarcelación suscrita por el presidente James Carter.

Pocos años después, sigue relatando Oscar, comenzó la lucha por la liberación de los patriotas vinculados a las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) entre los que estaba él. La presión desde Puerto Rico y desde los barrios nuestros en Estados Unidos fue otra vez grande, también con impacto internacional, hasta que el presidente Bill Clinton firmó la excarcelación en 1999.

La lucha siguió por los que quedaban en prisión con el desenlace que ya conocemos. Oscar conoce y aprecia el esfuerzo que en su caso se hizo desde distintas partes del mundo; desde la siempre solidaria Cuba, desde Venezuela y tantos otros lugares, así como la participación importante de figuras religiosas como Desmond Tutu y el Papa Francisco. Pero centraliza el esfuerzo en el pueblo puertorriqueño porque es consciente que si aquí no se hubiese desarrollado la lucha que envolvió a prácticamente toda la sociedad, difícilmente los del exterior se hubiesen movilizados.

“Puerto Rico no olvida a sus presos”, repite y compara su situación con la de los luchadores afro estadounidenses que, a pesar de la fuerza política que sin duda tiene esa comunidad y de la ubicación estratégica en el gobierno y en la economía de muchas de sus figuras, no ha logrado excarcelar a un grupo grande de prisioneros que ahora mismo extinguen condenas superiores a la que él extinguió. Como los tiene presente en sus pensamientos, uno por uno fue nombrando a los dirigentes del Black Panther Party que permanecen en prisión, algunos desde hace más de 45 años, sin perspectiva de que puedan dejar los barrotes atrás como fue su caso. Lo clave para que finalmente se lograra su liberación y para que Barack Obama la firmara estando ya de salida, fue que nuestro pueblo nunca lo olvidó. De ahí su agradecimiento.

De sus tiempos en prisión Oscar recuerda con cariño los años que compartió con Fernando González Llort, uno de los “Cinco héroes” cubanos que cumplieron largas condenas en Estados Unidos, acusados de espionaje por luchar en la Florida contra grupos terroristas que conspiraban contra Cuba. Fernando y Oscar compartieron la misma celda durante cuatro años, de 2008 a 2011. “Fueron mis mejores años en la cárcel”, dice. Por primera vez gastaba sus horas en buena conversación con otro antillano que, como él, llegaba a la prisión por ser fiel a sus ideas revolucionarias.

Nos cuenta que con ayuda de Fernando pudo elaborar un aparato de radio, rudimentario pero efectivo, que les permitía captar las ondas que llegaban desde el entrañable Caribe de donde ambos provenían. Era un aparato construido a partir de uno convencional que, eficientemente alterado y auxiliado por un cable colocado en la reja carcelaria, permitía que voces puertorriqueñas y cubanas llegaran hasta aquella fría prisión del medio oeste estadounidense. Aquel junte antillano terminó abruptamente en 2012 cuando el revolucionario cubano fue trasladado a una prisión ubicada en Arizona. Pero Oscar se quedó con la radio con la que siguió escuchando voces entrañables que llegaban desde Puerto Rico.

Desde el pasado 9 de febrero Oscar ha estado fuera de la celda. Hasta el pasado 17 de mayo estuvo en virtual arresto domiciliario, aunque en la mejor de todas las “prisiones” posibles, el apartamento santurcino de su querida Clarisa. Llegó allí con un grillete electrónico que vigilaba sus movimientos, pero que no le impidió volver a escuchar otra vez el sonar de un coquí y correr al balcón del apartamento en la primera madrugada para ver las estrellas. Ahora que finalmente terminó su condena carcelaria aclara que no sale a la “libertad” sino que solamente ha sido excarcelado. Nadie viviendo en una colonia puede ser libre y él aclara que no lo es ni lo será hasta que la condena de su patria termine.

Como una vez contó sus años un exprisionero de las cárceles franquistas, el poeta Marcos Ana, Oscar tiene 74 años de edad, pero tan sólo 39 de vida. Los otros 35 no los vivió plenamente y, como el poeta español, no puede considerarlos como vividos. Pero sale de prisión con la moral intacta y lo suficientemente saludable para seguir luchando. Preguntado cómo se visualiza aclara que sólo “quiere dar un mensaje de amor” y un aviso “de que se puede”. Desea que en el futuro los puertorriqueños pudiéramos “luchar juntos” en un mismo movimiento o frente que nos permita avanzar hacia la terminación del coloniaje. Durante los años que le quedan, que a juzgar por su cuerpo fibroso serán muchos, estará en la lucha diciéndonos con su ejemplo que sí se puede.

Abrazo de Grandes: los héroes puertorriqueños Oscar López Rivera y Rafael Cancel Miranda, en la mañana del 18 de mayo de 2017. Foto: Claridad

Abrazo de Grandes: los héroes puertorriqueños Oscar López Rivera y Rafael Cancel Miranda, en la mañana del 18 de mayo de 2017. Foto: Claridad

Abrazo de Grandes: los héroes puertorriqueños Oscar López Rivera y Rafael Cancel Miranda, en la mañana del 18 de mayo de 2017. Foto: Claridad

Abrazo de Grandes: los héroes puertorriqueños Oscar López Rivera y Rafael Cancel Miranda, en la mañana del 18 de mayo de 2017. Foto: Claridad

Dos héroes puertorriqueños: Oscar López Rivera y Rafael Cancel Miranda, en la mañana del 18 de mayo de 2017. Foto: Claridad

Dos héroes puertorriqueños: Oscar López Rivera y Rafael Cancel Miranda, en la mañana del 18 de mayo de 2017. Foto: Claridad

En fotos, el recibimiento popular en Rio Piedras a Oscar López Rivera

20170517   Plaza de la Convalecensia  Rio Piedras.   Fiesta de Pueblo para Oscar Lopez.Foto por JOSE RODRIGUEZ ©

20170517 Plaza de la Convalecensia Rio Piedras. Fiesta de Pueblo para Oscar Lopez.Foto por JOSE RODRIGUEZ ©

Plaza de la Convalecensia  Rio Piedras.   Fiesta de Pueblo para Oscar Lopez.Foto por JOSE RODRIGUEZ ©

Plaza de la Convalecensia Rio Piedras. Fiesta de Pueblo para Oscar Lopez.Foto por JOSE RODRIGUEZ ©

20170517   Plaza de la Convalecensia  Rio Piedras.   Fiesta de Pueblo para Oscar Lopez.Foto por JOSE RODRIGUEZ ©

20170517 Plaza de la Convalecensia Rio Piedras. Fiesta de Pueblo para Oscar Lopez.Foto por JOSE RODRIGUEZ ©

Plaza de la Convalecensia  Rio Piedras.   Fiesta de Pueblo para Oscar Lopez.Foto por JOSE RODRIGUEZ ©

Plaza de la Convalecensia Rio Piedras. Fiesta de Pueblo para Oscar Lopez.Foto por JOSE RODRIGUEZ ©

Plaza de la Convalecensia  Rio Piedras.   Fiesta de Pueblo para Oscar Lopez.Foto por JOSE RODRIGUEZ ©

Plaza de la Convalecensia Rio Piedras. Fiesta de Pueblo para Oscar Lopez.Foto por JOSE RODRIGUEZ ©

20170517   Plaza de la Convalecensia  Rio Piedras.   Fiesta de Pueblo para Oscar Lopez.Foto por JOSE RODRIGUEZ ©

20170517 Plaza de la Convalecensia Rio Piedras. Fiesta de Pueblo para Oscar Lopez.Foto por JOSE RODRIGUEZ ©

20170517   Plaza de la Convalecensia  Rio Piedras.   Fiesta de Pueblo para Oscar Lopez.Foto por JOSE RODRIGUEZ ©

20170517 Plaza de la Convalecensia Rio Piedras. Fiesta de Pueblo para Oscar Lopez.Foto por JOSE RODRIGUEZ ©

Marcha LGBTFOBIA. Foto Mari B. Robles López

Marcha LGBTFOBIA. Foto Mari B. Robles López

Marcha LGBTFOBIA. Foto Mari B. Robles López

Marcha LGBTFOBIA. Foto Mari B. Robles López

Guardar

Entrevista a Oscar López Rivera: “Luchar no puede ser un ejercicio fútil”

Por: Mari Mari Narváez
Foto por: Alina Luciano/Claridad

oscar-lopez-rivera-0264

Especial para Claridad

17 de enero de 2017. Mientras muchos de nosotros apenas podíamos concentrarnos en los asuntos cotidianos, pensando obsesivamente en el frágil e infausto destino de Oscar López Rivera, el ex prisionero político pintaba apaciblemente en la prisión de Terre Haute Indiana.

Un guardia penal lo llamó para informarle que tenía una llamada a las 3:30PM. Cuando llegó la hora, Jan Susler, su abogada, le dio la noticia: “Oscar, el presidente Obama acaba de conmutar tu sentencia”. López Rivera se quedó tranquilo. “¿Cómo te sientes, Oscar? ¿No estás alegre?”, le preguntó Susler. “Me siento igual que ayer, igual que siempre”, le contestó él.

Fueron demasiados años preparándose emocionalmente para el peor de los escenarios. Eso tal vez explica por qué no se sintió inmediatamente eufórico con la noticia de su liberación física.

Mientras tanto, en Puerto Rico, nos íbamos enterando poco a poco y por diversidad de medios. Hubo llantos colectivos, abrazos sentidos, miles de mensajes de textos, las redes sociales se volcaban emotivamente con la noticia. Esa noche se celebró por todas partes. Los pleneros se juntaron en varias plazas, en distintos puntos de la ciudad las amistades se encontraban para celebrar. Y Oscar López seguía apacible. Tal vez no se lo creía.
Vino a internalizarlo realmente el día que le abrieron las puertas de la cárcel. Lo primero que lo sorprendió de la libertad fue el tremendo espacio físico que se abría ante él. “El día 9 de febrero, estoy en un salón de espera en la prisión y me dicen ‘llegaron’. Clarisa es la primera que sale del carro y nos encontramos pero para mí lo primero fue la cuestión del espacio, porque cuando uno está preso está en un espacio bien limitado, entonces de momento uno empieza a ver espacio sin ninguna limitación, es algo bien liberador. Ellos están hablando, yo los estoy escuchando pero ahora no hay verjas, no hay murallas interviniendo, ahora no hay nada”.

Cuando llegó al inmenso aeropuerto de Indianapolis, de nuevo lo sorprendió la holgura extrema de aquel lugar. “Pero ahora venía acompañada de gente, casi nadie hablando sino texteando. Es algo bastante diferente. No estoy acostumbrado a esto”.

Su primera noche en San Juan fue recibido por un coro de coquíes santurcinos, seguidos de madrugada por un cantío de gallos. “Son experiencias bien lindas, al día siguiente me levanté bien tempranito, como a las cuatro y cuarto y empiezo a mirar el cielo, había bastante aire fresquecito, miré las estrellas, y de nuevo pues son experiencias bastantes lindas, pues oí coquíes, oí gallos, yo hacía 35 años que no oía un gallo”.

Una de las cosas que más lo impresionaron desde el primer día fue el aburguesamiento (gentrification) de los barrios populares de Santurce. “Yo en el clandestinaje viví como cuatro meses entre la San Jorge y la Loíza. Cuando llegué no lo conocía. Cuando me dieron permiso para correr vi la ‘gentrificación’. El que no ha vivido la gentrificación no sabe lo dañina que puede ser para el pueblo puertorriqueño. La primera comunidad en Estados Unidos que se gentrificó fue una comunidad boricua en Chicago, Lincoln Park. Ahí nació y se crió Luis Gutiérrez y las hermanas Rodríguez hasta 1969”.

El Puerto Rico que recibe a Oscar López Rivera tras una lucha que muchas veces pareció imposible, es posiblemente el Puerto Rico más difícil de la modernidad. Pero Oscar dice que es un hombre que gusta ver el lado bueno de las cosas y rápido contesta que la crisis puertorriqueña tiene elementos positivos. “El tema de la descolonización está mucho más claro que hace diez años”.

Y lo de la Junta, “eso venía”, dice y, acto seguido, se adentra en un relato ávido y elocuente, evidentemente muy bien estudiado, sobre cómo este desenlace se viene cuajando, calculando, desde los años setenta.

“En el 1971, los billonarios en Estados Unidos decidieron tomar las riendas del poder de una forma diferente”, cuenta Oscar. “Decían que había demasiada democracia. Era la época de David Rockefeller. Crearon los think tanks que a su vez crearían las estrategias para proyectarse veinte años hacia el futuro. (El presidente) Reagan desregula la banca y comienzan a nacer los hedgefunds y los procesos (financieros) usureros. Comienzan los payday loans y, simultáneamente, procesos de globalización como NAFTA. Se puede decir que es el neoliberalismo en todo su esplendor. Antes, las familias podían vivir con un solo sueldo. Del 1976 en adelante, con la situación económica comienzan a tener que trabajar todos en la familia, esposa, hijos. Se desmantela el sindicalismo. Los Right to Work Laws eliminan o minimizan dramáticamente los sindicatos. Por otro lado, la delincuencia empieza a aumentar, se da el fenómeno de la vida en el guetto. En 2007 aparece un artículo de John Polson, entonces secretario del Tesoro de George Bush y hedgefunder en Puerto Rico. Hace mucho tiempo aprendí a ‘follow the money’. Siempre he seguido el dinero. Apartamentos para la venta en dos millones de dólares, eso no es para puertorriqueños. Todo esto ha sido planificado. No es casualidad”.

Para Oscar siempre fue obvio que, en Puerto Rico, “siendo colonia, era donde peor estarían las condiciones. Rosselló (padre) empieza a privatizar”, recuerda. “Los Koch Brothers, un club de millonarios, buscaron conformar el poder con legislaturas municipales y estatales bien conservadoras. Por todo Estados Unidos lo hicieron así. Con ese fenómeno comienza la posibilidad de que un Trump llegue al poder. Empezaron temprano y todo fue minuciosamente calculado. Ahora tenemos un presidente cuya política pública es la del racismo. Trump y el racismo en ese país ilustra lo sofisticado del trabajo que hicieron”.

Si no se hace nada, el destino de Puerto Rico será el de las reservaciones indígenas en Estados Unidos, dice López Rivera. Ha salido poco pero ya se ha percatado de la proliferación de extranjeros estadounidenses por todas partes, especialmente en pueblos como San Juan, Isabela, Rincón, etc. “O una reservación indígena o un Hawaii, un Alaska..”.

Sin embargo, existen condiciones para impedirlo, insiste.

“Es un momento de grandes retos que se puede aprovechar. Viendo el primero de mayo, fue positivo. Hay un entusiasmo por la lucha. Creo que es posible trascender el kioskismo, el protagonismo. Hay un denominador común, que es la descolonización de Puerto Rico. Hace falta armar una carpa amplia donde quepamos todos los que amamos esta patria”.

Confiesa que gran parte de su entusiasmo viene, por supuesto, de la lucha estudiantil. “Muy entusiasmado con la lucha de esos estudiantes”, dice. “Los estudiantes son el futuro de la patria”.

Al señalársele las resonancias de la lucha estudiantil actual con el escenario desesperante y represivo de la época de los 70, cuando él luchaba en Chicago, así como cierto desafío de la legalidad como modo de lucha de algunos grupos aunque muy distintos y menos organizados que entonces, se queda pensativo unos segundos.
“Luchar no puede ser un ejercicio fútil. Cuando uno es joven, come fuego, comete errores y son costosos. A veces se necesita experiencia. Si vamos presos, nos amarran, los sacas de circulación. Y la cárcel puede romper. O puedes salir débil. La lucha tiene que hacerse con cuidado. Depende de cuán bien preparados estemos en ese momento. Cuando veo a (Héctor) Pesquera me preocupa mucho. Esto no es accidental. Tiene acceso a agentes provocadores. Él puede halar a toda una agencia (FBI) con todos sus vicios: matar gente, meter gente presa, reprimir”.

Lo que logró la figura de Oscar López en Puerto Rico ha sido arrollador. Todo el mundo coincide en que no ha habido una causa tan unificadora como la de su excarcelación probablemente desde Vieques. Su capital político es inmenso. Probablemente de las personas más admiradas y respetadas en el país. Qué va a hacer con eso, preguntamos. ¿Dónde pondrá ese capital de resistencia, valentía y dignidad?

Nuestro ex prisionero político contesta y, al final de la entrevista, fuera de récord, lo reitera otra vez, casi en un murmullo, casi por si acaso: “Yo lo único que sé hacer es luchar. Mi compromiso no para hasta el último suspiro”.

Guardar

Reciben a Oscar López Rivera como héroe en barrio puertorriqueño de Chicago

C:\Users\randy\Pictures\El ex prisionero político Oscar López Rivera recibe un abrazo de Félix Rosa a su llegada a Chicago. (Teresa Canino)

C:\Users\randy\Pictures\El ex prisionero político Oscar López Rivera recibe un abrazo de Félix Rosa a su llegada a Chicago. (Teresa Canino)

El independentista puertorriqueño Oscar López Rivera fue recibido hoy como héroe por la comunidad boricua de Chicago (Illinois, EE.UU.), que incluso inauguró una calle honoraria con su nombre.

López Rivera, de 74 años, regresó al barrio Humboldt Park en Chicago un día después de salir libre de su arresto domiciliario en Puerto Rico en el apartamento de su hija en el área capitalina de Santurce y ser recibido por sus seguidores con vítores en la Plaza La Convalecencia en el casco del sector sanjuanero de Río Piedras.

A su llegada hoy a Chicago, el independentista también fue paseado con música por las calles y vitoreado por una multitud que agitaba banderas puertorriqueñas hasta llegar a la inauguración de la calle que lleva su nombre en el cruce de Division y Mozart, cerca del Paseo Boricua y en el corazón del barrio al que llegó a los 14 años de edad.

Tras la inauguración de la calle, López asistió a un evento comunitario en La Casita de don Pedro, denominado “Regresa el patriota a su barrio”, donde se encontró con sobrinos y otros familiares, y agradeció muy emocionado el recibimiento diciendo que Chicago era su “segunda patria”.

El congresista por Illinois Luis Gutiérrez, de padres puertorriqueños, llamó a López Rivera “patriota y héroe para todos los puertorriqueños en todo el mundo”.

El legislador, que acompañó a Rivera en el vuelo de regreso a Chicago, dijo que trabajó durante toda su carrera política para lograr la libertad del activista y verlo caminar por las calles de la ciudad “como un hombre libre”.

A tempranas horas de este miércoles, las autoridades federales en la isla caribeña le retiraron el grillete electrónico que cargaba y dieron por concluido su tiempo como prisionero, luego de que el 17 de enero el expresidente Barack Obama le diera el perdón absoluto, después de más de 35 años preso en cárceles en EE.UU. por conspiración sediciosa.

(Con información de EFE)

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Marlene dijo:

    que felicidad, que alegria, nos alegramos mucho por ti, “FELICIDADES” EL MUNDO TE QUIERE, disfruta esa exprecion tan bella de tu rostro siendo amado por todos.

  • Carlos Leandro dijo:

    Sin dudas, conmueve, la historia de Oscar. Eso da mucha más fuerza para seguir luchando contra toda injusticia q exista en el mundo. Viva Puerto Rico, No a la Anexión.

  • Javier Nd dijo:

    los pueblos son los que reconocen a sus heroes felicidades amigo entrañable de Cuba

  • Fiodor dijo:

    Mi respeto para este gran patriota puertorriqueño, admiro su tenacidad y valentía, es una lastima que su libertad no venga acompañada de la independencia de Puerto Rico como cuando libararon a Mandela y se acabó el regímen del apartheid.

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    Caramba, ¡Qué alegrón!!! El 17 compartí un mensaje con una familia boricua, enviándoles nuestra alegría familiar por la definitiva liberación de Oscar y la primera actividad que se realizó en el ICAP, así como el diálogo telefónico que sostuvo con Fernando.
    Anoche me respondieron, diciéndome que imprimieron mi mensajito y se lo entregaron a su hija Clarissa personalmente.
    Siento tremendísimo honor y orgullo por saber que nuestro mensaje fue leído por Oscar. Lo comparto con los foristas.
    — Forwarded message —
    From: “Carmen
    Date: May 19, 2017 4:01:27 PM
    Subject: Re: Oscar LIBRE
    To: “HUGO.1”
    … entregue a la mano de la hija tu mensaje el día del evento. Fuimos ambas hasta el final. Muy emocionante… Un abrazo…. Te esperamos en casa siempre.

    El 17 de mayo de 2017, 11:25, Carmen
    … la emoción es difícil de concretar en palabras, estaremos ahí con todos…. Con ustedes y nosotros para todos los tiempos…. Un abrazo franco, fiero, fiel, sin saña….

    El 17 de mayo de 2017, 10:18, HUGO.1

    En este momento Oscar está hablando con Fernando….
    VENCIMOS
    Sent with AquaMail for Android
    http://www.aqua-mail.com
    On May 17, 2017 8:03:07 AM “HUGO.1”
    Hermanas:
    “Pegao” a Telesur con la noticia de que al fin Oscar es LIBRE.
    Ayer vi un artículo en la prensa local donde decía, entre otras cosas, una inmensa verdad: Oscar derrotó al FBI (yo agrego AL SISTEMA) porque estuvieron más de 35 años tratando de doblegarlo y no pudieron. Esa receta la utilizaron y utilizan con Peltier, Mumia, Ana Montes,. los Cinco.., pero no han podido con la voluntad de esas personas.
    Les ruego a nombre de nuestra familia que le comuniquen la alegria a Clarissa.

  • Alonso chavez dijo:

    Que bien por Don oscar me alegra el triunfo de su libertad pues yo tambien estube preso con el es un gran ser humano. Yo soy de Mexico

  • Alonso chavez dijo:

    Que bien por Don oscar me alegra el triunfo de su libertad pues yo tambien estube preso con el es un gran ser humano. Yo soy de Mexico lo siento si mi comentario parece duplicado yo digo lo que pienso

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Manuel de J. González

Periodista de Claridad, Puerto Rico

Vea también