Imprimir
Inicio » Especiales, Medios  »

¿Qué hacen con nuestros datos en Internet?

| 20 |

proteger-privacidad-en-linea-internet600

Todos hemos oído alguna vez decir que cuando un producto es aparentemente gratuito, es probable que en realidad lo estemos pagando con datos. Ocurre con las redes sociales, las tarjetas de fidelización de tiendas o supermercados o con un sinfín de aplicaciones que nos ofrecen servicios más o menos relevantes a cambio, solamente, de nuestros detalles personales.

Pero más allá de intuir que nosotros somos el producto, en realidad desconocemos qué se hace exactamente con nuestra información, o en qué consiste y cómo funciona ese pago con datos. En realidad, no es una cuestión sencilla, y cada aplicación cuenta con sus propios procedimientos y lógicas. En el caso de la navegación por Internet, por ejemplo, las empresas y prestadores de servicios nos ofrecen de forma gratuita sus motores de búsqueda, páginas webs y servicios asociados, para leer la prensa, consultar la previsión meteorológica, o estar en contacto con otras personas a través de redes sociales o foros.

No obstante, cada vez que entramos en una web estamos descargando automáticamente una serie de microprogramas conocidos como cookies que recaban información de nuestra actividad online y hacen llegar al propietario de la web visitada información sobre nuestra IP, MAC o IMEI (la matrícula de nuestro dispositivo), el tiempo y forma en que utilizamos un sitio concreto u otros sitios que estén abiertos en el mismo momento, identifica si somos visitantes habituales y qué uso hacemos de la página de Internet, en qué secuencia y cómo accedemos a otros sitios, etcétera. Además, es habitual que diferentes empresas paguen al sitio que visitamos para poder instalarnos sus propias cookies, como también lo es que la empresa utilice los datos no solo para sus estudios internos, sino que los venda a terceros.

En realidad, cada vez que visitamos una página con el ordenador, el teléfono móvil o la tableta, recibimos decenas de peticiones de instalación de cookies. Somos, pues, el producto porque a cambio de la información que obtenemos proporcionamos detalles sobre nuestra actividad online y, a menudo, datos personales como nuestro nombre y ubicación, hábitos, tarjeta de crédito, etcétera, de los que no tenemos forma de controlar dónde acaban. Ante esto, el único recurso de autoprotección es o no aceptar cookies y renunciar al servicio, o borrarlas sistemáticamente de nuestro ordenador, algo tan engorroso como limitadamente útil.

Facebook, una red social utilizada por más de mil millones de personas al mes, dispone de los datos que el usuario deposita voluntariamente en ella, pero también hace inferencias en base a nuestras interacciones con personas e información, las comparte con terceros y elabora un perfil único que le permite determinar qué aparece en nuestro muro, tanto por parte de nuestros amigos como de anunciantes. Todo me gusta o registro a través de Facebook genera información que es analizada y clasificada por algoritmos con el fin tanto de conocernos individualmente como consumidores, como de elaborar perfiles sociales destinados a agencias de publicidad. El registro continúa incluso si hemos cerrado la página: a no ser que salgamos manualmente, las cookies de Facebook continuaran espiando todo lo que hacemos online.

Si, además, hemos instalado Facebook en nuestro teléfono móvil, junto con su aplicación de mensajería, el sistema podrá activar remotamente nuestra cámara o micro, acceder a nuestras fotografías y mensajes, etcétera, y así ir perfeccionando nuestro perfil.

El ejemplo de la navegación web es el más habitual, pero ya no el único protagonista. El mismo despliegue de conexiones no aparentes y de compraventa de datos se produce también cuando utilizamos una tarjeta de fidelización de cliente, que relaciona nuestro patrón de consumo con un nombre, dirección, a menudo unos datos bancarios y las respuestas al cuestionario que habitualmente acompañan la solicitud.

Otro ámbito en el que la recogida de datos es cada vez más relevante es el espacio público. Nuestro incauto deambular por las calles tiene cada vez menos de anónimo, y los sensores que leen los identificadores únicos y la geolocalización de nuestros dispositivos, las cámaras termales y de video vigilancia, las redes wifi, las farolas inteligentes o los sensores de lectura automática de matrículas nos incorporan de forma rutinaria a bases de datos públicas y privadas que en algún lugar le sirven a alguien para obtener un beneficio que ni conocemos ni controlamos.

El ámbito doméstico es quizás el espacio dónde esa monitorización de nuestros movimientos y rutinas para elaborar patrones vendibles aumenta de forma más preocupante: todos los electrodomésticos inteligentes, del contador de la luz al televisor, pasando por la nevera, construyen una red de extracción de datos que quiere perfeccionar la imagen de quiénes somos, qué queremos o qué podemos querer. El reto es ser capaz de adelantarse a nuestras necesidades para tentarnos a adquirir productos o servicios que aún no sabemos que deseamos. Pagamos, pues, dos veces: cuando adquirimos el electrodoméstico o abonamos el recibo de la luz, en euros, y cada vez que le proporcionamos información, con datos personales.

Hay empresas que han empezado a explorar la posibilidad de convertirse en data brokers de los ciudadanos, una especie de corredores de datos que gestionarían nuestra información devolviéndonos una parte del beneficio generado por ella. Que nadie espere hacerse rico: de momento las empresas que intentan abrirse camino en este turbio mundo no dan más que unos cuantos euros al mes a cambio de información tan sensible como datos médicos o bancarios. De momento, el verdadero dinero no se encuentra en la relación entre ciudadanos y servicios que recogen datos.

La economía de los datos es aún poco más que una promesa, de la que hasta ahora se benefician muy pocos actores (Facebook o Tuenti, Google, Foursquare, YouTube, etc.), y más por la fiebre inversora que por la cuenta de resultados. Al albor de esta promesa de negocio, eso sí, proliferan los corredores de datos dedicados al cruce de diferentes bases para aumentar el precio de venta de los perfiles generados a partir del cruce de información de actividad online y offline: los informes médicos, por ejemplo, pueden añadir mucho valor a un historial de búsqueda en Internet.

A algunos este escenario no les genera ninguna inquietud. Pagar con información propia abre también la puerta a la promesa de servicios personalizados y atención individualizada. Sin embargo, los corredores de datos no se limitan a cruzar detalles de lo que compramos, con quién interactuamos y qué nos gusta. Este comercio incluye también, y cada vez más, historiales médicos, datos fiscales y de renta o datos bancarios. El tipo de información que puede determinar si se nos concede un crédito, si se nos ofrece un seguro médico más o menos caro o si conseguimos un trabajo. De repente, el precio pagado con información personal emerge como algo totalmente desproporcionado e incontrolable.

Al aceptar nos convertirnos en el producto, pues conviene no olvidar que aceptamos también que se nos pueda acabar apartando del juego, escondidos o ignorados porque nuestro perfil no aporta la solvencia, salud u obediencia esperada.

(Tomado de El País)

Se han publicado 20 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Grajales dijo:

    Cierto. Ya las sociedades anónimas no lo son… Ya se puede saber quienen son los accionistas y por ende son realmente sociedades nominativas.Todo se sabe, cada día hay más control de las personas, de sus vidas. El que tiene información tiene poder, o sea: los gigantes cibernéticos y el tema es el uso que hacen de ella sean personas naturales o jurídicas..

  • cas dijo:

    Estamos pagando los servicios bastante caros, se estan adueñando de nuestras conciencias, saludos cas.

  • Asela dijo:

    Cada persona es un mundo, el que se pone en redes es porque no quiere tener anonimato, que cada cual haga lo que desee, hasta cuando vamos a cuestionar lo que otros hacen, yo no tengo facebook, no me interesa, pero el que quiera que lo haga, ya sabe que van a saber de su vida, pero que lo hagan los que quieran, aqui y en cualquier parte sin facebook, ni cualquier otra, saben vida y milagro de la vida de las personas, los periodistas paparazzis, en fin vivamos como querramos que la muerte vive asechando, saludos.

  • lucia dijo:

    si que mala es la internet, pero yo quiero tenerla

  • Jorge dijo:

    ¿Por qué tenerle miedo al desarrollo? Es este el momento histórico que nos toca vivir.
    Todos queremos tener acceso a estar redes, acaso existirá alguien que no quiera tener acceso a internet.

  • YBA dijo:

    Creo que en la vida todo tiene sus riesgos, y no se trata de ser locos por ella si al final la muerte llega, pero pensemos un poco, no me gusta siempre buscarle las cosas negativas a todo, me da como la impresión que eso es lo que estamos haciendo con la internet, sin embargo, le hemos visto las cosas buenas pero de lado, como el que no acepta mucho que el mundo se mueve a una velocidad y seguimos lentos, o pesando pesimistamente, tenemos que conocer lo malo pero le podemos sacar más provecho a lo bueno, !que es bueno sin dudas!, el que se quiera envenenar su conciencia y su mente que lo haga, el que quiera superarse pues !a buena hora!! pero no podemos seguir bloqueando ni tapando las cosas buenas, que solo con ello lo que hacemos es que aparezcan otras malas. Hoy las personas, y mucho más en nuestro país, son parte de la globalización, y de otros fenómenos a los que nadie escapa, hoy ocurren movimientos de masas sociales, busquemosle el por qué y la causa raiz a esto. Soy un cubano comprometido Cuba, con los ideales de nuestra historia, y con que las cosas cambien para mejor, pero también me enseñaron a pensar y a darme cuenta de que las cosas cambian cuando lo hacemos diferente, dejemos que los cubanos tengan internet, tengan acceso a las redes sociales, es una forma de lucha a nuestro favor, no tengamos miedo que porque en Venezuela los golpes de la oposición han surgido porque se le ha dado un mal uso a las redes sociales, no tengamos miedo de ser más libres por tener más información como ha dicho nuestro tambien comandante Chavez, y como hoy se proclama en el alba con la informatización y la libertad en función de la educación, mientras más información tengamos más libres seremos, y que nuestros especialistas en informatica trabajen más en la busqueda de alternativas seguras, pero no nos detengamos a inventar nuevas recetas, usemos las que existen seguras y paralelamente trabajemos en la busqueda de nuevas soluciones, el articulo está bueno y no discrepo de las realidades, PERO NO TAPEMOS LO BUENO DE LAS COSAS…SALUDOS

  • TICA dijo:

    El desarrollo no se puede negar, el Internet o Facebook o cualquier otra ruta social es un medio de comunicación o de estudio.
    Las personas, le dan el uso que ellos consideren y ponen en el los datos que cada quien quiera , yo he tenido la posibilidad de disfrutarlo( no aquí ) ,y le puedo decir que es algo maravilloso.
    Y con respecto a saber quien eres , eso se sabe hasta sin internet .

  • Lorenzo dijo:

    Pues con mis datos no harán nada….jajaja…no tengo internet…jajaja

  • Nuevo dijo:

    Realmente no se por que luchan contra detalles que al final hagamos lo que hagamos se van a saber. Si yo entro a una red social, o cualquier otro tipo de servicio, tengo que estar consiente de lo que publico, al final la informacion es mia, doy los detalles que quiero que se sepan, si hay algo que quiero tener solo para mi pues no lo publico, si hacen un perfil de acuerdo a lo que se publique, pues bien entonces publico solo lo necesario y ya, al final los gobiernos saben tu vida y obra desde que naces, tienes un carnet y una huella dactilar, y todo lo que hagas esta documentado, y si no para eso estan las autoridades encargadas de averiguar. No se puede ser tan paranoico, solo tener cuidado pero eso depende de la educacion cultural de cada persona. Si no la debes no la temes, que importa si averiguan o no averiguan, si no has hecho nada no tienes que preocuparte. Si no quieres que alguna de tus fotos anden por ahi malintencionadamente, con algun detalle de photoshop o algo raro, simplemente no las publiques, publica lo que te convenga, lo que quieras que sepan de ti, lo demas que averiguen por si cuenta.

  • Nuevo dijo:

    Otra cosa, comparto la idea de tener nuestros propios servidores, que la información nuestra sea realmente nuestra, si, pero sin sustituir servicios que ya en el mundo existen, mas bien que sean alternativas, como el software libre con el que me identifico. Una cosa es alternativa o otra es obligación, la alternativa te da la opción de probar una cosa o la otra, y decidir cual quieres, es tu decisión. En el mundo del software es decisión del usuario estar atado al software propietario o tener la libertad del software libre, el usuario puede elegir entre uno u otro, pero los tiene a ambos y puede usar ambos. Con Facebook debemos hacer lo mismo, que el usuario elija si lo quiere o no, documentemos bien al usuario desde todos los puntos de vista, no solo de uno, enseñémosle como usarlo de forma organizada y correcta, pero dejémosle elegir.

    Ayer estaba leyendo algunas cosas en internet y encontré reclamos de personas de la UHO (Universidad de Holguín) sobre la red social cubana La Tendedera, ahí pude enterarme de que ese proyecto realmente surgió en la UHO y sin consultar con sus creadores se hizo pública La Tendedera en los Joven Club, con mismo nombre e identidad visual, cuando ya en la red universitaria era conocido este proyecto, y aunque se dio a conocer a los JC sobre el problema, no se hizo nada. La Tendedera de UHO fue expuesta el 23 de Mayo de 2013 y La Tendedera de JC salió a la luz el 5 de Septiembre de 2013. Por favor, creo que necesitamos respetarnos entre nosotros mismos para lograr que el mundo nos respete.

    Acá les dejo el último comentario que vi en el sitio:
    Rafael Guillén Sánchez | 6 de enero de 2015 en 7:41 PM

    Soy egresado de la UHO de Ingenieria Informática hace unos años, allá si que hay tradición en lo que a redes sociales se refiere. Recuerdo que todo comenzó, como la “Kesovan”, que nació, inclusive antes que surgiera Facebook; por obra y gracias de mis entonces compañeros de estudios Adrian Cid y Juenlis Coss, actualmente profesores de la UCI. La Tendedera, nieta de aquellas primeras paginas PHP es holguinera!!!!!!

    • M&M dijo:

      El KEsoooo!!! empezo a fines del 2004 no? estabamnos en 3ro o en 4to no recuerdo.
      Realmente “el Tio” Adrian se adelantó a muchos en Cuba con el Kesovan. No el mundo porque ya existian redes sociales como MySpace y familia.
      Una preguntica picante…. recuerdan por que se llamaba el “Kesovan”, jajaja

  • thelastsoulja dijo:

    Creo que se esta haciendo un monstruo donde no no hay, si las empresas de internet no pudieran hacer uso de los datos que voluntariamente le ofrecemos, sencillamente no hubiera internet, el comercio electronico se basa en esto, google se basa en las continuas busquedas que hace un individuo para ofrecerle de manera mas rapida paginas que le pudieren interesar.

    Hay que aprender a vivir con la internet, ¿a que le tienen miedo?. Las paginas en internet y los centro de datos que ofrecen un servicio gratis se basan en varios tipos de comercio electronico, esto no fuera posible si no se pudiera hacer uso de los metadatos que recogen otros motores de busqueda de los posibles clientes(en este caso nosotros, compremos o no por internet).

    Que si otros se enteran donde entro que veo o que hago, el CDR tambien y nadie dice nada!!!!, los capitulos de tras la huella se resuelven siempre a causa de alguien que se pas la vida viendo y oyendo como otros viven la suya y nadie se queja!!!!

  • Nuevo dijo:

    Por favor, publiquen mi comentario sobre el artículo de La Tendedera UHO, creo que la Universidad de Holguín merece el reconocimiento que se le ha negado por la creación de La Tendedera, pues realmente los JC han recibido todo el mérito y la UHO ni se menciona. Ahí está en juego el esfuerzo de muchos por crear un producto cubano.

  • LoreSoft dijo:

    Miren esto….
    Lo tome de: http://blogginzenith.zenithmedia.es/cookies-un-peligro-para-la-privacidad-ii/

    Consejos
    1- Limpiar o eliminar las cookies. Nada tan sencillo como eliminar el historial de navegación y las cookies al acabar la sesión. Sin embargo, si somos olvidadizos o perezosos, existen soluciones que, previamente configuradas, pueden hacerlo por nosotros como la herramienta de limpieza de PURE 3.0.
    2- Modificar los ajustes del navegador de tal manera que tengas el control sobre la información que rastrean las cookies. Accede a los ajustes de privacidad de tu navegador y configura sus opciones. Por ejemplo, Firefox y Safari ofrecen un mayor control sobre esa información.
    3- Usar los Add-Ons. Utilizando esta herramienta del navegador podremos gestionar las cookies de manera más específica e, incluso, activar sólo aquellas con las que queramos compartir nuestra información online.
    4- Compartir con moderación. Como en casi todo lo que ocurre en Internet y en la vida cotidiana, el sentido común es nuestro mejor aliado. Así, es conveniente no introducir datos personales en sitios donde las cookies puedan almacenarlos y hay que recordar siempre no dejar abierta ninguna cuenta o sesión.
    5- Protegerse. Tener instalada una buena solución de seguridad, como Kaspersky Internet Security Multi-Dispositivo, es la última defensa ante cualquier ataque y nos permitirá tener el control de nuestra privacidad.

  • "Les Prince Des Tènebrés" dijo:

    O si eso de dar datos cuando estes en la web. Como todo tiene su parte buena y mala es algo filosófico de la vida, aceptémoslo de una vez.
    Yo quisiera saber por qué para comentar aquí hay que escribir tu dirección de correo.
    Alguien pudiera decirme.

  • WAHOLAMA dijo:

    tambien en mi época se criticaron las minifaldas, los hippies, ´´los peluos´´,los Beatles, etc etc, y ¿despues que?. creo que la internet es muy necesaria y ya imprescindible siempre q se le de el uso adecuado. es inaudito el dia de hoy sin la internet, ¿por qué criticarla? quien no la debe no la teme. !viva el trogreso en bien de la humanidad!!!!!

  • federico dijo:

    Facebook fue creado por la CIA para investigar a los que alli ingresan , que piensan que la CIA la agencia de atentados del imperio puede hacer ????, seguro que nada bueno , por un lado a los que piensan que nada les va a pasar hay que esperar que ellos actuen y en ese momento ya sera tarde

  • ariel dijo:

    en cuba, sin internet, solo con los CDR ya saben la vida de todo el mundo

  • lajugada.cubava.cu dijo:

    el gob nos exige dar la identidad para acceder al nauta la pregunta es; que hace el gob con nuestra indentidad? para que la necesita?

  • lolo dijo:

    Con mis datos nada,NO TENGO INTERNET.ASI QUE JODETE IMPERIALISMO Y JODETE OBAMA,AKI ME DEFIENDEN

Se han publicado 20 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también